Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Burros

Un señor con mucho dinero fue un día a un pueblo y ofreció, a quien le vendiera su burro, un precio algo mayor de lo que realmente valía: supongamos que si el burro valía USD 200, este señor ofreció 250. Obviamente, muchos vendieron sus burros.

A la semana siguiente, el señor volvió ofreciendo en este caso USD 300. Otros tantos, que anteriormente no vendieron, sí lo hicieron en esa ocasión.

A los pocos días, volvió el señor -ya apodado “El loco de los burros”- ofreciendo USD 350 por cada animal. Como es normal, todos los que quedaban vendieron sus burros, quedándose el pueblo sin ninguno. El señor se fue con todos los burros, pero con la promesa de que volvería cuando haya nuevos y que pagaría más. Además, todos se enteraron que ofreció USD 600 por burro en el pueblo vecino.

Al cabo de unos días apareció otro señor, desconocido en el pueblo, con cara de tonto y despistado, que vendía burros a un precio de USD 400. Claro, era mucho más del valor inicial pero muy por debajo de lo que había prometido el comprador, así que los habitantes del pueblo usaron el dinero de la venta original y se endeudaron por la diferencia, para poder comprar estos burros a USD 400, con la esperanza de venderlos muy por encima cuando vuelva “El loco de los burros”

Ya se imaginarán cómo termina la historia: el comprador nunca volvió. Seguro fue el mismo que vendió los animales a USD 400 y el pueblo acabó de nuevo con sus burros pagados a un precio desorbitado con un dinero que no tenían, que tuvieron que pedir prestado. Es decir, acabaron endeudados sin obtener ningún beneficio de ello. 

Quizás lo que más atrae de la historia es que en el pueblo todos le asignaron la culpa a un estafador llamado “El loco de los burros” que los engañó y a un prestamista que les prestó. Nadie cuestionó la avaricia de tener más de lo que uno puede pagar o mantener.

Es curioso el consenso mundial de todos los gobiernos, oficialistas y oposición: “gastar, consumir, endeudarse”. Si uno no puede el Estado lo hace por vos, total el lema es gastemos, vivamos mejor hoy y paguemos mañana o mejor dicho, mañana vemos. Pero mañana siempre llega.

Burros.

Relacionadas

Este Zuchotopics no es para vos

A veces perder solo significa "no ganar" y simplemente es eso. Habrá otra oportunidad, habrá otro partido, habrá otra elección, habrá otra forma de encarar mejor ese proyecto. 

A modo de ejemplo, Thomas Edison registró hasta 1.093 patentes antes de trascender. Steve Jobs fue menos prolífico, 346 patentes en total en los EEUU, pero lo recordamos por Apple y Pixar. Ivan Lendl, no paró de perder finales antes de ser casi invencible. En fin, “un resultado negativo hoy puede ser una fuente de riqueza en el futuro”. Pero hay veces que ganar puede representar en el futuro perder todo. 

Con la obsesión del resultado, hay gente que agota sus reservas, su físico, su mente....

Ver Más

Propuesta ¿usamos el sentido común?

Nos gustan que nos mientan, nos gusta que nos prometan. Aprendimos a crecer con el refrán que 'lo último que se pierde es la esperanza'. Nos gusta aferrarnos a un dogma, a un fundamentalismo y a esperar que alguien o algo nos salve. En fin, a depositar en otro nuestra fé de estar mejor o nuestras culpas si no mejoramos.

Ver Más

Los dueños de la globalización y el capitalismo

Si 12 años atrás invertías 10.000 dólares en Netflix, hoy tendrías 1.200.000 dólares (facturó 8.300 millones de dólares en el 2016. Con esa facturación se puede comprar todo el Banco Macro y el Galicia). Si 12 años atrás invertías 10.000 dólares en Citi, hoy...

Ver Más

El último del 2016

"La lotería de Babilonia", de Jorge Luis Borges. En Babilonia tenían una lotería bastante similar a la nuestra. Tú participabas y si tenías suerte, obtenías un premio. Los babilonios estaban entusiasmados. Imaginate que todas las semanas fuese la lotería de Navidad. Una locura. Pero con el paso del tiempo se cansaron de ella y dejaron de jugar, así que la empresa organizadora empezó a perder dinero.

Ver Más

Todo tiempo futuro es mejor

Dentro de 30 años, cuando mis hijos tengan mi edad, habrá en el mundo casi 10 mil millones de habitantes, o sea 2.500 millones de personas más de las que hay hoy. Piensa un segundo… ¿Cómo será ese mundo? ¿Dónde vivirán esas otras personas? ¿Cómo se ganarán la vida?

Ver Más

¿Novia o cita circunstancial?

Después de muchos años de mercado, uno aprende a identificar la calidad del comprador o del vendedor antes de tomar una decisión de inversión. En la mayoría de los casos cuando es la empresa la que hace un cash out, o sea vende sus propias acciones, estamos en presencia de un máximo y le aconsejo nunca...

Ver Más

Columnista