Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Bonistas, ausentes

Ningún bonista aceptó el "pago soberano" local de deuda. Así, la tercera reestructuración que impulsó el Gobierno para eludir los bloqueos del juez Thomas Griesa no sedujo a los inversores.
 
En agosto, el ministro de Economía, Axel Kicillof, había anunciado el giro del proyecto de ley de Pago Soberano, y advirtió entonces que se trataba de "una nueva modalidad para asegurar que la Argentina pueda seguir cumpliendo con sus compromisos externos”.
 
La iniciativa venía a ofrecer una salida a las medidas judiciales del juez estadounidense, Thomas Griesa, quien impidió al Bank of New York Mellon (BONY), el agente de pago original, a realizar todo tipo de desembolso de los bonos atados a los canjes de 2005 y 2010 con legislación extranjera debido a la falta de acuerdo entre los holdouts y el gobierno argentino.
 
Sin embargo, todo culminó en un gesto político hacia los inversores y en una forma de ganar tiempo. Los bonistas reestructurados no tuvieron interés en participar del pago local de la deuda, luego de que Griesa declaró en desacato a la Argentina.
 
En simultáneo, creció la perspectiva de algunos fondos de pedir la "aceleración". Es el caso de Owl Creek, que está buscando reunir inversores para forzar este desembolso, según informó la agencia Bloomberg. La condición de "default técnico" le da la posibilidad de reclamar ya mismo el pago integral del bono, cuyos vencimientos se estiran hasta 2038.
 
La expectativa de los bonistas es que se destrabe la pelea entre la Argentina y los fondos buitre en enero de 2015, cuando caiga la cláusula RUFO. En el medio, continuará el tire y afloje. El Ejecutivo pretende que se rehabilite la posibilidad de pagar en Nueva York como condición para volver a sentarse a las mediaciones que preside Dan Pollack.

Relacionadas

Sin default, hay que competir por las inversiones

Si un equipo de fútbol tiene un mal arquero y una mala defensa es muy probable que le metan muchos goles y por lo tanto, es probable que pierda muchos partidos. Pero tener una buena defensa no garantiza, para nada, ganar los partidos, para eso también se requiere un buen ataque. En términos de inversiones, el acuerdo con los Holdouts y la salida del default implican una mejora en la defensa, por así decirlo. Al salir del default ya no se espantan a los inversores. Sin embargo, para meter goles y atraer inversiones se necesita también presentarse atractivos para los inversores.

Ver Más

El fin del default y el futuro de la economía

Un panorama global sobre cómo fue recibida la noticia en los mercados del mundo y una especie de proyección. En la primera emisión de bonos, la Argentina tomó USD 16.500 millones a una tasa promedio del 7,5% ¿Cómo reaccionó la Bolsa? ¿Qué pasó con el tipo de cambio?

Ver Más

Para que agende el próximo Gobierno

Son cuatros los puntos álgidos que los inversores consideran deberá tener en mente el próximo presidente de la Argentina ni bien asuma su mandato. Enterate en esta nota cuáles son.

Ver Más

Balance 2014 y perspectivas 2015

En términos económicos, el 2014 fue un año para el olvido. El nivel de actividad con una baja de entre 2,5% y 3%; la desocupación oficial, subestimada; la inflación que no para de subir: pasó de 25% a 40%; se profundizó el atraso cambiario y continúo la sangría de reservas internacionales (a pesar de que hayan terminado por encima de los 30 mil millones de dólares con los préstamos de China, entre otras cosas). Lamentablemente el 2015 no es distinto. Se espera que continúe la recesión con alta inflación y problemas en el mercado de trabajo. Sin embargo, la buena noticia para el año que comienza es que el escenario de una crisis terminal no es factible, si cambian algunas cosas.

Ver Más

¿Se viene el acuerdo con los buitres?

La batalla judicial entre la Argentina y los holdouts tendrá a partir del mes de enero de 2015 un nuevo capítulo. Especialistas en el tema, nos dan la respuesta en El Inversor (A24), con Tomás Bulat. Video

Ver Más

Desacato: ¿Cómo sigue el plan?

En la vida profesional se estudia para calcular el alcance de las consecuencias de una decisión que tomamos hoy. Quizás no de manera perfecta o exacta, pero la idea es estimar qué sucederá luego de tomada una decisión. Un físico puede predecir cuán lejos llega una piedra si la lanza a una fuerza determinada. Es que justamente estudió para saber qué pasaría si lo hace. Un médico -ya con menos certeza- estudia la evolución de una enfermedad y recomienda el medicamento o tratamiento para tratarla mejor. Estudia para prever que pasa ante determinadas ...

Ver Más