Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El desafío exportador: transformación cultural y el mundo como oportunidad

Por Juan Pablo Tripodi

Una pyme de productores ganaderos hizo a fines del año pasado su primera exportación de carne vacuna a China: el producto se va a vender en un mercado de alto potencial y en expansión, como el asiático, tanto en el canal tradicional como en el no tradicional, a través de e-commerce. Una microcervecería de La Pampa concretó semanas atrás su primera exportación, a Dinamarca; su cerveza estará disponible en una vinoteca de Copenhaguen. Una pyme marplatense que fabrica muebles y que obtuvo el Sello Buen Diseño ahora vende sus productos en el mercado chileno. Una productora de recitales hizo su primera exportación a México, organizando una gira por tres ciudades para una banda argentina. Literatura infantil, alfombras, alfajores, vacunas, videojuegos: la lista de productos y servicios que venden al mundo las casi 10.000 empresas exportadoras que hay en nuestro país (el 90% son pymes) es larga y heterogénea.

Siempre destacamos las transformaciones que el gobierno hizo en estos 3 años para aumentar las exportaciones, planteando una política económica más integrada al mundo y con mejores incentivos para la exportación, con la apertura y reapertura de 170 mercados, relanzando negociaciones y acuerdos internacionales, creando herramientas que facilitan el comercio exterior como VUCE o Exporta Simple, mejorando la infraestructura y reduciendo costos logísticos. Pero aunque parezca obvio, muy pocas veces resaltamos lo que las empresas, verdaderas protagonistas de la exportación, lograron gracias a estas transformaciones.

Exportar es una de las actividades más difíciles para una pyme. Requiere preparación, constancia, dedicación y paciencia: la exportación es un negocio que exige continuidad y muestra beneficios a largo plazo. Sin embargo, casi todas las actividades productivas en Argentina tienen al menos un exportador. ¿Pero por qué algunas empresas exportan y otras no? ¿Qué hicieron de distinto las exportadoras que otras empresas de su mismo sector, que tienen productos o servicios similares? Una empresa exportadora piensa su negocio de otra manera, con una mentalidad diferente, una cultura más abierta y más global; también se diferencia en que está orientada a emprender e innovar, ya que exportar implica desarrollar nuevos productos y nuevos negocios.

Después de una caída ininterrumpida en la cantidad de empresas exportadoras desde 2006, que nos dejó con 6 mil empresas exportadoras menos, entre 2016 y 2018 empezaron a exportar 3600 empresas que nunca habían exportado, o al menos no lo habían hecho en los últimos 4 años; y en 2018 el número de nuevas empresas exportadoras aumentó 14% frente a 2017. Tenemos que acelerar esta tendencia, y eso requiere un cambio cultural muy profundo en la manera en que las empresas perciben lo que son capaces de hacer, en su forma de pensar la estrategia de su negocio y en su manera de ver al mundo: no como una amenaza sino como una oportunidad.

Nuestro desafío es que todas las empresas argentinas tengan la meta de convertirse en exportadoras, no importa el sector ni el tamaño. Tenemos que ser ambiciosos y no diferenciar entre empresas que producen para el mercado interno y empresas que lo hacen para la exportación: todas tienen que tener potencial exportador, pensar su modelo de negocio para competir en el mundo y vender en el exterior. Por eso tan importante alentar a las pymes a que le pierdan el miedo a la exportación; que sepan que hay muchas herramientas y programas a su disposición para ayudarlas con este desafío, y que vender en el exterior es el camino para crecer a largo plazo, sobre bases sólidas y diversificando riesgos, y crear empleo de calidad.

Desde la Mesa Exportadora, que encabeza el presidente Mauricio Macri y que reúne al Gobierno nacional y al sector privado en un plan de trabajo conjunto para fortalecer la internacionalización de las empresas argentinas y multiplicar las ventas externas de productos y servicios con valor agregado, decidimos crear una cita totalmente dedicada al comercio internacional y a la cultura exportadora: el Foro Argentina Exporta 2019. Durante dos días, unas 3500 empresas podrán participar de diferentes actividades: sesiones plenarias con más de 20 líderes, expertos y pensadores locales e internacionales; 6 rondas de negocio con 50 compradores internacionales para más de 300 empresas de alimentos y bebidas, cosmética y perfumería, moda, ferretería, decoración y autopartes; y 24 actividades sectoriales para empresas, diferenciadas por actividad productiva y experiencia exportadora. Además, el Foro reunirá la oferta pública y privada de servicios y herramientas para el exportador, por lo que será un punto de encuentro de todo el ecosistema exportador: pymes, hacedores de política, operadores logísticos, proveedores, cámaras empresarias y sector público.

Así como la estrategia de inserción inteligente al mundo de este Gobierno marcó un punto de inflexión en la estrategia productiva, aspiramos a que el Foro se convierta en un espacio para poner a las exportaciones en el centro de la conversación. Una conversación que trata sobre la identidad de nuestra economía, nuestro modelo de país y nuestro futuro, y sobre el rol fundamental de las pymes, verdaderas protagonistas de la energía exportadora de nuestro país, en este camino hacia el crecimiento empresarial y el desarrollo económico de la Argentina.

*El autor es presidente ejecutivo de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

Columnista