Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

2018 y más allá

Por Diana Mondino

2017 terminó con una gran cantidad de cambios en el mundo: las baterías eléctricas de Tesla ayudan en la catástrofe de Puerto Rico y con la sequía en Australia. Los cambios que traerá el Blockchain están en la boca de todos. La sonda Cassini envió fotos increíbles de Saturno luego de casi 20 años,  pero siguen habiendo  guerras, refugiados, hambre y huracanes. Los avances tecnológicos traen esperanza y temores, y son el principal tema de conversación en otros países.

En Argentina seguimos mirando el pasado, cuando deberíamos plantearnos el futuro. ¿Qué necesitará el mundo y que podemos proveerle? ¿Cómo lograrlo? ¿Qué objetivos tenemos que alcanzar? Es muy probable que el lector esté planteando sus propósitos para este año: qué hará personalmente, qué hará con su familia, qué hará en su actividad de todos los días. Yo lo hago. Y quiero creer que en el país todos los que toman decisiones por nosotros también lo están haciendo. 

Considero que hay cierto consenso para definir que el objetivo central es lograr crecer con menor inflación, para reducir la pobreza. Bueno, ya sé, no todos quieren eso. Algunos procuran evitar ir presos. Pero un breve artículo como éste sólo puede tratar generalidades.

Para crecer es necesario producir más y mejor, a menor costo y con mayor calidad.  ¿Cómo se logra?  Para vender más hay que exportar, ya que allí hay más compradores. Dejemos atrás el absurdo mito de crecer con el consumo interno. Eso se  logra solamente si los únicos que pueden vender son los productores locales ya que, si se pudiera  importar, el consumidor siempre optaría por el producto mejor o más barato y, si ese fuera el argentino, entonces no habría necesidad de cerrar la economía. O sea que el mercado interno no sólo no es suficiente para crecer sino que además termina teniendo productos de inferior calidad. 

El tema es ver qué se puede exportar. Y la solución está hace un siglo y medio a nuestro alcance: basándonos en nuestros recursos podemos generar un gigantesco ecosistema.  Pongo un ejemplo: la tan denostada soja se ha logrado con “inventos” como la siembra directa y el silo bolsa. Eso implica conocimientos en biotecnología, en maquinaria agrícola, en sistemas de producción, en personal capacitado, en arraigar la gente en el interior, en mayor necesidad de transporte, logística, puertos, múltiples servicios adicionales y gigantesca recaudación impositiva en todas y cada una de esas áreas. Se dan muchísimos servicios e industrias alrededor de un solo producto que, increíblemente, se critica constantemente. 

Lo que aquí se denosta en otros países se fomenta, y se llaman cluster, es decir, todas las actividades alrededor de un producto. Para 2018 se están potenciando múltiples clusters adicionales, y es muy notorio el de obra pública en caminos e infraestructura en general.  Al mismo tiempo que se produce, disminuye costos.  Por supuesto, todos queremos mejores hospitales y escuelas, que llevan más tiempo para ver sus frutos.  Pero, en cuanto a crecimiento, vamos bien orientados. Es decir, ya caminamos, aunque no trotemos ni corremos ¡Ya llegará!

Vuelvo a la reducción de la inflación. Implica emitir menos, pero como hay déficit fiscal hay que endeudarse. Como en Argentina no hay suficiente ahorro, el endeudamiento es en el exterior y en dólares. Entran muchos dólares que reducen su precio: el famoso atraso cambiario. Eso dificulta exportar y facilita importar, lo que trae como consecuencia un déficit de balanza comercial. Para evitar ésto hay que tener notables mejoras en productividad, que permitan ser eficientes y exportar. Suena difícil, dado que todo cambio afecta a alguien. Cada modificación toca algún “currito”, derecho o interés. Los consumidores beneficiados están dispersos, pero los afectados por la mejora en las reglas se concentran y hacen oír una airada voz.

Hay muchos otros temas pero, en general, aumentando productividad y reduciendo inflación, un crecimiento suave está asegurado.  Claro, sólo si  por fin aprendemos que lo relevante es mirar el futuro. Cierro con un alerta: la legislación sobre los (pequeños) cambios en el sistema previsional, con la violencia y la paupérrima discusión de nuestros representantes, mostró que no todos tenemos claros los objetivos. 

*Diana Mondino, economista, Universidad del CEMA

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

¿Qué pasa después de las PASO?

Las PASO resultaron ser un evento fundamental en la economía y política del país. Dado el resultado, para evitar que se deterioren enormemente todas las variables de la economía es indispensable que los principales candidatos hablen, acuerden algunas premisas básicas y las comuniquen. La fenomenal suba del tipo de cambio no es porque Alberto Fernández haya dicho que quería un dólar más alto unos días antes de las elecciones y el mercado quisiera darle el gusto. Más bien diría que es temor a las políticas que pueda implementar. Tampoco es porque algunos extrañarían a Macri y manifiestan así su repudio a Fernández porque eso es tirarse un tiro en el pie. Es simplemente el resultado natural de miles y miles de decisiones ...

Ver Más

No somos ricos, debemos trabajar para serlo

El debate sobre el futuro impregna ambientes diversos. Los líderes globales reflexionan sobre los desafíos de estos tiempos en varios espacios de la academia y la sociedad. La preocupación crece con el cambio climático, la contaminación, las nuevas formas de terrorismo, las políticas sorpresivas de EE.UU. y sus consecuentes impactos en el comercio global. ¿Cuál será el rol de las nuevas potencias como China? ¿Y sobre todo los cambios culturales, sociales y laborales que generan la convergencia de las nuevas tecnologías y las migraciones?

Con esta misma energía podríamos mirar el futuro con esperanza. El desarrollo de las energías renovables hace tender su costo a cero, ya no será una utopía producir en el Sahara o usar el agua desalinizada del mar. La convergencia de biotecnología, robótica, agricultura de precisión...

Ver Más

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

Columnista