Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/content/84/9687184/html/index.php:2) in /home/content/84/9687184/html/index.php on line 8

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/content/84/9687184/html/index.php:2) in /home/content/84/9687184/html/index.php on line 8
Buscando al culpable de la alta inflación

Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Buscando al culpable de la alta inflación

Por Guido Lorenzo

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario.

La razón de esa emisión es semejante a hacer una mala serie de Netflix, una mala película o un mal libro, buscando al protagonista culpable de un fracaso (ahí aparecen varios sospechosos: puja distributiva, inercia, pasaje a precios de tipo de cambio en regímenes de falta de pegajosidad de precios, etc.) cuando quizás el problema no sea un personaje, sino la serie en sí misma. 

Una vez desatado el proceso inflacionario, se establece un sistema de creencias en el cual todos tomamos actitudes para prevenirnos de la inflación. Los contratos se actualizan no sólo mirando la inflación pasada sino también la futura. Por lo tanto, como un individuo piensa que la suba del dólar afectará al valor en términos reales de sus ingresos, se cubre subiendo los precios. Quizás pierda en cantidades vendidas fruto de esto, pero como por lo general todos los personajes actúan de la misma manera terminamos todos en un nivel más alto de inflación. Las expectativas se terminan cumpliendo y caemos en la famosa profecía autocumplida. 

Ya casi lleva un año el programa del Banco Central de crecimiento de base monetaria cero y los resultados en términos de inflación vienen siendo un fracaso. En contextos de inflación alta, como dijimos al principio, el repudio a la moneda doméstica funciona como aceite para convalidar precios más altos.

El problema es de coordinación: hay que cambiar el guión de la serie. El conjunto de creencias de esta economía está roto. En ese sentido, uno puede ver que los planes exitosos para frenar la inflación estuvieron relacionados más a un quiebre de expectativas que a reducir el ritmo de emisión de dinero. 

En Argentina el entusiasmo de un nuevo gobierno concertando una mesa de negociación que represente un acuerdo social podría ser un avance ahora bien, no creemos que sea la solución para frenar el proceso de inflación. Sería simplemente un paliativo para frenar el proceso complejo de formación de expectativas. 

Actualmente, el tipo de cambio y sus variaciones son los protagonistas a los que todos apuntan como culpables y eso puede llevar a que la solución parezca ser quitarlos de la escena. De ahí que el WSJ -The Wall Street Journal- sacó un artículo en el que afirmaba que había que desechar al peso argentino como moneda o incluso Lawrence Alan Kudlow quien también propuso dolarizar la economía. Algo sin sentido dado que nuestra economía sufre shocks muy asimétricos a la economía americana, de la cual pasaría a depender nuestra política monetaria. Esto es simplemente quitar a un protagonista, el guión seguirá siendo malo. La experiencia de retomar la inflación luego del período de convertibilidad es evidencia de esto. 

Lamentablemente los intentos de frenar la inflación sin que la economía real sufra en demasía no han resultado efectivos. Habrá que ver si el próximo gobierno está dispuesto a pagar el precio en términos de empleo de reordenar el sistema de creencias y expectativas sobre el cual se actualizan los precios. 

*Artículo publicado en Perfil 

Relacionadas

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Una "enfermedad" llamada inflación

Sin ánimo de ponerme en el rol de economista, ni faltarle el respeto a una noble profesión que lleva años de estudio y dedicación y a la cual respeto muchísimo, me he propuesto realizar un análisis sobre la inflación que históricamente ha sufrido nuestro país en más de 70 años, a excepción de la década del noventa cuando funcionó la convertibilidad durante los gobiernos de Carlos Menem y Fernando De la Rúa. Sin dejar de mencionar en ese período la triste y recordada etapa de hiperinflación que tuvimos en 1989 durante la presidencia de Raúl Alfonsín, cuando la variación de precios de ese año superó el 3 mil por ciento. Por los recurrentes ciclos de suba de precios que experimentó y aún sigue padeciendo Argentina, con consiguientes consecuencias para su población –en la cual me incluyo–, considero que la inflación se ha transformado en una “enfermedad” crónica y prácticamente autóctona de éstas latitudes. Mientras que en la mayoría de las naciones del mundo hace varias décadas que la inflación no constituye un problema, los argentinos seguimos soportando las efectos de ...

Ver Más

Qué factores cambiaron para que la inflación baje 1 punto porcentual en relación a junio de 2018

Pese a la rigidez del plan monetario y la política fiscal restrictiva, con gastos que aumentan muy por debajo de la tasa de inflación, el ritmo de alza de los precios al consumidor se mantiene aún elevado, a un ritmo de más 35% al año, aunque claramente experimentó una nueva desaceleración respecto de los picos recientes de marzo y abril. Y también en comparación con un año antes, cuando había sido de 3,7 por ciento.

Diversos factores se destacan en el cotejo con las mayores variaciones de un año antes que explican el menor impulso de alza de los precios, más allá del escenario recesivo que muchos atribuyen al efecto de las altas tasas de interés de política monetaria, porque ahora descendió al rango del 58% anual con una inflación en los pasados 12 meses fue de 55,8%, tras haber comenzado junio...

Ver Más

Columnista