Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

El mejor futuro es un futuro en común

​Hoy en día nos sorprendemos más cuando escuchamos la noticia de que una mujer obtendrá una posición de liderazgo en una empresa o cargo político que cuando nos enteramos que fue asesinada en su casa, en la calle, en el trabajo. Algo no está bien. La cotidianeidad nos está venciendo y está en nosotros -sí, hombres y mujeres- romper con ella. Dar vuelta la situación. No podemos acostumbrarnos.


Los países de América Latina son los que presentan los más amplios niveles de participación política femenina en el mundo. Sin embargo, también son los que mayor desigualdad presentan y más femicidios sufren. Si bien ha habido avances, la igualdad es una deuda pendiente que hay que convertirla en realidad, ahora.


Invertir en mujeres no sólo se trata de cumplir con un derecho humano que abarca al planeta entero, sino de aprovechar el gran potencial que permitirá el crecimiento económico, político, cultural y social.


Según un estudio realizado por el Instituto Internacional de Economía Peterson de Washington y Ernst & Young (EY) se relevó que un aumento en la proporción  de mujeres del  al 0 al 30% se correlaciona con el 15% de rentabilidad. Sin embargo, según el World Economic Forum, la Argentina es uno de los países con más desigualdad en la participación femenina en el rubro económico. Durante los últimos 11 años, las mujeres han perdido casi 10 puntos de participación y ganan menos que los hombres por el mismo trabajo.


Si bien ha habido organizaciones de la sociedad civil que se han puesto al hombro las causas de la mujer, así como también políticos y se han establecido los objetivos del milenio de la ONU por un país 50-50; el trabajo que se realizó y se continúa realizando está muy lejos de cruzar la línea de llegada. Para avanzar se necesita de la acción de los empleadores, de las familias, de los líderes de cada país.


La desigualdad es producto de la educación, de la cultura. Es por eso que empoderar a las mujeres es la clave central. Llevará años, pero que no podemos esperar un día más para mejorar las condiciones de las mujeres y niñas. Ellas, son la próxima generación de trabajadoras. Como exclamó Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres: “no podemos permitirnos el lujo de perder el potencial de una nueva generación de mujeres”.


Empoderar a la mujer le da la posibilidad de obtener ingresos que le permitirán alejarse de situaciones de violencia. Desde el momento en que las mujeres se sienten empoderadas, se sienten responsables de exigir sus derechos, ser líderes y formar parte del cambio social. Las mujeres empoderadas se sienten capacitadas para seguir empoderando mujeres. 


No podemos pensar la igualdad simplemente desde la mujer. La igualdad debe abarcar a todos los ciudadanos. Debe tener el compromiso de los hombres. La igualdad permite repensar las ideas, afrontar el trabajo en equipo y comprender que hay una perspectiva más amplia que la que se ofrece en la actualidad. Las mujeres están capacitadas y decididas para colaborar, para crear, para beneficiar, para compartir.


No podemos pensar en políticas para las mujeres si no hay mujeres en política, tampoco podemos pensar en justicia para las mujeres si no hay mujeres juezas y, por sobre todo, no podemos comprender un liderazgo sostenible y en conjunto si no hay mujeres líderes.


Podemos indignarnos al pensar que todavía hay derechos de mujeres y niñas que están siendo negados, o podemos alentarnos al pensar que hay miles de personas en el mundo que actúan convencidas de que el camino es la igualdad. Demos el siguiente paso para promoverla. No hay mejor futuro que un futuro en común.


* Sofía Quilici, Licenciada en Comunicación

Relacionadas

6 pasos para cumplir tus objetivos en 2018 (y empezar con el pie derecho)

Ya han pasado los primero días del año. Estimo que habrá tratado de cerrar 2017 lo mejor posible y con muchos planes para el 2018. Es año par, así que le tengo mucha fe! Seguramente te preguntas si vas a conseguir todo lo que estás planeando, o te va a pasar lo mismo que en el 2017. Algunos dicen que si salís a dar la vuelta a la mañana con una valija en la mano, tenés más probabilidades de viajar en el año siguiente. Yo te propongo algo más que eso, un “reset + reorg” para ayudar a que la suerte esté de tu lado. La acumulación de papeles, trabajos pendientes, archivos digitales y desorden general impacta notablemente en tu productividad y actitud frente al trabajo. Así que, para empezar con el pie derecho, te recomiendo que te guardes un par de días para reflexionar, eliminar lo que no te va a ser útil, y asegurarte que empezás como nuevo. Veamos

Ver Más

Brainstorming Multisensorial: Una herramienta para la innovación

El brainstorming tradicional es muy conocido como instrumento para activar la asociación libre de ideas en una reunión de trabajo. Se aportan palabras de manera espontánea, sin buscar coherencia ni sentido, y de todas esas ocurrencias van decantando algunas para facilitar una mirada original acerca de algún tema. El fundamento de este entrenamiento es desactivar las conexiones obvias entre ideas y también promover la interacción entre ocurrencias de los distintos participantes. Así se espera el surgimiento de nuevas y mejores propuestas o soluciones. En un segundo tiempo se seleccionan los mejores resultados y definen las acciones a seguir. La limitación de este método es que, aún si activa las asociaciones libres, sólo apela al pensamiento verbal, es decir a lo que puede pensarse a través de palabras. Como demuestran nuevos estudios neurocientíficos lo visual es necesario para potenciar los procesos creativos y la innovación. También las experiencias grupales compartidas, más allá de mejorar los vínculos, activan la conectividad además de inspirar y hacerlos más creativos. Los invitamos a inspirarse con esta primera muestra ...

Ver Más

Chicas poderosas, o porqué todo lo que brilla no es oro…

El crecimiento económico acelerado a partir de la industrialización, la globalización y las nuevas tecnologías nos permitió a algunos de nosotros a acceder a una vida de mayor confort. Pero ese confort se fue desdibujando en nuestra cultura actual en una forma de felicidad, de plena realización, en la que “tener” ganó paso al “ser”. “Si lo que tengo es lo que soy, entonces más pleno tengo que sentirme con todo lo que logré tener”, pensamos. Pero rápidamente vemos que esa forma de felicidad es un barril sin fondo, al que tendemos a seguir llenando compulsivamente, para ver si logramos ese estado de bienestar, de plenitud que buscamos. Las mujeres hemos sumado a los mandatos tradicionales el ser las principales decisoras de compra del planeta, tras la quimera de lograr tener aquello que nos permita ser lo que soñamos. Camino falaz que sólo genera nuevas imposturas que son armadura y corset de las chicas poderosas de hoy. Pero también podemos asumir un rol crucial ...

Ver Más

Ángela Merkel y cómo romper el techo de cristal

El próximo 24 de septiembre hay elecciones en Alemania y Ángela Merkel es la favorita. Ella es la primera mujer en acceder al gobierno alemán y, de ganar, este sería su cuarto mandato. En 2017, hubo tan solo 15 mujeres entre los líderes de todo el mundo por lo que Merkel, sin dudas es un símbolo cuando se habla de romper el techo de cristal. La semana pasada, el periódico estadounidense The New York Times (NYT) publicó como nota de tapa un extenso artículo sobre la participación política y económica de las mujeres en ese país. “Alemania, que ha sido liderado por una mujer por 12 años, tiene un problema con las mujeres”, se resalta allí. Aún cuando Merkel ha sido un role model para muchas, la representación femenina en el parlamento está en torno al 37%, dejando al país es en puesto 21 del ranking Woman in Parliaments. En el sector privado, la situación no es mucho mejor. NYT resalta que “hay más CEOs llamados Thomas (7) que mujeres CEO (3) en las ...

Ver Más

Ser una líder en mayúscula

Después de todos estos años de estar trabajando con mujeres líderes a lo largo y ancho de varias partes del mundo, de diferentes organizaciones, industrias, culturas, encontré un denominador común a pesar de todas las diferencias y particularidades. Este denominador me hizo repensar y reconocer un nuevo paradigma con respecto a lo que es ser una LIDER en mayúsculas. Una buena líder, ante todo ESCUCHA. Cuando aceptas un rol de liderazgo, ya sea en una organización social, de negocios o un proyecto comunitario – es crucial entender tu entorno. Conocerlo profundamente... 

Ver Más

Ser una líder en mayúsculas

Después de todos estos años de estar trabajando con mujeres líderes a lo largo y ancho de varias partes del mundo, de diferentes organizaciones, industrias, culturas, encontré un denominador común a pesar de todas las diferencias y particularidades. Este denominador me hizo repensar y reconocer un nuevo paradigma con respecto a lo que es ser una LIDER en mayúsculas. Una buena líder, ante todo ESCUCHA. Cuando aceptas un rol de liderazgo, ya sea en una organización social, de negocios o un proyecto comunitario – es crucial entender tu entorno. Conocerlo profundamente. Hacer preguntas y escuchar a todos los que te rodean, a todos los que te acompañan en la consecución de tus objetivos, entender quiénes son, qué necesitan, qué los moviliza, qué los motiva. Todas las personas tienen un hondo deseo de ser escuchadas y los verdaderos líderes reconocen esa necesidad en los otros y la satisfacen. Los verdaderos líderes, mujeres y hombres, encuentran soluciones sustentables a los problemas que encuentran porque justamente logran un entendimiento y conexión cabal con la gente y su comunidad...

Ver Más

Columnista