Newsletter Semanal equipo bulat

En Compañias

El nuevo reto: las marcas verdes

Desde hace un par de años, las empresas se inclinan a llevar a cabo planes de trabajo sustentables. Pasando por embalajes reciclables, productos orgánicos, ahorro y optimización de la impresión en papel, etc.



Como parte de su compromiso, las marcas modernas, no pueden ignorar el nuevo paradigma de desarrollo sostenible.


Pero, ¿qué están haciendo las compañías a nivel global para volverse “verdes”?


3  casos de empresas que dan muestras de su conciencia sustentable:


1.       Natura: de origen brasilero, fueron pioneros en producir repuestos para sus productos y así reducir costos e impacto ambiental. El año 2000 lanzaron la línea Ekos que fue desarrollada a partir del uso sustentable de los activos de la biodiversidad del Amazonas. Desde 2005 comenzó la vegetalización de las fórmulas de sus productos, lo que sustituye las grasas animales. Recientemente Natura anunció la compra de 70 mil bonos del mercado voluntario de carbono correspondientes al Parque Eólico Rawson de Genneia, el mayor de la Argentina. Esto le permite compensar las emisiones generadas como parte de su Programa de Carbono Neutro lanzado en 2007.


2.       Unilever: la compañía afirma que el 55% de las materias primas de origen agrícola que utilizan globalmente provienen de bases sustentables. Cuenta con un padrón de 1,5 millones  de granjeros con los cuales desarrollan los cultivos sustentables que dan garantía de abastecimiento y un retorno muy importante al granjero contribuyendo al freno de la desforestación.


3.       Toshiba: es una de las compañías reconocidas mundialmente por llevar a cabo iniciativas sustentables. Dentro de sus principales preocupaciones, se encuentra la optimización de los sistemas de impresión. Para consolidar una oferta amigable con el medio ambiente ha desarrollado equipos capaces de borrar y reutilizar hasta 5 veces el papel lo que permite disminuir en un 80% el consumo de insumos y las emisiones de CO2 en un 57%.


Ahora bien ¿Cómo es posible volverse sustentables en el día a día?

Las iniciativas de Toshiba respecto a la impresión, nos acercan a una problemática cotidiana de las empresas y la sociedad en su conjunto: ¿cómo podemos volvernos sustentables en este aspecto?


Gabriel Ascón, CoFundador y Propietario de SG Soluciones acerca consejos para que marcas, organizaciones e individuos, adopten mejores hábitos para que la impresión y la gestión documental  se vuelvan una práctica más sustentable.


1)       Elección del papel: es importante que el papel provenga de empresas que cuenten con las certificaciones FSC, ejemplo Celulosa Argentina con su linea Boreal. De este modo, nos aseguramos que se ha respetado la cadena de cuidado desde el plan de ordenación forestal hasta la distribución final.


2)      Utilizar un software de control de impresión: es posible reducir hasta un 30% las impresiones con un software de control. Su uso fomenta la impresión responsable con cuotas por usuario y políticas de impresión.


3)       Optar por equipamiento sustentable: hoy existen equipos “eco-inteligentes” con tecnología que permite el borrado de la impresión hasta 5 veces y la reutilización del papel. Suponiendo que una  empresa imprime 4.000 páginas por mes, después de 5 años conseguiremos un ahorro de 192.000 hojas de papel, dicho de otro modo, salvamos más de 20 árboles. 


4)       Tratamiento de residuos: los cartuchos de tóner, tinta y otros insumos deben manipularse y desecharse de manera responsable por su alta toxicidad. En SG brindamos - sin cargo para nuestros clientes - el servicio de recolección de cartuchos de tóner, tintas y unidades de imagen de los equipos, para su posterior tratamiento y destrucción como residuo peligroso según las normas de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.


5)       Rumbear hacia la “Digitalización”: el primer desafío, es volverse selectivos e imprimir solo lo que se necesita. Sin embargo, los tiempos que corren nos desafían a dar un paso más allá. Hoy vivimos conectados en red, y se está produciendo una “Transformación Digital de la Sociedad” que nos lleva a cambiar la “cultura del papel”. La Digitalización o “Despapelización” además de ser una solución “eco-amigable” permite reducir costos y hacer más eficientes los procesos. La digitalización es la mejor solución para la conservación de los documentos y permite liberar grandes espacios hasta ahora abarrotados de papeles, situación que se magnifica cuando pensamos en las administraciones públicas.



Relacionadas

Debates en la Argentina que sueña

Los encuentros con la gente que trabaja y sueña son como aire fresco. En algún lugar de la pampa los Ingenieros Agrónomos discuten sobre cómo llegar a techos de productividades más altos. Los nuevos germoplasmas y sobre todo, la agricultura por ambientes, permiten pensar en mayores rendimientos de los cultivos.

Claro que requieren de inversiones: más y mejores fertilizantes, protección de cultivos más eficiente, controles de malezas más complejos y sofisticados y ajustes en toda la tecnología: fechas de siembras, estructura de los cultivos, calidad de la siembra, etc, etc. Esta complejidad requiere más conocimiento por hectárea, más científicos, ingenieros y todas las tecnologías de este siglo. Es cierto que hay que invertir más y la ausencia de rentabilidad y acceso al crédito hace todo más difícil y lento. También el tema de sustentabilidad ocupa un lugar prioritario en el debate ...

Ver Más

Buenos Aires es la ciudad de América latina que más lucha contra el cambio climático

La Ciudad de Buenos Aires fue reconocida por la ONG internacional CDP (Carbon Disclosure Project) por su estrategia de mitigación y adaptación ante el cambio climático. La capital argentina es la única ciudad de Latinoamérica que obtuvo la mayor puntuación (una A) ...

Ver Más

¿Qué hacer con los ahorros en tiempos de cuadernos y volatilidad?

Son momentos para tomar decisiones muy importantes. No para ahora, sino para los próximos 20 años. Y son mucho más profundas que meras decisiones económicas. Hasta hace unos meses, el mercado compraba activos argentinos por la expectativa de cambios profundos. Quería ver la historia desde adentro. Pero ahora, los inversores empezaron no solo a dudar de nuestra capacidad de cambiar, sino de nuestra voluntad de cambio. Y transformaron esas expectativas en “ver primero si el cambio sucede y recién ahí invertir”. Por eso dolarizaron sus inversiones. O sea, perdimos la confianza de los mercados. Cambiaron su famoso “pago para ver” por “ver para pagar”. Voy utilizar un lindo cuento para ejemplificar mi percepción del mercado de hoy. Cuenta la historia que una psicóloga, en una sesión grupal, levantó un vaso con agua. Todo el mundo esperaba la pregunta: "¿Está medio lleno o medio vacío?". Sin embargo, ella preguntó "¿Cuánto pesa este vaso?" Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. Pero la psicóloga respondió: "El peso absoluto no es importante. Depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo un minuto, no es problema que pese 250 gramos. Si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo. Si lo sostengo un día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve".

Ver Más

Cambio climático: un árbol para luchar contra la contaminación

Un grupo de alemanes creó un dispositivo que puede ser clave para combatir los gases de efecto invernadero.

Ver Más

Cuando las tarifas suben, ¿cómo recortan gastos los argentinos?

Una encuesta revela las costumbres que se eliminan cuando aumentan los servicios.

Ver Más

Estrategias de branding para PyMEs

Guillermina Eichel, fundadora de CHICHA, visitó El Inversor para hablar sobre su experiencia.

Ver Más