Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Cambiás las prioridades, no la política económica

La semana pasada el Gobierno realizó una importante modificación en el Gabinete económico que si bien no implica un giro de la política económica, sí indica que cambió el énfasis en ciertos temas. Según el Jefe de Gabinete la razón por la cual se le pidió la renuncia a Prat Gay eran las diferencias sobre el funcionamiento del equipo. La cuestión clave era la necesidad de darle más importancia al control del gasto público y en este contexto es que se dieron esas las diferencias que terminaron en la división del Ministerio de Economía y en la designación de Dujovne.

Prat Gay ha sido un Ministro que ha demostrado solidez y una gestión exitosa en materia de acuerdo con Holdouts y la salida del Cepo cambiario, asuntos claves al comienzo del gobierno de Cambiemos. Siendo un Ministro con experiencia tanto en temas monetarios como en cuestiones relacionadas a los mercados financieros, ha sido un gran activo durante el 2016 para atacar y solucionar estos temas junto con el blanqueo de capitales que está resultando mucho mejor de lo esperado.

Sin embargo, hoy en día el Gobierno ha decidido encarar con mayor fuerza la baja del déficit fiscal y la reducción del elevado gasto público. Esta cuestión es de vital importancia para la economía argentina y siempre ha sido fuente de las crisis recurrentes en nuestro país. En el 2016 no se le dio toda la importancia que requería, pero desde que Trump ganó las elecciones y las tasas de interés en el mundo comenzaron a subir se hizo cada vez más evidente que era necesario controlar más de cerca el tema fiscal.

De hecho, el plan original de Prat Gay implicaba un déficit fiscal primario (sin intereses) de 3,3% en el 2017, pero el Presupuesto se terminó cerrando con un déficit de 4,2%. Peor aún, el 2016 preveía una reducción de 1pp del déficit fiscal que no se dio. Si bien el número de déficit terminaría siendo 4,8% del PIB como se había establecido, el resultado no es obra de una baja del déficit sino de una corrección en la estadística del PIB. 

La combinación de una reducción menor a la prevista del déficit fiscal y un costo de la deuda más elevado, están obligando a poner el foco en la cuestión de las cuentas públicas. Para ello había dos modelos a seguir: una opción era darle más poder al Ministerio de Economía, probablemente esta era la idea que tenía Prat Gay. Pero, ciertamente, el Presidente Macri se opone rotundamente a la existencia de un Super-Ministro de Economía como existía en la década del ’90. La otra opción era tener un Ministerio que se encargue del seguimiento continuo de los gastos y de las metas establecidas en el Presupuesto. Es muy probable que a eso se refería el Jefe de Gabinete como “diferencias sobre el funcionamiento de equipo”.

El nuevo Ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, es un economista con un perfil más alineado con la necesidad de controlar y bajar el gasto público. Reiteradamente en las columnas que escribe habitualmente en La Nación se mostró a favor de la necesidad de recortar gastos, o al menos de congelarlo, y de reducir impuestos como los que afectan al trabajo.

En principio, parecería que la nueva estructura del Gabinete, en la que se divide el Ministerio de Hacienda y Finanzas en dos partes, apunta en este sentido. Por un lado Luis Caputo se encargará de obtener financiamiento y negociar con los inversores y, por otro lado, se preserva un Ministerio aparte que tendrá la función exclusiva del seguimiento del gasto y de los recursos, con las pautas establecidas en el Presupuesto, en conjunto con Jefatura de Gabinete que probablemente sea donde se tomen las decisiones más relevantes en materia fiscal que después deberá ejecutar Hacienda.


*Fausto Spotorno, Director del Centro de estudios Economicos de OJF

Relacionadas

Las 10 definiciones de Nicolás Dujovne, el nuevo ministro de Hacienda

En su primera conferencia de prensa,  uno de los sucesores de Prat-Gay delineó los objetivos de su administración. 

Ver Más

Muchas señales, pocos cambios de fondo

La salida de Alfonso Prat Gay del Ministerio de Economía no representa para mí un cambio de política económica, pero si un puñado de señales relevantes para el mercado:

Señal 1: El Poder Ejecutivo deja la señal de un verano más tranquilo financieramente hablando. Si el número del blanqueo no fuese bueno, el tipo de cambio se pondría más volátil; si esto pasara, el ministro sería un buen fusible. Al adelantar su salida, el Gobierno está seguro entonces que esos números son lo suficientemente buenos para no correr ese riesgo, porque ahora si algo falla la culpa es el Presidente y no del ministro. Toma riesgo pero deja una señal positiva para el mercado.

Señal 2: El Presidente mantiene su estilo de concentrar el poder de decisión en un reducido grupo pero dividiendo la gestión de las daciones en varios  actores. Pero esta vez luce que estos actores piensan más parecido. El país en el 2017 necesita cambios más estructurales, por lo tanto un equipo más homogéneo es una buena señal para el mercado. Y 3 señales más...

Ver Más

Cambio de ministros: ¿Cambio de objetivos?

Recuerdo que al famoso ministro de economía chileno Hernán Buchi le decían "banana" porque repetía constantemente "plata no".  Viene a cuento de la designación de dos ministros en lugar de uno. Nos gustaba el viejo y nos gustan los nuevos. Pero no hay que confundir la personalidad y conocimientos de los ministros (nuevos y viejos), con los objetivos que se plantean y las posibilidades de alcanzarlo. Queramos o no, reducir el déficit es el único objetivo que le queda hoy a cualquier ministro de hacienda que quiera ser exitoso. Soy categórica: ya no es cuestión de ver cómo financiar el déficit, sino cómo reducir el déficit. A fin de 2015 se evitó una catástrofe, y airosamente el ministro Prat Gay logró financiar un déficit descomunal. ¿Se podrá seguir avanzando en normalizar la economía? Hasta que no haya en toda la sociedad una cabal comprensión de la imposibilidad de mantener un déficit eterno, no tendremos ningún respiro.

Ver Más

No fue por ideología, se trata del poder

Fueron dos noticias en una. La segunda fue que un excelente Ministro de Hacienda y Finanzas como Alfonso Prat Gay fue reemplazado por un excelente economista como Nicolás Dujovne. La primera es que desapareció el cargo de Ministro de Economía (Hacienda y Finanzas), el Ministerio desapareció y se transformó, de facto, en dos secretarías: Hacienda y Finanzas. Dujovne no fue designado, pues, Ministro de Economía sino, de facto, Secretario de Hacienda. Se formalizó lo que ya existía de hecho, una degradación de la función del Ministro de Economía. Antes había 6 ministros en el área de Economía. Ahora hay 5, y dos Secretarías. Este énfasis en desalentar la figura del Ministro tiene un único objetivo: el Ministro es el Presidente. 

Ver Más

Cambio Juez: sale Prat Gay, entra Dujovne

Para no perder la costumbre, 2016 sigue dejando perlitas. Después de un 2015 muy movido en términos políticos, este año que termina parecía más de rosca política y no tanto de cambios profundos. Sin embargo, tuvimos el primer cambio en el gabinete.

Ver Más

Cruces dentro del gobierno por la inflación

Mientras que el ministro Alfonso Prat Gay salió a decir que el Costo de Vida está en baja, el titular del INDEC, Jorge Todesca, aseguró que los números aun preocupan.

Ver Más

Columnista