Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Default, qué es y qué consecuencias trae para nuestro país

Default significa incumplimiento. Cuando una persona, una empresa o un país no cumplen con las cláusulas de un contrato, se realiza un incumplimiento y, por lo tanto, hay un default. Cuando se presta dinero, el deudor firma un contrato que establece la forma y los plazos que dicha deuda debe cancelarse. De no cumplirse con esas cláusulas, se considera que entra en default.


El default, entonces, sucede cuando una persona, empresa o país tomó dinero prestado y como contrapartida se comprometió a cumplir ciertos acuerdos, no los cumple. 


Esto es importante porque si el deudor no cumple con el contrato no es él el que decide la situación del default, sino el afectado por el no cumplimiento de las cláusulas oportunamente acordadas. En este caso, el que prestó el dinero, el acreedor.


Por lo tanto, el deudor puede decidir no cumplir con el contrato, pero el default lo define el acreedor. Tomemos un ejemplo, Cuba tenía una gran deuda con Argentina, de casi 1.000 millones de dólares que no pagó. ¿Esto significa que Cuba entró en default con Argentina? 


Sí, en el sentido de que no cumplió el contrato, pero ante ese incumplimiento Argentina en lugar de reclamar el pago, decidió condonarle la deuda. Por lo tanto Cuba no entró en default. Porque el acreedor no reclama su deuda, sino que decide no reclamar el cumplimiento del contrato. 


¿Ante quién defaulteamos el 30 de julio?


Es muy interesante que en la vorágine informativa, muchos crean que el default es por no pagarle a los fondos buitres. 


El default es por no pagarles a quienes entraron al canje del 2005 y 2010. Es decir que no se les pagó a los que apostaron al canje. Con los fondos buitres estamos en default hace 12 años, tiempo que lleva el juicio. El problema de este nuevo default es con aquellos que sí entraron al canje propuesto por Argentina.


¿Está toda la deuda externa en default?


No, desde ya que no. Los bonistas europeos ya cobraron.  Los de jurisdicción argentina también.  Es decir que solo la parte con sede en Nueva York no se está pagando y es por eso que se habla de un default selectivo. Es solo con algunos acreedores. Pero esto puede acelerar otros juicios y nuevos embargos que incluyan nuevos bonos que seguirán incumpliéndose. 


Se trata de un default especial, dado que no tiene antecedentes en la historia. Veamos por qué: Capacidad o voluntad de pago.


Supongamos que un amigo o conocido le viene a pedir dinero prestado. Antes de prestarle se evalúan dos cosas. 


1. La capacidad de pago que va a tener, y 


2. La voluntad de pago. 


Para tratar de indagar sobre el primer punto, se averigua información acerca de sus ingresos futuros,  sus gastos, etc. Para el segundo, se evalúa qué posibilidad existe de que esa persona decida irse y no volver a verlo más.


Para esto se inventaron también las garantías, en caso de que no se pueda cumplir con la devolución de lo prestado, se ejecuta la garantía.


El default más común:


La posibilidad  de un default es siempre el riesgo que se asume al prestar dinero. Hace a la esencia del negocio. Es decir que no poder pagar no es bueno, pero no está fuera de la ley ni de lo que puede esperarse que suceda. 


Es parte del negocio. Los bancos están acostumbrados a renegociar deudas todo el tiempo. Los países también defaultean y renegocian. Pero estos suelen ser por problemas de capacidad de pago. Es decir que a la persona, la empresa o el país las cosas no le salieron como había previsto y, por lo tanto, no tiene el dinero suficiente  para poder cumplir con los compromisos asumidos. 


Ocurre que primero hay una crisis económica o quiebra y como consecuencia de esto sucede el incumplimiento o default.


Esto es lo que claramente pasó en el 2001, por más que en Argentina todo se dramatiza y de los vicios se hacen virtudes, lo cierto es que el default que declaró Rodríguez  Saá era inevitable. Había reservas por 9.000 millones de dólares y vencimientos por más de 20.000 en el 2002. El default era inevitable, y es por eso que cuando se declaró el no pago no hubo dudas. La deuda no se iba a pagar, no había con qué.


Algo distinto ocurre cuando no se paga por falta de voluntad de pago. Cuando el deudor tiene la plata pero no paga. Las razones para no pagar pueden ser miles, algunas entendibles y otras no. Lo cierto es que se generan todo tipo de especulaciones sobre si pagará o no, cuándo, cómo, etc. Porque el deudor puede pagar, tiene las condiciones para hacerlo, pero no tiene la voluntad, decide no pagar.


Hasta ahora conocíamos de default sin mayores incertidumbres porque sabíamos que se producía porque no se podía pagar. Este caso es diferente. Hoy los recursos están, pero se decide no hacerlo y, por lo tanto, surgen miles de especulaciones acerca de los plazos, duración, costos reales que pueda acarrear este default voluntario.


¿Cómo sigue la historia?


Lo primero que se debe considerar es que estamos ante un escenario nuevo. Y muy raro. Porque se puede pagar en cualquier momento y eso genera siempre expectativas e incertidumbre. Así, por ejemplo, se habla de un default hasta fin de año que es cuando termina la cláusula RUFO, pero son solo especulaciones. Es que hay capacidad de pagar y, por lo tanto, las variantes que aparecen son infinitas.


Cierto es que ante este novedoso escenario, la reacción de los agentes económicos será determinante. De los internos y los externos. Si ante la postura argentina el sistema financiero internacional y local pensaran que el país no quedó mal parado y pudiera colocar un nuevo bono, acá no pasó nada.


Si una empresa que proyecta invertir en Vaca Muerta pensaba traer al país 2.000/3.000 millones de dólares y los trae igual,  acá no pasó nada. 

Si los argentinos piensan que esto está bien y por lo tanto ahora el escenario para invertir su dinero en el país y ahorrar en pesos es la mejor opción, acá no pasó nada. 


Si se piensa que es un default por un rato y un relato, pero luego se arregla y por lo tanto a fin de año se sale pagando, acá tampoco pasó nada.


Si con esta medida se baja la inflación, se genera empleo y crecen las exportaciones, entonces acá pasó la mejor opción.


Ahora bien, si nada de eso ocurre, si los agentes económicos terminan postergando todas sus decisiones de inversión, si la Argentina o sus empresas comienzan a tener menos crédito, entonces la economía irá lentamente empeorando para luego hacerlo más rápidamente.


Por lo tanto, el tema hay que tratarlo con seriedad. Mandar a un país al default, decidir que tu propio país entre en default pudiendo haberlo evitado requiere de mucho más que encendidos discursos épicos. 


Un país que decide quedarse sin crédito internacional deberá como contrapartida ser en extremo responsable con el manejo de sus cuentas, si no quiere colapsar. Así que las consecuencias del default las viviremos en estos próximos meses. Dependerá de cómo el gobierno y cada agente económico reaccione ante cada nueva situación.


​No debemos olvidar que la economía real es quien manda. Y, por lo tanto, “vivir con lo nuestro” difícilmente alcance para aplacar las crecientes tensiones sociales. Esperemos que aparezca una mayor responsabilidad que la evidenciada en los últimos tiempos para manejar la macroeconomía argentina. 

Relacionadas

Reperfilar a la uruguaya: similitudes y diferencias

En su presentación en Córdoba (hece unas semanas), el candidato que más votos logró en agosto, suficientes para ser elegido Presidente en octubre, mencionó que el tratamiento de la deuda sería "a la uruguaya". Esto, en relación al reperfilamiento de los vencimientos de la deuda que hizo en 2003, sin quita de cupón ni de capital.

El anuncio resulta atractivo ya que, a los precios actuales de los bonos argentinos, una quita a valor presente del 20% (cuando se calcula el reperfilamiento uruguayo con una exit yield del 16%) o del 13% (cuando, ex post, esta tasa redujo al 12%) implica, si el resto del programa funciona, una oportunidad. Sin embargo, el condicional requiere entender qué nos asemeja y qué nos aleja del caso uruguayo, y cuáles son las chances de un esquema en esta dirección.

Los niveles de deuda de Argentina hoy, los cupones promedio y la tasa de interés implícita de la deuda son mejores y/o similares a los que tenía Uruguay entonces. Vale recordar que a fines de los '90, Uruguay se había visto afectado -al igual que Argentina- por la crisis asiática, rusa, la devaluación de Brasil en enero de 1999 y el propio impacto sobre Argentina de esta dinámica que derivó en la traumática salida de la Convertibilidad.

Ver Más

El Nobel de economía Paul Krugman analizó la crisis argentina

El economista aclaró que se tomó mucha deuda muy rápido durante el Gobierno de Macri, cuando había una "luna de miel" con el mercado. Fuerte crítica también al Fondo Monetario Internacional.

Ver Más

Opciones para invertir después del default

Son al menos 7 las formas más rentables de cuidar el bolsillo y hasta generar ingresos. En esta nota, una lista detallada de cada una y opiniones que pueden ser más que útiles.

Ver Más

Sin default, hay que competir por las inversiones

Si un equipo de fútbol tiene un mal arquero y una mala defensa es muy probable que le metan muchos goles y por lo tanto, es probable que pierda muchos partidos. Pero tener una buena defensa no garantiza, para nada, ganar los partidos, para eso también se requiere un buen ataque. En términos de inversiones, el acuerdo con los Holdouts y la salida del default implican una mejora en la defensa, por así decirlo. Al salir del default ya no se espantan a los inversores. Sin embargo, para meter goles y atraer inversiones se necesita también presentarse atractivos para los inversores.

Ver Más

El fin del default y el futuro de la economía

Un panorama global sobre cómo fue recibida la noticia en los mercados del mundo y una especie de proyección. En la primera emisión de bonos, la Argentina tomó USD 16.500 millones a una tasa promedio del 7,5% ¿Cómo reaccionó la Bolsa? ¿Qué pasó con el tipo de cambio?

Ver Más

El fantasma de la deuda externa

A pasos de salir del default y de que se nos abran nuevamente las puertas al financiamiento externo, algunos festejan y otros tienen miedo. Un miedo justificado y respaldado por nuestra historial. Lo cierto es que la deuda externa es un arma de doble filo que si la sabemos utilizar puede derivar en desarrollo y crecimiento y si no, en crisis. Revisando los antecedentes, sobran motivos para asociar esta herramienta con desempleo, recesión, pobreza y caos. Por eso se torna necesario debatir, planear y generar un consenso sobre el buen uso del financiamiento para no tropezar una vez más con la misma piedra. Lo primero que hay que considerar es para qué nos endeudamos. Veamos un ejemplo...

Ver Más