Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El importante desafío de crecer dos años seguidos

Por Santiago Bulat

La ciencia económica ha estudiado en diversas oportunidades, y a lo largo de su propia gestación, que no todos los procesos funcionan de la misma forma en sociedades diferentes, así como tampoco en tiempos históricos diferentes. Durante los últimos años, particularmente desde 2011, la dinámica del crecimiento en la Argentina se dio en forma de "serrucho". En los años electorales se lograba alcanzar una expansión respecto del año previo, mientras que al año siguiente la economía volvía a decrecer, dinámica que se sostuvo durante 5 años en la cual la economía en términos netos exhibió un crecimiento nulo. 
Haciendo un breve repaso por los resultados del pasado, tras la brusca caída del año 2002, producto de malos manejos macroeconómicos, la brecha entre el PBI real y el PBI potencial fue una de las mayores de la historia. Es decir, muchos recursos (mano de obra y capital), quedaron fuera de uso y la recuperación de ese producto bruto, fomentado por políticas fiscales y monetarias pro-cíclicas, generaron que esa brecha se achicara año a año, producto de los datos positivos de crecimiento económico. Sin embargo, el principal desafío se encontró en los últimos años, cuando el modelo económico encontró un límite al impulsar la actividad económica basándose en el fomento artificial de la demanda (vía consumo y el aumento del gasto público). Esto, sumado a la caída en los términos de intercambio, llevó a que la economía creciera en un solo componente de la ecuación y no pudiese generar las condiciones necesarias para aumentar la capacidad productiva.
Uno de los principales logros que podría conquistar el actual Gobierno es el de lograr dos años consecutivos de crecimiento económico. Durante 2017, el crecimiento de la economía fue del 2,9%, y encontró sustento en la inversión que creció a un ritmo del 11% anual, muy por encima del nivel de crecimiento del consumo, que avanzó en torno del 3% entre el público y privado, al ritmo del crecimiento de la economía en su conjunto. Sin embargo, el consumo representa la mayor parte de la demanda global (83% a fines de 2017), lo que explica el leve crecimiento del PBI a pesar que la formación bruta de capital fijo (inversión) muestre aumentos de dos dígitos, mostrando por qué el crecimiento de la economía resulta "invisible" para los agentes de la economía.
Está claro que fomentar el componente de inversión dentro del PBI es condición necesaria para que el nivel de expansión que pueda alcanzar cualquier economía sea superior. Sin embargo no es condición suficiente para mostrar grandes resultados en las tasas de expansión, ni ofrecer la "sensación" de reactivación en la economía cotidiana. Además, el poner un freno en el avance del consumo resulta también una política antiinflacionaria, que es una de las principales batallas que el Gobierno quiere dar.
Es por eso que el actual plan del oficialismo tiene una lógica fundamentada en otra "pata" del PBI (la de inversión), pero muestra escasos avances en el principal componente del PBI. Esto ofrece perspectivas de crecimiento para este año más saludables, pero que irán a un ritmo más lento de lo esperado. 
La base de crecimiento, según el arrastre estadístico del año previo, se encuentra en torno del 1,3%. El salario real mostrará un crecimiento exiguo, con paritarias que en promedio han finalizado en torno del 15% sujetas a una cláusula de revisión y una inflación que interanual se encuentra en el orden del 19,9% hacia diciembre, según el REM. Cabe aclarar que las paritarias comienzan a cerrarse en marzo o abril y se ejecutan en más de un período, mientras que la medición del REM es interanual a partir de diciembre. A su vez, la expectativa de crecimiento de la inversión marcará nuevamente un crecimiento de dos dígitos y probablemente supere el ritmo de crecimiento evidenciado durante 2017. Desde el frente externo se estima que el déficit comercial supere el nivel alcanzado en el año previo, rondando cerca de los u$s11.000 o u$s12.000 millones, afectado a su vez por la crisis de la sequía que acecha a la Argentina. A partir de estas premisas, el crecimiento de la economía se situaría por debajo del 3,5% estimado por presupuesto, en el rango de 2,3% y 2,5% según estimaciones privadas. 
En síntesis: el camino de recuperación resulta más propicio para poder expandir el producto real de la economía. Durante 2017 el EMAE marcó un avance del 2,8% (sin corrección) y un crecimiento de 14 de los 16 sectores relevados respecto de 2016. A su vez marcó un aumento del 0,5% en relación con los números de actividad observados en 2015, y un crecimiento en 11 sectores, quedando aún solo 5 sectores por debajo tras la pérdida de 2016. Es por eso que 2018 encontrará un desafío en lograr mayor difusión y un crecimiento homogéneo de todos sus sectores, tal como lo hizo en el año previo, evitando así que la expansión sea heterogénea e imperceptible para determinados segmentos de la sociedad.
*Artículo publicado en la edición papel del diario Ámbito Financiero

Relacionadas

De paseador de perros a inversor

Él es inspirador. Su historia de superación conmueve y seguramente su espíritu emprendedor va a cambiar muchas vidas para mejor. Su libro le abre las puertas a cualquier persona, sin importar su situación social y económica, al mundo de las inversiones. Porque con simples hechos cotidianos uno puede cambiar su vida para siempre, solo depende de sí mismo y de convertir la reacción en acción. "De paseador de perros a inversor, una historia inspiradora de prosperidad integral", habla de finanzas personales, de educación financiera, algo que los argentinos -en su gran mayoría- no tenemos. Cambiar la conducta financiera para mejorar la economía personal y así expandir nuestros rendimientos a futuro es posible sólo a través de un cambio de conciencia. Pero cómo, cuándo y por qué se produce ese famoso clic. Para Javier Lion ese clic ocurre primero sí o sí en ...

Ver Más

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Vivir sin aire...

Hoy sufrimos pensando en cómo vivir sin aire, cómo vivir tratando de afrontar los pagos de alquileres, de expensas, de luz, de gas, de comida, etc. Y en este mundo es la política llevada a religión la que intenta dar una respuesta: trata de poner el Paraíso imaginario en ésta, nuestra vida real. El Libro Sagrado de esta religión lo conforman las promesas de campaña: ¨Habrá ciudadanos felices”, “No habrá deudas”, “Aquél que robó irá preso”, “Habrá una justicia justa”, “Habrá pobreza cero”, etc. Y comprar estas promesas equivale a tomar la Primera Comunión: acompañados por nuestros padres damos fe de un constructo mentiroso. Y luego sobreviene la Confirmación, el refrendar que seguimos creyendo en este engañoso discurso. ¿Por qué hacemos esto? Porque, así como no podemos vivir sin aire, tampoco podemos vivir sin ideales trascendentales, sin la idea de que la especie ...

Ver Más

Cuarto descenso de la actividad económica: cayó 2,7% en julio

La devaluación y la sequía siguen dando sus coletazos en el agro, en la industria y en el comercio. Este es el cuarto mes en el que el dato del EMAE arroja un número negativo, lo que ya muestra las primeras señales de un enfriamiento de la economía.


Ver Más

Columnista