Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El dólar: el termómetro del estado de ánimo argentino

Por Claudio Zuchovicki

La hiperinflación, el Rodrigazo, la confiscación de depósitos, el corralito, la pesificación asimétrica, el desagio, el cepo cambiario, la cesación de pago de la deuda, el Plan Bonex, el Austral, el Primavera, la plata dulce, los cambios de nombre de la moneda con la quita de varios ceros, el congelamiento de precios, los golpes de Estado y la inestabilidad política, son algunas de las tantas situaciones que vivimos los argentinos en los últimos 50 años, que lentamente nos llevaron a perder la confianza en nuestra divisa y a buscar refugio en un lugar más seguro y líquido que nos permitiera conservar nuestro poder adquisitivo o, al menos, algo de tranquilidad: el dólar.

Por eso, no es de extrañar que tengamos tan poca fe en el peso, ya que durante décadas vivimos signados por la desconfianza que nos generaban las instituciones nacionales y quienes las conducían. Esto nos marcó de una manera tal que nos resulta difícil cambiar esta costumbre. Incluso, para muchos analistas, el vínculo entre el dólar y los argentinos va más allá de una relación económica o política, sino que se tornó psicológica, ya que en ella se ven representados nuestros miedos, avaricia, incertidumbre y falta de confianza, entre otros aspectos emocionales.

Pero esta vez creo que no es el caso. No quiero confundir la foto con la película.  La foto me muestra que dólar en la última semana subió un 5% y provocó muchos titulares de diarios, incluso esta nota. Pero si veo la película, debo decir que el dólar es lo que menos subió este año. En lo que va del año subió un 7% (casi todo los últimos 15 días). Mucho menos de lo que rindió un plazo fijo o una Lebac. Incluso mucho menos de lo que subió la nafta, el peaje, la leche, en fin la inflación del semestre. Más que pensar que la suba del dólar puede producir inflación creo que esta vez fue la inflación la que hizo reaccionar el dólar.

Debo aclarar tres aspectos técnicos y uno político además.

Técnicos: 

1) El dólar estaba deprimido entre otras cosas porque técnicamente calculábamos que para esta época la liquidación de exportadores seria mayor a la que fue. Pero una caída en los precios de las materias primas no contemplada hizo fallar esas predicciones. Consecuencia: algo menos de oferta.

2) A esta altura éramos muchos los que pensábamos que Argentina ya sería País Emergente y que con eso el flujo de capitales seria mayor. MSCI nos dejó en fronterizos, fallamos en esa predicción y vinieron menos dólares. Consecuencia: menos oferta.

3) Época de aguinaldos y vacaciones de invierno, siendo más barato viajar a Chile que a Bariloche. Consecuencia: más demanda.

Moraleja, menos oferta, y más demanda, simple sube el precio.

Factor político:

Argentina necesita aprobar por el Congreso Nacional reformas muy importantes para ganar competitividad y crecer en serio; reformas fiscales, previsionales y laborales. Así no cierra. Para eso las elecciones son muy importantes y resultan binarias. Si se constituye un poder político de consenso, este dólar suena algo atrasado pero lógico. Si se constituye un congreso polarizado sin consenso, se complica las reformas estructurales este dólar suena muuuuy barato.

Relacionadas

Volvemos a mirar el dólar blue

En las tres semanas siguientes a las PASO hubo pánico entre los ahorristas. Los que tenían pesos, buscaron dólares y los que ya tenían divisas en los bancos fueron a por sus billetes. El siguiente gráfico ilustra la corrida a la perfección.  Concomitantemente cayeron las reservas del Banco Central por ese doble juego; primero porque luego de la crisis del 2001, por razones prudenciales, el 50% de los depósitos en dólares de los privados se encajan en las reservas del BCRA y entonces cuando salen esos depósitos caen las reservas, pero en segundo lugar porque durante las primeras tres semanas post paso la entidad vendió 2.028 millones en sus diarias intervenciones para evitar que el tipo de cambio vuele. Como explicamos la semana pasada, esta dinámica resultaba insostenible en un escenario en el que desapareció el crédito de corto plazo para el Tesoro, porque si sumábamos a esa presión sobre las reservas, la necesidad de devolver 7000 millones de dólares de Letes, desembocábamos en un 6 de febrero del 89, en el que el BCRA se quedó sin reservas y tuvo que anunciar que liberaba el mercado de cambios; la hiperinflación estaba a la vuelta de la esquina. Se optó entonces por el mal menor; el control de cambios.

Ver Más

Los 4 factores que llevaron al Gobierno a intensificar el control de cambios para las empresas

El clima de incertidumbre en la plaza financiera no cesó hasta última hora del viernes, pese a las medidas tomadas por el Gobierno hasta ese momento.  Es por ello que la evaluación de la semana llevó al ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y al presidente del Banco Central, Guido Sandleris, a recomendar a Mauricio Macri a reforzar el control de cambios, con el DNU 609 que con carácter de emergencia se publicó hace unas horas en el Boletín Oficial, en la que establece en su artículo 2 distinguir la situación de las personas humanas de la de las personas jurídicas.  Adicionalmente, fuentes del Central anticiparon que la reglamentación del DNU 609 especificará para el caso de las personas humanas...

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más

Quién es Guido Sandleris, el nuevo presidente del BCRA

Reemplazó a Luis "Toto" Caputo. "El objetivo principal del Banco Central es reducir la inflación. Trabajaremos para recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios", fue lo que prometió al asumir. Profesor, hincha de Boca y fanático de la NBA: Cómo piensa...

Ver Más

Banco Provincia triplica los súper adheridos a la promo de 50% de descuento

La entidad bancaria anunció la incorporación de nuevas cadenas de supermercados a la promoción para el próximo miércoles 26 de septiembre. El beneficio permite ahorros de hasta $1500 mensuales. El mes pasado, más de medio millón de personas aprovecharon la promo.

Ver Más

Columnista