Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

De caballero a metrosexual, y de metrosexual a lumbersexual... ¿en dónde te quedaste?


Los hombres siempre fueron un poco más toscos en cuanto a moda se trataba…pero eso quedó en el pasado; ya que desde hace un tiempo, van al vertiginoso ritmo de la moda. Los estilos masculinos siempre fueron un poco más marcados y estáticos, sin tanto movimiento, pero esto ha cambiado. En este artículo te cuento -en un recorrido a través de la historia- dónde y cuándo comenzó tanta revolución masculina.


En la Edad Media, un caballero era un hombre gentil, que se comportaba con nobleza y generosidad. Pertenecía a una casta guerrera que manejaba las armas. En el Renacimiento, debido a las Cortes, que requerían la asistencia a hombres ricos y poderosos, los caballeros tomaron auge y éstos deberían ser hábiles con las armas pero también debían tener buenas maneras. Por ese entonces ser educado y considerado era lo más top!.  

La caballerosidad fue furor en el siglo XIX, cuando tomaron protagonismo las clases burguesas de nuevos ricos, cuyos miembros varones tenían el dinero pero no un rango social elevado. En esta época se hizo hincapié en el valor de la educación y los buenos modales.
Luego de esto, cualquier hombre podía ser considerado un caballero, siempre y cuando cumpla con ciertos patrones de conducta, como por ejemplo, ser respetuoso con los demás. Bueno, creo que ésta no es la característica más sobresaliente en esta época…
“Un caballero tiene en cuenta tanto los intereses personales como los públicos, y se viste de forma acorde. De este modo, no solo se complace a sí mismo, sino también a todas aquellas personas con las que interactúa”. Expresa Robert O´Byrne en su libro “El perfecto caballero”. No sé por qué pienso en algunos personajes de la clase política. 


Las reglas de oro que hacen a un caballero perfecto son:

Sea siempre puntual.

Salude con un firme apretón de manos.

Sea educado en todo momento. 

No interrumpa. 

No insulte en público. 

No levante nunca la voz. 

Controle su temperamento. 

Nunca hable de dinero ni lo exhiba. 

Nunca se arregle en público. 

Dé buenas propinas y agradezca siempre el servicio. 

Describe Michael Flocker en su libro “El metrosexual”. 


A comienzos del siglo XX, las casas reales de Europa habían caído, y la gran distancia entre pobres y ricos disminuía, las clases se desdibujaban y el rol de hombres y mujeres iba mutando al son de la historia.

El auge de Hollywood, arrasó con los paradigmas de la época, tanto en la música, los modelos masculinos, y las estrellas de cine, éstos se volvieron populares y enloquecieron al planeta, creando una nueva generación de hombres y mujeres.

Para esa época el caballero se venía a pique, ya que al contrario de décadas pasadas, lo más importante en el hombre eran sus valores, la educación, las buenas maneras y para este entonces los chicos malos ocupados de su imagen externa, se ponían de moda. Desde esa época hasta comienzos del Siglo XXI, mucha agua paso por debajo del puente, y volvimos a mutar. En esta cronología por entender qué paso y qué está pasando, nos encontramos con el metrosexual.


El mismo autor del libro “El metrosexual” describe al metrosexual como:

“1: hombre del siglo XXI que marca una tendencia. 2: hombre urbano heterosexual con gran sentido estético. 3: hombre que gasta tiempo y dinero en su apariencia y en ir de shopping. 4: Hombre dispuesto a reconocer su lado femenino”.


¿No será mucho esta última parte? ¿Tendremos la culpa las mujeres? con todos los espacios que ocupamos tomando los roles masculinos. “Síndrome de las niñas universitarias – empresarias”.

Mark Simpson, en “Meet the metrosexual”. Publicado en el sitio Salon.com. El 22 de Julio de 2002, describe al hombre metrosexual como un hombre joven, con dinero, que vive en la ciudad o cerca de ella, que en las grandes urbes encuentra todo lo que necesita para verse bien. Entiende que el metrosexual, puede ser gay, bisexual, heterosexual, no importa su inclinación sexual, solo entiende que se ha elegido como objeto de amor y placer a si mismo (una definición que pone al mismo como un gran egocentrista).

En el 2003 los periodistas ingleses instauraban el concepto de metrosexual. Describían que la sexualidad era irrelevante, y denominaban al metrosexual como hombre delicado. Los ingleses lo pusieron a Beckham como ícono de la época. Flocker en la citada obra expresa que “su estilo excede el contenido de su ropero. El conocimiento, las aptitudes, para sociabilizar, el carácter y el sentido del humor también forman parte del paquete”.

Este estilo de vida masculino quedó obsoleto actualmente. Lo que está de moda para el caballero pos-moderno hoy es ser “Lumbersexual”.

El lumbersexual pretende ser más libre. Se supone que no se preocupa por su apariencia, que es más práctico y natural, al menos eso es lo que quiere transmitir con esa imagen de barba larga que muchos pensarían que crece sin ton ni son y de manera desparpajada. Hay que recordar que a lo largo de la historia la barba larga remite a hombres sabios o con poder.



Algunas de las características del Lumbersexual:

Son más despreocupados de su imagen (apartemente) – son bien varoniles – sus gustos no son tan exquisitos – son toscos, rudos, hoscos.

Lumbersexuales y metrosexuales tienen más cosas en común de las que se podría suponer en un principio. Además del dinero que exige mantener la imagen: "Ambos conceptos vienen de la comunidad gay", sostiene Tim Teeman en el ‘Daily Beast’. "Ellos inventaron el metrosexual suave, bastante gay; y sus hermanos peludos, los ‘osos y cachorros’, inspiraron al lumbersexual", observa. 


Desde mi perspectiva, metrosexuales y lumbersexuales hay muchísimos. Caballeros no tantos! 
Así como también mujeres hay muchas, pero damas unas pocas. 

Ya sea por los tiempos en los que vivimos, por estar a la moda o por la falta de práctica, cada vez más tendemos a ser informales y a estar pendientes del caparazón o la imagen externa, dejar de lado las formas y las buenas maneras; o acaso nunca te pasó de olvidarte de agradecer cuando te cedían el paso o de tocar mucha bocina o levantar la voz cuando manejás?


El punto medio de ambos hombres seria el ideal, el caballero sin ser acartonado ni andar con armas ni escudos, pero cuidado con su aspecto físico.


¿Será la nueva tendencia del Lumbersexual, esa mezcla ansiada y perfecta?


Relacionadas

Protocolo y vestimenta para tener éxito en una entrevista de trabajo

Una de las tantas preguntas que uno se hace antes de tener por primera vez en un nuevo -posible- trabajo es ¿Como me tengo que vestir?. Si bien se debe presentar una imagen cordial y prolija, también tiene que representar a la personalidad de cada uno. No se debe fingir algo que no es y tampoco lograr captar la atención de la persona que entrevista.  Aunque para muchos el vestir sea un detalle más, para otros es la primera impresión de la persona que van a contratar. Para ello, una de las recomendaciones es investigar sobre el empleo al cual se está postulando en cuanto a la indumentaria: si tienen algun uniforme, si hay ciertas prendas que están “prohibidas”, si predomina el estilo de vestir...

Ver Más

Bacan, shopping a domicilio: las nuevas formas de comprar ropa por internet

Ramiro Gramajo, fundador de Bacan, estuvo en El Inversor para hablar sobre la moda de comprar ropa por internet y recibir asesoría sin salir de tu casa.

Ver Más

MABYN 58, una iniciativa para emprendedores

Del 23 al 25 de julio en Costa Salguero, la Cámara Argentina de Indumentaria de bebés y niños organiza esta exposición con el objetivo de reunir actores del sector y compartir experiencias.

Ver Más

MercadoLibre también es moda

El e-commerce líder en Latinoamérica que comenzó a consolidarse en la categoría Moda hace dos años en Argentina, conquistó los mercados de la moda en Brasil y México, vende más de 1.650.000 productos por mes solo en estos tres países y triplicó su cantidad de tiendas oficiales.

Ver Más

Feria PuroDiseño, en Zona Norte

Un circuito original y novedoso que elige mostrar un adelanto de lo que se verá en Puro 2016.

Ver Más

La argentina que viste a Katy Perry

Valeria Pesqueira, fundadora de la marca de indumentaria femenina que lleva su apellido, cuenta cómo fue que la cantante eligió sus diseños.

Ver Más

Columnista