Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

En la Argentina, la pobreza real triplica el número admitido por Cristina Kirchner

Según determinadas entidades, la pobreza rozaría el 20% y la indigencia llegaría al 7%. El programa Precios Cuidados no está distribuido de manera equitativa. Para defender a Cristina Kirchner, Aníbal Fernández aseguró que en el país hay menos pobres que en Alemania.


En Europa, ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Cristina Fernández de Kirchner hizo una aseveración que hizo ruido en las 23 provincias: “La pobreza en Argentina está por debajo del 5% y la indigencia en 1,27%”.


Lo que se ve cuando se camina por las calles de Buenos Aires, lo que pasa en el norte del país, son imágenes irrefutables de una realidad que nada tiene que ver con las declaraciones de la mandataria, que encontró apoyo en Aníbal Fernández, que al poco tiempo salió a decir que en la Argentina hay menos pobres que en Alemania.


Tras estas declaraciones, no tardaron en salir a la luz los números de otras entidades. Desde el Observatorio de la Deuda social Argentina de la UCA, la CGT y ex técnicos del Indec, entre otros, aseguran que la pobreza se ubica entre el 25% y el 30%.


Por su parte, Ecolatina, la consultora que dirige Marco Lavagna, indicó: "Si armamos la canasta básica tomando en consideración los productos más baratos de Precios Cuidados a fines de 2014, la pobreza superaría levemente el 10% de la población, mientras que la indigencia afectaría sólo’ al 3,5%.Adicionalmente, tomando los precios más altos del programa, la pobreza rozaría el 20% y la indigencia el 7%. Es decir que, la pobreza e indigencia duplican o triplican las cifras oficiales".


Al mismo tiempo, desde la consultora señaló que considerar los productos incluidos en el programa Precios Cuidados es el piso de la valorización de las canastas porque muchas veces la población no accede a los beneficios del plan oficial.


Si se considera la canasta elaborada por Ecolatina, que tiene en cuenta precios de supermercados, autoservicios, panaderías, carnicerías y verdulerías, la pobreza superó el 25% en el cuarto trimestre de 2014 y la indigencia se acercó al 10 por ciento.

Relacionadas

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Fueros: qué diferencias hay entre Argentina y los EEUU para investigar a un senador

Contrario a lo que sucede en nuestro país, los legisladores norteamericanos pueden ser arrestados en causas criminales y sus domicilios allanados por orden judicial sin ninguna restricción.

Ver Más

No esperemos más a Godot

El presente argentino no me angustia, me espeluzna. Estoy ansioso por ver en setiembre la obra “Esperando a Godot” de Beckett en el Teatro General San Martín. Esta es una obra fundacional del teatro del absurdo. Presagió nuestra actualidad: no hay una lógica causa y efecto (puedo llegar a robar pero no iré a prisión); hay una transformación repentina del personaje (por ejemplo, un político que lidera causas sociales, de pronto termina robándole al país y a los ciudadanos); hay una intensificación progresiva del sinsentido (por ejemplo, llegar al absurdo de utilizar virginales cuadernos Gloria para anotar el camino de la corrupción); hay una inversión del principio de causalidad (por ejemplo, más roba un político, más popular es, más lejos está de ir a la cárcel);  los dichos sinsentido demandan mayor sinsentido y la comunicación es incomunicación (por ejemplo, cualquier declaración de un político). Y pareciera que no registramos que esperar a Godot es esperar una salvación que está en cada uno de nosotros. Se podría llegar a pensar en una doble moral entre los Panamá Papers del actual gobierno y los cuadernos Gloria del gobierno anterior. También en la doble moral de un encuentro entre Cristina y Moyano. Pero en realidad no hay una ...

Ver Más

Falta un año para las elecciones y así miden hoy los posibles candidatos

Varias encuestadoras brindaron números sobre intención de voto.

Ver Más

El algoritmo mental para votar el 22 de octubre en Buenos Aires

¿Cambiemos o Unidad Ciudadana o 1País? ¿Bullrich-González o Cristina Kirchner-Taiana o Massa-Stolbizer? Veremos. La argumentación postelectoral de toda contienda electoral resulta un lugar común: razones puramente económicas (“la gente votó con la billetera”, “it’s the economy, stupid”), teóricos políticos que lo adjudican a determinada construcción de poder, comentadores políticos simplistas (“choripán”, exceso o ausencia de carisma, “no roban”, “roban pero hacen”), políticos y académicos que lo adjudican a un tema moral (“valores y conciencia de cada uno”), y a un variopinto espectro de puntos de vista. Todos tienen razón y ninguno la tiene..

Ver Más

Bajó la pobreza pero la cifra todavía preocupa

En la primera mitad del año, la cantidad de habitantes pobres fue de 7.838.005 y los indigentes totalizaron 1.704.883.

Ver Más