Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

¿Alguno de ustedes vio alguna vez un dólar?

Por Eduardo Reina


Desde hace décadas, los argentinos vivimos una especie de affaire monetario. Aunque, a diferencia de la mayoría de los affaires, no es ningún secreto. Tenemos nuestra moneda oficial, que es el peso, y antes fue el austral, el peso argentino y el peso moneda nacional, pero nuestro verdadero amor es la divisa estadounidense. Ahorramos en dólares, compramos y vendemos propiedades en dólares y hasta pensamos en dólares, como dicen que tienen que hacer los estudiantes de idiomas. Verde que te quiero verde...

Esta obsesión tiene causas objetivas y subjetivas que, como suele pasar, están íntimamente ligadas. El primer dato que hay que tener en cuenta es que la moneda nacional siempre se depreció frente a la norteamericana. Duele decirlo, pero un análisis muy sencillo nos muestra que nunca nadie conservó el valor de sus ahorros teniéndolos en pesos.  

Después están los factores emocionales y psicológicos. El dólar es la imagen del poderío económico y de la prosperidad. Nos transmite seguridad. Frente al panorama económico argentino, siempre cambiante, el dólar nos ofrece el único punto fijo de referencia. Para colmo, nuestra propia moneda tiene un nombre que no le hace ningún favor. El peso es como una carga, algo que hay que sacarse de encima.

Pero lo más importante de todo es el círculo vicioso que se establece de esta forma: si desconfiamos del peso, compramos dólares; si compramos dólares, el peso se devalúa; si el peso se devalúa, desconfiamos… y así sucesivamente. 

Esto no es una fatalidad inevitable. La mayoría de los países sobreviven con sus propias monedas, sin obsesionarse con las ajenas (de hecho, en el resto de América Latina, los dólares sobran). Tampoco los argentinos tuvimos siempre esta fijación. A principios del siglo XX, la moneda de referencia era la libra esterlina inglesa. En su primera presidencia, Perón preguntaba “¿Acaso alguno de ustedes vio alguna vez un dólar?”. Desde entonces, fueron los constantes cimbronazos económicos los que hicieron a los argentinos buscar refugio en los billetes verdes. Hasta llegar a la historia reciente, que todos conocemos.

Aunque no le podamos echar toda la culpa a la política, su responsabilidad no es menor. El precio del dólar podría tomarse no sólo como un indicador económico, sino como medida de la confianza de la gente en una gestión de gobierno. Durante el kirchnerismo, las presiones se materializaron en el cepo cambiario. La gestión de Cambiemos comenzó con altas expectativas y un dólar estable, pero ahora, a dos años y medio, parece que los dos se tambalean.

El gobierno, por supuesto, nota la preocupación de la sociedad y trata de llevarle tranquilidad. Los emisarios del gobierno -particularmente, Marcos Peña, Nicolás Dujovne, Luis Caputo, y sus representantes- aparecen en programas televisivos para decirle al señor común y a la señora común que no tienen nada de qué preocuparse. El problema es que el argentino medio no nació ayer; ya vivió estos cimbronazos, ya escuchó “el que apuesta al dólar pierde”, “se devolverá un dólar por cada peso”, y tantas otras. El argentino medio ya vio esta misma historia decenas de veces, y sabe que cuando el gobierno dice que no hay nada de qué preocuparse, seguro hay mucho de qué preocuparse. Que cuando dicen que el dólar no va a subir, seguramente va a subir.

Es el error comunicativo clásico de este gobierno. Hablarle a los argentinos como si todos hubieran estado fuera del país los últimos cuarenta años. O como si acabaran de refundar el país y este fuera el primer gobierno de la historia. Lo que no advierten es que las señales de tranquilidad provocan el efecto exactamente contrario al que desean. Si la política es errática, si los gobernantes se muestran inseguros y a fin de cuentas poco confiables, nadie va querer desprenderse del dólar, que parece el único tronco para agarrarse en medio del naufragio.


* Eduardo Reina es consultor en Comunicación política e institucional

Relacionadas

Mauricio Macri, sobre la suba del dólar No pasa nada, tranquilos

El Presidente restó importancia a la suba que se registró en los últimos días, al asegurar que "no pasa nada". Mientras tanto, el dólar en la city porteña cayó algunos centavos luego de una serie de medidas adoptadas por el Gobierno y el BCRA. Sigue por encima de 30 pesos


Ver Más

Tras la crisis cambiaria, a cuánto estará el dólar a fin de año según los economistas

El economista Orlando Ferreres estimó que la divisa norteamericana  registrará "aumento progresivo" por la menor venta intervención por parte del Banco Central. Su estimación para cerrar el 2018

Ver Más

La renegociación de contratos que tendrá impacto en la factura del gas

La suba del dólar durante los pasados meses impacta en las distribuidoras y en las productoras.

Ver Más

La Argentina que se viene: entre la mediocridad y la incertidumbre

Otra oportunidad perdida. El 2016 era el año para implementar una serie de reformas estructurales que permitieran a nuestra querida nación liberarse del estado de permanente asfixia que soporta el entorno económico desde hace décadas, un estrangulamiento que nos impide crecer, lo cual es un aspecto esencial para la eliminación de la pobreza estructural que padece nuestro país. Lamentablemente para el futuro de la próxima generación tres aspectos contribuyeron a que esto no ocurriese. Primero, un oficialismo que no se atrevió a imponer una agenda de transformación relevante y que prefirió generar en la población la sensación de que no estábamos tan mal: la fe y la esperanza se comieron dos años y medio de gestión. Segundo, una oposición destructiva en cuanta iniciativa de cambio que intentó proponer el gobierno siendo la corrección tarifaria quizá, el ejemplo más elocuente. Tercero y lo mas importante, una sociedad que democrática y mayoritariamente votó por un cambio pero que al percibir los costos que el mismo implicaba decidió desentenderse y renunciar al mismo, no estando a la altura de semejante desafío histórico. Mucho se habla de la herencia K, lo cual es cierto, el estado de la economía argentina en 2015 era sumamente comprometido. Pero poco se habla del formidable stock de confianza con el que este gobierno comenzó su gestión en 2016. Uno de los costos mas elocuentes del gradualismo oficialista fue la destrucción de gran parte de ese stock inicial con el riesgo país subiendo muy drásticamente desde sus mínimos en octubre 2017, aspecto que se ...

Ver Más

Las tres razones que explican el precio del bitcoin

Una explicación para entender por qué la criptomoneda vale desde hace meses 6 mil dólares. 

Ver Más

La inflación del 2018, con piso del 30

La inflación se acelera y alcanzará al menos 30% este año, por lo que el alza de precios rozará la cota máxima acordada con el FMI de 32% para el 2018, indica un informe publicado por Ecolatina. Según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Gran Buenos Aires (GBA) elaborado por la consultora que fundó Roberto Lavagna, se acumuló un alza de 16% en la primera mitad de 2018. La suba de precios regulados explicó la aceleración de la inflación en el primer trimestre (+6,9%), y el salto cambiario la fuerte suba del segundo trimestre (+8,5%). "Las presiones inflacionarias seguirán latentes en la segunda mitad del año", advirtieron.

Ver Más

Columnista