Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Cuentas claras: en agosto consorcios e iglesias tendrán que tener los números ordenados

Sociedades, propiedades horizontales, titulares de empresas y otras "personas humanas con actividad económica organizada" deberán llevar la contabilidad. La opción de hacer el registro por medios electrónicos se amplía a todos los sujetos.


El nuevo Código Civil y Comercial (CCC) establece varias modificaciones y entre ellas se encuentra justamente esta. A partir del mes que viene deberán llevar libros y presentar estados contables las personas jurídicas privadas, concepto que incluye consorcios de propiedad horizontal, sociedades regulares e informales, simples asociaciones, fundaciones, entidades religiosas (no la Iglesia Católica), mutuales, cooperativas y toda otra contemplada legalmente.


Quienes no están obligados a llevar adelante este control son los profesionales que no formen una sociedad o un contrato asociativo y las personas que se dediquen a actividades agropecuarias y conexas no organizadas como empresa. "Se exceptúan los servicios profesionales, técnicos o científicos en donde el componente intelectual prevalece sobre el aporte de capital y/o de la mano de obra auxiliar o de apoyo. En tal sentido, se ha considerado relevante, para juzgar o no la existencia de una empresa comercial a los fines tributarios, determinar si el trabajo de los otros profesionales empleados con título habilitante tiene aptitud o no para suplantar o independizarse del trabajo del profesional titular, existiendo empresa en el primer caso, y no en el segundo", indicó al respecto Miguel Casal, director académico de la consultora D&G.


Si la actividad del ente es irrelevante pueden ser eximidos de llevar contabilidad las actividades en que, por el volumen de sus negocios, resulte inconveniente. En relación a los libros obligatorios y la forma de llevarlos, el nuevo código no hizo modificaciones.


Lo que sí cambió es que los libros y registros indispensables deben permanecer en el domicilio del titular, donde se encuentra la administración de la empresa. Los auxiliares de la Justicia tendrán que viajar para la pericia contable y el contador no podrá llevárselos al estudio, porque podría aplicarse una multa.


Además, la posibilidad de llevar contabilidad por medios electrónicos y otros distintos del tradicional se amplía a todos los sujetos, aunque con previa autorización.