Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

¿Alguno de ustedes vio alguna vez un dólar?

Por Eduardo Reina


Desde hace décadas, los argentinos vivimos una especie de affaire monetario. Aunque, a diferencia de la mayoría de los affaires, no es ningún secreto. Tenemos nuestra moneda oficial, que es el peso, y antes fue el austral, el peso argentino y el peso moneda nacional, pero nuestro verdadero amor es la divisa estadounidense. Ahorramos en dólares, compramos y vendemos propiedades en dólares y hasta pensamos en dólares, como dicen que tienen que hacer los estudiantes de idiomas. Verde que te quiero verde...

Esta obsesión tiene causas objetivas y subjetivas que, como suele pasar, están íntimamente ligadas. El primer dato que hay que tener en cuenta es que la moneda nacional siempre se depreció frente a la norteamericana. Duele decirlo, pero un análisis muy sencillo nos muestra que nunca nadie conservó el valor de sus ahorros teniéndolos en pesos.  

Después están los factores emocionales y psicológicos. El dólar es la imagen del poderío económico y de la prosperidad. Nos transmite seguridad. Frente al panorama económico argentino, siempre cambiante, el dólar nos ofrece el único punto fijo de referencia. Para colmo, nuestra propia moneda tiene un nombre que no le hace ningún favor. El peso es como una carga, algo que hay que sacarse de encima.

Pero lo más importante de todo es el círculo vicioso que se establece de esta forma: si desconfiamos del peso, compramos dólares; si compramos dólares, el peso se devalúa; si el peso se devalúa, desconfiamos… y así sucesivamente. 

Esto no es una fatalidad inevitable. La mayoría de los países sobreviven con sus propias monedas, sin obsesionarse con las ajenas (de hecho, en el resto de América Latina, los dólares sobran). Tampoco los argentinos tuvimos siempre esta fijación. A principios del siglo XX, la moneda de referencia era la libra esterlina inglesa. En su primera presidencia, Perón preguntaba “¿Acaso alguno de ustedes vio alguna vez un dólar?”. Desde entonces, fueron los constantes cimbronazos económicos los que hicieron a los argentinos buscar refugio en los billetes verdes. Hasta llegar a la historia reciente, que todos conocemos.

Aunque no le podamos echar toda la culpa a la política, su responsabilidad no es menor. El precio del dólar podría tomarse no sólo como un indicador económico, sino como medida de la confianza de la gente en una gestión de gobierno. Durante el kirchnerismo, las presiones se materializaron en el cepo cambiario. La gestión de Cambiemos comenzó con altas expectativas y un dólar estable, pero ahora, a dos años y medio, parece que los dos se tambalean.

El gobierno, por supuesto, nota la preocupación de la sociedad y trata de llevarle tranquilidad. Los emisarios del gobierno -particularmente, Marcos Peña, Nicolás Dujovne, Luis Caputo, y sus representantes- aparecen en programas televisivos para decirle al señor común y a la señora común que no tienen nada de qué preocuparse. El problema es que el argentino medio no nació ayer; ya vivió estos cimbronazos, ya escuchó “el que apuesta al dólar pierde”, “se devolverá un dólar por cada peso”, y tantas otras. El argentino medio ya vio esta misma historia decenas de veces, y sabe que cuando el gobierno dice que no hay nada de qué preocuparse, seguro hay mucho de qué preocuparse. Que cuando dicen que el dólar no va a subir, seguramente va a subir.

Es el error comunicativo clásico de este gobierno. Hablarle a los argentinos como si todos hubieran estado fuera del país los últimos cuarenta años. O como si acabaran de refundar el país y este fuera el primer gobierno de la historia. Lo que no advierten es que las señales de tranquilidad provocan el efecto exactamente contrario al que desean. Si la política es errática, si los gobernantes se muestran inseguros y a fin de cuentas poco confiables, nadie va querer desprenderse del dólar, que parece el único tronco para agarrarse en medio del naufragio.


* Eduardo Reina es consultor en Comunicación política e institucional

Relacionadas

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más

Quién es Guido Sandleris, el nuevo presidente del BCRA

Reemplazó a Luis "Toto" Caputo. "El objetivo principal del Banco Central es reducir la inflación. Trabajaremos para recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios", fue lo que prometió al asumir. Profesor, hincha de Boca y fanático de la NBA: Cómo piensa...

Ver Más

Banco Provincia triplica los súper adheridos a la promo de 50% de descuento

La entidad bancaria anunció la incorporación de nuevas cadenas de supermercados a la promoción para el próximo miércoles 26 de septiembre. El beneficio permite ahorros de hasta $1500 mensuales. El mes pasado, más de medio millón de personas aprovecharon la promo.

Ver Más

6 pros y 11 contras de optar por la dolarización plena de la economía

Larry Kudlow, reconocido como el principal asesor económico de la Casa Blanca, aseguró en una entrevista el último fin de semana a la cadena de noticias Fox News que "el Tesoro de Estados Unidos analiza la posibilidad de emplear un nuevo plan de convertibilidad de la moneda argentina", y que "la posibilidad de dolarizar la moneda argentina podría ser la clave para que la economía nacional pueda resurgir". Más allá de que la idea pueda resultar verosímil, por las severas y crecientes dificultades que enfrentan los gobernantes de turno en la Argentina para estabilizar la economía, excepto acudiendo a atajos, como el exceso de regulaciones, cepos, default, endeudamiento del sector público, pero por plazos cortos, no cabe duda de que un giro hacia la dolarización plena generaría inicialmente bajar la inflación, reducir al mínimo las tasas de interés y revertir las expectativas negativas, y, en caso de crisis, potenciar el desempleo. Muchos países han transitado en su historia procesos de alta inflación y ciclos de de depresión de la economía, pero pocos han adoptado un régimen como la convertibilidad, como se implementó en la Argentina en los 90, o la dolarización plena, como hoy mantienen muy pocos países: Panamá, El Salvador y Ecuador. Veamos las ventajas y los perjuicios de la pérdida de la soberanía monetaria.

Ver Más

Brotes secos ¿hasta cuándo?

Hay varias cuestiones que explican a la recesión que atraviesa el país. A la “mala praxis” del equipo económico, que mantuvo desequilibrios macroeconómicos (sin reducirlos), y agudizó el problema del déficit de la cuenta corriente, se sumó a la sequía en 2018. Esta se reflejó en el último EMAE-Indec (Junio) con una caída de 31% interanual de la actividad en el sector agrícola. Y tuvo una retroalimentación negativa, ya que la escasez de divisas impactó en el plano cambiario. Por si esto fuera poco,  desde fines de Abril estamos en un evento de balanza de pagos y aún no se ha podido estabilizar el tipo de cambio. La turbulencia en Turquía y ahora en Brasil nos lleva a un continuo de devaluación-inflación-recesión. Al comienzo de la historia el dólar estaba en  $20 .Hoy cotiza $31,5 (mayorista). La caída sistemática de reservas internacionales, solo “emparchada” transitoriamente por el crédito del FMI y hoy sigue drenando .Y la  tasa de interés  siguió elevada por más de 4 meses. Ninguna de estas 3 cuestiones (devaluación, pérdida de reservas y tasas de interés altas)  se han revertido o frenado. Lo que muestra que la situación no está resuelta .Y menos, creer que está bajo control. 

Este contexto hace que estemos en recalculo permanente de lo que vendrá. ¿Cómo afecta  a la economía real esta situación? 

Ver Más

Columnista