Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Atrapados por el ciclo electoral

La economía argentina se encuentra transitando el segundo trimestre de 2017 con mucha ansiedad, esperando la llegada de la tan ansiada reactivación, los famosos “brotes verdes”, brotes que se han empezado a observar en algunos sectores, pero que en otros dista mucho de comenzar a aparecer.
Es muy importante entender que la economía argentina se encuentra transitando un proceso de cambio de paradigmas económicos de fondo, de cambio de modelo económico de largo plazo. Este cambio condiciona el proceso de recuperación en función de una nueva estructura económica que se está modelando, de nuevas reglas de juego, de otras prioridades, de nuevas orientaciones, y claramente también, de nuevos ganadores y perdedores.



Considerar este contexto es muy importante a la hora de generar expectativas por parte de la gente y de los empresarios, y de entender cómo será esta nueva fase de recuperación.

¿Es de esperar que argentina se encamine en el corto plazo a una fase de crecimiento del tipo “tasas chinas” como sucedió en el periodo 2003-2007? Claramente no. Por qué el punto de partida es muy distinto, porque las posibilidades son otras, el mundo es otro y porque la propuesta política y la visión económica es otra. 

¿Es de esperar que la reactivación económica se dé de manera homogénea en todos los sectores? Ciertamente no. Porque el cambio de modelo es una necesidad imperiosa de pasar de una economía artificialmente asistida que entró en una fase de agotamiento (modelo económico “K” plagado de subsidios y distorsiones, economía cerrada y alta intervención del sector ´público) hacia una economía más pro mercado, reglas de juego claras y transparentes, reducción de la intervención del estado y mayor apertura de la economía hacia el mundo. Este cambio de modelo, indefectiblemente conlleva un cambio en los sectores que motorizarán el crecimiento.

¿Se podría haber evitado esta normalización y profundizar el modelo anterior, evitando las consecuencias negativas de corto plazo? No. El modelo económico anterior, entró en su fase de agotamiento a partir del año 2011, cuando inició el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, y desde entonces ha lateralizado con alzas y bajas durante estos últimos seis años, muy condicionado por el ciclo electoral. 
En los años impares, el estado estimulaba la demanda agregada vía incremento del gasto público para mejorar el resultado en las elecciones, lo que forjaba el crecimiento de la economía, pero a costa de un notable deterioro en las finanzas públicas con enormes consecuencias para la economía producto del incremento de la presión fiscal y de la inflación generada vía emisión monetaria para cerrar el déficit fiscal (gráfico a la derecha).

En los años pares se pagaban las consecuencias de este crecimiento artificial, y la economía se contraía producto de los ajustes y parches que se requerían realizar para poder seguir adelante. El modelo chocó contra esta realidad: no se puede expandir el gasto infinitamente sin que esto tengo enormes consecuencias para todos los agentes económicos.

¿Por qué resulta importante hacer esta aclaración en un análisis de mediano plazo de la situación económica? Básicamente porque la nueva política económica se encuentra con una gran disyuntiva en el corto plazo, que condiciona el largo plazo. Y esto es algo que concierne a todos: políticos, empresarios, sindicalistas, empleados y consumidores.

La alternativa uno sería priorizar el cortoplacismo, impulsar la economía vía mayor gradualismo en la normalización de las cuentas públicas, relajar los objetivos antiinflacionarios, apuntalar el factor social, para así de esta manera hacer foco en las elecciones legislativas de medio término, dejando en un segundo plano las cuestiones de fondo y de crecimiento de largo plazo.

La alternativa dos sería priorizar el largo plazo asumiendo mayores costos en el presente, no permitir que el factor electivo se priorice por sobre el proceso de normalización, pero asegurarnos de haber sentado las bases para un crecimiento sostenible en el tiempo, que permite a la Argentina escapar de la mediocridad y decadencia en la que nos encontramos desde hace ya muchos años.

​Dicho esto, dejo algunos interrogantes para que cada uno se responda a sí mismo: ¿A que habría que darle prioridad: al retorno al crecimiento o a ponerle fin a la inflación? ¿Se equivoca el BCRA a la hora de profundizar la política monetaria de metas de inflación para no dar tregua en su lucha contra este flagelo? ¿Se equivocan en el Ministerio de Hacienda al imponer un programa gradual de reducción del déficit de cuatro años? ¿Corregimos tarifas y subsidios económicos y el déficit fiscal o priorizamos el ingreso disponible de los consumidores? ¿El déficit fiscal en la transición la financiamos vía emisión monetaria, vía deuda externa o con una combinación de ambas? 

¿Priorizamos el corto plazo o el largo? ¿Priorizamos la paz social o aceleramos la normalización económica? Hoy el debate entre los economistas y los profesionales esta dado en los dos extremos. Pero probablemente la mejor alternativa este en algún lugar del medio.

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

¿Qué pasa después de las PASO?

Las PASO resultaron ser un evento fundamental en la economía y política del país. Dado el resultado, para evitar que se deterioren enormemente todas las variables de la economía es indispensable que los principales candidatos hablen, acuerden algunas premisas básicas y las comuniquen. La fenomenal suba del tipo de cambio no es porque Alberto Fernández haya dicho que quería un dólar más alto unos días antes de las elecciones y el mercado quisiera darle el gusto. Más bien diría que es temor a las políticas que pueda implementar. Tampoco es porque algunos extrañarían a Macri y manifiestan así su repudio a Fernández porque eso es tirarse un tiro en el pie. Es simplemente el resultado natural de miles y miles de decisiones ...

Ver Más

No somos ricos, debemos trabajar para serlo

El debate sobre el futuro impregna ambientes diversos. Los líderes globales reflexionan sobre los desafíos de estos tiempos en varios espacios de la academia y la sociedad. La preocupación crece con el cambio climático, la contaminación, las nuevas formas de terrorismo, las políticas sorpresivas de EE.UU. y sus consecuentes impactos en el comercio global. ¿Cuál será el rol de las nuevas potencias como China? ¿Y sobre todo los cambios culturales, sociales y laborales que generan la convergencia de las nuevas tecnologías y las migraciones?

Con esta misma energía podríamos mirar el futuro con esperanza. El desarrollo de las energías renovables hace tender su costo a cero, ya no será una utopía producir en el Sahara o usar el agua desalinizada del mar. La convergencia de biotecnología, robótica, agricultura de precisión...

Ver Más

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

Columnista