Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El efecto cárcel en la innovación

Por Diego Pasjalidis (*) 

Muchos concuerdan en que para estimular la creatividad se necesita contar con un clima estimulante, un entorno de colaboración y multidisciplinario, un buen liderazgo, distensión, un poco de diversión y por sobre todo un espacio en donde no se juzguen las ideas.

Pero la creatividad, esa cualidad humana que consiste en generar cantidad y diversidad de ideas, también es estimulada a partir de las situaciones más extremas, en donde incluso la necesidad y la urgencia permiten generar un entorno “ideal” para ella. 

Estar privado de la libertad en un espacio confinado y con un clima hostil, son los aspectos que observamos como aparentes limitantes pero, por el otro lado, los reos cuentan con tiempo ocioso y necesidad de hacer o lograr algo que los mantiene enfocados hora tras hora, día tras día en su objetivo. Y no solo se trata de la idea, sino sobre cómo luego materializar la misma, es decir, hacer que la misma sea viable con los recursos escasos que poseen. Y esto da lugar a la innovación, que consiste en llevar las ideas a la práctica.

Haciendo un repaso histórico, uno de los primeros casos que viene a mi mente es el del famoso convicto John Dillinger, quien en la década del 30 construyó un arma falsa a partir de un trozo de jabón tallado y pintado con la que tramó escapar. Aquí vemos la primer evidencia en la que alguien, a partir de algo que todos tenían a mano, usó sus dotes creativas y artísticas para la darle forma necesaria a un producto para cumplir una función. Notemos que su objetivo no era fabricar un arma sino escapar, para lo cual la idea de un arma falsa podría ser de utilidad.

Para esa misma época pero en la cárcel de Londres surge el juego bautizado luego como squash, un deporte en donde los reclusos buscaban entretenerse en un espacio acotado con unas raquetas precarias, haciendo rebotar la pelota contra una pared.

Incluso el cepillo de dientes moderno se le atribuye a William Addis, un recluso que utilizó un hueso de pollo de su cena al que le agregó cabellos de barba que le compraba a un carcelero, lo que le permitiría mantener su higiene dental. Imaginemos lo desesperado que este hombre estaba para crear un elemento en esas condiciones, y que (algo más refinado) nos acompaña hoy a todos en nuestros hogares.

Una de las pruebas literarias en donde la cárcel pone en evidencia su potencial creativo es con el Don Quijote, obra escrita por Cervantes cuando estaba recluido.

Sogas realizadas mediante sábanas atadas entre sí, armas “tumberas” fabricadas a partir de caños de las literas y resortes, máquinas tatuadoras que desafían a cualquier experto ingeniero o lenguajes en código de señas son algunas evidencias más sobre lo que el ser humano puede realizar en los entornos más extremos, sin necesidad de acceder a formación académica ni a estímulos guiados por gurúes de la innovación. 

Un producto accesible en gran parte del mundo es el calentador de agua por inmersión, que fuera inventado por un recluso alemán que – con cables y hojas de afeitar – buscaba un producto que le permitiera destilar el alcohol de frutas fermentadas dentro de la cárcel.

Imaginemos si, como sociedad, usáramos nuestro potencial creativo para la construcción en lugar de optar por la destrucción. ¿Acaso no es increíble el poder ilimitado que tenemos como seres humanos si usamos nuestra imaginación para desafías las limitaciones actuales? 

Si personas en entornos hostiles, muchos con escasa formación y otros motivados por la violencia o agresión pudieron crear sin recursos más que lo que estaba a su alcance ¿Cuánto podremos crear nosotros con nuestra libertad, formación y capacidad de acceder (o aliarnos para que así sea) a muchos recursos? 

Lo que necesitamos es potenciar nuestro deseo, enfocarnos en un objetivo, y experimentar con los recursos que tenemos o, sino, generar creatividad sobre la creatividad para implementar esa idea. Conceptualmente la falta de recursos nunca debe ser una excusa ya que ella le pone fin a nuestra capacidad creativa.

¿Es fácil?, probablemente no. ¿Es posible?, definitivamente sí. ¿Acaso nuestra peor cárcel no será nuestra comodidad?

(*) Director de Ingeniería Industrial en Fundación UADE (Universidad Argentina de la Empresa), autor del libro “Inspiración Extrema” (Ed. Conecta), asesor de innovación en INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial)

Relacionadas

Cómo atraer y retener al mejor talento en tiempos modernos

Durante las últimas dos décadas, el lugar de trabajo ha evolucionado para priorizar el trabajo en equipo. Aunque no es una tarea fácil de realizar, ya que la fuerza laboral actual incluye hoy muy diversas generaciones de empleados: los baby boomers (1945-1963), la generación X (1963-1980), millennials (1981-1995), y la generación Z (nacida después de 1995). Cada generación tiene diferentes valores, diferentes formas de comunicación y diferentes formas de sentirse motivado. Los Gen X se quejan de que los millennials no están comprometidos, los millennials se quejan de que los Gen Xers no son apasionados y trabajan demasiado duro por alguien que ni conocen, los Baby Boomers quieren llamar a los Gen Z por teléfono y ellos quieren responder con un emoji.

Ver Más

La fuerza de las Pymes argentinas

Las Pymes son las grandes generadoras de empleo y recaudación impositiva en cualquier sociedad. Por ello, todos los países toman medidas para que los emprendimientos que surgen en sus territorios germinen sin sobresaltos, prosperen y sean sustentables, para que puedan cumplir el irremplazable rol que les cabe en el desarrollo y la creación de riqueza. 

Ver Más

Nuevas tendencias en el desarrollo de talento

Los cambios en las tecnologías, en las necesidades de los clientes y en la diversidad y movilidad de la fuerza laboral están haciendo que las empresas se encuentren con una fuerte necesidad de re-entrenamiento de su personal.

Las tecnologías disruptivas, como la digitalización, la automatización y la inteligencia artificial, se combinan con las fuerzas demográficas para continuar transformando el trabajo, cómo se hace y quién lo hace. En una encuesta realizada por McKinsey 60 por ciento de los ejecutivos entrevistados espera que la mitad de sus empleados sea re-capacitado, o upskilled en los próximos 5 años. El 28 por ciento espera que más de la mitad requieran capacitación o incluso deban ser reemplazados. Y más de la tercera parte de los entrevistados afirmaron que no están preparados para entrenar a tanta gente al ritmo actual...

Ver Más

Es fundamental diseñar oportunidades para el desarrollo de los industriales

Es sabido que las crisis condicionan la competitividad de las empresas, sea cual fuere su tamaño. Pero, tratándose de Pymes, el contexto actual es aún más complejo para ellas. La imposibilidad de acceder al financiamiento, los elevados costos de producción y de mano de obra combinados con la inflación y la baja del consumo produjeron un preocupante estancamiento de nuestro sector. 

Comenzar a diseñar oportunidades y buscar herramientas para activar el desarrollo de los pequeños y medianos industriales es fundamental. Porque, de lo contrario, este estancamiento generará un círculo vicioso difícil de controlar...

Ver Más

Quiénes son los millennials innovadores que podrían cambiar el mundo en las próximas décadas

MIT Technology Review es una prestigiosa revista que pertenece al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Desde 1999, reconoce a jóvenes innovadores, menores de 35 años, a través de listas anuales. El objetivo es destacar a quienes desarrollan nuevas tecnologías o las aplican de forma creativa para resolver problemas.

En 20 años, la publicación ha distinguido, por ejemplo, a Larry Page y Sergey Brin (creadores del buscador Google), Mark Zuckerberg (Facebook) y Jonathan Ive (jefe de diseño de Apple, clave en su historia, quien recientemente se retiró de la compañía).

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

Columnista