Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Por Liliana Franco

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional.


El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%.


De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar.


Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. Primero indiscutido se encuentra Venezuela, en medio de una hiperinflación: el FMI calcula que la suba de precios alcanzará en 2018 a dos millones y medio por ciento. 


Los siguientes lugares corresponden a Sudán del Sur (con casi 100%), Sudán (64%) e Irán (48%), países azotados por conflictos bélicos. 


El Fondo reconoce en su último informe una cierta aceleración en la marcha de los precios. Entre los desarrollados llegaría en el año en curso a un promedio 2%, aunque cabe señalar que ningún país de este grupo llega a una inflación anual de 5%.


Para los mercados emergentes, la inflación promedio se ubica en 5%, es decir cerca de la octava parte de la tasa que registraría la Argentina. Un dato: en octubre del 2017 solo 8 países tenían inflación de dos dígitos y Argentina ocupaba el puesto 7 con una inflación estimada de 22.3. 


En el plano regional, excluyendo Venezuela y Haití (13%), todas las naciones tienen tasas de inflación menores al 10%. Entre los vecinos de la Argentina, la mayor variación corresponde a Uruguay (7,9%) y la menor a Chile (2,9%). 


La inflación ha sido una constante de la historia argentina de las últimas décadas. Según un estudio de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, salvo períodos excepcionales, la economía argentina registró un nivel inflacionario elevado. 


Tan sólo cinco de las últimas veintiséis presidencias registraron variaciones de precios menores a los dos dígitos, mientras que en el extremo opuesto, seis presidentes tuvieron inflaciones anuales que alcanzaron los tres dígitos.


Argentina convive con alta inflación desde hace 70 años. Entre 1943 y 2013, la Argentina registró tasas inflacionarias anuales menores al 10% sólo 14 veces, señala un trabajo del economista Mario Rapaport. Agrega que durante ese periodo la baja de la inflación de 8 años se dio durante 1994 hasta 2001 cuando se implementó el Plan de Convertibilidad.


En tanto, el promedio de inflación de la década del 50 fue del 30,4%; el de la década del 60 fue del 22,8% y el de la década del 70, 133%, de acuerdo al trabajo de Rapaport. 


Los años 80, señala el trabajo, fueron los peores en términos inflacionarios donde la tasa más moderada se ubicó en 90% en el año 1986. La hiperinflación del 89 llevo la tasa anualizada a 3079% siendo la más alta de la historia ya que durante el gobierno de Carlos Menem la hiperinflación alcanzó a 2.314%.

*Artículo publicado en Ámbito.com

Relacionadas

Ricardo Arriazu: "Si no había un acuerdo con el FMI, al día siguiente éramos Venezuela"

El economista analizó el rumbo económico durante un seminario en la Cámara de Agentes de Bolsa. Reconoció que la Argentina está atravesando un momento difícil y que sin el acuerdo con el FMI el país hubiera terminado como la Venezuela de Maduro.

Ver Más

Lilita o la perversión de una tía bonachona

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.
Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

GPS financiero: si nos ayuda el FMI ¿por qué baja el mercado?

El segundo arreglo con el FMI tiene dos ventajas. La primera es que tacha la palabra “precautorio”, nos adelantan el dinero que necesitamos hasta el 2019. La segunda es que antes nos daban el dinero a cuentagotas si cumplíamos algunas metas difíciles. Ahora, primero viene el dinero y luego hay que demostrar que hicimos bien las cosas. Traduciendo, ahora es el Estado Nacional quien maneja el dinero, antes era el FMI con condiciones. Esto blinda la situación financiera argentina y el país no depende del mercado para refinanciar sus deudas, dato súper tranquilizante en un momento muy difícil del contexto internacional. Sin embargo, nuestro riesgo país no baja. A pesar de todo lo expuesto, la tasa de interés que tiene un bono argentino es altísima. Se podría decir que ganamos solvencia, pero no credibilidad. El tipo de cambio se estabilizó este mes. Es alto pero estable. Hasta hace solo un par de meses la demanda de dólares de los importadores era de promedio 150 millones de dólares diarios, hoy no llega a los 15 millones. También, un par de meses atrás, la demanda de dólares de los ahorristas era de 250 millones diarios, ahora las personas que no llegan a fin de mes casi superan la cantidad de los que pueden ahorrar. Esto demuestra que la recesión empieza a pegar fuerte y que no hay muchos pesos en la calle.

Ver Más

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

Columnista