Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Crecimiento: Sin euforia ni depresión (3 consecuencias de la política económica)

Por Amilcar Collante

La economía salió de la recesión y está despegando .Eso es una buena noticia. Pero a esto debemos agregarle algo más. Las expectativas sobre el crecimiento futuro, reflejadas en relevamiento de expectativas del BCRA, muestran que Argentina tendrá 3 años de crecimiento continuo . Algo que hace tiempo mucho tiempo que no ocurre.  Para 2017 se espera una tasa de crecimiento del PBI del 2,8%, para el año 2018 de 3% y para el 2019 un incremento de 3,2% en el producto bruto. 

Las tasas de crecimiento no son elevadas .Pero quizá estemos entrando en un ciclo de crecimiento bajo pero de manera sostenida. Que minimice la volatilidad. 

Para ello necesitamos una macroeconomía más sana. El requisito de “normalización “de la economía. Entendiendo por ello,  sin “cepo cambiario”, con acceso al crédito, con tarifas que se vayan aproximando a los costo de producción, metas de inflación y sin tantas restricciones para el comercio. Es condición necesaria pero no es suficiente. Deberíamos ajustar los desequilibrios que han quedado sin resolución durante este proceso.

Bipolaridad de Argentina

Si nos enfocamos en la historia argentina, hemos vivido siempre en los extremos. Momentos de euforia (crecimiento a “tasas Chinas”), que fueron continuados por estancamiento o periodos  “crecimiento y ajuste” de los años electorales vs año no electoral. O hemos sufrido la depresión económica como en crisis  de principio de los 2000 .Todos esto en  muy poco tiempo. 

¿Entraremos en un ciclo nuevo de crecimiento más estable? 

Para que estas expectativas positivas se materialicen, es clave la sustentabilidad del modelo. Haremos un análisis de la política económica actual y de sus consecuencias.

En pocas palabras tenemos una política fiscal “laxa” y una política monetaria dura. Con un déficit fiscal primario que supera el 4% del PBI. Y que al adicionarle el déficit de provincias e intereses de deuda supera los 7% del PBI. Sigue siendo muy alto. 

El cambio que introdujo el Gobierno en este aspecto, es la fuente de financiamiento. La mayoría proviene de deuda emitida en el exterior. Y no de la emisión monetaria. A su vez el tipo de cambio es flexible y existe libre movilidad de capitales. 

La política económica ha puesto especial énfasis en la baja de la inflación. Y Sturzenegger está haciendo el trabajo sucio. Pero tiene un solo instrumento: la tasa de interés. Y las metas de inflación son muy ambiciosas (12%-17% para 2017). Al mismo tiempo que la efectividad de su herramienta está condicionada a que el ministerio de Hacienda ayude en el plano fiscal en la reducción del déficit fiscal y también en la coordinación con la política tarifaria. 

Desequilibrios

El  BCRA ha ido acumulando sistemáticamente deuda en su hoja de balance (stock de Lebacs) para combatir la inflación. Ya supera el billón de pesos el stock letras del BCRA (equivale a 57.500 millones de dólares). En algún momento ese desbalance se hará sentir en el manejo de la política monetaria. 

Y por último, otra consecuencia del modelo es que el tipo de cambio se atrasa. Seguimos siendo caros en dólares. Eso ya se empieza a notar en la balanza comercial que tiene un saldo fuertemente negativo 3.428 millones de dólares (con Brasil solamente se estima un déficit de 7.000 millones de dólares en 2017). Hoy el tipo de cambio real multilateral esta un 10% más apreciado que en diciembre de 2015 cuando se abrió el cepo cambiario.

En estos meses podemos tener una oportunidad. La economía está repuntando y los ingresos tributarios crecen por encima de la inflación. Es un momento clave para empezar a achicar la brecha fiscal. Y empezar a encarar reformas en este sentido (por ejemplo: reforma tributaria). Si se comienza por ese lado comprometiendo a los fiscos provinciales. Es probable que se baje la tensión en otros aspectos. La exigencia del BCRA también disminuirá, teniendo que acumular menos deuda y relajando un poco más la tasa de interés. Con más previsión a mediano plazo, es probable que los analistas no se equivoquen y Argentina tenga un crecimiento bajo pero sostenido en el tiempo. 

*Economista (UNLP)-Docente UCALP-Economista de Finguru

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

¿Qué pasa después de las PASO?

Las PASO resultaron ser un evento fundamental en la economía y política del país. Dado el resultado, para evitar que se deterioren enormemente todas las variables de la economía es indispensable que los principales candidatos hablen, acuerden algunas premisas básicas y las comuniquen. La fenomenal suba del tipo de cambio no es porque Alberto Fernández haya dicho que quería un dólar más alto unos días antes de las elecciones y el mercado quisiera darle el gusto. Más bien diría que es temor a las políticas que pueda implementar. Tampoco es porque algunos extrañarían a Macri y manifiestan así su repudio a Fernández porque eso es tirarse un tiro en el pie. Es simplemente el resultado natural de miles y miles de decisiones ...

Ver Más

No somos ricos, debemos trabajar para serlo

El debate sobre el futuro impregna ambientes diversos. Los líderes globales reflexionan sobre los desafíos de estos tiempos en varios espacios de la academia y la sociedad. La preocupación crece con el cambio climático, la contaminación, las nuevas formas de terrorismo, las políticas sorpresivas de EE.UU. y sus consecuentes impactos en el comercio global. ¿Cuál será el rol de las nuevas potencias como China? ¿Y sobre todo los cambios culturales, sociales y laborales que generan la convergencia de las nuevas tecnologías y las migraciones?

Con esta misma energía podríamos mirar el futuro con esperanza. El desarrollo de las energías renovables hace tender su costo a cero, ya no será una utopía producir en el Sahara o usar el agua desalinizada del mar. La convergencia de biotecnología, robótica, agricultura de precisión...

Ver Más

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

Columnista