Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Consumo en 2018: prueba de fuego

Por Amílcar Collante

El 2017 se está terminando .Comparativamente respecto al año 2016 los números han mejorado: el PBI creció (cerca de 3%), la inflación bajó al 24% anual (un tercio menor a la inflación del año anterior), el empleo creció  y los salarios le comenzaron a ganarle a  la inflación. 

Sin embargo, la política económica tiene que resolver varias cuestiones aun: reducir el déficit fiscal, continuar con la baja de la inflación y al mismo tiempo ajustar tarifas.

Vamos a analizar cuáles son los ajustes que vienen y especialmente el interrogante sobre el consumo el año próximo.  ¿Cuál será el dinamizador del consumo en 2018?

Hay varias forma para que el consumo “traccione” : debemos tener creación neta de empleo, el salario debe ganarle a la inflación, otra alternativa es que el consumo sea motorizado a través del crédito (en 2017  aumentó en 115.000 millones de pesos los préstamos personales -50,5% interanual-).

Lo que viene.  Ajuste de tarifas Diciembre - Abril

En diciembre subieron las tarifas de energía eléctrica y gas. Que van a volver a subir en Febrero y Abril de 2018, respectivamente. También aumentó el combustible por la implementación del “precio libre”, tras suba de cotización internacional del petróleo.

Y a partir de enero todos los meses habrá suba en el transporte público ($0,50 por mes –para tramos de corta distancia –). Según las consultoras que realizan mediciones de precios diciembre va a subir cerca de 2,5% mensual respecto a noviembre. Con lo cual será un mes en que el salario difícilmente le pueda ganar a inflación. 

A su vez estos aumentos generan un incremento de costos en las empresas, que tendrán que ver en porcentaje lo vuelcan al precio final. O si pueden amortiguar algo este impacto. 

En enero seguramente se observarán efectos de segunda ronda de precios regulados (traslado a precio final). Asimismo, las empresas están teniendo un aumento en el costo de financiamiento. Ya que la política monetaria se vino endureciendo desde Abril pasado. Y la tasa de interés de corto plazo (lebac) se ubica cerca de 29%. En síntesis, es probable que en Enero continúen siendo alta la tasa de inflación mensual. Esto repercutirá en el consumo.


El interrogante es: ¿cuánto podrá aportar el consumo interno en 2018?

Si vamos al consumo masivo (en el supermercado) hay un nuevo comportamiento en el consumidor. Ya que cuida mucho más el bolsillo, busca promociones, no compra por las dudas.  
Los ciudadanos tuvieron que internalizar que deben pagar tarifas más elevadas que en los años anteriores (que además ajustan por arriba de la inflación promedio). Antes no representaban un porcentaje de gasto importante en el mes. Sin embargo, tras 2 años de ajustes ha tomado relevancia en el presupuesto del hogar. Esto es un condicionante a la hora de consumir. 

 Además, el boom de crédito hipotecario hizo que también muchos deban sacrificar consumo actual para llegar a la vivienda propia o deben afrontar una cuota  del crédito que se ajusta por inflación.

 Por otra parte, en economía sabemos que la contracara del consumo es el ahorro. Con tasas de interés reales positivas de 10 puntos respecto a inflación esperada a 12 meses  (Lebacs)  los incentivos al ahorro llevan a restringir aún más el consumo actual. Estamos ante un nuevo esquema de consumo, mucho más selectivo y moderado.

Pero no todo son malas noticias. El mix de política económica que necesita deuda para financiar el déficit y altas tasas de interés para frenar inflación. Tienen como resultado un  dólar “planchado” .Esto es algo positivo para el consumo de autos y electrodomésticos (que tienen un precio vinculado al tipo de cambio) .Ya que suben muy por detrás de los aumentos salariales.

¿Y el empleo?

Respecto del empleo sabemos que la recuperación fue bastante heterogénea. Apuntalada principalmente por el sector de la construcción. Otros sectores como la industria sigue más relegado en ese camino.  

Según los datos de Orlando Ferreres y asociados  la economía creció a un ritmo de 5,5% interanual en octubre de 2017. Sin embargo, la desocupación bajó solo un 0,2% -comparando 3er trimestre de 2016 vs 3 trimestre de 2017 EPH-INDEC-.  Por lo que es un interrogante que ocurrirá con el empleo y la desocupación en 2018.

Conclusión: 

En los próximos meses el consumo va a tener un test para ver si sigue a flote ante algunos obstáculos que tendrá que sortear. Primero, y más importante, la lucha contra la inflación .Recordemos que los próximos 4 meses estamos con “salarios viejos” y “precios nuevos” ( y estos vienen con tarifazos y efectos de 2da vuelta). 

Por otro lado, la dinámica del crédito puede empezar a desacelerar ya que la tasa de interés (política monetaria)  está encareciendo tanto las líneas de préstamos de corto plazo (prendarios y personales) como de largo plazo (crédito hipotecario).  Por último, lo que no sabemos es si el crecimiento podrá seguir incorporando más trabajadores al mercado laboral .O si  empresarios incorporan más capital que trabajo. 

Los próximos 4 meses el consumo tendrá una prueba importante. Si logra superarla seguramente en el segundo semestre de 2018, brillará un poco más.

Relacionadas

¡Otra vez precios políticos, no!

La aceleración del ritmo de aumento de los precios al consumo en el primer trimestre del año no era esperado ni por el oficialismo, ni por la oposición. Dentro de los primeros se destacó la "sorpresa" que significó para la propia autoridad monetaria, según manifestó Federico Sturzenegger en la conferencia mensual de presentación del Informe de Política Monetaria del Banco Central. Mientras que entre los segundos se encolumnaron desde la líder de la Coalición Cívica y puntal de Cambiemos, Elisa Carrió, y gran parte del conjunto de la oposición que responsabilizaron de la alta inflación a las subas de las tarifas de los servicios públicos. De una forma, u otra, cuando aparecen serios desvíos en el comportamiento de los precios, aparecen las tentaciones y acciones orientadas a interferir en las tendencia de los mercados. Unos, como la autoridad monetaria, justifica la venta de dólares de las reservas  para "estabilizar el mercado de cambios". Otros, como los sindicatos y algunos formadores de opinión que no creen en los mercados alientan los "controles de precios".

Y, como siempre parte de la dirigencia política insiste con replicar experiencias fallidas populistas de congelamiento de tarifas, mientras no sólo se resisten a votar un recorte del gasto en la burocracia del Estado y renunciar a  "viáticos" que nunca usan; sino que no reconocen el valor de la existencia de la tarifa social para los sectores de bajos recursos.

Ver Más

El importante desafío de crecer dos años seguidos

La ciencia económica ha estudiado en diversas oportunidades, y a lo largo de su propia gestación, que no todos los procesos funcionan de la misma forma en sociedades diferentes, así como tampoco en tiempos históricos diferentes. Durante los últimos años, particularmente desde 2011, la dinámica del crecimiento en la Argentina se dio en forma de "serrucho". En los años electorales se lograba alcanzar una expansión respecto del año previo, mientras que al año siguiente la economía volvía a decrecer, dinámica que se sostuvo durante 5 años en la cual la economía en términos netos exhibió un crecimiento nulo. 

Haciendo un breve repaso por los resultados del pasado, tras la brusca caída del año 2002, producto de malos manejos macroeconómicos, la brecha entre el PBI real y el PBI potencial fue una de las mayores de la historia. Es decir, muchos recursos (mano de obra y capital), quedaron fuera de uso y la recuperación de ese producto bruto, fomentado por políticas fiscales y monetarias pro-cíclicas, generaron que esa brecha se achicara año a año, producto de los datos positivos de crecimiento económico. Sin embargo, el principal desafío se encontró en...

Ver Más

Los datos de empleo y la macroeconomía

Desde que en el segundo semestre de 2016 aparecieron los primeros indicios de reactivación de la actividad económica agregada hasta hoy surgieron aparentes contradicciones entre ese nuevo escenario, con "siete trimestres consecutivos de crecimiento del PBI", según resalta a menudo el ministro de Hacienda y su equipo, y las quejas y cuestionamientos crecientes de sindicalistas, economistas independientes y también de empresarios sobre la fortaleza de esa recuperación en el agregado general y la realidad que afecta a cada sector...

Ver Más

Nuevas plataformas de economía colaborativa

La tendencia ya es furor en Europa y no para de crecer en América Latina.

Ver Más

Los tiempos del gradualismo

A partir de la teoría de la relatividad de Albert Einstein y los estudios de Stephen Hawking, hemos podido entender un concepto misterioso y apasionante a la vez para la mente humana: el tiempo es relativo a la velocidad de los cuerpos. Haciendo un paralelismo, la agenda económica del gradualismo le permite al Gobierno usar la herramienta del endeudamiento para ganar tiempo y suavizar el impacto en el bolsillo de las correcciones que requiere la estabilización de la macroeconomía frente a la herencia recibida, mientras pivotea entre la construcción de capital político y las señales de sostenibilidad al mercado. Sobre todo, cuando ...

Ver Más

Las consecuencias indirectas de la sequía en el campo

El sector del agro se fue fuertemente afectado por los meses sin lluvias.

Ver Más

Columnista