Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Corrida cambiaria, la vuelta al FMI

Por Horacio Pereira

El origen de la tensión cambiara actual son los déficits gemelos. Es decir, la combinación de déficit fiscal y de cuenta corriente. El Gobierno ha recurrido al FMI para frenar la corrida contra el peso, que amenazaba con contagiar la confianza en la deuda soberana. Esto le permitirá tener más dólares, pero no alcanza para resolver el problema de fondo. Es necesario avanzar con reformas estructurales que ataquen la raíz de la restricción externa. Es fundamental comprender la línea de crédito stand by como una herramienta para ganar tiempo, avanzar en las reformas necesarias y financiar el desarrollo. El peor error sería, como en otras oportunidades de nuestra historia, utilizarlo para financiar el gasto corriente, el despilfarro público y el populismo cambiario. Crear los incentivos para fomentar las exportaciones y generar divisas legítimas debería ser una política de Estado.

El Gobierno optó en 2015 por una política gradualista de convergencia hacia el equilibrio fiscal: fortalecer la recaudación vía crecimiento económico y reducir en términos reales del gasto público. Para financiarlo, cambió la estrategia kirchnerista de emisión monetaria por el endeudamiento externo. El ingreso de dólares inhibió el mecanismo de ajuste del tipo de cambio nominal y provocó un atraso cambiario, que agravó el déficit en cuenta corriente. Era un plan con alta dependencia del financiamiento externo, lo que lo hacía vulnerable. Cuando la Reserva Federal de EE UU (FED) subió las tasas de interés, se produjo una fuga de capitales que generó presión sobre el precio del dólar, que subió hasta un 18% —en el pico máximo— en dos semanas. Para cortar con esta corrida, Macri decidió acudir al FMI.

¿Para qué existe el FMI?

El Fondo Monetario Internacional fue gestado en julio de 1944, dentro de los acuerdos de Bretton Woods. Nació con el propósito de evitar la repetición de las desastrosas medidas económicas que contribuyeron a la gran depresión de los años 30. Su función es, como se puede leer en el sito web oficial del organismo, “suministrar préstamos a los países miembros afectados por problemas efectivos o potenciales de balanza de pagos”. La asistencia del fondo busca que los países puedan “reconstituir sus reservas internacionales, estabilizar su moneda, seguir pagando sus importaciones y restablecer las condiciones para un firme crecimiento económico, al tiempo que toman las medidas necesarias para corregir problemas subyacentes”.


Argentina no vuelve al fondo, nunca se fue. El país es miembro del FMI desde fines de los años 50. Ante la creciente fuga de capitales y el ataque especulativo contra el peso - “problemas de la balanza de pagos”—, era necesario dar señales a los mercados de que se el Gobierno contaba con un colchón suficiente para serenar las aguas y bajar la incertidumbre. Para eso sirve, justamente, el auxilio del FMI.

¿Cuál es el origen de los problemas en la balanza de pagos? Luego de la devaluación de 2002 y el incremento del precio de las materias primas durante el boom de las commodities, el superávit de cuenta corriente empezó a bajar y se tornó negativo en 2010. En ese momento, Cristina Fernandez estableció el cepo cambiario a las importaciones, el turismo, el atesoramiento y el giro de remesas al exterior. Mientras tanto, el tipo de cambio real se seguía apreciando vía inflación.

El problema central que determina el tipo de cambio real es la inconsistencia entre la tasa de devaluación y la tasa de emisión monetaria. Cuando la inflación supera la devaluación en forma permanente, el país se encarece en dólares y comienza a dar señales de crisis. Los fundamentos de la economía se distorsionan y se generan incentivos que alimentan el déficit en cuenta corriente. Por eso, los déficit gemelos son parientes: el déficit fiscal genera inflación y, sin devaluación, deriva en déficit de cuenta corriente.

El déficit de cuenta corriente alcanzó en 2017 los 30.792 millones de dólares, un 4,8% del PBI. Es el mayor porcentaje desde 1998. Si analizamos la composición, encontramos que el pago de rentas de inversión —intereses y pago de utilidades y dividendos— explica casi la mitad de ese déficit. El déficit en bienes representó 8.472 millones de dólares (un 27,5%) y en servicios 9.778 millones (un 31,7%). El déficit del turismo, si se analiza por separado, representó la friolera de 10.000 millones de dólares.

El déficit fiscal

El kircherismo recurrió al cepo cambiario para intentar controlar el déficit de cuenta corriente y evitar una devaluaciòn, a costa de resignar crecimiento y desincentivar las inversiones. Cambiemos eliminó en 2015 el cepo, pero aún no ha resuelto el problema de fondo: el déficit fiscal. El Gobierno financia este déficit con deuda externa, pero hacerlo implica emitir pesos. El Banco Central, en su objetivo de cuidar el valor de la moneda, emite letras (LEBACS) a una tasa elevada para absorber los pesos emitidos. Esa tasa de interés elevada, superior a la inflación, atrae dólares del exterior (un tipo de operación conocido como carry trade). Esto permite financiar el déficit de cuenta corriente, pero genera atraso cambiario. Las presiones inflacionarias heredades, por otra parte, han sido un impedimento a la hora de optar por depreciar el tipo de cambio, por temor a espiralizar el fenómeno inflacionario.

Otra manera de financiar el desequilibrio externo es a través del ingreso de capitales productivos. Si bien la Inversión Extranjera Directa (IED) crece a buen ritmo, todavía no alcanza para compensar el giro de utilidades, el comercio exterior, el turismo y la fuga de capitales.

Dado que no se produjo la lluvia de inversiones, el modelo es dependiente del financiamiento externo. Los déficits gemelos obligan a recordar que el financiamiento externo no es para siempre y que, si no se apuran las reformas estructurales, las tendencias a la devaluación del peso continuarán.

Las causas internas de la corrida cambiaria

La crisis cambiaria tuvo como disparaador el aumento de la tasa de interes de EEUU. Donald Trump redujo impuestos e aumentó el gasto público para estimular la demanda. Esto incrementó el déficit fiscal y las presiones inflacionarias. En respuesta, la FED subió las tasas de referencia. Esto provocó la salida de los capitales especulativos de los mercados emergentes y generó una caída en el valor de las monedas de estos países. Pero Argentina fue el país que más sintió el impacto. Las razones hay que buscarlas adentro.

A los desequilibrios macroeconómicos heredados y aún no resueltos, hay que sumar la intromisión de la política en las decisiones del Banco Central. El 28 de diciembre de 2017 se elevaron las metas de inflacion y se flexibilizaron las metas monetarias.

El ruido político interno en la Cambiemos en torno al aumento de las tarifas y el accionar irresponsable de la oposición —que por un lado critica la reducción del gasto público y por el otro despotrica contra el financiamiento externo—, generaron mayor incertidumbre.

Aunque la corrida cambiaria pase, las causas de la crisis siguen presentes. Es fundamental atacar el déficit fiscal, que es el culpable de los desajustes, y generar las condiciones para fomentar la Inversión Extranjera Directa. La clave es generar un marco normativo que incentive y oriente la radicación de inversiones en hacia nuevos sectores productivos. Vaca Muerta y sus eslabonamientos productivos, la química fina, la petroquímica y otros insumos intermedios, la minería, el campo, la industria forestal del Litoral, el litio en el Norte y los molinos eólicos en el Sur son algunos de los sectores que pueden generar tanto el ahorro de divisas por sustitución de importaciones como su generación vía exportaciones. El turismo también puede ser un gran generador de divisas y de empleo. Comprender que la inversión es la única forma de avanzar hacia el desarrollo, la integración económica y la generación de eslabonamientos productivos virtuosos es el camino para salir del estancamiento argentino.

Relacionadas

Mauricio Macri, sobre la suba del dólar No pasa nada, tranquilos

El Presidente restó importancia a la suba que se registró en los últimos días, al asegurar que "no pasa nada". Mientras tanto, el dólar en la city porteña cayó algunos centavos luego de una serie de medidas adoptadas por el Gobierno y el BCRA. Sigue por encima de 30 pesos


Ver Más

Las 3 exigencias que impuso la primera auditoría del FMI a las finanzas de la Argentina

En medio del comienzo de las reuniones entre los técnicos del FMI y del gobierno argentino se conocieron ya las primeras medidas que el  organismo le impuso a la Argentina para poder cumplir con el programa stand by de tres años firmado el 14 de junio pasado.

La misión encabezada por el economista Ricardo Cardarelli mantuvo una reunión ayer durante las primeras horas de la mañana en el Palacio de Hacienda con el equipo económico comandado por el ministro Nicolás Dujovne y luego con el  presidente del Banco Central de la República Argentina, Luis Caputo, y los integrantes del Comité de Política Monetaria.

Según pudo saber Infobae, los técnicos manifestaron la preocupación de la directora gerente, Christine Lagarde, por la débil situación de la economía argentina, y para revertir ese cuadro le sugirieron al Gobierno cumplir rigurosamente con tres objetivos para aprobar la primera revisión de la metas del acuerdo por tres años que comenzó hoy y que se extenderá hasta el próximo 22 de agosto, clave para activar un segundo desembolso, ahora por USD 3.000 millones, a saber:

1. Fuerte reducción de la tasa de inflación. La meta deberá ser igual o menor a las expectativas actuales del mercado (REM) para el cierre de 2018, que es la meta superior...

Ver Más

Tras la crisis cambiaria, a cuánto estará el dólar a fin de año según los economistas

El economista Orlando Ferreres estimó que la divisa norteamericana  registrará "aumento progresivo" por la menor venta intervención por parte del Banco Central. Su estimación para cerrar el 2018

Ver Más

La imagen lo es todo: cómo vemos a los organismo multilaterales

En los últimos años, los organismos multilaterales se han comportado de la siguiente manera: le han sacado plata a los pobres de los paìses ricos, vía impuestos, para dársela a los ricos de los países pobres que son los primeros que se salvan a la hora de escaparse cuando viene un gran rescate. Esa es la imagen que tienen muchos, de muchos organismos multilaterales. La pregunta es: ¿globalización o proteccionismo?. A título personal, Claudio Zuchovicki afirma ser "bastante proglobalización". Es que cree que "muchas cosas son inevitables y no vale la pena resistirse cuando las empresas ya son globales y se guían a través de la nube y no tanto de los físico. Hoy, las empresa ya no tiene nacionalidad". Por eso, el nuevo rol de los organismos multilaterales es de tratar de hacer llevadero esto, en los países donde hay mayor resistencia. Incluso en los Estados Unidos, cada vez más proteccionista, que se debate en una guerra comercial con China; o paìses como el nuestro, emergentes, intentando entender que somos todos ciudadanos del mismo mundo. Para tratar de entender este nuevo mundo nos visitó en El Inversor Marcelo Scaglione, representante de la Argentina ante de la OCDE.

Ver Más

La renegociación de contratos que tendrá impacto en la factura del gas

La suba del dólar durante los pasados meses impacta en las distribuidoras y en las productoras.

Ver Más

La Argentina que se viene: entre la mediocridad y la incertidumbre

Otra oportunidad perdida. El 2016 era el año para implementar una serie de reformas estructurales que permitieran a nuestra querida nación liberarse del estado de permanente asfixia que soporta el entorno económico desde hace décadas, un estrangulamiento que nos impide crecer, lo cual es un aspecto esencial para la eliminación de la pobreza estructural que padece nuestro país. Lamentablemente para el futuro de la próxima generación tres aspectos contribuyeron a que esto no ocurriese. Primero, un oficialismo que no se atrevió a imponer una agenda de transformación relevante y que prefirió generar en la población la sensación de que no estábamos tan mal: la fe y la esperanza se comieron dos años y medio de gestión. Segundo, una oposición destructiva en cuanta iniciativa de cambio que intentó proponer el gobierno siendo la corrección tarifaria quizá, el ejemplo más elocuente. Tercero y lo mas importante, una sociedad que democrática y mayoritariamente votó por un cambio pero que al percibir los costos que el mismo implicaba decidió desentenderse y renunciar al mismo, no estando a la altura de semejante desafío histórico. Mucho se habla de la herencia K, lo cual es cierto, el estado de la economía argentina en 2015 era sumamente comprometido. Pero poco se habla del formidable stock de confianza con el que este gobierno comenzó su gestión en 2016. Uno de los costos mas elocuentes del gradualismo oficialista fue la destrucción de gran parte de ese stock inicial con el riesgo país subiendo muy drásticamente desde sus mínimos en octubre 2017, aspecto que se ...

Ver Más

Columnista