Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Brotes secos ¿hasta cuándo?

Por Amilcar Collante

Hay varias cuestiones que explican a la recesión que atraviesa el país. A la “mala praxis” del equipo económico, que mantuvo desequilibrios macroeconómicos (sin reducirlos), y agudizó el problema del déficit de la cuenta corriente, se sumó a la sequía en 2018. 

Esta se reflejó en el último EMAE-Indec (Junio) con una caída de 31% interanual de la actividad en el sector agrícola. Y tuvo una retroalimentación negativa, ya que la escasez de divisas impactó en el plano cambiario.

Por si esto fuera poco,  desde fines de Abril estamos en un evento de balanza de pagos y aún no se ha podido estabilizar el tipo de cambio. La turbulencia en Turquía y ahora en Brasil nos lleva a un continuo de devaluación-inflación-recesión. 

Al comienzo de la historia el dólar estaba en  $20 .Hoy cotiza $31,5 (mayorista). La caída sistemática de reservas internacionales, solo “emparchada” transitoriamente por el crédito del FMI y hoy sigue drenando .Y la  tasa de interés  siguió elevada por más de 4 meses. 

Ninguna de estas 3 cuestiones (devaluación, pérdida de reservas y tasas de interés altas)  se han revertido o frenado. Lo que muestra que la situación no está resuelta .Y menos, creer que está bajo control. 

Este contexto hace que estemos en recalculo permanente de lo que vendrá.

¿Cómo afecta  a la economía real esta situación?

Si vamos a la historia reciente cada vez que sufrimos una devaluación del peso, tuvimos una aceleración inflacionaria y recesión. 

Eso ocurrió en 2002, 2014 y 2016. El traslado a precios de la devaluación es elevado en Argentina .Y la suba de tipo de cambio real (aumenta de competitividad precio) te genera caída del salario real. Ergo, en el corto plazo la recesión aparece. Los brotes verdes que había a principios de año, se secan.
Sin embargo, no todo cae o desacelera de igual manera. Veamos algunos datos para tener dimensión de lo que estamos viviendo. Empecemos por las malas noticias.

Lo negativo de los últimos datos publicados por el INDEC es que esta recesión hasta Mayo se concentraba en agro (casi todo explicado por la sequía). Sin embargo, los números de junio muestran que se “contagiaron”  otros sectores. “Comercio mayorista y minorista” que cae 8,4%  y la industria cae al 7,5% (ambos respecto a igual periodo de año anterior). Son caídas muy fuertes.

Construcción

En el último dato del EMAE muestra un descenso de 0,2% en Junio de 2018, respecto al mismo período de año pasado.  La parte ligada a obra pública está en franco descenso. Debido a que ajuste fiscal en dicho rubro estaba incluido en el acuerdo con el FMI. 
Respecto a la construcción (sector privado) debemos señalar que  el crédito hipotecario que motorizaba directamente al sector e indirectamente por la dinámica de ventas de propiedades (y su necesaria reposición o ampliación de oferta). Hoy está creciendo a un tercio de los que venía creciendo en marzo/abril de 2018. 

Medido en millones de UVAs (unidad de valor adquisitivo)  en Marzo y Abril  se prestaban alrededor de 30 millones de Uvas por día hábil y en Agosto este número se redujo a 9,4 millones de UVAs (utilizo UVA porque mantiene el poder adquisitivo)

No todo es negativo. Algunos índices están en terreno positivo, por ejemplo, los despachos de cemento portland aumentaron 5% en los primeros 7 meses del año, respecto al mismo periodo de 2017.

Sector automotriz: las exportaciones que te salvan de la caída

En el sector automotriz la demanda interna está desacelerando. El precio de los vehículos está muy vinculado al dólar .Por lo que es esperable que sigamos viendo remarcaciones de precios y descenso en ventas internas. 

La demanda también perdió la “pata” del crédito, que se encareció mucho en los últimos meses. Los números de los primeros siete meses del año marcan que las ventas a concesionarias cayeron un 4% respecto de mismo periodo de 2017.

Exportaciones de vehículos

Por otra parte, si miramos las exportaciones están más que compensando el efecto negativo del plano interno. Hoy las exportaciones crecen 30%  por encima del nivel del año pasado .Consecuentemente, la producción crece en los primeros siete meses del año un 9,8% respecto a mismo periodo de 2017 (son 25.282 automóviles más) 

Trigo: ¿primer brotecito a esperar? 

Según la Bolsa de Cereales de Rosario nos encaminamos a tener una cosecha récord de trigo para el 2018/19, la producción se estima cerca de 21 millones de toneladas. El año pasado la cosecha fue de 17,8 millones de toneladas.

Asimismo, la campaña sojera 2019 debería ser mejor a la actual de no mediar alguna cuestión climática (otra sequia o inundación). Podría  aproximarse a los 50 millones de toneladas y revertir la caída de este año.

A mediano plazo “Vaca Muerta”: la energía nos dará divisas y crecimiento

Estos días se conoció que Argentina volverá a exportar gas a Chile después de más de 10 años. El déficit energético se comienza a revertir .Esto es una buena  noticia dentro de todas las malas.

Lo que era un proyecto “Vaca Muerta” hoy se va materializando. Y Argentina tiene un gran potencial en energía.  Según estimaciones privadas, la explotación de gas y petróleo podrían aportar en 5 años US$30.000 millones por año .Esto generaría exportaciones por US$15.000 millones .Es equivalente al 50% de las exportaciones de granos y aceites actuales.

Conclusiones
Arrancamos hablando de los desequilibrios macro. Seguramente este año tendremos menos déficit fiscal que en 2017 (este año explicado más por licuación del gasto público) y la balanza comercial también achicará su rojo sobre todo en el último semestre del año. 
Hoy tenemos un tipo de cambio real está en 115 (tomando el índice en 100 el día de la apertura del cepo) en diciembre pasado se ubicaba en 85. Es una suba de 35% .Igualmente falta el efecto de la inflación en los próximos meses, que está lejos de bajar.   

Menores desequilibrios macro y más dólares genuinos podrían dar como resultado un leve rebote de la economía en 2019. Igualmente la crisis cambiaria aun no terminó. Es clave el punto de arranque de este nuevo proceso para proyectar crecimiento del próximo año. Lo más seguro es que vuelva el dinamismo en el 2do trimestre. Aún faltan 7 largos meses para llegar. Una eternidad para la velocidad de los eventos que vivimos en 2018. 
*Economista (UNLP)-Docente UCALP-

Relacionadas

Lilita o la perversión de una tía bonachona

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.
Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Columnista