Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Desengaño

Por Gerardo González

El debate por las tarifas en el Parlamento, la incertidumbre por la devaluación del peso en los últimos 15 días y el anuncio del inicio de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional marcaron un fuerte retroceso de los indicadores de opinión pública, que miden tanto el clima sociopolítico como el contexto económico del país.

Según una reciente encuesta de Poliarquía Consultores, realizada entre el 4 y el 15 de mayo, antes del "supermartes" exitoso para las Lebacs, el plano económico fue el protagonista: la evaluación positiva sobre la situación económica nacional cayó de 18% a 11% y la economía familiar de 36% a 31%, valores similares a los registrados en 2009.

Respecto a las expectativas para 2019, el escenario pesimista sigue alto. Para el 41% de la población, el país empeorará el próximo año y un 36% afirma que mejorará.

En este marco, los indicadores de percepción inflacionaria se mantuvieron estables aunque siguen elevados. En tanto, los indicadores de consumo mostraron una caída preocupante tanto en términos mensuales como interanuales.


Ese malhumor social impactó directamente en el nivel de aprobación de la gestión presidencial, la que descendió 9 puntos de 45% a 36%, y alcanzó así su valor más bajo desde que Mauricio Macri asumió el poder.


Si bien la caída fue generalizada en todo el territorio, los niveles de aprobación resultantes varían significativamente entre Capital Federal (43%), el interior del país (38%) y el Gran Buenos Aires (29%).

Durante la presidencia de Macri se registraron tres momentos donde el apoyo a la gestión retrocedió fuerte. Mientras que en la última década se contabilizaron 12 descensos de 8 puntos o más.

Además, el trabajo refleja el nivel más alto de "imagen negativa" desde la asunción de Macri en diciembre de 2015. Según Poliarquía, la imagen negativa del Gobierno llegó a 49% y se fortaleció la opinión de que no sabe cómo resolver los problemas del país.


El anuncio de negociaciones con el FMI generó resistencia en la mayor parte de la sociedad. Según el relevamiento, el 63% cree que el acercamiento al Fondo resultará perjudicial para el país. Entre las razones que adujeron los entrevistados se destaca la inconveniencia de aumentar el endeudamiento externo, la rigidez de las condiciones que pedirá la entidad para acceder al crédito y el recuerdo de las intervenciones del pasado. Apenas el 32% consideró beneficioso el acercamiento.

Los tres aspectos que enriquecieron el clima sociopolítico como el contexto económico del país, impactaron en la imagen de todos los dirigentes del oficialismo. Macri perdió 9 puntos y alcanzó el nivel más bajo de consideración popular desde mayo de 2013. También disminuyó la imagen de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta (-6 puntos). Quien sufrió la mayor caída fue la diputada nacional de Cambiemos Elisa Carrió. En el caso de Vidal, a pesar de la caída, sigue siendo la dirigente de Cambiemos con mejor imagen del país.

Pero no todo es negativo para el Gobierno, ya que ninguno de los referentes de la oposición pudo capitalizar estos resultados. Según el relevamiento, la imagen positiva de Cristina Kirchner se mantuvo en 32%, Juan Manuel Urtubey 28% y Sergio Massa 26 por ciento.

Como conclusión, el trabajo considera que si los eventos de estos últimos días fueron el piso de la crisis, el Gobierno tiene entonces un año por delante para recuperar 10 puntos de apoyo para encarar la carrera electoral con optimismo.


Relacionadas

La repetición de las crisis y el mecanismo (argentino) para enfrentarlas

Hace tan solo unas semanas, los argentinos nos quedamos atónitos y expectantes ante el mini discurso del Presidente Mauricio Macri. La subida del dólar en las siguientes 48 hs., la volatilidad cambiaria, las noticias constantes, los zócalos de la TV, los economistas devenidos en protagonistas de la realidad con disímiles interpretaciones colocan a la ciudadanía en una situación de marcado desamparo. ¿Y ahora, quién podrá defendernos? La sociedad reaccionó con dolor, pero ya no con asombro. Nuestro umbral para ello, está demasiado alto, lamentablemente. 

La sociedad en su frustración ya sabe que se vienen tiempos más difíciles. Como argentinos tenemos la intuición de lo que debemos hacer, una especie de manual de procedimiento, de protocolo de acción en caso de “líos” grandes que se asoman. Nos colocamos en posición de guardia, como un boxeador que será agredido y debe defenderse… como un animal ante el peligro inminente. Esa presa que teme ser cazada, que se obliga a producir ciertas maniobras para sobrevivir. Salió a flote nuestro instinto de auto preservación. Conocedores de circunstancias de crisis, ya hicimos lo que sabemos, empezar a subsistir. 

Ver Más

Atendamos al Riesgo-País para no tener un "País Riesgoso"

Esta nota intenta ser constructiva, entendiendo que en este avión viajamos todos. No importa que estés en primera, business o turista, cuando se mueve se mueve para todos. También entiendo que hay ciertos terroristas en este viaje que su objetivo es, precisamente, provocar terror para beneficiar sus objetivos ideológicos. "El constante mar revuelto para sus beneficios personales y electorales". Acá necesitamos de todos. No es momento de paros, de declaraciones agraviantes. Ya llegarán las elecciones para manifestarse. 

Partimos de la subestimación de las variables macro y la sobrestimación y soberbia en el ejecutivo, pero también agregaría la inmadurez en el sistema político en general, que solo piensa en la próxima elección a modo de salvarse ellos a costa de sus representados. La evaluación del diagnóstico es clara: nuestra economía ya no es bimonetaria, la gente no quiere pesos y solo pensamos en dólares. Entendido esto, nos encontramos con la falta de ingreso genuino de dólares (desbalance en la balanza de pagos), por la sequía, por la falta de productividad y competitividad reemplazamos ese ingreso necesario por endeudamiento y éste sencillamente se cortó. El mercado terminó ajustando en manera drástica ese desequilibrio y con una fuerte devaluación está corrigiendo esos desbalances, en forma desprolija y con un costo político enorme. Pero mirando a seis meses, con este tipo de ...

Ver Más

El poema budista con el que Mario Quintana se despidió de sus empleados

Luego de confirmar que dejará la vicejefatura de Gabinete como parte del cambio en el equipo de la administración de Macri, Mario Quintana reunió a parte de sus empleados en su despacho, y tras despedirse, les leyó un poema del monje budista y activista Thich Nhat Hanh.

Ver Más

Pago en cuota con tarjetas de créditos: podría haber hasta un 120% de interés

En medio de la crisis cambiaria, el Banco Central de la República Argentina dispuso una suba en la tasa de referencia que impacta directamente en el costo financiero total de las compras con crédito.

Ver Más

La comunicación hace, la gestión comunica

En reiteradas oportunidades, se coloca un manto de duda acerca del impacto que tiene una comunicación en general: ¿Cómo se puede medir?, ¿Cuál es su real alcance?, ¿Qué relación tiene un mensaje con los hechos que se suceden a continuación? No muchas veces las repercusiones son tan directas y nos permiten analizar situaciones concretas como en el caso de las declaraciones del Gabinete Nacional y el discurso presidencial del 29 de Agosto. Contexto: En la última semana hubo otra (y van…) “corrida cambiaria” en la Argentina. Con el valor del dólar subiendo de 28 a 32 se tomó la decisión de dar un comunicado a través de Redes Sociales y TV emitido por el mismísimo Presidente, Mauricio Macri. ¿Cuál fue el objetivo?, ¿Qué información relevante transmitió?, ¿Se quiso demostrar presencia, cercanía?, ¿En control de la situación?, ¿El mensaje fue para los mercados o para los ciudadanos en general? Si la meta fue dar tranquilidad, no se consiguió. Dólar de 32,10 a 34,40 ese mismo día y a casi 42 al siguiente. Pero no sólo fue una derrota económica, memes por Whatsapp, videos en Facebook, recuerdos del 2001, personas comentando soluciones posibles… los argentino nuevamente sacando el traje de “superadaptados”, de resilientes (eso que se define por la capacidad de sobreponerse a situaciones traumáticas). Volvimos en 48 hs. al país que no se deseamos, al de la incertidumbre, al del ...

Ver Más

Brotes secos ¿hasta cuándo?

Hay varias cuestiones que explican a la recesión que atraviesa el país. A la “mala praxis” del equipo económico, que mantuvo desequilibrios macroeconómicos (sin reducirlos), y agudizó el problema del déficit de la cuenta corriente, se sumó a la sequía en 2018. Esta se reflejó en el último EMAE-Indec (Junio) con una caída de 31% interanual de la actividad en el sector agrícola. Y tuvo una retroalimentación negativa, ya que la escasez de divisas impactó en el plano cambiario. Por si esto fuera poco,  desde fines de Abril estamos en un evento de balanza de pagos y aún no se ha podido estabilizar el tipo de cambio. La turbulencia en Turquía y ahora en Brasil nos lleva a un continuo de devaluación-inflación-recesión. Al comienzo de la historia el dólar estaba en  $20 .Hoy cotiza $31,5 (mayorista). La caída sistemática de reservas internacionales, solo “emparchada” transitoriamente por el crédito del FMI y hoy sigue drenando .Y la  tasa de interés  siguió elevada por más de 4 meses. Ninguna de estas 3 cuestiones (devaluación, pérdida de reservas y tasas de interés altas)  se han revertido o frenado. Lo que muestra que la situación no está resuelta .Y menos, creer que está bajo control. 

Este contexto hace que estemos en recalculo permanente de lo que vendrá. ¿Cómo afecta  a la economía real esta situación? 

Ver Más

Columnista