Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/content/84/9687184/html/index.php:2) in /home/content/84/9687184/html/index.php on line 8

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/content/84/9687184/html/index.php:2) in /home/content/84/9687184/html/index.php on line 8
Argentina, de vuelta al juego

Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Argentina, de vuelta al juego

14 años después, Argentina parece tener todo dado para volver a ser parte del mapa mundial de inversiones. El juez neoyorquino Griesa ya comunicó un principio de acuerdo con el 85% de los fondos que no habían aceptado las reestructuraciones en 2005 y 2010 y que presentaron algún cargo en su juzgado. Para nosotros como país, esto es una muy buena noticia ya que nos permite volver a las canchas, atraer inversiones baratas y generar empleo. Sí, todo lo que no se hacía desde que estaba el cepo.

Según el comunicado, el acuerdo es por US$4.653 millones y significa una quita de cerca del 25%. Tenemos tiempo hasta mediados de abril para hacerlo efectivo y, para esto, habría que derogar la Ley Cerrojo, aunque esto no parece un problema dado el actual panorama legislativo. Es decir, el acuerdo ya está y ahora solo falta cumplirlo. El monto es similar al préstamo puente que se nos fue otorgado hace unas semanas por US$5.000, con lo cual la liquidez no va a ser un problema. Además, para la fecha de pago, la entrada de dólares del campo podrá ser de ayuda.

Salir del default, lo que recién será un hecho cuando se pague y se levante el bloqueo, significa mucho más que una pelea política contra un grupo de inversores. Es totalmente relevante para el día a día de las empresas y trabajadores que, por ejemplo, querían conseguir un préstamo en el exterior y que veían que se nos ofrecían tasas prohibitivas. De ahora en más, Argentina dejará de ser un país problemático y pasará a jugar en la cancha con el resto de los países. Sí, nos dejan volver a jugar y esto es bueno, porque jugando se mejora. Las consecuencias de no haber respetado las reglas que nosotros mismos elegimos fueron muy nocivas para una economía que no aprovechó el boom de commodities ni las bajísimas tasas de interés internacionales. Mientras la región veía cómo manejaba el altísimo flujo de inversiones extranjeras, nosotros teníamos que poner un cepo para que no se lleven (y para que nosotros no saquemos de los bancos) los pocos dólares que había.

En términos de Inversión Extranjera Directa (IED), es decir, en términos de actividad económica, se sintieron las consecuencias del default de 2002. Entre 2007 y 2013, Brasil recibió el 42% de las inversiones de la región, Chile el 14% y Argentina recibió, solamente, el 6%. No sorprende que, en ese periodo, el PBI de Brasil creciera un 30%, el chileno apenas más que esto y que, el argentino, haya crecido menos del 20%, a pesar de que este número es difícil de conocer con certeza, dado el aniquilamiento de las estadísticas. Entre 1990 y el año 2000, de cada US$100 dólares que se invertían en América Latina, US$18 venían a Argentina. Desde 2001 en adelante, solo US$6 vienen para estos pagos. Si hubiéramos mantenido el promedio de la década anterior, Argentina hubiera recibido US$91.000 millones adicionales. Si bien esto es un ejercicio teórico, es relevante ya que equivale a casi el 20% de lo que se produce en un año, es decir, a casi el 20% del PBI argentino.

El comunicado de Griesa es un mensaje a los inversores internacionales: Argentina ya no es un país como el de antes, ahora se puede invertir ahí. Esto puede ser confuso, ¿Por qué él decide si somos un país bueno, o no, para invertir? La respuesta es simple, porque nosotros elegimos su jurisdicción para emitir deuda. Ahora que ya parece estar todo encaminado, habrá que mostrar señales a los inversores externos para que traigan el dinero y no para que se lo lleven. El problema de la fuga de capitales no es la fuga en sí, si no las causas que hacen que alguien prefiera invertir en otro lugar dinero que ya tiene trabajando en un país, siendo que esto no es gratis.

Es decir, de ahora en más, debemos ser atractivos para los inversores y no repelerlos. Mayor cantidad de inversiones implica mejores salarios y mayor cantidad de empleo. Podremos romper, de una vez, la dicotomía salarios-empleo que tanto asusta a la gente. No habrá que ceder aumento salarial para mantener el empleo. Habrá que generar empleo y ser cada vez más productivo. Luego, el aumento salarial va a ser una consecuencia. Estamos en camino, falta firmar con Griesa, ponernos los botines y empezar a jugar. 

Relacionadas

El Nobel de economía Paul Krugman analizó la crisis argentina

El economista aclaró que se tomó mucha deuda muy rápido durante el Gobierno de Macri, cuando había una "luna de miel" con el mercado. Fuerte crítica también al Fondo Monetario Internacional.

Ver Más

De paseador de perros a inversor

Él es inspirador. Su historia de superación conmueve y seguramente su espíritu emprendedor va a cambiar muchas vidas para mejor. Su libro le abre las puertas a cualquier persona, sin importar su situación social y económica, al mundo de las inversiones. Porque con simples hechos cotidianos uno puede cambiar su vida para siempre, solo depende de sí mismo y de convertir la reacción en acción. "De paseador de perros a inversor, una historia inspiradora de prosperidad integral", habla de finanzas personales, de educación financiera, algo que los argentinos -en su gran mayoría- no tenemos. Cambiar la conducta financiera para mejorar la economía personal y así expandir nuestros rendimientos a futuro es posible sólo a través de un cambio de conciencia. Pero cómo, cuándo y por qué se produce ese famoso clic. Para Javier Lion ese clic ocurre primero sí o sí en ...

Ver Más

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.

Ver Más

La metamorfosis del inversor

“Quienes invierten en la bolsa son millonarios o especialistas. El mercado es para muy pocos”. En esa frase podría simplificar la opinión del argentino promedio acerca del mercado de capitales. Ante la ignorancia, la idea adquiere un tono prohibitivo y, así, hablar de inversiones se vuelve un tema tabú. Entiendo y respeto perfectamente el punto. Décadas inflacionarias y con devaluaciones pulverizaron el ahorro nacional y acorralaron a quienes deseaban proteger su capital a dos únicas alternativas: consumir o dolarizarse. Como consecuencia, el camino inversor quedó severamente obstaculizado para individuos que, incluso con excedentes financieros, tienen un capital atrofiado que ni siquiera puede crecer al ritmo de la inflación. Y, como veremos inmediatamente, no siempre es por falta de oportunidades, sino que el desconocimiento y la desidia también son culpables. ¿Acaso existe una secuencia o camino para convertirse en inversor? La respuesta es afirmativa. Hay una serie de etapas que, gradualmente, acercan a cualquier argentino a poner un pie en la bolsa mucho más fácilmente de lo que se cree. A continuación, las fases que llevan al consumidor a erigirse como inversor.

Ver Más

Argentina mejoró su perfil como país en el que invertir

Sin embargo, aún hay varias cuestiones que mejorar para conseguir mejor valoración.

Ver Más

Fondos de Inversión y Real Estate, una nueva opción

Ya desde el año pasado el mercado inmobiliario comenzó su reactivación con nuevos créditos y nuevas opciones propuestas por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Esa reacción se vio más notoriamente en este 2017, donde por ejemplo el Banco Provincia de Buenos Aires, en lo que va del año coloco un total de 7.491 préstamos hipotecarios, por 8.4 millones de pesos, combinando entre ellos, los créditos de línea UVA y Procrear entre otros. 

Esto nos hace pensar que este mercado tan influyente y tan fluctuante en la historia argentina puede tener un nuevo instrumento, el cual sea más rentable para inversores y minimicen el riesgo de los mismos a la hora de invertir su dinero. En varios países del mundo, esta herramienta es conocida como los REIT (Real Estate Investment Trust). Este se puede definir como un estimulador del fideicomiso con oferta pública sobre la inversión inmobiliaria. Ahora bien, cualquiera...

Ver Más

Columnista