Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

El Nobel de economía Paul Krugman analizó la crisis argentina

​A través de varios mensajes en su cuenta de Twitter, el ganador del premio Nobel de Economía Paul Krugman dio su visión sobre cuáles fueron las causas de la actual crisis que atraviesa la Argentina. "Llorando por la Argentina: estoy tratando de entender el desastre", inició su hilo el economista.

"Cuando Macri asumió el cargo, ya tenía un problema de déficit gemelos: fiscal y de cuenta corriente, con un desequilibrio significativo en la cuenta corriente", detalló Krugman. "La 'respuesta del libro' es la consolidación fiscal más la devaluación de la moneda, de modo que las exportaciones netas compensen la caída de la demanda interna. Pero Macri no pudo o no quiso hacerlo, no estaba dispuesto a soportar la reacción social a los grandes recortes presupuestarios".

Según el análisis de Krugman, Macri tampoco quiso permitir una rápida depreciación del peso, tanto por el impacto inflacionario en un país con una larga historia de suba de precios, como por la deuda nominada en dólares. En cambio, optó por recurrir a más préstamos extranjeros.

En su análisis, Krugman citó al analista Brad Setser, que aseguró que el error más obvio de la Argentina fue un simple error de gestión de la deuda: pedir prestado demasiado dinero en moneda extranjera desde el principio (con una deuda externa que se duplicó en un período de tiempo muy corto).

El economista aclaró que esto fue posible en la primera parte del gobierno de Macri, cuando había una "luna de miel" con el mercado. Pero, en el final, lo que se hizo fue cavar un pozo más profundo, con un gran aumento de la deuda externa, que desacreditó a las reformas de estilo neoliberal.

"Los últimos intentos desesperados por estabilizar la situación incluyeron aumentos drásticos de las tasas de interés y austeridad de último minuto, y por lo tanto, una desagradable caída", indicó.

Sin embargo, Krugman se mostró sorprendido porque la situación actual está "increíblemente cerca" del guión (o la receta) usada en 1998-2001, sin ley de convertibilidad, pero con errores de política similares y con el FMI avalando ese camino.

También manifestó su preocupación por el desempeño de Christine Lagarde en su nuevo rol al frente del Banco Central Europeo (BCE). "Todos los involucrados realmente, realmente deberían haberlo hecho mejor", concluyó.

Relacionadas

Reperfilar a la uruguaya: similitudes y diferencias

En su presentación en Córdoba (hece unas semanas), el candidato que más votos logró en agosto, suficientes para ser elegido Presidente en octubre, mencionó que el tratamiento de la deuda sería "a la uruguaya". Esto, en relación al reperfilamiento de los vencimientos de la deuda que hizo en 2003, sin quita de cupón ni de capital.

El anuncio resulta atractivo ya que, a los precios actuales de los bonos argentinos, una quita a valor presente del 20% (cuando se calcula el reperfilamiento uruguayo con una exit yield del 16%) o del 13% (cuando, ex post, esta tasa redujo al 12%) implica, si el resto del programa funciona, una oportunidad. Sin embargo, el condicional requiere entender qué nos asemeja y qué nos aleja del caso uruguayo, y cuáles son las chances de un esquema en esta dirección.

Los niveles de deuda de Argentina hoy, los cupones promedio y la tasa de interés implícita de la deuda son mejores y/o similares a los que tenía Uruguay entonces. Vale recordar que a fines de los '90, Uruguay se había visto afectado -al igual que Argentina- por la crisis asiática, rusa, la devaluación de Brasil en enero de 1999 y el propio impacto sobre Argentina de esta dinámica que derivó en la traumática salida de la Convertibilidad.

Ver Más

Ricardo Arriazu: "Si no había un acuerdo con el FMI, al día siguiente éramos Venezuela"

El economista analizó el rumbo económico durante un seminario en la Cámara de Agentes de Bolsa. Reconoció que la Argentina está atravesando un momento difícil y que sin el acuerdo con el FMI el país hubiera terminado como la Venezuela de Maduro.

Ver Más

GPS financiero: si nos ayuda el FMI ¿por qué baja el mercado?

El segundo arreglo con el FMI tiene dos ventajas. La primera es que tacha la palabra “precautorio”, nos adelantan el dinero que necesitamos hasta el 2019. La segunda es que antes nos daban el dinero a cuentagotas si cumplíamos algunas metas difíciles. Ahora, primero viene el dinero y luego hay que demostrar que hicimos bien las cosas. Traduciendo, ahora es el Estado Nacional quien maneja el dinero, antes era el FMI con condiciones. Esto blinda la situación financiera argentina y el país no depende del mercado para refinanciar sus deudas, dato súper tranquilizante en un momento muy difícil del contexto internacional. Sin embargo, nuestro riesgo país no baja. A pesar de todo lo expuesto, la tasa de interés que tiene un bono argentino es altísima. Se podría decir que ganamos solvencia, pero no credibilidad. El tipo de cambio se estabilizó este mes. Es alto pero estable. Hasta hace solo un par de meses la demanda de dólares de los importadores era de promedio 150 millones de dólares diarios, hoy no llega a los 15 millones. También, un par de meses atrás, la demanda de dólares de los ahorristas era de 250 millones diarios, ahora las personas que no llegan a fin de mes casi superan la cantidad de los que pueden ahorrar. Esto demuestra que la recesión empieza a pegar fuerte y que no hay muchos pesos en la calle.

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

El Foro de Convergencia Empresarial dio un fuerte apoyo al acuerdo del Gobierno con el FMI

Los principales empresarios del país emitieron un comunicado, firmado por todas las organizaciones que lo componen, en el cual brindaron su apoyo al nuevo acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Ver Más

Atendamos al Riesgo-País para no tener un "País Riesgoso"

Esta nota intenta ser constructiva, entendiendo que en este avión viajamos todos. No importa que estés en primera, business o turista, cuando se mueve se mueve para todos. También entiendo que hay ciertos terroristas en este viaje que su objetivo es, precisamente, provocar terror para beneficiar sus objetivos ideológicos. "El constante mar revuelto para sus beneficios personales y electorales". Acá necesitamos de todos. No es momento de paros, de declaraciones agraviantes. Ya llegarán las elecciones para manifestarse. 

Partimos de la subestimación de las variables macro y la sobrestimación y soberbia en el ejecutivo, pero también agregaría la inmadurez en el sistema político en general, que solo piensa en la próxima elección a modo de salvarse ellos a costa de sus representados. La evaluación del diagnóstico es clara: nuestra economía ya no es bimonetaria, la gente no quiere pesos y solo pensamos en dólares. Entendido esto, nos encontramos con la falta de ingreso genuino de dólares (desbalance en la balanza de pagos), por la sequía, por la falta de productividad y competitividad reemplazamos ese ingreso necesario por endeudamiento y éste sencillamente se cortó. El mercado terminó ajustando en manera drástica ese desequilibrio y con una fuerte devaluación está corrigiendo esos desbalances, en forma desprolija y con un costo político enorme. Pero mirando a seis meses, con este tipo de ...

Ver Más