Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Cuenta regresiva contra el default



La Argentina estaría pagando ahora sólo una porción de los vencimientos del Discount en dólares que tenía. De los u$s832 millones que el Ministerio de Economía debe pagar en moneda extranjera, sólo podrá efectivizar alrededor de u$s300 millones. Ese monto corresponde a los bonos con ley local que se pagan vía la Caja de Valores y que está fuera de la órbita del juez Thomas Griesa.


Los u$s539 millones que el Gobierno depositó en la cuenta del Bank of New York Mellon (BONY) para hacer frente a los bonistas extranjeros (u$s228 millones bajo ley Nueva York) no llegarán a destino. Es decir, esos tenedores de bonos no verían acreditados sus dólares en sus cuentas este lunes.


Argentina no tiene, al no pagar la totalidad del vencimiento este lunes, un problema legal. Sucede que, tal como consta en los prospectos de emisión de los bonos, el país tiene unos treinta días de gracia para cancelar ese vencimiento que por alguna razón no pudo cumplir. En otras palabras, el eventual default sobre esos u$s539 millones que hoy no puede pagar, sería efectivo el 30 de julio.


"La decisión del juez Thomas Griesa de devolver el dinero para pagar a los bonistas estaba dentro de las posibilidades y favorece a la Argentina ya que el juez ni embargó los fondos por unos 539 millones de dólares, ni acusó de desacato a la Argentina y además permitió que el país pague a los bonistas en nuestro país a través del Citibank y de la Caja de Valores", destaca uno de los abogados de un estudio privado que asesora a la Argentina en su disputa frente a los holdouts.


"La intención del Gobierno sería volver a estirar los plazos y si es posible pagar a los holdouts después del 31 de diciembre de este año para evitar los juicios que se accionarían de los que entraron a los canjes I y II porque ya no estará en vigencia la cláusula RUFO", aseguran letrados.


Pero lo que se considera más grave es que de no levantar el stay el juez Griesa ante esta situación, la Argentina podría entrar definitivamente en situación de default técnico el próximo 31 de julio, cuando vencen los 30 días de la moratoria permitida para el pago a los bonistas que aceptaron los canjes I y II.


7 de julio, frente a frente


El gobierno argentino aceptó reunirse con los holdouts en Nueva York, el próximo lunes 7 de julio, luego de que los representantes de NML Capital denunciaran que la Argentina no se había presentado a negociar y al tiempo que un grupo de eurobonistas le pidió al juez Thomas Griesa que sean "exceptuados" del fallo que impide los pagos.


El ministerio de Economía dijo este lunes en un comunicado que "la Argentina y los holdouts se reunirán con el intermediario designado por el juez Thomas Griesa el próximo lunes 7 de julio, en Nueva York". El Palacio de Hacienda precisó que para ese encuentro será definida una "delegación especial".


El fondo NML había manifestado que "no hay negociaciones en marcha ni ha habido ninguna negociación". "El gobierno de Argentina ha elegido poner al país al borde del default. Sinceramente esperamos que reconsidere este camino hacia un callejón sin salida", señaló Jay Newman, administrador de carteras en el fondo inversor.


Al mismo tiempo, Newman resaltó que "la profesada voluntad de Argentina por negociar con sus acreedores, ha probado ser otra promesa rota. NML está sentado a la mesa, listo para hablar, pero Argentina se ha negado a negociar cualquier aspecto de esta disputa", planteó.


El juez Thomas Griesa ordenó a la Argentina y a los holdouts sentarse a negociar la forma y el tiempo del pago de la sentencia a través del mediador Daniel Pollack, pero según los bonistas en litigio, hasta ahora, los abogados del país no se han presentado