Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El miedo, una barrera invisible

Todos somos emprendedores en potencia, aunque pocos podemos concretar nuestras ideas o proyectos. Justamente, menos del 10% de todo lo que imaginamos alguna vez hacer se lleva a la práctica ¿cómo impacta el miedo a la hora de emprender?


En ocasiones se debe a razones reales de tiempo u otros recursos, pero en la mayoría de los casos aparecen barreras internas asociadas al sentimiento del miedo cada vez que deseamos emprender: miedo al fracaso, a perder dinero, a desprestigiarme, a lo que dirán los otros… miedo al miedo en sí.


Solemos disfrazar esos miedos con excusas “no es el momento”, “cuando tenga un tiempo”, “el año que viene”, “una vez que culmine una actividad”, en fin, razones que nos ponemos para aplazar ese momento que puede enfrentarnos al miedo.


Como el miedo es una ilusión generada a partir de los paradigmas de cada persona, para poder dominarlo debemos comprenderlo.


El miedo a emprender o, generalizando, el miedo a hacer algo diferente basa su existencia en tres elementos:


1. Algo malo nos puede pasar (impacto negativo)


2. Hay una alta posibilidad de que eso ocurra (probabilidad)


3. Si ocurre, mis recursos y capacidades no me permitirán enfrentar ese hecho (debilidad)


La probabilidad, es la posibilidad de que un hecho o resultado ocurra; mientras que el impacto nos muestra cuán fuerte o débil será su resultado. 


Si les dijera que arrojo una moneda al aire, y si ganan obtienen cien dólares mientras que  - si pierden - deben pagar un dólar ¿tomarían la apuesta? Es muy posible que sí, ya que la probabilidad de ganar o de perder es la misma, pero el impacto de ganar es mucho muy superior al de perder. 


Yendo un paso más allá: si les dijera que escojan un número del uno al treinta y seis, que apuesten un dólar antes de hacer girar una ruleta: si aciertan ganan treinta y seis veces su apuesta, sino pierden lo apostado ¿lo harían? La tentación es grande, el impacto de ganar se muestra como grande, aunque la probabilidad de ganar es muy pequeña: de hecho, es mucho mayor la probabilidad de perder que la de ganar. Pero esto no amedrenta a una gran cantidad de apostadores a juegos como La Ruleta motivados por la promesa del impacto más que por su probabilidad.


¿Cómo enfrentar los miedos?


En los negocios, como en otros campos de la vida, debemos ser conscientes de que el miedo no existe, no tiene una entidad, sino que se la damos nosotros en base a lo que percibimos y a nuestros conocimientos y experiencias. Lpo que es miedo para uno, no lo es para otros.


Para que exista el MIEDO, este debe nutrirse con el PEOR impacto y la MAYOR probabilidad de que este impacto ocurra. 


Por ejemplo, piensen en las personas que han padecido un robo en la vía pública, y más aún aquellas que lo han padecido con violencia. Muchos comienzan a tener miedo de volver a salir o pasar por el lugar donde fueron atracados. Nadie duda que el impacto fuera altamente negativo pero ¿qué podemos decir de la probabilidad? ¿Cuántas veces en su vida han sido víctima de un robo? O, dicho de otra forma ¿Cuántas veces no los han asaltado? Notarán que son muchas (muchas) más las veces en las que no nos asaltaron que en las que sí lo han hecho, por lo que la probabilidad de sentirse seguro debería ser muchísimo mayor a la de sentir miedo de que vuelva a ocurrir. Pero nuestro cerebro no lo procesa así, debido a que el fuerte impacto emocional pondera esa única vez como uno de los días más importantes y negativos de nuestra existencia. 


Como ocurre con otros tantos miedos, hay gente que decide enfrentarlos, viajando en avión, hablando en público, corriendo cerca de perros, saltando en paracaídas, probando emprender, entre otros.

El miedo no existe si no lo nutrimos con altas dosis de probabilidad e impacto negativas, y una buena forma es usar nuestra razón a nuestro favor siguiendo unos simples consejos:


Consejo 1: pensar ¿qué es lo peor que me puede pasar? El miedo, al tener un fuerte componente irracional, tiende a mezclar todo con todo, y hasta justificar lo injustificable. Entonces, preguntarnos sobre lo peor que nos puede pasar permite ponderar realmente aquello que nos puede ocurrir. ¿Cuán grave es? ¿Cuán fuerte va a ser su impacto en el mediano o largo plazo? ¿Condiciona mi futuro? ¿Me expone fuertemente? ¿Pierdo mucho dinero?


Consejo 2: realizar una matriz probabilidad e impacto. En un emprendimiento ocurren muchas situaciones, buenas y malas, más o menos gratas. Incluso, muchas de las que aparentan ser negativas tienen un gran aprendizaje para el futuro. Para no darle alimento ficticio al miedo, podemos realizar una matriz probabilidad e impacto (negativo) como la que sigue, a fin de colocar a cada hecho que relevemos en el punto anterior en su correspondiente casilla, y darle la importancia que se merece.


Consejo 3: identificar recursos y capacidades requeridas. Cada casilla del gráfico anterior nos demanda diferente tipo de atención. Aquellos hechos con alta probabilidad de ocurrencia y un alto impacto negativo, nos hace pensar en qué recursos y capacidades debemos tener (o desarrollar) para que el impacto no sea tan negativo o para reducir la posibilidad de que el hecho ocurra. Aquí, no solo debemos mirar lo que tenemos, sino también pensar ¿quién podría ser un socio o aliado que me complemente para mitigarlos o reducirlos? ¿Puedo transferir esos riesgos a alguien (por ejemplo, un seguro)?


Aquellos hechos que pueden darse con alto impacto y una baja probabilidad de ocurrencia, nos harán pensar si debemos aceptarlos y asumirlos como parte del negocio, porque existe una alta probabilidad de que nunca ocurran.


Un emprendedor genera recursos y capacidades por varios medios: consiguiendo asistencia, capacitándose, participando de redes de networking, consiguiendo socios, aliados o inversores que permitan eliminar, reducir, mitigar o transferir aquellos elementos negativos que puedan darse. 



(*) Extracto adaptado del libro “Inspiración Extrema”, Editorial Conecta. www.inspiracionextrema.com 

Relacionadas

Ni las nuevas tecnologías ni un sector en particular: la clave de la innovación está en las personas

Un estudio realizado por Great Place to Work a más de 57.447 empleados pertenecientes a 60 empresas reveló que el factor humano es imprescindible para innovar y hacer una diferencia con respecto a la competencia. Los resultados


Ver Más

Cómo atraer y retener al mejor talento en tiempos modernos

Durante las últimas dos décadas, el lugar de trabajo ha evolucionado para priorizar el trabajo en equipo. Aunque no es una tarea fácil de realizar, ya que la fuerza laboral actual incluye hoy muy diversas generaciones de empleados: los baby boomers (1945-1963), la generación X (1963-1980), millennials (1981-1995), y la generación Z (nacida después de 1995). Cada generación tiene diferentes valores, diferentes formas de comunicación y diferentes formas de sentirse motivado. Los Gen X se quejan de que los millennials no están comprometidos, los millennials se quejan de que los Gen Xers no son apasionados y trabajan demasiado duro por alguien que ni conocen, los Baby Boomers quieren llamar a los Gen Z por teléfono y ellos quieren responder con un emoji.

Ver Más

Quiénes son los millennials innovadores que podrían cambiar el mundo en las próximas décadas

MIT Technology Review es una prestigiosa revista que pertenece al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Desde 1999, reconoce a jóvenes innovadores, menores de 35 años, a través de listas anuales. El objetivo es destacar a quienes desarrollan nuevas tecnologías o las aplican de forma creativa para resolver problemas.

En 20 años, la publicación ha distinguido, por ejemplo, a Larry Page y Sergey Brin (creadores del buscador Google), Mark Zuckerberg (Facebook) y Jonathan Ive (jefe de diseño de Apple, clave en su historia, quien recientemente se retiró de la compañía).

Ver Más

5 claves para ser más feliz en su trabajo

No importa cuánto le apasione su negocio, el estrés, las largas jornadas y las preocupaciones pueden dejarle una sensación de infelicidad. "Pasamos demasiado tiempo en el trabajo como para no estar felices en él", dice Beth Thomas, autora de "Powered by Happy: How to Get and Stay Happy at Work". Ser infeliz en el trabajo no sólo afecta su sentido del humor, sino también su productividad, destaca un artículo escrito por Lisa Evans en el sitio soyentrepreneur.com. A continuación, la autora comparte algunos consejos para traer la alegría a su espacio laboral y mejorar el desempeño de su empresa. Veamos.

Ver Más

De paseador de perros a inversor

Él es inspirador. Su historia de superación conmueve y seguramente su espíritu emprendedor va a cambiar muchas vidas para mejor. Su libro le abre las puertas a cualquier persona, sin importar su situación social y económica, al mundo de las inversiones. Porque con simples hechos cotidianos uno puede cambiar su vida para siempre, solo depende de sí mismo y de convertir la reacción en acción. "De paseador de perros a inversor, una historia inspiradora de prosperidad integral", habla de finanzas personales, de educación financiera, algo que los argentinos -en su gran mayoría- no tenemos. Cambiar la conducta financiera para mejorar la economía personal y así expandir nuestros rendimientos a futuro es posible sólo a través de un cambio de conciencia. Pero cómo, cuándo y por qué se produce ese famoso clic. Para Javier Lion ese clic ocurre primero sí o sí en ...

Ver Más

LIDERAZGO COLABORATIVO Y MENTORING: CÓMO ALINEAR OBJETIVOS PARA CONSTRUIR

Crear Valor Juntos (CVJ) es una plataforma creada por Lorena Marino. Se trata de un espacio para potenciar procesos de crecimiento profesional y personal. Conocé las claves para repensar la manera de trabajar en diferentes tipos de organizaciones y empresas 


Ver Más

Columnista