Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

El papelón de la Superfinal: El enésimo fracaso del país barrabrava

Por Fernando González

El problema no es el fútbol. El problema es la Argentina. El país barrabrava que no puede resolver los dilemas de una adolescencia que lleva doscientos dos años. No puede controlar las marchas piqueteras que paralizan la Ciudad cien días al año. No puede frenar a un centenar de violentos con la camiseta de All Boys. Y no puede evitar que otra banda de forajidos con la camiseta de River le rompa los vidrios a piedrazos al micro donde viajaban los jugadores de Boca para jugar la Superfinal. El mega evento que nos iba a mostrar como un ejemplo ante el planeta. Un modelo de lo que puede la pasión argentina. Esa que mostramos con orgullo en cada Mundial. Pero la realidad nos golpeó en la cara desde el primer botellazo. Eso somos. Una sociedad con enormes dificultades para lograr la utopía de la convivencia.
Porque los errores y las desgracias tienen múltiples responsables. El Gobierno nacional y el de la Ciudad primeros, porque no pueden armar un operativo de seguridad mínimamente eficaz. Y se echan la culpa unos a otros por los errores. Anoche Mauricio Macri reclamaba la cabeza de quienes planificaron pésimamente la jornada y le apuntaba a Martín Ocampo, el ministro de Seguridad de Horacio Rodríguez Larreta. Ambos ya se habían enfrentado cuando el Presidente se apresuró a plantear el regreso del público visitante a las canchas. Por todo lo sucedido ayer, quedó claro que era una iniciativa desatinada. Cuatro mil hinchas de Boca en la cancha de River le hubieran agregado fuego al infierno.
A los dirigentes argentinos les sigue costando entender el daño irreparable que provoca el universo barrabrava. Le costó a Cristina Kirchner, que elogió por cadena nacional el romanticismo de quienes miran los partidos desde el paravalanchas y los financió para que viajaran a los mundiales. Y le cuesta a Macri, quien presidió a Boca durante una década sin poder erradicarlos del club, ni luego de la Ciudad ni del país.
Es cierto que los gobernantes tienen socios en el desastre de la violencia del fútbol. Están los clubes que conviven con sus barrabravas. Los de River, que revenden por millones las entradas que les regalan sus dirigentes. Y los de Boca, que arman paquetes turísticos para que los extranjeros vivan la sensación extrema de estar cerca de la muerte en las tribunas. Poco ayuda la policía, que nunca acierta el lugar correcto donde tirar los gases lacrimógenos y está más atenta a cobrar rápido sus extras por los operativos. Y los jueces, que dejan salir a los barrabravas al primer llamado de un dirigente influyente. Y a veces ni siquiera eso. Los sueltan antes por iniciativa propia y connivencia. Es una cadena perversa y todos sabemos que no tiene final feliz.
Claro que la corrupción, la desidia y la inoperancia de la dirigencia argentina no sería tan nociva si no tuviera el correlato desgraciado de esta sociedad intolerante. Una sociedad que ha aprendido muy poco en 35 años de democracia. Las tragedias de las dictaduras, de la violencia armada, del terrorismo de Estado, de los desaparecidos, del 2001 y de tantos episodios nos enseñaron muy poco. Los argentinos seguimos conservando esa capacidad única para convertir en enemigo al que tenemos al lado.
Eso es lo que hicieron el sábado los hinchas de River, que atacaron porque sí a los jugadores de Boca. Porque al enemigo hay que odiarlo y hay que lastimarlo en cualquier circunstancia. Hay un huevo de la serpiente que espera siempre para estallar en la Argentina. Esta vez fue por un partido de fútbol. Mañana puede ser por cualquier otra cosa. Este, el de la barbarie del sábado, es el escenario con el que el país barrabrava aguarda a los hombres y mujeres más poderosos del planeta para la Cumbre del G-20. Que está acá nomás, a la vuelta de la esquina, desde el próximo jueves.
Serán estos dirigentes, estos policías y seremos todos nosotros los que tendremos que pasar por el enésimo examen de convivencia. Ese mismo que reprobamos una y otra vez. Y que nos ha consagrado en el mundo como un extraño laboratorio del fracaso.
*Artículo publicado en Clarín

Columnista