Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Claves para tener una buena imagen profesional

Por Analia Polasek


Una cuestión de imagen

La imagen que deben proyectar las personas que ejercen una profesión es de seguridad, confianza, respeto, autoridad, seriedad, en otros casos (dependiendo de la profesión) creatividad, con estructuras de pensamiento flexibles, innovador, exactitud, entre otras características.

La primera clave importante y desde allí arrancamos es: 

Para ellas. No mostrar mucho la piel ni las partes erógenas en el caso de la mujer, los escotes, las piernas, los dedos de los pies o los pies; las prendas muy ajustadas denotan provocación sexual, falta de profesionalismo, ligereza, irresponsabilidad, frivolidad,  informalismo, desconfianza.

Para ellos. No vestir camisetas de un equipo de fútbol, de rock, ir demasiado deportivos salvo que sea profesor de educación física o esté relacionado con esta área. Los rigurosos trajes oscuros o un look formal  proporcionarán todo lo ya dicho acerca de la seguridad, seriedad, confianza y respeto; de lo contrario dejarán mucho que desear.
 

La segunda clave para la imagen profesional a tener muy presente es:

La impresión actitudinal (cómo se expresa, cuán respetuoso/educado se es, el trato para con el otro, su lenguaje corporal, protocolo, su léxico, los actos a nivel social, etc.). 
Y la imagen física (las formas de las prendas que viste, los colores, las texturas, los accesorios y el estilo, que se compone de la mixtura de todo lo anterior). 

Todo este combo debe forjar a un profesional, con todos los adjetivos anteriormente descriptos; si algunas de estas partes de la imagen general falla, las personas con las que trata entenderán que hay algo que no está dando el mensaje correcto. Todo anterior, el común de las personas no lo conoce al detalle y simplemente uno presume que: “…me cae bien o me da confianza o hay algo que no me cierra”.

La imagen, es cada una de estas áreas así como también la imagen virtual del profesional, entendiendo que el mismo está expuesto, no sólo cuando lo hace en forma personal, sino con su tarjeta (su diseño – forma de entregarla – forma de recibir una tarjeta personal), la forma de escribir los mails, los mensajes, atender el teléfono y todas las redes sociales y las intervenciones en ellas.

Tercera clave, los colores y los estampados:

Vestir con colores oscuros y claros, ya que los colores oscuros denotan profesionalismo, confianza, prestigio; y al combinarlos con los colores más claros, suavizan los aspectos negativos de los colores oscuros. En el caso de éstos, proyectan autoritarismo, arrogancia, falta de permeabilidad en las ideas y al cambio; cosa que al mezclar con los colores claros dichos aspectos se ven atenuados al igual que el de los colores claros que son asimilables a la fragilidad y sumisión.  

Siempre se aconseja usar colores lisos o fantasía (a rayas / tizados, pie de poule pequeños, príncipe de gales, chenille, etc., todos del mismo tono solo con relieve el tejido), en trajecitos para las damas o trajes para los hombres, azul, negro, gris, tostado o visón, evitando los tonos amarronados, si trabajas en finanzas, en el área del derecho. En cuanto a las camisas, lisas o con detalles pequeños sin que llamen la atención. 

LO QUE ES CONVENIENTE QUE EVITES

MUJERES:

En el caso de las mujeres: Encajes - trasparencias (proyectarás que tu profesión “es otra…”) 

Evita por todos los medios, parecer exuberante, ostentoso, llamativo con los colores de cabello y el maquillaje.  Los colores y las texturas de tus accesorios así como también la combinación de  los mismos.

Ropa ajustada,  escotes pronunciados, faldas muy cortas y faldas muy largas que se arrastren por el suelo.

Evitar los brillos (plateados y dorados)

Accesorios barullentos y un perfume demasiado fuerte.

Vestir  calzados abiertos (éstos deben ser cerrados y en buen estado). 


HOMBRES:

En el caso de los hombres, colocarse corbatas en las remeras chombas o Polo.

Combinación de prendas a cuadros, rayas y príncipe de Gales; si bien en ocasiones se combinan, no resulta adecuado para un abogado.

Cabellos largos, barba desprolija.

Accesorios en mal estado (reloj, celular, cinto, billetera, agenda, zapatos, maletín, etc.).

Las medias DEBEN combinar con el color de los pantalones, o en su defecto, de los zapatos.

Vestir  calzados abiertos (deben ser cerrados y en buen estado). 


Sugerencias:

Destiná un espacio en el placard para guardar tus prendas para el trabajo, sabiendo que en esa zona encontrarás rápidamente aquello que es para esa actividad. También realizá compras inteligentes en cuanto a las prendas laborales, buscá colores neutros y muy combinables, para que con pocas prendas puedas realizar varios conjuntos, que al cambiarle los accesorios tanto para los hombres como para las mujeres el look sea totalmente diferente.

Otra sugerencia es que prepares tu equipo la noche anterior, si ya tenés una agenda organizada entre trámites, despachos, reuniones, conferencias y demás actividades. Esto te ayudará a tener un problema menos que resolver en la mañana.

Muchas veces nos olvidamos el rol que estamos cumpliendo en determinados lugares, sea un ámbito laboral, profesional o social, pensamos que somos irrelevantes y que no comunicamos nada con nuestra ropa, pero sin embargo ésta es el reflejo de lo que somos, de quiénes somos, lo que queremos, y cómo lo queremos. 

Desgraciada o felizmente no solo tenemos que demostrar lo que somos, sino serlo, y para quienes asumen una profesión, éstas son las reglas, las podemos aceptar o no, esa es una decisión de cada uno, ya que vivimos en sociedad y hay ciertas normas que aceptar para pertenecer.

Relacionadas

¿Cómo motivar a tu hijo para que estudie ingeniería?

La falta de ingenieros no es algo novedoso, ni aquí ni en el mundo. Se estima que en Argentina falta la mitad de los ingenieros que demanda el mercado, y pese al esfuerzo y promoción que tanto el Estado como las Universidades públicas y privadas vienen realizando, aún queda mucho para seducir a la nueva generación “Z” o centennials.

Padres preocupados por el futuro de sus hijos en un mundo en donde la “robotización” pone en jaque al 65% de las actividades que hasta hoy se desarrollan, lidian a diario entre la sobre exposición de los preadolescentes en redes sociales, que prefieren consultar lo que desean saber en internet, y deciden de forma rápida en base a lo que tienen a su alcance.

Imaginemos un mundo en donde el conocimiento y comunicación sea accesible y gratuito, donde la energía sea generada de manera económica, donde podamos materializar inmediatamente todo lo que imaginemos, y en donde podamos crear nuestra propia moneda. ¿Cuál sería el conocimiento o habilidades que demandará ese mundo para hacer la diferencia?

Ver Más

Las PyME y los problemas a la hora de hacer el traspaso generacional

Las empresas familiares pueden ser todo un desafío a la hora de sobrevivir en el negocio.

Ver Más

Las PyME se declaran en “estado de alerta”

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios reacciono a las medidas lanzadas por el Gobierno.


Ver Más

Factura de crédito electrónica, una oportunidad para las Pymes

En toda economía desarrollada existe un sistema financiero que acompaña y estimula el crecimiento. Al canalizar el ahorro en inversión, desempeña una función esencial como motor del crecimiento productivo. Para las Pymes es vital: necesitan financiamiento para crecer. Sin liquidez, quedan en una posición poco competitiva frente a grandes empresas que muchas veces se financiaban con las Pymes proveedoras. Por eso, las Pymes necesitaban de manera urgente un sistema financiero que mejore sus condiciones y las ayude a ser más competitivas y a ser parte el mercado de capitales. Esta semana tenemos una gran noticia: la sanción de la Ley de Financiamiento Productivo que acaba de aprobar el Congreso crea la Factura de Crédito Electrónica que permite a las Pymes reducir el costo de financiamiento y ampliar su acceso al mercado de capitales. Si bien el descuento de facturas ya existe, la Ley abre las posibilidades a todas las Pymes para que operen en este mercado. Existe poco conocimiento sobre este instrumento y sus beneficios, en particular para las pequeñas y medianas empresas. La operatoria es ágil y sencilla. Una empresa que necesita capital de trabajo para el giro habitual de sus negocios, puede anticipar el cobro de sus facturas cediéndolas a una entidad de factoring. Esta le adelanta un porcentaje del...

Ver Más

El argentino que cuida millones y millones de bitcoins

Wenceslao Casares es credor de la startup Xapo.

Ver Más

Por qué las empresas tienen que imitar a Netflix

En plena era de la Transformación Digital, la popular plataforma de streaming de video encontró en sus propios clientes la respuesta para delinear nuevos productos. "Stranger Things" o "Merlí" son apenas dos ejemplos donde el uso de Big Data jugó un papel fundamental. Pero, ¿de qué forma las compañías pueden tomar este modelo y replicarlo en sus industrias? "Stranger Things", una de las series más populares de los últimos tiempos, fue diseñada en función de las búsquedas, ratings y elecciones que los usuarios habían realizado en la plataforma durante años. Para esto, la producción sabía que transformando las enormes cantidades de datos de los consumidores en información podía dar en la tecla con un producto lo suficientemente bueno para que fuese un éxito. Y así fue. Algo similar deben hacer los tomadores decisiones de las empresas -sin importar el tamaño o la industria a la que pertenezcan-. Son ellos quienes hoy en día están ante un enorme desafío: el de transformarse tecnológicamente, sin perder de vista su negocio.

Ver Más

Columnista