Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

10 coincidencias con las políticas de inicios de los 90

Por Daniel Sticco


A más de 20 años de su primer paso como ministro de Economía y de 15 de su intento de querer salvar las papas de un Gobierno debilitado más por sus desaciertos políticos que por el deterioro de la economía que provocó uno de los peores escenarios internacionales con precios de las materias primas inferiores hasta la tercera parte de los actuales, algunas declaraciones de Domingo Cavallo a un medio español generaron singulares reacciones encontradas a comienzo de la semana.

Claramente, si se recuerda que durante la gestión del "padre de la convertibilidad" predominaron un régimen de cambio fijo, en lugar de flotante como hoy, y las privatizaciones de las empresas prestadoras de servicios públicos, no tiene punto de comparación con el momento actual.

Pero si se analizan los principales ejes de la política económica del Gobierno de Cambiemos con los de los comienzos de los 90, aparecen más coincidencias que diferencias sustanciales, naturalmente adaptadas a momentos muy distintos, en lo interno e internacional.


1. Desinflación. Muchos se olvidaron, pero a fines de los 80, principios de los 90, la economía estaba desmadrada en un proceso hiperinflacionario, con un severo deterioro de los denominados precios relativos: tarifas, salarios, tipo de cambio, tasas de interés, que se logró revertir con un heterodoxo plan de estabilización. A fines de 2015, naturalmente, no había hiperinflación, pero sí precios reprimidos, atraso tarifario, cepos, brecha cambiaria, que llevaron al presidente Mauricio Macri a impulsar un sinceramiento de esas variables, unas más rápido que otras, sustentado con una política de metas de inflación descendente.

2. Política fiscal. El déficit de las finanzas públicas heredado era enorme, como 25 años después, y el foco fue reducirlo gradualmente como se proponen las metas de Hacienda, ratificadas en el proyecto de presupuesto para el año próximo, más sobre la base del crecimiento de la economía y la eficiencia en la recaudación que a través del achicamiento real del gasto público. No hay privatizaciones, pero sí una decidida política de recorte de subsidios a las empresas y aumento de tarifas a los consumidores para devolver rentabilidad e impulsar las inversiones en mayor oferta y mejora de los servicios, como en los 90.


3. Apertura de la economía. La estabilidad de precios y las reglas claras hacia la normalización macroeconómica, en un contexto de severo atraso en las inversiones productivas, llevaron a incentivar las importaciones de bienes de capital y tecnología. Son los rubros que, como en los 90, más crecen, junto a los automóviles, aunque algunos industriales y políticos con retórica interesada alerten sobre una "avalancha de importaciones y cierre de empresas".

4. Fin de las retenciones a las exportaciones. Una política de apertura no podría impulsarse con restricciones a las fuentes generadoras de divisas, como la actividad agropecuaria e impuestos adicionales a los sectores industriales, por eso se eliminaron y se aceleró la devolución de impuestos y reintegros.

5. Planes de competitividad. Tanto ahora como entonces, los empresarios, economistas y en el mundo periodístico también, resaltan los efectos nocivos del alto costo argentino que implican, entre otros factores, las elevadas cargas patronales sobre la nómina salarial. El Gobierno tomó nota de ese fenómeno y, como en los 90, impulsa los programas sectoriales de reducción de los impuestos al trabajo y las flexibilizaciones de los regímenes laborales, hasta que logre una reforma laboral integral aprobada por el Congreso.

6. Apertura al mundo. El regreso no sólo a los centros internacionales para tomar crédito, tanto para pagar los vencimientos de deuda como principalmente para financiar obras de infraestructura, por parte del sector público, y más lentamente el sector privado, como la vuelta a los foros internacionales, públicos y privados, parece otro punto de coincidencia con los comienzos de los 90, y que habían estado ausentes en la década previa al gobierno de Cambiemos.

7. Atracción de inversiones. El plan para la normalización de la macroeconomía no sólo facilitó el acceso al crédito internacional, sino también fue el imán para la llegada de inversiones extranjeras, por ahora muy focalizadas en las energías renovables, pero con importantes promesas en los más variados sectores de la economía, tanto para otras obras de infraestructura como en el sistema financiero, el comercio, la industria y servicios privados.

8. Revitalización del crédito y la bancarización. Los depósitos y los préstamos bancarios crecen a un ritmo superior al de la inflación, al revalorizarse el peso y mantener tasas de interés reales positivas respecto de la inflación, y también del tipo de cambio.

9. Ataque a los evasores. Decidida política de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para cerrar los canales a la evasión y elusión de impuestos, e impulso de una reforma tributaria orientada a eliminar los impuestos distorsivos y fomentar un sistema progresivo.

10. El papel de las estadísticas públicas. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), como en los 90, se abocó a mejorar singularmente la calidad y la cantidad de la información pública.

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Columnista