Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

Por Germán Fermo

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud. Octavo, este mismísimo y fracasado señor presidente repudia a la dictadura militar de Maduro en Venezuela, mientras que el club K no hace otra cosa que adularla. Noveno y por sobre todo, el acuerdo Mercosur-Unión Europea anunciado la semana pasada exponencia las capacidades de comercio y crecimiento de nuestro país en dimensiones y magnitudes jamás vistas por nuestra nación. Mientras que el kirchnerismo cerraba tratos con Irán, Angola, Bolivia, Ecuador y Venezuela, nuestro fracasado señor presidente consigue hacerlo con Europa, uno de los bloques económicos más relevantes del planeta, al mismo tiempo que abrió nuevos mercados en China, Estados Unidos, Japón y Asia.

Un “fracaso” en perspectiva. En perspectiva, no conozco a un solo presidente argentino que desde 1983 haya sido capaz de conseguir ni una pequeña porción de todo esto y en condiciones internas muy extremas debido al saqueo que el kirchnerismo le propició a nuestro país. Sin embargo, la mediocridad de Peronia es tan abundante y miserable, que sólo observo a un periodismo crónicamente criticador, tan “obviamente criticador” que hasta tiene un inconfundible y evidente sabor a billetera K. Nunca para el pueblo argentino hubo una elección tan obvia y sencilla: o se elige la dictadura kirchnerista y al comunismo de estado o se sigue apoyando a un señor presidente que en base a la libertad y al respeto intenta reconstruir la dignidad que nos sacó como nación el kirchnerismo. Imagínense por un segundo si este fracasado presidente tuviese los precios de la soja que el kirchnerismo supo dilapidar en base a mentira y populismo y con esta frase soy más que benévolo. A nuestro “fracasado” señor presidente y equipo me permito decirle entonces: sigan por este rumbo, millones bancamos la parada, nadie es libre de cometer errores pero esta es la senda de la decencia, es el camino hacia la recuperación desde la siniestra herencia K.

Bando que pierde, bando que va en cana. En este entorno, hace unas cuantas semanas que vengo anticipando el inicio de una tendencia muy sólida en la recuperación de activos argentinos que di en llamar “deskirchnerizacion” entendido como el proceso a partir del cual la economía argentina comienza a descontaminarse de un innecesario riesgo K que comenzó a pulular por nuestro sistema en especial desde el día en donde se dio a conocer la “bendita encuesta” que daba por ganador al club K por 9 puntos. Pasaron ya dos largos meses de esa encuesta que más que una encuesta pareció un presagio de Nostradamus en estado de ebriedad y aquí estamos, con la candidata K que “venía ganando por 9 puntos” según me relataban por la TV bajándose de la contienda presidencial y desde entonces varias cosas extremadamente positivas han ocurrido, episodio que no ha pasado desapercibido para activos argentinos.

Los cambios de fórmula en perspectiva. Al cierre del viernes se cumplieron exactamente 30 ruedas desde que el kirchnerismo anunció la “fórmula del siglo”, esa que competiría en originalidad con el mismísimo Maquiavelo. Obviamente que al cambio de fórmula K hay que sumarle el anuncio de fórmula M con el Senador Pichetto dando una señal de gobernabilidad y ejecución que jamás pudo mostrar Cambiemos. Estos dos anuncios de fórmula han sido voluptuosamente celebrados por Wall Street dado que combinan una señal de debilidad K más un signo de notable fortaleza M. El precio de los activos financieros argentinos viene capturando el ritmo de un clima político que sigue favoreciendo al presidente Macri y deteriorando al kirchnerismo para dolor del mundo K y de muchos armagedónicos que sin ser K en lo aparente, han beneficiado ampliamente su postura. En perspectiva, un ADR emblemático como el del Banco Galicia está 40% positivo en sólo estas 30 ruedas, los bonos largos como el Centenario están 10% arriba, los bonos cortos como el Bonar 24 están 5% arriba y el tipo de cambio se apreció 5% generando para posiciones de carry en pesos un retorno del 10% en dólares. El Credit Default Swap de Argentina a 1 año colapsó en este lapso 700 puntos y el de 5 años, 300 puntos. Claramente, la deskirchnerizacion viene tomando velocidad.

¿Cambio de aire? Lo cierto es que el viento le viene cambiando muy favorablemente a nuestro “fracasado” señor presidente en múltiples dimensiones. Primero, la soja pegó la vuelta entrando en terreno positivo, fruto de condiciones climáticas que han afectado muy significativamente al maíz en USA. Segundo, tanto la Reserva Federal de Estados Unidos como el Banco Central Europeo han sonado recientemente muy laxos a nivel monetario alentado una sorpresiva y muy significativa baja de tasas internacionales, lo cual alimenta el posicionamiento a nivel global en mercados emergentes. Por ejemplo, la tasa a 2 años en USA bajó 125 puntos básicos y la de 10 años hizo casi lo mismo en sólo un par de meses. Tercero, la baja de tasas internacionales viene debilitando al dólar contra todas las monedas emergentes, dándole más oxígeno a nuestro Banco Central para lograr estabilidad cambiaria y a través de ella colapso de expectativas inflacionarias. Cuarto, parecería ahora que es muy plausible e inminente un acuerdo tarifario entre Estados Unidos y China aspecto que deja de lado al mayor fantasma que venía asediando a los mercados emergentes. Quinto, la tasa de inflación en Argentina se viene desacelerando fuertemente. Sexto, la economía real comienza a repuntar en actividad. Séptimo, la imagen del presidente Macri viene recuperando a velocidad al mismo tiempo que se estanca el stock de votantes K. Octavo y muy especialmente, el gobierno del presidente Macri acaba de concretar el acuerdo comercial más importante de toda nuestra historia. La posibilidad de que el Mercosur y Europa extiendan sus lazos comerciales abre una ventana de crecimiento potencial para la Argentina sin límites.

Claramente, estos 8 ítems no han pasado desapercibidos por un mundo que nos mira atentamente, razón por la cual el rally de activos argentinos ha sido espectacular y esto recién empieza. Mi escenario base viene siendo invariable e implica a un presidente Macri ganando las elecciones por lo que el riesgo K remanente que todavía contamina a la economía real y financiera de Argentina será pulverizado en los próximos 5 meses. La recuperación de activos argentinos y de nuestra economía en general recién empieza, pierde el bastión K y lo celebro infinitamente como ciudadano de este bendito país al que todavía podemos llamar Argentina.

*Director, MacroFinance - gf@germanfermo.com

Relacionadas

Más allá de la codicia y el miedo

Más allá de la codicia y el miedo, es el título de un libro de Hersh Shefrin que describe el proceso en la toma de decisiones de un inversor. Este nos ayuda a comprender como los mercados se debaten entre el miedo y la codicia, entre el pánico o la avaricia.

Parto del principio que los mercados no se mueven por lo que pasa, sino por las expectativas previas que los inversores tenían de lo que podía pasar. Si se desilusionan con un balance, con un numero de empleo o fiscal o con un resultado político, las bajas son mucho más grandes e irracionales que lo que indican los propios fundamentos y viceversa si los datos son favorables ante una grata sorpresa. En concreto si una empresa presenta un balance donde gana 10% menos de lo que pensaba ganar, la acción puede caer 30% o si ganan un 10% más de lo que se pensaba puede subir un 30%.

Saben porque, porque el mercado negocia confianza y expectativas. Cuando perdes alguna de ellas no hay discurso, anuncio o promesa que puede restituirla de golpe.

Ver Más

¡Terminemos con la timba financiera! ¿Por qué esta afirmación es errónea?

1- Lo que oímos. "El mercado de capitales representa la timba financiera". "Necesitamos cambiar la ganancia fácil de la timba financiera". "Hay que pasar de un modelo financiero a uno productivo". Son frases que se han escuchado recurrentemente en las campañas políticas y desde diversos sectores durante varios años. Ya que nosotros somos el electorado y estamos en pleno período de decisiones, vale la pena preguntarnos si estas afirmaciones son o no ciertas. 2- Definición. Según su definición formal, la palabra "timba" es una partida de juego de azar, e improbablemente la suerte va de la mano de las finanzas. A modo de ejemplo: si en la ruleta todos los participantes eligen apostar al color rojo y un solo participante al color negro, la influencia que tienen sus decisiones sobre el resultado del juego será nula. En las finanzas, si hay mayor demanda por determinado activo y todos deciden comprarlo, habrá un efecto directo sobre el precio. A partir ...

Ver Más

¿Qué pasa después de las PASO?

Las PASO resultaron ser un evento fundamental en la economía y política del país. Dado el resultado, para evitar que se deterioren enormemente todas las variables de la economía es indispensable que los principales candidatos hablen, acuerden algunas premisas básicas y las comuniquen. La fenomenal suba del tipo de cambio no es porque Alberto Fernández haya dicho que quería un dólar más alto unos días antes de las elecciones y el mercado quisiera darle el gusto. Más bien diría que es temor a las políticas que pueda implementar. Tampoco es porque algunos extrañarían a Macri y manifiestan así su repudio a Fernández porque eso es tirarse un tiro en el pie. Es simplemente el resultado natural de miles y miles de decisiones ...

Ver Más

No somos ricos, debemos trabajar para serlo

El debate sobre el futuro impregna ambientes diversos. Los líderes globales reflexionan sobre los desafíos de estos tiempos en varios espacios de la academia y la sociedad. La preocupación crece con el cambio climático, la contaminación, las nuevas formas de terrorismo, las políticas sorpresivas de EE.UU. y sus consecuentes impactos en el comercio global. ¿Cuál será el rol de las nuevas potencias como China? ¿Y sobre todo los cambios culturales, sociales y laborales que generan la convergencia de las nuevas tecnologías y las migraciones?

Con esta misma energía podríamos mirar el futuro con esperanza. El desarrollo de las energías renovables hace tender su costo a cero, ya no será una utopía producir en el Sahara o usar el agua desalinizada del mar. La convergencia de biotecnología, robótica, agricultura de precisión...

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Las reformas que demandan los inversores argentinos al próximo Gobierno

Una encuesta realizada por la consultora Inversor Global muestra que priorizan una baja de gasto público para generar competitividad

Ver Más

Columnista