Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

¿Compro o vendo?

Económicamente hablando, Argentina es un paciente que tiene una enfermedad complicada pero tratable. Para eso la familia eligió a los mejores médicos y la mejor noticia es que estos aceptaron, demostrando que hay solución posible, sino estos médicos no hubiesen arriesgado su prestigio.

La operación empezó hoy. Ya saben cuál es el remedio, la duda es la dosis y equivocarse en la dosis puede llevar las cosas a mal puerto.


Con el levantamiento del cepo. Más allá de las formas, a esta altura conocidas por ustedes, me gustaría analizar en esta columna, las variables de inversión.


Ya es dato que por el corto plazo la tasa de interés que pagará el estado a través de Lebacs o los bancos a través de un plazo fijo será superior al 35% anual en pesos. La parte positiva es que esto incentiva a los inversores a salir de dólares y posicionarse en pesos. Piense usted que si vende dólares a 14 y hace un plazo fijo al 35% anual, usted va a ganar plata en dólares hasta un precio del mismo a 19. Además al encarecer el costo del dinero a los empresarios no les convienen mantener stocks y esto haría disminuir la expectativa inflacionaria. Otra virtud es que al mejorar la renta al campo, estos tomarían la decisión de aumentar la producción, y con ello la mejora en las economías regionales. Pero no todo es color de rosas, como decía al principio si se equivocan en la dosis,  la estructura social argentina se podría resentir, puesto que la suba de tasas  hace aumentar el costo del dinero, y con esto el costo de la producción produciendo inflación de costos. Seguramente esto será un freno del consumo y con ello una caída en actividad económica y ahí el hilo más delgado pasa por la conflictividad social.


Era imprescindible, hacer lo que se hizo. Era más dañino seguir en ese estado de parálisis e incertidumbre que llevaba nuestra economía. Pero no va ser sencillo.


En ese contexto, mi portafolio de inversión se basa en el corto plazo en desdolarizar cartera y posicionarse en tasa de interés en pesos. El plazo fijo es lo más fácil, Bonos que ajustan por tasa badlar lo más rentable. En ambos casaos colocaré el dinero a tasas que van entre un 35% anual a un 42%.

Otra alternativa es ir a un bono en dólares a largo plazo, como el DICA (Discount ley argentina) Paga muy buena tasa en dólares y además con los anuncios de ayer es probable que menos de un año argentina vuelva a ser emergente, abandonado la categoría de fronterizo y ese bono en ese caso tiene chances de subir bastante.


Espero todavía para comprar acciones, simplemente por el riesgo de freno en la actividad económica. Pero siempre atento porque a largo plazo siempre esta es la mejor inversión.


Relacionadas

Para Orlando Ferreres, el dólar a 57,30 pesos es el precio correcto de la divisa

Para el economista, ese sería el precio correcto para mantener el equilibrio en la balanza de pagos. Sin embargo, advirtió que el salto del tipo de cambio que el lunes subió más de $10 va a impactar en la inflación del país

Ver Más

Argentina merece una transición ordenada y el que tiene esa responsabilidad es Macri

El que mejor puede definir lo que pasa (en la Argentina) es Dante Panzeri, que tuvo una frase fantástica cuando dijo que 'el fútbol es la dinámica de lo impensado'. Acá, la Argentina es la dinámica de lo impensado. La opinón Sergio Berensztein

Ver Más

Bendito carry

El culto al dólar en la Argentina remonta a la época unas cuantas décadas atrás en la que empezamos a dejar de tener una moneda luego de la aplicación sistemática de políticas fiscales y expansivas sin sustento ni resultado alguno de largo plazo. Las mismas empeoraron tanto la solvencia de Banco Central cuando se monetizó, como de la deuda pública cuando nos endeudamos interna y externamente para cubrir ese faltante que siempre nos caracterizó como el país que vivió más allá de sus posibilidades.

Pero de vez en cuando los mercados nos hacen acordar de la realidad, y es ahí donde todo empieza de nuevo pero al revés, aplicando políticas fiscales y monetarias contractivas en períodos recesivos, como el actual, recetas que empeoran al paciente o al menos dilatan su recuperación. Si el diagnóstico fue el equivocado, la peor parte se la lleva el que está enfermo.

Ver Más

Argentina está entre los 5 países con "alto riesgo" de sufrir una crisis cambiaria

Las monedas de Turquía, Irán, Rusia, la India, Chile, China y Sudáfrica tienen algo en común con el peso argentino: todas se han depreciado durante el último año. Algunas, como nuestro peso y la lira turca, se devaluaron fuertemente durante las últimas semanas.

Ver Más

El mercado ignora las buenas noticias y sale muy golpeado con las malas

Luego de haber visto como operaron los activos financieros la semana pasada y como arrancaron esta, se puede afirmar que la calma cambiaria duró tan solo un mes, que la volatilidad está de vuelta y que existen muchas chances de que haya regresado para quedarse por un rato más. Los desafíos que actualmente enfrentan los activos financieros son varios, aunque gran parte de estos se puede resumir en que tanto los bonos como las acciones no encuentran un driver (fundamento) positivo al cual afianzarse para generar nuevamente expectativas positivas. Es decir, el mercado no solo no encuentra drivers positivos, sino que abundan los factores de riesgo y argumentos negativos para generar mayor incertidumbre de cara a lo que viene. El mercado se comió una variedad de noticias que supuestamente podrían haber sido positivas pero que no resultaron en un buen desempeño de los activos. El rebote fue efímero y el mercado retomó la tendencia bajista. Ya sea el acuerdo con el FMI, el hecho de que el mercado haya regresado a la categoría de emergentes o los cambios en el equipo económico, todas ellas tuvieron un efecto "positivo" de menos de 48 horas, para que luego la incertidumbre, dudas y debilidades de los activos quedasen retomadas para llevar a los precios hacia niveles inferiores.

Ver Más

Desengaño

Según la RAE, esta palabra refiere a la "pérdida de la esperanza o la ilusión, especialmente de conseguir una cosa que se desea o al saber que algo o alguien no es como se creía". El debate por las tarifas en el Parlamento, la incertidumbre por la devaluación del peso en la primera mitad de mayo, y el anuncio del inicio de las negociaciones con el FMI marcaron un fuerte retroceso de los indicadores de opinión pública, que miden tanto el clima socio-político como el contexto económico. Según una reciente encuesta reservada, el plano económico fue el protagonista de los últimos tiempos. El malhumor social impactó directamente en el nivel de aprobación de la gestión presidencial, la que descendió fuerte y alcanzó así su valor más bajo desde que Macri asumió. Además, el trabajo refleja el nivel más alto de "imagen negativa" llegó a 49% y se fortaleció la opinión de que no sabe cómo resolver los problemas del país. Los 3 aspectos que enrarecer el clima socio-político como el contexto económico del país, impactaron en la imagen de todos los dirigentes del oficialismo. Macri perdió 9 puntos. También disminuyó la imagen de la Vidal. Pero quien sufrió la mayor caída fue Carrió. Sin embargo, no todo es negativo, ya que ninguno de los referentes de la oposición pudo capitalizar estos resultados. 

Ver Más

Columnista