Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Cruzando el Mar Rojo para llegar a la Tierra Prometida

Cuando Moisés separó las aguas del mar Rojo para cruzar hacia la Tierra Prometida, todos le aplaudieron y consideraron un milagro. Lograron así escapar de la esclavitud en Egipto.  Pero en el  desierto, y antes de llegar a la Tierra Prometida, estuvieron deambulando durante 40 años.

Ya sé que es muy exagerado asimilar la situación argentina a este episodio, ¡aunque sirve para pensar! Lejos de considerarse esclavos , la gran mayoría de los argentinos piensan que no estábamos tan mal.  Y los que sí se alegran de haber cruzado el Mar Rojo (perdón, haber ganado las elecciones), esperan llegar a la Tierra Prometida en un periquete.  No  tenemos líderes como Moisés dispuestos a ser contundentes en lo que se puede o no hacer.  Los 10 mandamientos son clarísimos. Pero las normas argentinas van y vienen, se contradicen, y nuestros dirigentes discuten sobre temas abstractos. Es difícil encontrar información y, sobretodo, discutimos hasta sobre el diagnóstico de la situación ¡Ni siquiera tenemos claro cuál sería la Tierra Prometida hacia que queremos ir!

No podremos quitarnos la esclavitud rápidamente: debemos pagar impuestos a tasas descomunales, para recibir servicios malos.  Y aunque los servicios fueran excelentes, al ser tan baja la retribución neta de impuestos que le queda al empresario y a los empleados, hay pocos incentivos a trabajar.  Al fin y al cabo trabajar durante medio año para pagar impuestos es como ser esclavo durante medio año  ¡todos los años! El Faraón o Estado dice que trata a todos por igual, ya que las malas rutas y la inseguridad o inflación nos duelen a todos. Pero también  hay nobles que reciben beneficios o gente cuyas retribuciones –aunque bajas- están aseguradas.

También tenemos ídolos como el Becerro de Oro.  Es casi como creer en fantasmas. Hay gente que considera que “un poquito de inflación no es mala”, o que cree que proteger a empresarios prebendarios mantiene fuentes de trabajo, aunque todos debamos pagar mucho por poco consumo. Los sindicatos dicen defender a sus afiliados pero nunca a los que no tienen trabajo o a los que intentan trabajar pero tienen problema hasta para llegar a su trabajo. Los políticos destacan defendernos a todos, pero en realidad perpetúan sus cargos y se reciclan eternamente.  

Deambulamos por el desierto sin tener claro el camino y cambiando políticas: la política que los argentinos votamos para insertarnos en el mundo es cuestionada sin cesar. Se critica que durante 15 años hemos consumido todo el stock de capital y cuando se reduce el consumo para empezar a invertir nadie está conforme.  Para invertir hace falta un retorno aceptable, pero se espera que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) fije tasas negativas.  Para crecer necesitamos producir más pero se mantienen retenciones a los sectores competitivos.  Para exportar se necesitan puertos y caminos pero en las encuestas la prioridad son las viviendas.  El interior tiene mayor capacidad de producción que las grandes ciudades, pero la infraestructura se genera en las urbes, fomentando el despoblamiento del interior. 

¿Cómo reconoceremos la Tierra Prometida? O más difícil aún, ¿cómo sabremos hacia donde ir?  Los economistas tienen una respuesta contundente: cuando la tasa de crecimiento de la economía sea mayor que la tasa de crecimiento demográfico.   Además quisiéramos que los frutos de ese crecimiento, más tarde o más temprano, alcancen a todos.  

Si repartimos algo antes de generarlo, será difícil crecer. Esas son las políticas distributivas vigentes, propias de los últimos años. Es evidente que la pobreza expone un gravísimo problema, y la única forma de resolverla será con inserción en el mercado laboral, para lo cual hace falta educación. Dar dinero es un paliativo, necesario pero no suficiente. Y sólo habrá mayor empleo productivo si las empresas encuentran negocios atractivos, en Argentina o el mundo. 

Fomentemos entonces la inserción de Argentina en el mundo. Excede a la economía y hay mil maneras, por ejemplo teniendo leyes de patentes, aislando  a los delincuentes, fomentando la innovación. Nótese que no  menciono el valor del dólar, la coparticipación federal u los temas con los que nos abruman los políticos.  Claro que son importantes, pero son instrumentos para lograr un objetivo, y es justamente el objetivo lo que no tenemos claro.  ¿Cuáles son los valores, pilares o  mandamientos que debemos respetar?   

Es fácil: la Argentina llegará a la Tierra Prometida cuando se respeten los derechos de propiedad. Felicitemos al que hace goles, al que inventa algo, al que es más rápido o eficiente, al que crea y genera lo que es útil a muchos, al que trabaja de sol a sol y ayuda a sus hijos con la tarea. No le quitemos el resultado de su esfuerzo con impuestos. No discutamos hacia dónde ir, sino cómo llegar más rápido.

Yo haré de ti una gran nación

Relacionadas

¡Otra vez precios políticos, no!

La aceleración del ritmo de aumento de los precios al consumo en el primer trimestre del año no era esperado ni por el oficialismo, ni por la oposición. Dentro de los primeros se destacó la "sorpresa" que significó para la propia autoridad monetaria, según manifestó Federico Sturzenegger en la conferencia mensual de presentación del Informe de Política Monetaria del Banco Central. Mientras que entre los segundos se encolumnaron desde la líder de la Coalición Cívica y puntal de Cambiemos, Elisa Carrió, y gran parte del conjunto de la oposición que responsabilizaron de la alta inflación a las subas de las tarifas de los servicios públicos. De una forma, u otra, cuando aparecen serios desvíos en el comportamiento de los precios, aparecen las tentaciones y acciones orientadas a interferir en las tendencia de los mercados. Unos, como la autoridad monetaria, justifica la venta de dólares de las reservas  para "estabilizar el mercado de cambios". Otros, como los sindicatos y algunos formadores de opinión que no creen en los mercados alientan los "controles de precios".

Y, como siempre parte de la dirigencia política insiste con replicar experiencias fallidas populistas de congelamiento de tarifas, mientras no sólo se resisten a votar un recorte del gasto en la burocracia del Estado y renunciar a  "viáticos" que nunca usan; sino que no reconocen el valor de la existencia de la tarifa social para los sectores de bajos recursos.

Ver Más

Arte

La estrategia es un arte. Se trata de un planteo general estructurado para conseguir un objetivo determinado. De algún modo es proyectar o dirigir, asignar roles y funciones de manera coordinada. A nivel digital se basa en diagnosticar y proyectar ejes de comunicación a ser difundidos teniendo en cuenta las características del espacio 2.0. Para generar un posicionamiento de este tipo, muchos enfoques son necesarios como la historia de los destinatarios, segmentación geográfica, cuestiones antropológicas comunes, psicología, sociología, marketing, diseño, pero por sobre todas las cosas conocimiento de Estrategia Política y de Discurso. Para hacer que los millennials (y los post Millennials) voten por un candidato, no se necesita un CM (Community Manager), requiere de un artesano en la comunicación. La construcción digital es tan importante como la gestión de gobierno.

Ver Más

El importante desafío de crecer dos años seguidos

La ciencia económica ha estudiado en diversas oportunidades, y a lo largo de su propia gestación, que no todos los procesos funcionan de la misma forma en sociedades diferentes, así como tampoco en tiempos históricos diferentes. Durante los últimos años, particularmente desde 2011, la dinámica del crecimiento en la Argentina se dio en forma de "serrucho". En los años electorales se lograba alcanzar una expansión respecto del año previo, mientras que al año siguiente la economía volvía a decrecer, dinámica que se sostuvo durante 5 años en la cual la economía en términos netos exhibió un crecimiento nulo. 

Haciendo un breve repaso por los resultados del pasado, tras la brusca caída del año 2002, producto de malos manejos macroeconómicos, la brecha entre el PBI real y el PBI potencial fue una de las mayores de la historia. Es decir, muchos recursos (mano de obra y capital), quedaron fuera de uso y la recuperación de ese producto bruto, fomentado por políticas fiscales y monetarias pro-cíclicas, generaron que esa brecha se achicara año a año, producto de los datos positivos de crecimiento económico. Sin embargo, el principal desafío se encontró en...

Ver Más

Los datos de empleo y la macroeconomía

Desde que en el segundo semestre de 2016 aparecieron los primeros indicios de reactivación de la actividad económica agregada hasta hoy surgieron aparentes contradicciones entre ese nuevo escenario, con "siete trimestres consecutivos de crecimiento del PBI", según resalta a menudo el ministro de Hacienda y su equipo, y las quejas y cuestionamientos crecientes de sindicalistas, economistas independientes y también de empresarios sobre la fortaleza de esa recuperación en el agregado general y la realidad que afecta a cada sector...

Ver Más

Nuevas plataformas de economía colaborativa

La tendencia ya es furor en Europa y no para de crecer en América Latina.

Ver Más

Los tiempos del gradualismo

A partir de la teoría de la relatividad de Albert Einstein y los estudios de Stephen Hawking, hemos podido entender un concepto misterioso y apasionante a la vez para la mente humana: el tiempo es relativo a la velocidad de los cuerpos. Haciendo un paralelismo, la agenda económica del gradualismo le permite al Gobierno usar la herramienta del endeudamiento para ganar tiempo y suavizar el impacto en el bolsillo de las correcciones que requiere la estabilización de la macroeconomía frente a la herencia recibida, mientras pivotea entre la construcción de capital político y las señales de sostenibilidad al mercado. Sobre todo, cuando ...

Ver Más

Columnista