Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El cambio

Opino hace tiempo que el kirchnerismo es una enfermedad del poder, y por lo tanto termina con él mismo. Es llamativo como tanto Menem como Kirchner actuaron en sus provincias como señores feudales, tuvieron un primer tiempo intentando aparentar como estadistas para terminar sus ciclos como simples patrones de estancia. Tanto Menem como Kirchner usaron el sello del peronismo en una sociedad donde hay tan poca política que los restos del pasado alcanzan para canalizar las ambiciones que nada tienen que ver con las ideas. Menem y Kirchner fueron la ambición en estado puro, Menem más frívolo, los Kirchner más perversos, ambos utilizaron a las ideas como excusas para disimular la ambición.


Son más de dos décadas de decadencia, los Kirchner participaron en la privatización de YPF como operadores del capital extranjero, luego nos vendieron que al comprarla hacíamos patria. Nunca quedo en claro donde terminaron los dólares de aquella venta.  Lo deslumbrante de Néstor que luego continuara Cristina es la idea de seducir izquierdas y progresistas a cambio de entregarles cargos públicos. El gobierno de los Kirchner pareció progresista solo por asignarles a los que así se denominan un lugar en el reparto del poder. 


El autoritarismo fue exagerado, nunca imaginamos que la rebeldía de la sociedad fuera tan pobre, que no hubiera empresarios dignos que se enfrentaran a semejante avasallamiento de las instituciones. Sembraron miedo, impusieron odio, desde los medios oficiales se reían de los que opinábamos distinto. Los de 6-7-8 son una vergüenza que quedará marcada como tal en la memoria colectiva, grotescos personajes pagos para cuestionar a los que nos atrevíamos a disentir.


Hubo un  tiempo que parecían vencer las resistencias, con la ley de medios y el cachivache de “justicia legitima” parecían ir “por todo”. 


Este domingo nos sacamos de encima a la peor experiencia política, al más triste y mediocre autoritarismo, a la usurpación del peronismo y de los derechos humanos, a la ambición de poder en estado puro.


Y como el poder los unía al perderlo entraran en dispersión. No eran de izquierda y Macri de derechas, era la más pura ambición que nos había degradado como sociedad. Festejo como peronista la derrota de Scioli, Macri nos deja un espacio para reconstruirnos, con Scioli era imposible armar nada digno de respeto.


​El kirchnerismo termino siendo un mal pasajero, se ira disolviendo de a poco, pero hizo mucho daño. 

Relacionadas

Argentina merece una transición ordenada y el que tiene esa responsabilidad es Macri

El que mejor puede definir lo que pasa (en la Argentina) es Dante Panzeri, que tuvo una frase fantástica cuando dijo que 'el fútbol es la dinámica de lo impensado'. Acá, la Argentina es la dinámica de lo impensado. La opinón Sergio Berensztein

Ver Más

El Foro de Convergencia Empresarial dio un fuerte apoyo al acuerdo del Gobierno con el FMI

Los principales empresarios del país emitieron un comunicado, firmado por todas las organizaciones que lo componen, en el cual brindaron su apoyo al nuevo acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Ver Más

A 10 años del voto "no positivo" de Cobos: cuánto dinero representan las retenciones al campo

Es un clásico de la historia económica de la Argentina acudir a atajos cuando los funcionarios de turno no aceptan la fórmula ortodoxa para bajar la inflación, que en general exige achicar el gasto público como mecanismo eficiente, y a la larga menos doloroso, para reducir el déficit fiscal. Así surgió hace exactamente 10 años la iniciativa para disponer un impuesto móvil a la exportación de soja, con el fin de que el Estado se quede con gran parte del aumento que proyectaba el precio internacional del complejo oleaginoso.

Entonces la iniciativa surgió porque el "yuyito", como había definido la ex presidente Cristina Elisabet Fernández de Kirchner a la principal fuente generadora de divisas a través de las exportaciones, había iniciado lo que finalmente fue un vuelo corto ascendente de los precios internacionales de menos de USD 300 la tonelada en 2007 a casi USD 600 en 2008, y con una proyección  a superar los USD 700; y en el caso del aceite de soja pasó de USD 460 en 2016; a USD 740 un año después y USD 1.370 a fines de junio de 2008.

Pero ya "con el diario del lunes" se vio que esa escalada de precios fue puntual, porque al poco tiempo surgió la crisis financiera de las hipotecas en los EEUU que se extendió hasta 2009 y provocó el derrumbe de las cotizaciones internacionales de las materias primas, y el complejo oleaginoso no fue la excepción.

Ver Más

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.

Ver Más

Sin GPS, lo más difícil para la economía será acertar el largo del túnel recesivo

La actividad económica entró en un túnel oscuro y largo. Hace dos meses que el GPS está desconectado y por esa razón ninguna dirección parece la adecuada. La peor sequía de la historia había contribuido a minar los datos del segundo trimestre, y la pronunciada devaluación hizo paralizar a aquellos sectores que habían actuado como motores, en especial la construcción pública y privada y rubros industriales como la fabricación de autos.

Hacia donde uno pose la mirada, los datos no suenan alentadores. Pero no hay chance de apagar el televisor y encenderlo cuando nos guste más el programa. Con el tablero lleno de números rojos, será necesario volver a contar brotes verdes en la medida que vayan apareciendo.

El Gobierno está concentrado en estabilizar las variables financieras y dar certidumbre fiscal a los inversores externos. Tratar de que el dólar retome un sendero previsible es central para que precios, salarios, consumo y crédito dejen de restar y vuelvan a sumar. Pero ese movimiento no depende solo de la Argentina. 

Ver Más

Los temas clave de la agenda del retiro espiritual del Gabinete en Chapadmalal

Un clásico de Cambiemos. El presidente Mauricio Macri convocó al Gabinete para analizar el rumbo de la gestión y unificar el discurso en un año con desafíos complejos en lo económico y lo político.

Se trata de un encuentro donde los responsables de cada área deben informar sobre lo realizado y explicar cuáles son sus planes para lo que se viene. Además, mediante presentaciones multimedia se instruye a los funcionarios sobre los aspectos centrales de gestión de cada área con el fin de que cuenten con la información necesaria para enfrentar la discusión política. Los objetivos de los próximos mese

Ver Más

Columnista