Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Default: El mercado empezó a reaccionar

Luego de un mes de incertidumbre -¿entramos o no en default?- y después de dos semanas de si el default es de corto o largo plazo –¿será hasta el 1 de enero?-, finalmente los mercados reaccionan con un escenario más factible, que es que el gobierno no tiene ninguna intención de llegar a un acuerdo con la justicia de los Estados Unidos.

Resulta que aquel supuesto de que vale la pena apostar por Argentina porque los valores de sus activos están baratos y subirán fuertemente, comenzó a debilitarse. Estar en un país que en default y que juega con el desacato, tiene como principal consecuencia el nulo acceso al mercado de capitales, y este período puede llegar a extenderse por bastante tiempo.

Así, luego de que el presidente de la CNV dijera que Argentina no estaba en default porque los bonos no bajaron tanto, habrá que repensarlo. Los bonos comenzaron a bajar, excepto los que se usan para el contado con liqui. Es decir, los que se utilizan para sacar el dinero de Argentina.

La suba del dólar blue a más de 13 pesos, la duplicación de la compra de dólar oficial, la fuerte suba del dólar bolsa y de los bonos con sede en Nueva York, ya marcan el cambio de humor de los operadores locales y extranjeros.

Alineación de expectativas.

La reacción de esta semana es una muestra clara de que las expectativas de los inversores están alineándose en la dirección de un default prolongado, y que las interpretaciones sobre el futuro comienzan a ser más comunes (y negativas) y menos disimiles.

Esto implica que, de no hacer algo distinto que marque un acercamiento a la resolución de los conflictos, el mercado va a seguir saliendo, es decir los bonos y las acciones cayendo y el dólar subiendo. 

Lo paradójico es que la única razón para que el gobierno haga algo distinto es que efectivamente el mercado reaccione negativamente. Por lo tanto, esta semana empezó un nuevo juego en el que el default se comenzará a sentir en la plaza financiera. 

El dólar comenzará a salir de su dormitar y junto con su alza, la incertidumbre y la recesión seguirán creciendo.

Todos sabemos que en economía se puede hacer cualquier cosa, pero también sabemos que lo único que no puede hacerse es evitar las consecuencias de esas acciones. 

El mal manejo macroeconómico y el default no son gratuitos. En las próximas semanas comenzaremos a ver y sentir el verdadero costo de estas decisiones.

Relacionadas

Reperfilar a la uruguaya: similitudes y diferencias

En su presentación en Córdoba (hece unas semanas), el candidato que más votos logró en agosto, suficientes para ser elegido Presidente en octubre, mencionó que el tratamiento de la deuda sería "a la uruguaya". Esto, en relación al reperfilamiento de los vencimientos de la deuda que hizo en 2003, sin quita de cupón ni de capital.

El anuncio resulta atractivo ya que, a los precios actuales de los bonos argentinos, una quita a valor presente del 20% (cuando se calcula el reperfilamiento uruguayo con una exit yield del 16%) o del 13% (cuando, ex post, esta tasa redujo al 12%) implica, si el resto del programa funciona, una oportunidad. Sin embargo, el condicional requiere entender qué nos asemeja y qué nos aleja del caso uruguayo, y cuáles son las chances de un esquema en esta dirección.

Los niveles de deuda de Argentina hoy, los cupones promedio y la tasa de interés implícita de la deuda son mejores y/o similares a los que tenía Uruguay entonces. Vale recordar que a fines de los '90, Uruguay se había visto afectado -al igual que Argentina- por la crisis asiática, rusa, la devaluación de Brasil en enero de 1999 y el propio impacto sobre Argentina de esta dinámica que derivó en la traumática salida de la Convertibilidad.

Ver Más

El Nobel de economía Paul Krugman analizó la crisis argentina

El economista aclaró que se tomó mucha deuda muy rápido durante el Gobierno de Macri, cuando había una "luna de miel" con el mercado. Fuerte crítica también al Fondo Monetario Internacional.

Ver Más

Opciones para invertir después del default

Son al menos 7 las formas más rentables de cuidar el bolsillo y hasta generar ingresos. En esta nota, una lista detallada de cada una y opiniones que pueden ser más que útiles.

Ver Más

Sin default, hay que competir por las inversiones

Si un equipo de fútbol tiene un mal arquero y una mala defensa es muy probable que le metan muchos goles y por lo tanto, es probable que pierda muchos partidos. Pero tener una buena defensa no garantiza, para nada, ganar los partidos, para eso también se requiere un buen ataque. En términos de inversiones, el acuerdo con los Holdouts y la salida del default implican una mejora en la defensa, por así decirlo. Al salir del default ya no se espantan a los inversores. Sin embargo, para meter goles y atraer inversiones se necesita también presentarse atractivos para los inversores.

Ver Más

El fin del default y el futuro de la economía

Un panorama global sobre cómo fue recibida la noticia en los mercados del mundo y una especie de proyección. En la primera emisión de bonos, la Argentina tomó USD 16.500 millones a una tasa promedio del 7,5% ¿Cómo reaccionó la Bolsa? ¿Qué pasó con el tipo de cambio?

Ver Más

El fantasma de la deuda externa

A pasos de salir del default y de que se nos abran nuevamente las puertas al financiamiento externo, algunos festejan y otros tienen miedo. Un miedo justificado y respaldado por nuestra historial. Lo cierto es que la deuda externa es un arma de doble filo que si la sabemos utilizar puede derivar en desarrollo y crecimiento y si no, en crisis. Revisando los antecedentes, sobran motivos para asociar esta herramienta con desempleo, recesión, pobreza y caos. Por eso se torna necesario debatir, planear y generar un consenso sobre el buen uso del financiamiento para no tropezar una vez más con la misma piedra. Lo primero que hay que considerar es para qué nos endeudamos. Veamos un ejemplo...

Ver Más