Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Cómo afecta la pobreza la vida de los niños y niñas

Existe amplio consenso. La infancia es una de las poblaciones más vulnerables a los ciclos económicos recesivos, es decir, a la pobreza. Esta no solo afecta las estrategias de sobrevivencia de los hogares donde se concentra la infancia de modo mayoritario sino que, adicionalmente, se ven empobrecidas las estructuras de oportunidades como consecuencia de una menor inversión en educación, salud e infraestructura pública, entre otros servicios imprescindibles para el desarrollo humano y el efectivo ejercicio de derechos en la niñez y adolescencia.

Los efectos que pueden tener las crisis socioeconómicas sobre las estructuras de oportunidades de niños, niñas y adolescentes son muy relevantes e inciden en aspectos esenciales al sostenimiento de la vida, como es el acceso a los alimentos, pero también en el ejercicio de capacidades cruciales para el desarrollo humano como son el acceso a la atención de la salud y a una educación de calidad.

Es por ello que resulta imprescindible el seguimiento amplio e integral de los espacios de evaluación del desarrollo humano en la infancia que, de modo adicional, se corresponde con dimensiones de derechos con amplio consenso en la sociedad y cuyo efectivo cumplimiento puede ser exigido.

El ejemplo de Argentina

Esta doble perspectiva orienta los estudios del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina que a través de una encuesta probabilística estratificada resulta representativa de todas las ciudades Argentinas de 80.000 habitantes o más.  Esta encuesta  releva cada año, desde 2010, información sobre las condiciones de vida de la infancia y adolescencia entre 0 y 17 años en una muestra de 5.700 hogares. La estructura de dimensiones de derechos considerados en el estudio de referencia es:

1) Alimentación, salud y hábitat;

2) Subsistencia;

3) Crianza y socialización;

4) Educación;

5) Información;

6) Protecciones especiales: trabajo infantil.


A partir de esta investigación se advierte que en el año 2015, el 24,3% de la infancia en la Argentina urbana residía en hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) (El 28,6% en el grupo de edad de 0 a 4 años). En el período entre el 2010 y el 2015, se registró una merma de 3,6 puntos porcentuales (p.p.). El 35,3% de la población de menos de 18 años se encontraba bajo algún sistema de protección social a través de transferencias de ingresos no contributivas (El 40,2% en el grupo de edad de 0 a 4 años). En los últimos seis años se registró una disminución en la cobertura de referencia de 3,4 p.p.

Durante el año 2015, el 25,8% de los niños y niñas de entre 0 y 17 años no habían consultado a un médico (El 10,9% en el grupo de edad de 0 a 4 años). Esta situación de déficit en el acceso a la salud empeoró entre el 2010 y el 2015 en 2,4 p.p. La responsabilidad de cobertura del sistema de salud de gestión pública es del 48,1% en la niñez y adolescencia en el año 2015 (El 51,5% en la población de 0 a 4 años), y se mantiene estable en el período de referencia.

En el espacio del hábitat, se advierte que el 18,9% de los niños y niñas residen en viviendas inconvenientes en términos de la precariedad de su construcción, y el 18,5% en situación de hacinamiento. El 18,7% comparte cama o colchón para dormir (El 26,9% en el grupo de edad de 0 a 4 años y el 32,8% en el espacio de villas o asentamientos urbanos). La tendencia es positiva en los tres indicadores con mermas de 1,6, 3,0 y 3,8 p.p. respectivamente.

En el espacio de la estimulación emocional, social e intelectual se advierte que en el año 2015, entre los 0 y los 12 años, al 43,2% no le contaban cuentos ni le relataban historias orales (El 30,4% en el grupo de edad de 0 a 4 años y el 54% en el cuartil más pobre); el 40,1% no tenía libros infantiles en su hogar (El 65% en el cuartil más pobre), y al 12,8% no le habían festejado su último cumpleaños (El 13,7% en el grupo de edad de 1 a 4 años y el 23% en el 25% más pobre). En el caso de este último indicador la tendencia es positiva pero la estimulación a través de la palabra y el vínculo con los libros siguen una evolución negativa.

Entre los niños y niñas de 5 a 12 años se registra una escolarización casi plena en la Argentina urbana. El 73,7% de esta población asiste a escuelas de gestión pública y se estima que alrededor del 90% lo hace en una jornada escolar simple. Se trata de una mayoría abrumadora de niños y niñas que poseen tiempo para socializarse en otros entornos sociales diferentes del escolar y familiar. Sin embargo, el 60% no realiza actividades físicas o deportivas fuera de la clase de educación física escolar, y el 85,9% no realiza actividades artísticas o culturales extra-escolares. Asimismo, se estima que la mitad no tiene comportamiento lector de textos impresos. Con respecto a eso, la tendencia en los últimos seis años no es muy alentadora.

En la educación primaria, las disparidades sociales son significativas y se revelan persistentes en, por ejemplo, la oferta de enseñanza de una segunda lengua y computación. Si bien la educación de gestión pública ha realizado importantes esfuerzos en la incorporación de estos recursos, no han sido suficientes para disminuir la brecha regresiva respecto de la educación de gestión privada. Empero las disparidades sociales también se advierten con crudeza en el interior de la educación de gestión pública, donde ofertas como las mencionadas, son menos frecuentes en las escuelas a las que asisten niños y niñas en situación de pobreza, muchas veces localizadas en espacios residenciales segregados.

* Ianina Tuñón es la Investigadora Responsable del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia en el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Pontificia Universidad Católica Argentina.

Relacionadas

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Bajó la pobreza pero la cifra todavía preocupa

En la primera mitad del año, la cantidad de habitantes pobres fue de 7.838.005 y los indigentes totalizaron 1.704.883.

Ver Más

Vive en una villa y superó todas las dificultades para cumplir su sueño: crear un videojuego

Daniel Simons trabaja desde muy pequeño pero ahora, por primera vez, lo hace en algo que realmente le gusta. ¿Qué es Bildo?

Ver Más

30 años es mucho, demasiado

El Presidente se paró en la tribuna principal de Exposición Rural Argentina y dijo: "Vivimos una crisis aguda de la que es necesario salir. Disminución de la calidad de vida, aumento de la marginalidad, índices sociales de desesperación, aumento de la pobreza. Hemos recibido un país devastado. Estamos realizando un esfuerzo enorme y vamos progresando. Vamos a seguir en la discusión sobre estas cosas, en la discusión que no quieren los fanáticos, los que se creen dueños de la verdad, los que atentan contra la convivencia de los argentinos".

Salvo algunos acomodamientos semánticos para permitir la lectura, la cita es textual. Hace casi 30 años, agosto de 1988 para ser precisos, Raúl Alfonsín como presidente de la Nación decía eso en el atril de la muestra anual de Palermo ante un escenario colmado. ¿Hay un mensaje análogo de lo que escuchamos el sábado pasado en el mismo predio del agro? ¿Hay dudas? Debería ser un ejercicio obligatorio el googlear ese video y verlo completo. Son apenas 13 minutos inolvidables. De una épica política que hoy ha sido reemplazada por el coaching marketinero.

Ver Más

En la Argentina, una de cada tres personas es pobre

Según el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, la pobreza en la Argentina subió a 32,9% y alcanza a 13 millones de personas.

Ver Más

Volvió la estigmatización (medición) de la pobreza

Tras varios años en los que medir la pobreza era mala palabra, el INDEC publicó las líneas de pobreza e indigencia junto con un breve repaso metodológico. Por otro lado, más allá de poder tener noción de lo que necesita una familia para no ser pobre, también se puede usar el dato mensual como un seguimiento del nivel de precios.

Ver Más

Columnista