Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Donald: de Pato a Presidente

No debería haber sorpresa aún cuando Borges haya rescatado el sentir asombro cuando todos sienten costumbre. Y es que muchos años antes, Heráclito ya había graficado el devenir del mundo y su sumisión al cambio constante al sentenciar que “nadie se baña dos veces en el mismo río”. 


Es verdad que los argentinos, con esa morbosa inclinación a tropezar no dos sino hasta tres y cuatro veces con la misma piedra, hemos sido casi una excepción a la regla. Pero ese “casi” fue precisamente, el que nos regresó a ella.


Ahora, la consternación del mundo en general y de Argentina en particular, por el triunfo de Donald Trump tiene visos de ingenuidad aun cuando la personalidad del presidente electo, sus declaraciones y actos arrojen motivos suficientes para el desconcierto, el temor y el rechazo.


La pregunta que más se repite en este final de martes electoral apunta a desentrañar si el magnate seguirá siendo el que fue, o sacará un as que desconcierte todavía más al ser norteamericano. En trance de jurisprudencia, nadie deja el narcisismo y el ego en el ropero a la hora de saberse prácticamente dueño del Universo. Por el contrario, todo hace suponer que el traje de predestinado y redentor será el que vista el electo nuevo jefe de Estado.


Asimismo habrá que preguntarse si no hay una sociedad harta de las apariencias y las máscaras. En síntesis, de la mismísima hipocresía porque el matrimonio Clinton representaba esa ficción: la unión por conveniencia, la simulación, “the great pretender” en definitiva. 


En las antípodas, Trump fue Trump hasta las vísceras. Brutal pero auténtico, cínico sin velo, grosero en los escenarios y tras bambalinas; con un desdén absoluto por lo que él estima esbirro y decadente. Ciertamente las opciones no eran óptimas para los americanos. Más de uno debe haberse sentido un auténtico habitante de la “Patria Grande” de Chávez a la hora del sufragio. 


El voto latino a su vez no tuvo el peso que se hizo creer. Los industriales locales encontraron el Gran Gatsby. A la clase media, el hastío le cupo bien. El resto es la mente humana insondable y rebelde. 


El desconcierto de los analistas locales y del periodismo en Argentina, en gran medida se explica por la idiosincrasia que nos caracteriza: no podemos ver más allá de la pantalla de una tablet, una notebook, o el microclima sabiondo que todo lo explica aunque no tenga noción alguna del tema que polemiza. A nuestro afán de confundir deseo con realidad, se suma la patria panelista que se hizo carne en esta tierra,  y nos “ilustra” con dogmas y doctrinas emanadas del creerse todo siendo nada.


Estados Unidos votó cambio, se partió en dos, apuesta fuerte. Quizás decidió jugar a ser Argentina como nosotros jugamos cada tanto a creernos Suiza. Estados Unidos está desnudo, como el rey mostrando sus miserias, esas que ellos siempre supieron que tenían pero que nosotros no queríamos ver porque tal vez nos descubríamos menos diferentes, y más semejantes a ese “yanqui” que desdeñábamos al tiempo que nos consumía la envidia.


Hoy en algo sin embargo, nos igualamos: ellos esperan un milagro, también nosotros lo esperamos. El río de Heráclito está revuelto. Quiénes serán ahora los ágiles pescadores? Los anzuelos están esperando. Puede serse quien tome firme la caña, o puede serse carnada… Ellos sabrán qué ser. Nosotros lo sabemos acaso? 


* Gabriela Pousa es analista política y directora de Perspectivas Políticas

Relacionadas

Las ideas, el conocimiento y el crecimiento de la Argentina

Si la generación y asignación de recursos escasos es la tarea de la economía, su distribución es tarea de la política. Política y economía son inescindibles. Las restricciones con las que deben cubrirse todas las necesidades están justamente dadas por los recursos escasos. Tanto para el crecimiento como para la distribución de los ingresos, los primeros escritores distinguían entre capital y trabajo, pero hoy ya es difícil usar esas categorías. El capital no se puede identificar como dinero en un banco o maquinarias y fábricas o hectáreas. El capital es "trabajo cristalizado", el resultado del esfuerzo previo. El capital puede ser humano o físico/financiero, y está condicionado por la "naturaleza" o las condiciones en las que vivimos. El conocimiento define nuestra capacidad para desenvolvernos en esas condiciones. Si acumulamos conocimiento tendremos más capital...

Ver Más

El valor de lo político

A menudo escuchamos dirigentes que se quejan de que la ciudadanía no presta atención a los contenidos políticos. Mencionan que la repercusión y la interacción de las notas de opinión, gacetillas o posteos en redes sociales, es muy baja. Interpretan que los ciudadanos pretenden recorrer cuestiones más entretenidas y concluyen que la mejor forma de estar cercanos a ellos es darles aquello que buscan: títulos seductores, textos cortos, algunas fotos atractivas, imágenes personales y resúmenes de acciones sin ninguna intención de profundizar en el debate. En definitiva, reducen sus comentarios a transitar, por el inequívoco  e incuestionable camino de la tibieza, caminando sobre seguro, sin correr riesgos que consideren innecesarios, con el miedo permanente de generar una expresión incorrecta o polémica. 

Se esmeran por estar al día anunciando sus acciones cotidianas. “Recibimos al Dr. Rodríguez, fuimos allá, estamos cerca, conocimos a Juan o María”. La cantidad de mensajes a difundir está “matando” la calidad de lo expresado. Vale más una comunicación rápida y concisa, que una elaborada con ...

Ver Más

La teoría del caos, el pensamiento mágico y la comunicación política

La teoría del caos manifiesta que en los sistemas complejos, las posibilidades de establecer predicciones a futuro son tendientes a cero. O sea que ante un escenario complicado es difícil generar pronósticos. Cualquier mínimo asunto puede desplegar alteraciones significativas. El pensamiento mágico opera diferente. Se trata de una forma de razonar que se sostiene en supuestos no basados en evidencias empíricas o científicas. Más bien se asientan en verdades sobrenaturales, informales o fortuitas. De alguna manera, se considera imposible vaticinar lo que sucederá. En ambos casos implica inseguridades y ansiedades mirando el futuro. Ante el complejo escenario político nacional muchas veces se cae en el tentación de tomar el camino de la improvisación constante basado en cierta medida en ambos tipos de pensamientos. Hay dirigentes que ejercen el pensamiento mágico o se entregan a la improvisación ya que presumen que impera el caos. Creen que nada es previsible, por lo...

Ver Más

La repetición de las crisis y el mecanismo (argentino) para enfrentarlas

Hace tan solo unas semanas, los argentinos nos quedamos atónitos y expectantes ante el mini discurso del Presidente Mauricio Macri. La subida del dólar en las siguientes 48 hs., la volatilidad cambiaria, las noticias constantes, los zócalos de la TV, los economistas devenidos en protagonistas de la realidad con disímiles interpretaciones colocan a la ciudadanía en una situación de marcado desamparo. ¿Y ahora, quién podrá defendernos? La sociedad reaccionó con dolor, pero ya no con asombro. Nuestro umbral para ello, está demasiado alto, lamentablemente. 

La sociedad en su frustración ya sabe que se vienen tiempos más difíciles. Como argentinos tenemos la intuición de lo que debemos hacer, una especie de manual de procedimiento, de protocolo de acción en caso de “líos” grandes que se asoman. Nos colocamos en posición de guardia, como un boxeador que será agredido y debe defenderse… como un animal ante el peligro inminente. Esa presa que teme ser cazada, que se obliga a producir ciertas maniobras para sobrevivir. Salió a flote nuestro instinto de auto preservación. Conocedores de circunstancias de crisis, ya hicimos lo que sabemos, empezar a subsistir. 

Ver Más

La comunicación hace, la gestión comunica

En reiteradas oportunidades, se coloca un manto de duda acerca del impacto que tiene una comunicación en general: ¿Cómo se puede medir?, ¿Cuál es su real alcance?, ¿Qué relación tiene un mensaje con los hechos que se suceden a continuación? No muchas veces las repercusiones son tan directas y nos permiten analizar situaciones concretas como en el caso de las declaraciones del Gabinete Nacional y el discurso presidencial del 29 de Agosto. Contexto: En la última semana hubo otra (y van…) “corrida cambiaria” en la Argentina. Con el valor del dólar subiendo de 28 a 32 se tomó la decisión de dar un comunicado a través de Redes Sociales y TV emitido por el mismísimo Presidente, Mauricio Macri. ¿Cuál fue el objetivo?, ¿Qué información relevante transmitió?, ¿Se quiso demostrar presencia, cercanía?, ¿En control de la situación?, ¿El mensaje fue para los mercados o para los ciudadanos en general? Si la meta fue dar tranquilidad, no se consiguió. Dólar de 32,10 a 34,40 ese mismo día y a casi 42 al siguiente. Pero no sólo fue una derrota económica, memes por Whatsapp, videos en Facebook, recuerdos del 2001, personas comentando soluciones posibles… los argentino nuevamente sacando el traje de “superadaptados”, de resilientes (eso que se define por la capacidad de sobreponerse a situaciones traumáticas). Volvimos en 48 hs. al país que no se deseamos, al de la incertidumbre, al del ...

Ver Más

La coherencia comunicacional en las campañas políticas

Mucho se escribe diariamente en los periódicos del mundo acerca de cuestiones relacionadas con la comunicación política y/o electoral, se analizan y critican casos por diferentes motivos. Una de las razones más mencionadas en estos análisis se refiere a las posibles contradicciones en las que incurren un político y su equipo a lo largo de su carrera y de su circunstancial campaña. En ese sentido, creemos que la coherencia se posa como un tema de importancia en la vida de los dirigentes.

Esta coherencia política se desarrollaría en tres líneas temporales, 1.- PROFUNDA y de largo plazo, que se determina por la solidez argumental y táctica de un dirigente a lo largo de su carrera; 2.- TERRENAL y de mediano plazo, en referencia a la llamada “campaña permanente” en la cual la coherencia se intenta mantener a lo largo de las diferentes campañas electorales y el sucesivo momento en el cual el candidato pasó a la posición de “líder” u opositor según haya ganado o perdido la contienda. En este punto, cada cambio de postura sobre cualquier tema, estrategia o estética política debe ser explicado, desarrollado y aclarado con la suficiente tiempo para que sea procesado de modo satisfactorio por la ciudadanía; 3.- COYUNTURAL y de corto plazo, referida a la ...

Ver Más

Columnista