Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Claves para tener una buena imagen profesional

Por Analia Polasek


Una cuestión de imagen

La imagen que deben proyectar las personas que ejercen una profesión es de seguridad, confianza, respeto, autoridad, seriedad, en otros casos (dependiendo de la profesión) creatividad, con estructuras de pensamiento flexibles, innovador, exactitud, entre otras características.

La primera clave importante y desde allí arrancamos es: 

Para ellas. No mostrar mucho la piel ni las partes erógenas en el caso de la mujer, los escotes, las piernas, los dedos de los pies o los pies; las prendas muy ajustadas denotan provocación sexual, falta de profesionalismo, ligereza, irresponsabilidad, frivolidad,  informalismo, desconfianza.

Para ellos. No vestir camisetas de un equipo de fútbol, de rock, ir demasiado deportivos salvo que sea profesor de educación física o esté relacionado con esta área. Los rigurosos trajes oscuros o un look formal  proporcionarán todo lo ya dicho acerca de la seguridad, seriedad, confianza y respeto; de lo contrario dejarán mucho que desear.
 

La segunda clave para la imagen profesional a tener muy presente es:

La impresión actitudinal (cómo se expresa, cuán respetuoso/educado se es, el trato para con el otro, su lenguaje corporal, protocolo, su léxico, los actos a nivel social, etc.). 
Y la imagen física (las formas de las prendas que viste, los colores, las texturas, los accesorios y el estilo, que se compone de la mixtura de todo lo anterior). 

Todo este combo debe forjar a un profesional, con todos los adjetivos anteriormente descriptos; si algunas de estas partes de la imagen general falla, las personas con las que trata entenderán que hay algo que no está dando el mensaje correcto. Todo anterior, el común de las personas no lo conoce al detalle y simplemente uno presume que: “…me cae bien o me da confianza o hay algo que no me cierra”.

La imagen, es cada una de estas áreas así como también la imagen virtual del profesional, entendiendo que el mismo está expuesto, no sólo cuando lo hace en forma personal, sino con su tarjeta (su diseño – forma de entregarla – forma de recibir una tarjeta personal), la forma de escribir los mails, los mensajes, atender el teléfono y todas las redes sociales y las intervenciones en ellas.

Tercera clave, los colores y los estampados:

Vestir con colores oscuros y claros, ya que los colores oscuros denotan profesionalismo, confianza, prestigio; y al combinarlos con los colores más claros, suavizan los aspectos negativos de los colores oscuros. En el caso de éstos, proyectan autoritarismo, arrogancia, falta de permeabilidad en las ideas y al cambio; cosa que al mezclar con los colores claros dichos aspectos se ven atenuados al igual que el de los colores claros que son asimilables a la fragilidad y sumisión.  

Siempre se aconseja usar colores lisos o fantasía (a rayas / tizados, pie de poule pequeños, príncipe de gales, chenille, etc., todos del mismo tono solo con relieve el tejido), en trajecitos para las damas o trajes para los hombres, azul, negro, gris, tostado o visón, evitando los tonos amarronados, si trabajas en finanzas, en el área del derecho. En cuanto a las camisas, lisas o con detalles pequeños sin que llamen la atención. 

LO QUE ES CONVENIENTE QUE EVITES

MUJERES:

En el caso de las mujeres: Encajes - trasparencias (proyectarás que tu profesión “es otra…”) 

Evita por todos los medios, parecer exuberante, ostentoso, llamativo con los colores de cabello y el maquillaje.  Los colores y las texturas de tus accesorios así como también la combinación de  los mismos.

Ropa ajustada,  escotes pronunciados, faldas muy cortas y faldas muy largas que se arrastren por el suelo.

Evitar los brillos (plateados y dorados)

Accesorios barullentos y un perfume demasiado fuerte.

Vestir  calzados abiertos (éstos deben ser cerrados y en buen estado). 


HOMBRES:

En el caso de los hombres, colocarse corbatas en las remeras chombas o Polo.

Combinación de prendas a cuadros, rayas y príncipe de Gales; si bien en ocasiones se combinan, no resulta adecuado para un abogado.

Cabellos largos, barba desprolija.

Accesorios en mal estado (reloj, celular, cinto, billetera, agenda, zapatos, maletín, etc.).

Las medias DEBEN combinar con el color de los pantalones, o en su defecto, de los zapatos.

Vestir  calzados abiertos (deben ser cerrados y en buen estado). 


Sugerencias:

Destiná un espacio en el placard para guardar tus prendas para el trabajo, sabiendo que en esa zona encontrarás rápidamente aquello que es para esa actividad. También realizá compras inteligentes en cuanto a las prendas laborales, buscá colores neutros y muy combinables, para que con pocas prendas puedas realizar varios conjuntos, que al cambiarle los accesorios tanto para los hombres como para las mujeres el look sea totalmente diferente.

Otra sugerencia es que prepares tu equipo la noche anterior, si ya tenés una agenda organizada entre trámites, despachos, reuniones, conferencias y demás actividades. Esto te ayudará a tener un problema menos que resolver en la mañana.

Muchas veces nos olvidamos el rol que estamos cumpliendo en determinados lugares, sea un ámbito laboral, profesional o social, pensamos que somos irrelevantes y que no comunicamos nada con nuestra ropa, pero sin embargo ésta es el reflejo de lo que somos, de quiénes somos, lo que queremos, y cómo lo queremos. 

Desgraciada o felizmente no solo tenemos que demostrar lo que somos, sino serlo, y para quienes asumen una profesión, éstas son las reglas, las podemos aceptar o no, esa es una decisión de cada uno, ya que vivimos en sociedad y hay ciertas normas que aceptar para pertenecer.

Relacionadas

Un celular para ayudar a los hipoacúsicos

Un grupo de emprendedores creó una aplicación para ayudar a las personas con problemas auditivos.

Ver Más

La paja del trigo

Una explosión es una liberación repentina de energía calórica, lumínica, sonora y, a veces, hasta electromagnética que sucede en un espacio ínfimo de tiempo con un aumento considerable del volumen del explotante. El problema es que lo que estaba explotando era el verano, y que lo que había aumentado considerablemente el volumen era yo.

Los múltiples cambios de costumbre a los que nos vemos sometidos las víctimas de La Insoportable Levedad de los Hechos parecían un avance considerable hacia costumbres cada vez más saludables, pero el invierno, el stress, la incapacidad de ordenar lo que como y los 30 habían conspirado contra mí en forma de ensanchamiento generalizado. O sea, Pablo, que esta panza no se baja sola, y por más escritorio de pie y crossfit que le metas, si seguís festejando el éxito del entrenamiento a fuerza de birra, estamos al horno con papas.

Ver Más

Maximizar el tiempo para ganar efectividad

Armi software solutions es un proyecto que organiza los turnos de los médicos y las historias clínicas. 

Ver Más

Impulsan un nuevo método para mejorar la viabilidad de los trasplantes

Guillermo Berra, presidente de LEW Argentina, estuvo en El Inversor para hablar sobre los avaneces tecnológicos en el área de la salud. ¿De qué se trata la perfusión ex vivo?

Ver Más

Soluciones en la nube: NubeliU, una startup para optimizar tu emprendimiento

El fundador de Nubeliu estuvo en El Inversor para hablar sobre las ventajas de esta iniciativa.

Ver Más

El marketing también es parte del fútbol

Los jefes del área Comercial y Marketing de los clubes más importantes del país analizaron las nuevas tendencias en un mundo que mueve millones.

Ver Más

Columnista