Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Dependemos de los commodities

Las subas y las bajas en los valores de la soja y el maíz afectan el ingreso de divisas y por eso también la capacidad de los argentinos de comprar moneda extranjera. Los precios a futuro parecen preocupantes.


Es difícil quizá de entenderlo a primera vista. Pero es cierto. Las subas y las bajas en el precio de los commodities no sólo afectan a los productores agrícolas sino que tienen incidencia en toda la sociedad. ¿Por qué? Porque son sin dudas uno de los pilares de la economía nacional.


La Argentina produce unas 55 y 25 millones de toneladas de soja y maíz anuales, respectivamente; la mayoría para exportación.


En mayo del año pasado, el precio de la soja en el mercado de Chicago superaba los 450 dólares por tonelada. Hoy los números no son tan buenos: la soja está a 330 dólares. Y la caída de los precios afecta directamente el ingreso de divisas al país y esto está directamente relacionado a la capacidad de los argentinos de comprar moneda extranjera. Es que bajo la escasez actual de dólares, esto podría significar mayores restricciones para todos los argentinos.


La situación de acuerdo a la lectura del precio futuro y de las probabilidades implícitas vigentes el 20 de agosto de 2015 indica que el mercado espera un precio de 331 dólares para la soja en mayo de 2016 y percibe una chance del 17% de una caída mayor a 50 dólares respecto al precio esperado. Para maíz en mayo de 2016, el mercado expresa chances del 31 y 24% de una caída o suba de 20 dólares respecto al precio futuro de 156 dólares.


Las probabilidades se recalculan periódicamente a medida que el mercado recibe nueva data. Por ello, la sensibilidad de la economía argentina a los precios de las commodities sugiere aprovechar los recursos disponibles para evaluar los riesgos.


Relacionadas

Japón evaluará la apertura de su mercado a la carne argentina desde todo el país

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Miguel Etchevehere, anunció que una comitiva oficial de Japón arribará a Argentina para "evaluar la apertura de la carne vacuna de todo el país a ese destino".

Ver Más

La Cancillería lanzó una web para promocionar exportaciones y empresas argentinas

La Cancillería puso en marcha la web Argentine Days, una nueva herramienta de información destinada a difundir las actividades de promoción de productos y empresas argentinas alrededor del mundo y generar de este modo nuevas oportunidades de negocios.

Ver Más

Tras 20 años de negociaciones, la Argentina exportará harina de soja a China

El Gobierno nacional acordó con la República Popular de China la apertura de ese mercado para la harina de soja argentina, principal producto de exportación del país, después de 20 años de negociaciones bilaterales, anunció el presidente Mauricio Macri.

Ver Más

Bioceres: Estados Unidos aprobó semilla de soja que resiste las sequías

La empresa argentina ya había logrado el visto bueno de Brasil para su producto. Ahora resta la autorización de China para su comercialización.

Ver Más

El Gobierno rebajó el monto de retenciones a las exportación de economías regionales

El Gobierno redujo de 4 a 3 pesos las retenciones extraordinarias para las exportaciones agropecuarias, incluyendo productos y subproductos de la soja, lo que supone una rebaja de poco más de dos puntos porcentuales sobre el monto que se paga por dólar de mercadería

Ver Más

¿Sirve el acuerdo Mercosur-UE para el desarrollo de la Argentina?

Hemos leído y escuchado infinidad de análisis y especulaciones acerca de los beneficios y desventajas que tendrá el entendimiento comercial entre el Mercosur y la Unión Europea, una vez que entre en vigencia. Para los especialistas al menos deberán pasar entre 2 y 3 años para la aprobación parlamentaria en todos los países, de un lado y del otro del Océano Atlántico, hasta su implementación definitiva. Concretamente comenzaría en 2023 y la eliminación y reducción progresiva de los aranceles tendría efecto recién alrededor de 2030. Parece una eternidad, pero de eso se trata el largo plazo. El gran desafío es saber si Argentina, junto a la región, está preparada para proyectar su desarrollo hacia el futuro y dejar de estancarse en los vaivenes que presenta la coyuntura.
Sin dudas, el eje fundamental del acuerdo está dirigido hacia el campo y la agroindustria. La UE liberalizará casi el 100 por ciento de las exportaciones del agro del Mercosur, con eliminación de aranceles en más del 80 por ciento de los casos y con reducción en las preferencias y cuotas fijas en cerca del 20 por ciento restante. En tanto, el Mercosur liberalizará en un 90 por ciento su comercio para el ingreso de productos europeos, aunque tiene un plazo de 15 años para hacerlo en sectores reconocidos “sensibles”, como por ejemplo la industria láctea y automotriz, sólo por mencionar algunos casos. Para varios especialistas el acuerdo generará oportunidades.


Ver Más