Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El fin de la inocencia: Mauricio Macri aprende a ser Presidente

​Mauricio Macri cumplió un mes de gobierno, el 10 de enero, con un balance provisorio apenas positivo, pero con algunas señales de alarma, sobre todo desde la política. Es evidente que está aprendiendo a ser presidente y evoca un poco -para los que tienen memoria- sus inicios, allá por 2007, con el accidentado arranque de su primera experiencia en un cargo ejecutivo, el de jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.


Esta vez no fue Hugo Moyano que le llenó de basura la Avenida de Mayo y, alguna mano dañina, acercó una llama que generó un incendio que obligó a desalojar la sede de la Municipalidad. Ahora, las llamas y el humo vinieron de los sótanos del poder, de las estructuras más “podridas”, donde conviven la política sucia con el delito: la Policía, el Servicio Penitenciario y el Peronismo bonaerenses. De 31 días, el país estuvo 15 sobresaltado, siguiendo las alternativas de una fuga tan improbable como increíble de tres sicarios condenados a perpetua quienes, además de asesinos sanguinarios, supieron tener entre los contactos de sus teléfonos a políticos de mediano y alto perfil.


La larga pesadilla –que terminó bien, con los tres killers arrestados sanos y salvos- impidió que Macri pudiera saborear una victoria momentánea ante otro mal sueño de la Argentina de los últimos cuatro años: la salida del cepo cambiario. Se hizo sin romper nada, aunque todavía no se sabe cuál es el impacto del real del salto del dólar oficial de 10 a 14 pesos. Desde las góndolas llegan noticias no muy felices que demandan una estrategia por ahora desconocida. Es la inflación la que se yergue como una amenaza para los sectores más postergados de la sociedad.


Arrancamos este balance con la fuga de los tres asesinos de Quilmes-General Rodríguez porque el propio presidente había puesto como principal prioridad la provincia de Buenos Aires. Salvo Marcos Peña y Rogelio Frigerio, los dos funcionarios en los que más confía, mandó a pesos pesado a acompañar a María Eugenia Vidal. Sabe desde el vamos que mucha de su suerte política se juega en ese distrito, el más grande, a veces indómito y otras veces inviable.  Y de allí también le llegaron las malas noticias. En el bloqueo del presupuesto provincial quedaron las huellas de la ex presidente Cristina Kirchner. También en el estado asamblearia en el que se encuentra el PJ la ex mandataria retiene centralidad: se juntan a favor o en contra de ella.


Es así que en el Senado ocurre una crisis explícita, que también tiene ecos entre intendentes y gobernadores. Varios legisladores que integran el bloque provisorio Frente Para la Victoria de la Cámara alta han empezado a llamarse “ellos y nosotros”. No se refieren a los representantes de Cambiemos ni de partidos provinciales, sino a los kirchneristas y a los peronistas. Ese “ellos y nosotros” es parte de una estrategia de sinceramiento que impulsó Macri con sorpresa: firmó un decreto para designar jueces supremos en comisión y habilitó a Gabriela Michetti para podar 2035 contratos, potenciales “ñoquis”. Ambas decisiones pusieron al bloque bajo una altísima presión. La “electrólisis” política a la que sometió el presidente a las estructuras peronistas, por lo menos en el Senado, dejó al kirchnerismo en minoría.

Los proyectos fueron el palo y las reuniones de Macri y sus ministros con los gobernadores fueron las zanahorias. Se multiplican las promesas de obras y de aportes para fortalecer las exhaustas cajas provinciales, que a duras penas pudieron cancelar la mayoría de sus obligaciones salariales. Esa estrategia, más una sintonía fina de Pro con el renovador Sergio Massa aflojaron el cerco que pretendió montar Cristina Kirchner en torno de Macri. No en vano, el presidente resolvió sentarlo a él y no a Daniel Scioli en el viaje al Foro Económico Mundial de Davos.


El último capítulo relevante de este mes acelerado es el de Macri con los medios. La virtual anulación -sobre todo en sus puntos centrales- de la Ley de Medios no solo es un mensaje a favor de la inversión y la reversión de un proceso de deterioro en un insumo vital para la actividad económica como son las comunicaciones. También es una muestra de que el presidente supo entender que, junto al cepo a la economía, podía eliminar otro factor de distorsión casi sin costos. Fue como el cuadro de Videla. O la Corte menemista. Kirchner sonríe.


* Facundo Chaves Rodríguez, periodista SubDirector de Infobae

Relacionadas

Volvemos a mirar el dólar blue

En las tres semanas siguientes a las PASO hubo pánico entre los ahorristas. Los que tenían pesos, buscaron dólares y los que ya tenían divisas en los bancos fueron a por sus billetes. El siguiente gráfico ilustra la corrida a la perfección.  Concomitantemente cayeron las reservas del Banco Central por ese doble juego; primero porque luego de la crisis del 2001, por razones prudenciales, el 50% de los depósitos en dólares de los privados se encajan en las reservas del BCRA y entonces cuando salen esos depósitos caen las reservas, pero en segundo lugar porque durante las primeras tres semanas post paso la entidad vendió 2.028 millones en sus diarias intervenciones para evitar que el tipo de cambio vuele. Como explicamos la semana pasada, esta dinámica resultaba insostenible en un escenario en el que desapareció el crédito de corto plazo para el Tesoro, porque si sumábamos a esa presión sobre las reservas, la necesidad de devolver 7000 millones de dólares de Letes, desembocábamos en un 6 de febrero del 89, en el que el BCRA se quedó sin reservas y tuvo que anunciar que liberaba el mercado de cambios; la hiperinflación estaba a la vuelta de la esquina. Se optó entonces por el mal menor; el control de cambios.

Ver Más

Los 4 factores que llevaron al Gobierno a intensificar el control de cambios para las empresas

El clima de incertidumbre en la plaza financiera no cesó hasta última hora del viernes, pese a las medidas tomadas por el Gobierno hasta ese momento.  Es por ello que la evaluación de la semana llevó al ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y al presidente del Banco Central, Guido Sandleris, a recomendar a Mauricio Macri a reforzar el control de cambios, con el DNU 609 que con carácter de emergencia se publicó hace unas horas en el Boletín Oficial, en la que establece en su artículo 2 distinguir la situación de las personas humanas de la de las personas jurídicas.  Adicionalmente, fuentes del Central anticiparon que la reglamentación del DNU 609 especificará para el caso de las personas humanas...

Ver Más

Argentina merece una transición ordenada y el que tiene esa responsabilidad es Macri

El que mejor puede definir lo que pasa (en la Argentina) es Dante Panzeri, que tuvo una frase fantástica cuando dijo que 'el fútbol es la dinámica de lo impensado'. Acá, la Argentina es la dinámica de lo impensado. La opinón Sergio Berensztein

Ver Más

El Foro de Convergencia Empresarial dio un fuerte apoyo al acuerdo del Gobierno con el FMI

Los principales empresarios del país emitieron un comunicado, firmado por todas las organizaciones que lo componen, en el cual brindaron su apoyo al nuevo acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Ver Más

A 10 años del voto "no positivo" de Cobos: cuánto dinero representan las retenciones al campo

Es un clásico de la historia económica de la Argentina acudir a atajos cuando los funcionarios de turno no aceptan la fórmula ortodoxa para bajar la inflación, que en general exige achicar el gasto público como mecanismo eficiente, y a la larga menos doloroso, para reducir el déficit fiscal. Así surgió hace exactamente 10 años la iniciativa para disponer un impuesto móvil a la exportación de soja, con el fin de que el Estado se quede con gran parte del aumento que proyectaba el precio internacional del complejo oleaginoso.

Entonces la iniciativa surgió porque el "yuyito", como había definido la ex presidente Cristina Elisabet Fernández de Kirchner a la principal fuente generadora de divisas a través de las exportaciones, había iniciado lo que finalmente fue un vuelo corto ascendente de los precios internacionales de menos de USD 300 la tonelada en 2007 a casi USD 600 en 2008, y con una proyección  a superar los USD 700; y en el caso del aceite de soja pasó de USD 460 en 2016; a USD 740 un año después y USD 1.370 a fines de junio de 2008.

Pero ya "con el diario del lunes" se vio que esa escalada de precios fue puntual, porque al poco tiempo surgió la crisis financiera de las hipotecas en los EEUU que se extendió hasta 2009 y provocó el derrumbe de las cotizaciones internacionales de las materias primas, y el complejo oleaginoso no fue la excepción.

Ver Más

Las inversiones no repuntan y en mayo crecieron sólo 0,5 por ciento

De acuerdo con un estudio privado, los números no resultan alentadores.

Ver Más

Columnista