Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El efecto cárcel en la innovación

Por Diego Pasjalidis (*) 

Muchos concuerdan en que para estimular la creatividad se necesita contar con un clima estimulante, un entorno de colaboración y multidisciplinario, un buen liderazgo, distensión, un poco de diversión y por sobre todo un espacio en donde no se juzguen las ideas.

Pero la creatividad, esa cualidad humana que consiste en generar cantidad y diversidad de ideas, también es estimulada a partir de las situaciones más extremas, en donde incluso la necesidad y la urgencia permiten generar un entorno “ideal” para ella. 

Estar privado de la libertad en un espacio confinado y con un clima hostil, son los aspectos que observamos como aparentes limitantes pero, por el otro lado, los reos cuentan con tiempo ocioso y necesidad de hacer o lograr algo que los mantiene enfocados hora tras hora, día tras día en su objetivo. Y no solo se trata de la idea, sino sobre cómo luego materializar la misma, es decir, hacer que la misma sea viable con los recursos escasos que poseen. Y esto da lugar a la innovación, que consiste en llevar las ideas a la práctica.

Haciendo un repaso histórico, uno de los primeros casos que viene a mi mente es el del famoso convicto John Dillinger, quien en la década del 30 construyó un arma falsa a partir de un trozo de jabón tallado y pintado con la que tramó escapar. Aquí vemos la primer evidencia en la que alguien, a partir de algo que todos tenían a mano, usó sus dotes creativas y artísticas para la darle forma necesaria a un producto para cumplir una función. Notemos que su objetivo no era fabricar un arma sino escapar, para lo cual la idea de un arma falsa podría ser de utilidad.

Para esa misma época pero en la cárcel de Londres surge el juego bautizado luego como squash, un deporte en donde los reclusos buscaban entretenerse en un espacio acotado con unas raquetas precarias, haciendo rebotar la pelota contra una pared.

Incluso el cepillo de dientes moderno se le atribuye a William Addis, un recluso que utilizó un hueso de pollo de su cena al que le agregó cabellos de barba que le compraba a un carcelero, lo que le permitiría mantener su higiene dental. Imaginemos lo desesperado que este hombre estaba para crear un elemento en esas condiciones, y que (algo más refinado) nos acompaña hoy a todos en nuestros hogares.

Una de las pruebas literarias en donde la cárcel pone en evidencia su potencial creativo es con el Don Quijote, obra escrita por Cervantes cuando estaba recluido.

Sogas realizadas mediante sábanas atadas entre sí, armas “tumberas” fabricadas a partir de caños de las literas y resortes, máquinas tatuadoras que desafían a cualquier experto ingeniero o lenguajes en código de señas son algunas evidencias más sobre lo que el ser humano puede realizar en los entornos más extremos, sin necesidad de acceder a formación académica ni a estímulos guiados por gurúes de la innovación. 

Un producto accesible en gran parte del mundo es el calentador de agua por inmersión, que fuera inventado por un recluso alemán que – con cables y hojas de afeitar – buscaba un producto que le permitiera destilar el alcohol de frutas fermentadas dentro de la cárcel.

Imaginemos si, como sociedad, usáramos nuestro potencial creativo para la construcción en lugar de optar por la destrucción. ¿Acaso no es increíble el poder ilimitado que tenemos como seres humanos si usamos nuestra imaginación para desafías las limitaciones actuales? 

Si personas en entornos hostiles, muchos con escasa formación y otros motivados por la violencia o agresión pudieron crear sin recursos más que lo que estaba a su alcance ¿Cuánto podremos crear nosotros con nuestra libertad, formación y capacidad de acceder (o aliarnos para que así sea) a muchos recursos? 

Lo que necesitamos es potenciar nuestro deseo, enfocarnos en un objetivo, y experimentar con los recursos que tenemos o, sino, generar creatividad sobre la creatividad para implementar esa idea. Conceptualmente la falta de recursos nunca debe ser una excusa ya que ella le pone fin a nuestra capacidad creativa.

¿Es fácil?, probablemente no. ¿Es posible?, definitivamente sí. ¿Acaso nuestra peor cárcel no será nuestra comodidad?

(*) Director de Ingeniería Industrial en Fundación UADE (Universidad Argentina de la Empresa), autor del libro “Inspiración Extrema” (Ed. Conecta), asesor de innovación en INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial)

Relacionadas

Quiénes son los millennials innovadores que podrían cambiar el mundo en las próximas décadas

MIT Technology Review es una prestigiosa revista que pertenece al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Desde 1999, reconoce a jóvenes innovadores, menores de 35 años, a través de listas anuales. El objetivo es destacar a quienes desarrollan nuevas tecnologías o las aplican de forma creativa para resolver problemas.

En 20 años, la publicación ha distinguido, por ejemplo, a Larry Page y Sergey Brin (creadores del buscador Google), Mark Zuckerberg (Facebook) y Jonathan Ive (jefe de diseño de Apple, clave en su historia, quien recientemente se retiró de la compañía).

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

Adiós a la manzanita

Jony Ive deja Apple: el diseñador del iPhone se independiza Ive, una de las figuras más influyentes en Silicon Valley, creará su propia empresa tras casi tres décadas dedicado a la tecnológica.

Ver Más

5 claves para ser más feliz en su trabajo

No importa cuánto le apasione su negocio, el estrés, las largas jornadas y las preocupaciones pueden dejarle una sensación de infelicidad. "Pasamos demasiado tiempo en el trabajo como para no estar felices en él", dice Beth Thomas, autora de "Powered by Happy: How to Get and Stay Happy at Work". Ser infeliz en el trabajo no sólo afecta su sentido del humor, sino también su productividad, destaca un artículo escrito por Lisa Evans en el sitio soyentrepreneur.com. A continuación, la autora comparte algunos consejos para traer la alegría a su espacio laboral y mejorar el desempeño de su empresa. Veamos.

Ver Más

La AFIP extendió hasta el 31 de julio el ingreso al Plan de Facilidades

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) prorrogó hasta el 31 de julio la posibilidad de que los contribuyentes que no registren la condición de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMES) puedan ingresar su deuda al plan de facilidades de pago de ...

Ver Más

De paseador de perros a inversor

Él es inspirador. Su historia de superación conmueve y seguramente su espíritu emprendedor va a cambiar muchas vidas para mejor. Su libro le abre las puertas a cualquier persona, sin importar su situación social y económica, al mundo de las inversiones. Porque con simples hechos cotidianos uno puede cambiar su vida para siempre, solo depende de sí mismo y de convertir la reacción en acción. "De paseador de perros a inversor, una historia inspiradora de prosperidad integral", habla de finanzas personales, de educación financiera, algo que los argentinos -en su gran mayoría- no tenemos. Cambiar la conducta financiera para mejorar la economía personal y así expandir nuestros rendimientos a futuro es posible sólo a través de un cambio de conciencia. Pero cómo, cuándo y por qué se produce ese famoso clic. Para Javier Lion ese clic ocurre primero sí o sí en ...

Ver Más

Columnista