Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Ángela Merkel y cómo romper el techo de cristal

El próximo 24 de septiembre hay elecciones en Alemania y Ángela Merkel es la favorita. Ella es la primera mujer en acceder al gobierno alemán y, de ganar, este sería su cuarto mandato. En 2017, hubo tan solo 15 mujeres entre los líderes de todo el mundo por lo que Merkel, sin dudas es un símbolo cuando se habla de romper el techo de cristal.

La semana pasada, el periódico estadounidense The New York Times (NYT) publicó como nota de tapa un extenso artículo sobre la participación política y económica de las mujeres en ese país. “Alemania, que ha sido liderado por una mujer por 12 años, tiene un problema con las mujeres”, se resalta allí. Aún cuando Merkel ha sido un role model para muchas, la representación femenina en el parlamento está en torno al 37%, dejando al país es en puesto 21 del ranking Woman in Parliaments. En el sector privado, la situación no es mucho mejor. NYT resalta que “hay más CEOs llamados Thomas (7) que mujeres CEO (3) en las 160 empresas más importantes de Alemania. El 94 por ciento de los miembros de la junta ejecutiva de estas empresas son varones. Casi 3 de cada 4 de las corporaciones no tienen mujeres en sus equipos.” Además, en las medianas empresas -que son la columna vertebral de la exportación alemana- menos del 4 por ciento de los puestos ejecutivos están ocupados por mujeres.

Durante el mandato de Merkel, ha habido avances en las llamadas políticas de cuidado. Las escuelas, que tradicionalmente cerraban a la hora del almuerzo, han aumentado gradualmente sus horas. Esto fue central para posibilitar que muchas madres puedan salir a trabajar fuera de su hogar. Además, se introdujo un permiso parental pago que induce a los padres a tomar por lo menos dos meses de licencia. Hace poco, el gobierno aprobó una ley que obliga a las grandes empresas a reemplazar a los miembros salientes de sus juntas con mujeres hasta constituir por lo menos el 30 por ciento.

Sin embargo, y a pesar de estas medidas, según reseña Katrin Bennhold, sigue respirándose un extendido prejuicio contra las mujeres que trabajan y especialmente las madres trabajadoras. La brecha salarial entre varones y mujeres está en torno al 21 por ciento, aún cuando la media europea es de 16 por ciento. Bennhold relata además cómo, “antes de la caída del muro de Berlin, las madres del lado oriental conducían grúas o estudiaban física. Hasta 1977, las esposas que vivían del lado occidental necesitaban el permiso de sus maridos para trabajar. Para entonces, en el Este tenían un año de permiso de maternidad pagado y horas de trabajo más cortas si amamantaban. Cuando cayó el Muro en 1989, el empleo femenino en el este estaba cerca del 90 por ciento; en el oeste era 55 por ciento. Hoy, más del 70 por ciento de las mujeres alemanas trabajan pero sólo el 12 por ciento de las que tienen niños menores de 3 años lo hacen a tiempo completo.” Incluso, entre las mujeres que han podido romper el techo de cristal, la mayoría no tiene hijos, como es el caso de la misma Merkel.

Es decir, tal como señala el título de la nota de NYT, Merkel es un símbolo contradictorio para las reivindicaciones feministas. Al tiempo que se constituye como un símbolo de mujeres en el poder,  y de hecho de las personas más poderosas en todo el mundo, no ha significado un avance sustancial para las alemanas. Es toda una muestra de por qué no alcanza con ser mujer, sino que es necesaria una perspectiva de género.

Relacionadas

Brainstorming Multisensorial: Una herramienta para la innovación

El brainstorming tradicional es muy conocido como instrumento para activar la asociación libre de ideas en una reunión de trabajo. Se aportan palabras de manera espontánea, sin buscar coherencia ni sentido, y de todas esas ocurrencias van decantando algunas para facilitar una mirada original acerca de algún tema. El fundamento de este entrenamiento es desactivar las conexiones obvias entre ideas y también promover la interacción entre ocurrencias de los distintos participantes. Así se espera el surgimiento de nuevas y mejores propuestas o soluciones. En un segundo tiempo se seleccionan los mejores resultados y definen las acciones a seguir. La limitación de este método es que, aún si activa las asociaciones libres, sólo apela al pensamiento verbal, es decir a lo que puede pensarse a través de palabras. Como demuestran nuevos estudios neurocientíficos lo visual es necesario para potenciar los procesos creativos y la innovación. También las experiencias grupales compartidas, más allá de mejorar los vínculos, activan la conectividad además de inspirar y hacerlos más creativos. Los invitamos a inspirarse con esta primera muestra ...

Ver Más

Chicas poderosas, o porqué todo lo que brilla no es oro…

El crecimiento económico acelerado a partir de la industrialización, la globalización y las nuevas tecnologías nos permitió a algunos de nosotros a acceder a una vida de mayor confort. Pero ese confort se fue desdibujando en nuestra cultura actual en una forma de felicidad, de plena realización, en la que “tener” ganó paso al “ser”. “Si lo que tengo es lo que soy, entonces más pleno tengo que sentirme con todo lo que logré tener”, pensamos. Pero rápidamente vemos que esa forma de felicidad es un barril sin fondo, al que tendemos a seguir llenando compulsivamente, para ver si logramos ese estado de bienestar, de plenitud que buscamos. Las mujeres hemos sumado a los mandatos tradicionales el ser las principales decisoras de compra del planeta, tras la quimera de lograr tener aquello que nos permita ser lo que soñamos. Camino falaz que sólo genera nuevas imposturas que son armadura y corset de las chicas poderosas de hoy. Pero también podemos asumir un rol crucial ...

Ver Más

Ser una líder en mayúscula

Después de todos estos años de estar trabajando con mujeres líderes a lo largo y ancho de varias partes del mundo, de diferentes organizaciones, industrias, culturas, encontré un denominador común a pesar de todas las diferencias y particularidades. Este denominador me hizo repensar y reconocer un nuevo paradigma con respecto a lo que es ser una LIDER en mayúsculas. Una buena líder, ante todo ESCUCHA. Cuando aceptas un rol de liderazgo, ya sea en una organización social, de negocios o un proyecto comunitario – es crucial entender tu entorno. Conocerlo profundamente... 

Ver Más

Ser una líder en mayúsculas

Después de todos estos años de estar trabajando con mujeres líderes a lo largo y ancho de varias partes del mundo, de diferentes organizaciones, industrias, culturas, encontré un denominador común a pesar de todas las diferencias y particularidades. Este denominador me hizo repensar y reconocer un nuevo paradigma con respecto a lo que es ser una LIDER en mayúsculas. Una buena líder, ante todo ESCUCHA. Cuando aceptas un rol de liderazgo, ya sea en una organización social, de negocios o un proyecto comunitario – es crucial entender tu entorno. Conocerlo profundamente. Hacer preguntas y escuchar a todos los que te rodean, a todos los que te acompañan en la consecución de tus objetivos, entender quiénes son, qué necesitan, qué los moviliza, qué los motiva. Todas las personas tienen un hondo deseo de ser escuchadas y los verdaderos líderes reconocen esa necesidad en los otros y la satisfacen. Los verdaderos líderes, mujeres y hombres, encuentran soluciones sustentables a los problemas que encuentran porque justamente logran un entendimiento y conexión cabal con la gente y su comunidad...

Ver Más

La grieta en el trabajo y en la vida

Pocos la mencionan. Nadie quiere escucharla. Ni siquiera las mujeres la discutimos ni lo suficientemente fuerte ni la cantidad de veces que hace falta. Lo cierto es que vivimos sobre una grieta que se agranda con rapidez y que amenaza tanto la sustentabilidad en el trabajo como en la vida familiar. ¿A qué me refiero? A que la conciliación vida personal-vida laboral es difícil tanto para varones como para mujeres, aunque estas lleven, lejos,  la peor parte. Y ese es el peligro. Desde hace un siglo a la fecha, las mujeres demostramos que podíamos ser brillantes científicas, maestras, políticas, artistas, pilotos, ingenieras, matemáticas, ejecutivas, etc, sin descuidar nuestro rol doméstico. Sin embargo, hay algo en el corazón de nuestras vidas cotidianas que sigue sin ser equitativo. Porque si bien las  mujeres salimos exitosamente al mundo,  a pesar de todas las desigualdades que aún persisten, y muchas contribuimos con nuestros ingresos al sostén familiar, los varones, nuestros compañeros de vida, no han hecho aún  una entrada equivalente al territorio doméstico. Ellos aún no han ingresado mayoritariamente a reclamar el lugar de “co equipers” que tienen dentro de la sociedad conyugal. La realidad ...

Ver Más

Para cuando te conviertas vos misma en una mentora

Recordá que la acción de mentorear significa enseñar, aconsejar, apoyar, guiar y ayudar a la persona mentoreada a alcanzar sus objetivos. Esto implica alentar el desarrollo de su identidad personal y profesional. Existe el mito de que las relaciones de mentoreo deben ser largas para ser efectivas, pero la realidad muestra que en pocos días se pueden lograr resultados importantes. Lo que cuenta es la calidad del vínculo: si “nutre” y brinda apoyo; si provee información, guía y asistencia. Otro mito es que el mentoreo es una relación de una sola vía, que beneficia únicamente al discípulo o la discípula. Por el contrario, está demostrado que ambos participantes ganan.

Ver Más

Columnista