Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Consejos para elegir a un influencer eficaz para tu negocio

Especialistas en marketing opinan sobre las necesidades que debe cubrir este rol.


Los tiempos cambiaron y las cosas también. La publicidad no es lo que era. La forma de comunicarse y vender mutó y ahora el éxito no es garantizado con lanzar en televisión un spot con la estrella del momento sino que todo pasa por las redes sociales y los influencers de cada rubro.
¿Quiénes son estas personas? Se trata de los usuarios que tienen millones de seguidores y consiguen llegar a un amplio público, lo que garantiza a las marcas ese alcance. Un posteo en el que cualquier de estas personas recomienda un producto o un servicio, y miles y miles de personas se convierten en posibles usuarios.
Apertura habló con los especialistas en el tema para consultarles sobre su opinión y esto es lo que dijeron:
Pedro Leal, Digital & PR Marketing manager de LG Electronics Argentina: “Hoy las marcas tienen necesidad de acercarse, explicar y contar una historia, pero no es fácil. No siempre está el contenido ni todos los vehículos son los más adecuados. Pero hay actores que tienen la capacidad de transmitir un mensaje muy complejo sin decir una sola palabra y eso es posible a partir de lo que significan para sus seguidores, de sus gustos y sus comportamientos. Tienen un poder narrativo muy grande. De esto se habla cuando se piensa en un influencer”.
Agustín Porris, director de Interactive & Innovación de Young & Rubicam Argentina: “Hay que considerar la cantidad de seguidores que el perfil tiene y, más aún, el tipo de seguidores y el nivel de engagement que, en promedio, maneja con su público. Muchas veces nos dejamos llevar por un gran número de seguidores, pero la realidad es que esa masa de usuarios está constituida por un público que poco se acerca al de nuestra marca/campaña”.
Guadalupe Fuertes, directora de Brand PR de la agencia Jolie: “Vincular una personalidad con una marca no es una tarea sencilla, sobre todo porque hoy el público no solo conoce lo que hace esta celebrity respecto de su vida profesional sino que también puede sumergirse en la vida personal a través de las redes sociales. 
María José Pandullo, managing director de H+K Strategies Argentina: “Las personas tienen que ser consecuentes con lo que dicen, muestran y hacen en toda su vida, incluyendo la digital. Nunca proponemos referentes que en la vida digital muestran una realidad maquillada y no condice con su vida fuera de las redes”.
Morina Pesenti, Sr Brand Communications manager de Reebok Argentina: “Es importante que tenga una comunidad sólida y que genere contenido relevante para sus seguidores. La marca y el influencer se deben elegir mutuamente, porque si no es auténtico y se ve forzado deja de ser creíble para la comunidad de seguidores”.
Pablo Sánchez Liste, CCO/CMO de L’Oréal: “El influencer debe declarar en su posteo, con un texto o hashtag que lo haga visible, la relación material previa con la marca para la cual está comunicando. Para asegurar ese punto, debe firmar una carta donde se compromete a transparentar la relación. Al mismo tiempo debe dedicar tiempo a entender y aprender el propósito de la marca o producto que lo ha contactado y compartirlo. Luego, debe informar el alcance e interacción que generó su contenido”.
Germán Rodríguez, country Growth & Innovation Leader de Findasense en Argentina: “A diferencia de otros medios de comunicación tradicionales, el social media es bidireccional, lo que le da poder y voz al consumidor para opinar frente a la comunicación que la marca aborda”. 
Alejandro Álvarez, Business director de Untold_Marketing: “No hay que perder de vista a los clientes, que son los que van a buscar las recomendaciones. Son ellos los que eligen quiénes van a ser sus referentes y, por eso, el trabajo siempre requiere involucrar un análisis en detalle sobre quiénes son esos consumidores, cómo llegar a ellos y cuándo”.

Relacionadas

El valor de lo político

A menudo escuchamos dirigentes que se quejan de que la ciudadanía no presta atención a los contenidos políticos. Mencionan que la repercusión y la interacción de las notas de opinión, gacetillas o posteos en redes sociales, es muy baja. Interpretan que los ciudadanos pretenden recorrer cuestiones más entretenidas y concluyen que la mejor forma de estar cercanos a ellos es darles aquello que buscan: títulos seductores, textos cortos, algunas fotos atractivas, imágenes personales y resúmenes de acciones sin ninguna intención de profundizar en el debate. En definitiva, reducen sus comentarios a transitar, por el inequívoco  e incuestionable camino de la tibieza, caminando sobre seguro, sin correr riesgos que consideren innecesarios, con el miedo permanente de generar una expresión incorrecta o polémica. 

Se esmeran por estar al día anunciando sus acciones cotidianas. “Recibimos al Dr. Rodríguez, fuimos allá, estamos cerca, conocimos a Juan o María”. La cantidad de mensajes a difundir está “matando” la calidad de lo expresado. Vale más una comunicación rápida y concisa, que una elaborada con ...

Ver Más

La teoría del caos, el pensamiento mágico y la comunicación política

La teoría del caos manifiesta que en los sistemas complejos, las posibilidades de establecer predicciones a futuro son tendientes a cero. O sea que ante un escenario complicado es difícil generar pronósticos. Cualquier mínimo asunto puede desplegar alteraciones significativas. El pensamiento mágico opera diferente. Se trata de una forma de razonar que se sostiene en supuestos no basados en evidencias empíricas o científicas. Más bien se asientan en verdades sobrenaturales, informales o fortuitas. De alguna manera, se considera imposible vaticinar lo que sucederá. En ambos casos implica inseguridades y ansiedades mirando el futuro. Ante el complejo escenario político nacional muchas veces se cae en el tentación de tomar el camino de la improvisación constante basado en cierta medida en ambos tipos de pensamientos. Hay dirigentes que ejercen el pensamiento mágico o se entregan a la improvisación ya que presumen que impera el caos. Creen que nada es previsible, por lo...

Ver Más

La repetición de las crisis y el mecanismo (argentino) para enfrentarlas

Hace tan solo unas semanas, los argentinos nos quedamos atónitos y expectantes ante el mini discurso del Presidente Mauricio Macri. La subida del dólar en las siguientes 48 hs., la volatilidad cambiaria, las noticias constantes, los zócalos de la TV, los economistas devenidos en protagonistas de la realidad con disímiles interpretaciones colocan a la ciudadanía en una situación de marcado desamparo. ¿Y ahora, quién podrá defendernos? La sociedad reaccionó con dolor, pero ya no con asombro. Nuestro umbral para ello, está demasiado alto, lamentablemente. 

La sociedad en su frustración ya sabe que se vienen tiempos más difíciles. Como argentinos tenemos la intuición de lo que debemos hacer, una especie de manual de procedimiento, de protocolo de acción en caso de “líos” grandes que se asoman. Nos colocamos en posición de guardia, como un boxeador que será agredido y debe defenderse… como un animal ante el peligro inminente. Esa presa que teme ser cazada, que se obliga a producir ciertas maniobras para sobrevivir. Salió a flote nuestro instinto de auto preservación. Conocedores de circunstancias de crisis, ya hicimos lo que sabemos, empezar a subsistir. 

Ver Más

La correlación entre contenidos y plataformas

El consumo de contenidos audiovisuales se encuentra en un proceso de profunda transformación. A la TV tradicional (lineal, gratuita o paga) no sólo le han surgido alternativas a través de Internet, sino que éstas son también cada vez más relevantes en cuanto a su popularidad. El cambio influye no sólo en la forma de acceder a los contenidos sino también ha ampliado notablemente las situaciones de consumo, con el smartphone convertido en un reproductor de video portátil.

Si bien todo tipo de contenido puede ser técnicamente consumido en cualquier plataforma (TV lineal, online, OTT, streaming), es claro que algunos se adaptan mejor a determinadas plataformas que otros y por lo tanto son consumidos preferentemente en unas y no en otras. A pesar de las tendencias globales que marcan una migración de la TV tradicional hacia los modelos online, aquella sigue dominando en determinados contenidos y segmentos etarios, con una cierta correlación con el nivel socioeconómico. No obstante, las diferencias en el consumo en los segmentos más jóvenes (y no tanto), presagian un escenario radicalmente distinto a aquel en el que la TV se desenvolvió históricamente. Este escenario, al que se suma la próxima participación de las empresas de telecomunicaciones en el negocio, abre un espacio para la transformación de un negocio que fue básicamente el mismo durante décadas pero que hoy es otro.

Ver Más

Enterate cómo funciona y para qué sirve el nuevo Wi-Fi WPA3

El nuevo sistema de seguridad intentará luchar contra la actividad de hackers.

Ver Más

Por qué las empresas tienen que imitar a Netflix

En plena era de la Transformación Digital, la popular plataforma de streaming de video encontró en sus propios clientes la respuesta para delinear nuevos productos. "Stranger Things" o "Merlí" son apenas dos ejemplos donde el uso de Big Data jugó un papel fundamental. Pero, ¿de qué forma las compañías pueden tomar este modelo y replicarlo en sus industrias? "Stranger Things", una de las series más populares de los últimos tiempos, fue diseñada en función de las búsquedas, ratings y elecciones que los usuarios habían realizado en la plataforma durante años. Para esto, la producción sabía que transformando las enormes cantidades de datos de los consumidores en información podía dar en la tecla con un producto lo suficientemente bueno para que fuese un éxito. Y así fue. Algo similar deben hacer los tomadores decisiones de las empresas -sin importar el tamaño o la industria a la que pertenezcan-. Son ellos quienes hoy en día están ante un enorme desafío: el de transformarse tecnológicamente, sin perder de vista su negocio.

Ver Más