Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Cuidado energético: ¿sabemos cómo ahorrar?

El pasado 25 de enero hubo un récord de consumo de energía eléctrica para un domingo. En pleno verano y con mucho calor los picos de  son altos y pocas veces nos preguntamos por el uso responsable. ¿Los argentinos somos conscientes de la importancia del ahorro energético aún cuando hace mucho frío o mucho calor?


A la hora de preguntar, pocos son los consumidores que saben si los electrodomésticos que tienen en sus hogares son eficientes energéticamente. Los especialistas recomiendan ciertas medidas para llevar a cabo al comprar un artefacto eléctrico y también al usarlo.


Desde la Fundación Vida Silvestre remarcaron la importancia de dos grandes líneas de trabajo para lograr ahorrar energía. En un primer lugar, el objetivo se encuentra en cambiar el comportamiento de las personas a la hora de usar los electrodomésticos. Por otro lado, se busca concientizar en el método de selección de los aparatos a la hora de comprar. A ambas líneas de trabajo se le agrega la labor del Estado a través de las políticas públicas.


Carlos Tanides, responsable del Programa Ambiente y Energía de Vida Silvestre, en diálogo con El Punto de Equilibrio, hizo hincapié en la necesidad de mirar el etiquetado de los electrodomésticos. Los aparatos como las heladeras, freezer, lámparas, lavarropas, acondicionadores de aire, cocinas y los calefones, “deben tener pegada una etiqueta de forma visible para que el consumidor pueda identificar la eficiencia energética”, señaló Tanides. La etiqueta identificadora tiene letras y barras de colores. 


“Si la etiqueta no está visible el comercio está en infracción”, sostuvo Tanides quien además remarcó la importancia de comenzar con el consumo responsable desde el momento en el que se elije el electrodoméstico que se va a comprar.


Tanides sostiene que al comprar “heladeras o en acondicionadores de aire, hay aparatos menos eficientes que son más caros que los eficientes”. Esto se debe a que, por ejemplo, el costo de la heladera “no tiene tanto que ver con la eficiencia” si no que se relaciona más con el material que la compone.


A diferencia de estos productos, las lámparas de bajo consumo sí son más caras que las incandescentes. De todas formas, “si se hace una cuenta económica nos damos cuenta que salimos ganando dinero con la lámpara bajo consumo por todo el dinero que ahorramos en electricidad”.


De esta forma queda claro que el ahorro de energía también va de la mano del cuidado del bolsillo a pesar de que, en un primer momento, puede ser más grande la inversión.


​Desde la Fundación Vida Silvestre además remarcaron que las políticas públicas con respecto a la concientización en el consumo responsable, de a poco van aumentando pero que sin embargo es “un poco lenta la implementación”.