Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Argentina mejoró su perfil como país en el que invertir

Sin embargo, aún hay varias cuestiones que mejorar para conseguir mejor valoración.


El Gobierno insiste una y otra vez en su plan a futuro: traer inversiones al país para generar empleo y mejorar los índices de la economía que tanto preocupan a los argentinos. En este contexto, la semana pasada se publicó el "Indicador de Estimaciones de Crecimiento" 2018 que elabora la red global KPMG Internacional y que permite evaluar las condiciones para la radicación de inversiones en un listado de 181 países.


En ese ranking, Argentina subió seis escalones y quedó en el puesto 83, lo que representa una buena idea aunque no descarta conflictos: todavía hay mucho que hacer respecto a determinadas cuestiones, de acuerdo con lo publicado por el diario Ámbito Financiero.


¿Cuáles son los temas pendientes? De acuerdo con los especialistas, infraestructura, apertura y estabilidad macroeconómica.


El documento indica que desde que el presidente Mauricio Macri asumió, se registró "una mejora en la calidad institucional y escalar seis posiciones". 


Sobre la calificación máxima (que ninguno de los países analizados alcanzó), el país tuvo un promedio de 4,54. Esta calificación es resultado de la ponderación de cinco rubros que reflejan las fortalezas y debilidades de la situación nacional: el rubro Estabilidad Macroeconómica (5,51) se mantiene por encima del promedio, al igual que Desarrollo Humano (6,61) y Calidad Institucional (4,53). Las peores calificaciones fueron en Apertura (0,29) y Calidad de Infraestructura (3,73).


Yael Selfin, economista y autor del informe, aseguró que "las reformas institucionales que aumentan la efectividad del Gobierno y la calidad regulatoria no requieren del nivel de inversión que se necesita para mejorar la infraestructura; no obstante, pueden generar grandes mejoras en el potencial de crecimiento de los países. Mientras que Europa Occidental continúa liderando el ranking, los resultados del índice de este año mostraron grandes mejoras en todas las regiones. Países como Indonesia, Serbia, Argentina y Argelia lograron avanzar en el ranking, y grandes economías emergentes, como la de India, aumentaron su puntaje".


Por su parte, el director ejecutivo de KPMG Argentina, Ricardo De Lellis, indicó: "La mejora de la Argentina en el ranking es auspiciosa porque está marcando un cambio de tendencia. Pero seguimos en la mitad de la tabla, muy lejos de los países que están en un proceso de desarrollo consolidado".


"Estos ranking nos permiten tener una foto comparativa con relación a otras naciones, y lo que queda en claro es todo lo que Argentina ha retrocedido o, en aquellos aspectos menos críticos, no ha evolucionado a la par de otros países. Recuperar lo perdido no es imposible, pero llevará años y esfuerzo", finalizó.


Relacionadas

Banco Provincia triplica los súper adheridos a la promo de 50% de descuento

La entidad bancaria anunció la incorporación de nuevas cadenas de supermercados a la promoción para el próximo miércoles 26 de septiembre. El beneficio permite ahorros de hasta $1500 mensuales. El mes pasado, más de medio millón de personas aprovecharon la promo.

Ver Más

6 pros y 11 contras de optar por la dolarización plena de la economía

Larry Kudlow, reconocido como el principal asesor económico de la Casa Blanca, aseguró en una entrevista el último fin de semana a la cadena de noticias Fox News que "el Tesoro de Estados Unidos analiza la posibilidad de emplear un nuevo plan de convertibilidad de la moneda argentina", y que "la posibilidad de dolarizar la moneda argentina podría ser la clave para que la economía nacional pueda resurgir". Más allá de que la idea pueda resultar verosímil, por las severas y crecientes dificultades que enfrentan los gobernantes de turno en la Argentina para estabilizar la economía, excepto acudiendo a atajos, como el exceso de regulaciones, cepos, default, endeudamiento del sector público, pero por plazos cortos, no cabe duda de que un giro hacia la dolarización plena generaría inicialmente bajar la inflación, reducir al mínimo las tasas de interés y revertir las expectativas negativas, y, en caso de crisis, potenciar el desempleo. Muchos países han transitado en su historia procesos de alta inflación y ciclos de de depresión de la economía, pero pocos han adoptado un régimen como la convertibilidad, como se implementó en la Argentina en los 90, o la dolarización plena, como hoy mantienen muy pocos países: Panamá, El Salvador y Ecuador. Veamos las ventajas y los perjuicios de la pérdida de la soberanía monetaria.

Ver Más

Pago en cuota con tarjetas de créditos: podría haber hasta un 120% de interés

En medio de la crisis cambiaria, el Banco Central de la República Argentina dispuso una suba en la tasa de referencia que impacta directamente en el costo financiero total de las compras con crédito.

Ver Más

Brotes secos ¿hasta cuándo?

Hay varias cuestiones que explican a la recesión que atraviesa el país. A la “mala praxis” del equipo económico, que mantuvo desequilibrios macroeconómicos (sin reducirlos), y agudizó el problema del déficit de la cuenta corriente, se sumó a la sequía en 2018. Esta se reflejó en el último EMAE-Indec (Junio) con una caída de 31% interanual de la actividad en el sector agrícola. Y tuvo una retroalimentación negativa, ya que la escasez de divisas impactó en el plano cambiario. Por si esto fuera poco,  desde fines de Abril estamos en un evento de balanza de pagos y aún no se ha podido estabilizar el tipo de cambio. La turbulencia en Turquía y ahora en Brasil nos lleva a un continuo de devaluación-inflación-recesión. Al comienzo de la historia el dólar estaba en  $20 .Hoy cotiza $31,5 (mayorista). La caída sistemática de reservas internacionales, solo “emparchada” transitoriamente por el crédito del FMI y hoy sigue drenando .Y la  tasa de interés  siguió elevada por más de 4 meses. Ninguna de estas 3 cuestiones (devaluación, pérdida de reservas y tasas de interés altas)  se han revertido o frenado. Lo que muestra que la situación no está resuelta .Y menos, creer que está bajo control. 

Este contexto hace que estemos en recalculo permanente de lo que vendrá. ¿Cómo afecta  a la economía real esta situación? 

Ver Más

¿Qué hacer con los ahorros en tiempos de cuadernos y volatilidad?

Son momentos para tomar decisiones muy importantes. No para ahora, sino para los próximos 20 años. Y son mucho más profundas que meras decisiones económicas. Hasta hace unos meses, el mercado compraba activos argentinos por la expectativa de cambios profundos. Quería ver la historia desde adentro. Pero ahora, los inversores empezaron no solo a dudar de nuestra capacidad de cambiar, sino de nuestra voluntad de cambio. Y transformaron esas expectativas en “ver primero si el cambio sucede y recién ahí invertir”. Por eso dolarizaron sus inversiones. O sea, perdimos la confianza de los mercados. Cambiaron su famoso “pago para ver” por “ver para pagar”. Voy utilizar un lindo cuento para ejemplificar mi percepción del mercado de hoy. Cuenta la historia que una psicóloga, en una sesión grupal, levantó un vaso con agua. Todo el mundo esperaba la pregunta: "¿Está medio lleno o medio vacío?". Sin embargo, ella preguntó "¿Cuánto pesa este vaso?" Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. Pero la psicóloga respondió: "El peso absoluto no es importante. Depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo un minuto, no es problema que pese 250 gramos. Si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo. Si lo sostengo un día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve".

Ver Más

El mercado ignora las buenas noticias y sale muy golpeado con las malas

Luego de haber visto como operaron los activos financieros la semana pasada y como arrancaron esta, se puede afirmar que la calma cambiaria duró tan solo un mes, que la volatilidad está de vuelta y que existen muchas chances de que haya regresado para quedarse por un rato más. Los desafíos que actualmente enfrentan los activos financieros son varios, aunque gran parte de estos se puede resumir en que tanto los bonos como las acciones no encuentran un driver (fundamento) positivo al cual afianzarse para generar nuevamente expectativas positivas. Es decir, el mercado no solo no encuentra drivers positivos, sino que abundan los factores de riesgo y argumentos negativos para generar mayor incertidumbre de cara a lo que viene. El mercado se comió una variedad de noticias que supuestamente podrían haber sido positivas pero que no resultaron en un buen desempeño de los activos. El rebote fue efímero y el mercado retomó la tendencia bajista. Ya sea el acuerdo con el FMI, el hecho de que el mercado haya regresado a la categoría de emergentes o los cambios en el equipo económico, todas ellas tuvieron un efecto "positivo" de menos de 48 horas, para que luego la incertidumbre, dudas y debilidades de los activos quedasen retomadas para llevar a los precios hacia niveles inferiores.

Ver Más