Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Entre el abrazo al Círculo Rojo y la foto familiar con el Papa

Uno de los términos más populares en el planeta Macri es el abrazo.

Viene del yoga y de la filosofía budista. El abrazo al enemigo. El abrazo de la luna del que habla Sri Sri Ravi Shankar que apacigua al adversario. Cada vez que el macrismo enfrenta una adversidad utiliza la metáfora del abrazo. “Hay que abrazar a Cristina”, dicen, cuando el kirchnerismo se pone áspero. “Hay que abrazar a Hebe”, repiten, cuando Bonafini anuncia la caída inminente del Presidente. Pero el abrazo que más se escucha en la Casa Rosada y en la Quinta de Olivos es el abrazo al Círculo Rojo, esa deidad en la que incluyen a la dirigencia política que no responde al Gobierno, a los periodistas opinion makers y, sobre todo, a los empresarios. “Al círculo rojo hay que abrazarlo hasta que entiendan”, insisten los ministros macristas con la letra dogmática e indiscutida de Jaime Durán Barba. Así definieron la semana pasada la visita y el discurso de Mauricio Macri en el Coloquio de Idea en Mar del Plata.

Después de 15 años, un Presidente volvió al encuentro de cada octubre en el Sheraton para abrazar a los hombres de negocios. Y Macri, uno de ellos en definitiva porque salió de ese mundo, los halagó y los recriminó con tono amable. Con la calidez del abrazo.

Es que el Presidente no está contento con el grado de acompañamiento que le profesan los empresarios, muchos de ellos compañeros de colegio, de la universidad, de los viajes al exterior o parte de su familia. Macri cree que si hubieran hecho más esfuerzos con los costos y con los precios la inflación habría sido menor al 40% anual que atormenta a la Argentina. Macri cree que no están poniendo la energía suficiente para que el blanqueo se convierta en un éxito impactante y cree ahora que tampoco están colaborando para acompañar la iniciativa oficial de un bono navideño que compense el gap entre la inflación 2016 y la mayoría de las negociaciones por los salarios.

El Presidente venía exultante por el principio de acuerdo con la CGT. En el avión que lo llevó de Buenos Aires a Mar del Plata, Macri se entusiasmó con el bono de 1.000 pesos anunciado para jubilados y beneficiarios de los planes sociales. Pero ahora viene la parte más compleja. Que los empresarios acepten extender ese beneficio a los trabajadores de sus empresas. Por eso lanzó la Mesa del Diálogo, un instrumento en el que no confía demasiado para intentar que el bono de fin de año equilibre aunque sea un poco la pérdida del salario real.

Pero el Círculo Rojo no quiere saber nada con el asunto. Los empresarios argumentan que sus presupuestos del 2016 ya están consumidos y que les será imposible a la mayoría afrontar el costo de la iniciativa oficial. Por eso, el Presidente puso la Mesa del Diálogo en la reunión del fin de semana con el Papa Francisco, quien promueve ese instrumento para resolver el dilema de la pobreza y ya involucró al Episcopado argentino en la misión. La Mesa es uno de los puntos que ablandó el vínculo complicado que tratan de sacar a flote el Sumo Pontífice y el Presidente de los argentinos.

Muchos empresarios rezongaron en mar del Plata y se lanzaron a recitar el rosario de reclamos que vienen acumulando contra el Presidente al que la mayoría de ellos votó. Protestan por lo que consideran un exceso de gradualismo fiscal; protestan por la presión impositiva y protestan porque la economía todavía está en recesión y porque las ventas de sus productos (salvo tímidas excepciones) no calientan el ambiente como para hablar de reactivación.

“Vamos a volver a crecer y esa es una noticia maravillosa”, les dijo Macri a los empresarios en la cena del Sheraton. El Círculo Rojo lo aplaudió una decena de veces y se rió a carcajadas con un par de bromas del Presidente, deporte en el que Macri ya ha demostrado suficientemente su falta de habilidad. Claro que la jarana no le impidió presionar sobre el flanco que traía como objetivo. “Cada uno de nosotros tenemos algo que aportar pero ustedes tienen muchísimo más”, los acicateó. “Les pido en nombre de todos los argentinos compromiso, ganas…, les pido poner solidaridad y poner el corazón”, fue el reclamo con el que cerró su discurso. Y cuando se le pide “poner” el empresario lo entiende de una sola manera.

Claro que todos esos desencuentros entre Macri, el macrismo y el Círculo Rojo parecen postales descoloridas ahora. El Presidente fue para decirles que todo está bien. Para pedirles que acompañen el modelo de inflación baja, recorte de impuestos y financiamiento a mano que promete mejor que nadie Mario Quintana, el ex CEO que dejó la prosperidad del Círculo para convertirse en un evangelizador del macrismo.

Macri llegó a Mar del Plata para abrazar a los empresarios. Y tres días después se sacó la foto familiar que más quería: con el Papa Francisco que no sonrió pero que, al menos, se quitó aquel rictus amargo de hace apenas un año. El Presidente transitó de un escenario a otro con el karma de quien los necesita y de quien también les advierte que la calidez de su abrazo puede convertirse de la noche a la mañana en la frialdad del desencuentro.

Relacionadas

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Las ideas, el conocimiento y el crecimiento de la Argentina

Si la generación y asignación de recursos escasos es la tarea de la economía, su distribución es tarea de la política. Política y economía son inescindibles. Las restricciones con las que deben cubrirse todas las necesidades están justamente dadas por los recursos escasos. Tanto para el crecimiento como para la distribución de los ingresos, los primeros escritores distinguían entre capital y trabajo, pero hoy ya es difícil usar esas categorías. El capital no se puede identificar como dinero en un banco o maquinarias y fábricas o hectáreas. El capital es "trabajo cristalizado", el resultado del esfuerzo previo. El capital puede ser humano o físico/financiero, y está condicionado por la "naturaleza" o las condiciones en las que vivimos. El conocimiento define nuestra capacidad para desenvolvernos en esas condiciones. Si acumulamos conocimiento tendremos más capital...

Ver Más

El valor de lo político

A menudo escuchamos dirigentes que se quejan de que la ciudadanía no presta atención a los contenidos políticos. Mencionan que la repercusión y la interacción de las notas de opinión, gacetillas o posteos en redes sociales, es muy baja. Interpretan que los ciudadanos pretenden recorrer cuestiones más entretenidas y concluyen que la mejor forma de estar cercanos a ellos es darles aquello que buscan: títulos seductores, textos cortos, algunas fotos atractivas, imágenes personales y resúmenes de acciones sin ninguna intención de profundizar en el debate. En definitiva, reducen sus comentarios a transitar, por el inequívoco  e incuestionable camino de la tibieza, caminando sobre seguro, sin correr riesgos que consideren innecesarios, con el miedo permanente de generar una expresión incorrecta o polémica. 

Se esmeran por estar al día anunciando sus acciones cotidianas. “Recibimos al Dr. Rodríguez, fuimos allá, estamos cerca, conocimos a Juan o María”. La cantidad de mensajes a difundir está “matando” la calidad de lo expresado. Vale más una comunicación rápida y concisa, que una elaborada con ...

Ver Más

La teoría del caos, el pensamiento mágico y la comunicación política

La teoría del caos manifiesta que en los sistemas complejos, las posibilidades de establecer predicciones a futuro son tendientes a cero. O sea que ante un escenario complicado es difícil generar pronósticos. Cualquier mínimo asunto puede desplegar alteraciones significativas. El pensamiento mágico opera diferente. Se trata de una forma de razonar que se sostiene en supuestos no basados en evidencias empíricas o científicas. Más bien se asientan en verdades sobrenaturales, informales o fortuitas. De alguna manera, se considera imposible vaticinar lo que sucederá. En ambos casos implica inseguridades y ansiedades mirando el futuro. Ante el complejo escenario político nacional muchas veces se cae en el tentación de tomar el camino de la improvisación constante basado en cierta medida en ambos tipos de pensamientos. Hay dirigentes que ejercen el pensamiento mágico o se entregan a la improvisación ya que presumen que impera el caos. Creen que nada es previsible, por lo...

Ver Más

La repetición de las crisis y el mecanismo (argentino) para enfrentarlas

Hace tan solo unas semanas, los argentinos nos quedamos atónitos y expectantes ante el mini discurso del Presidente Mauricio Macri. La subida del dólar en las siguientes 48 hs., la volatilidad cambiaria, las noticias constantes, los zócalos de la TV, los economistas devenidos en protagonistas de la realidad con disímiles interpretaciones colocan a la ciudadanía en una situación de marcado desamparo. ¿Y ahora, quién podrá defendernos? La sociedad reaccionó con dolor, pero ya no con asombro. Nuestro umbral para ello, está demasiado alto, lamentablemente. 

La sociedad en su frustración ya sabe que se vienen tiempos más difíciles. Como argentinos tenemos la intuición de lo que debemos hacer, una especie de manual de procedimiento, de protocolo de acción en caso de “líos” grandes que se asoman. Nos colocamos en posición de guardia, como un boxeador que será agredido y debe defenderse… como un animal ante el peligro inminente. Esa presa que teme ser cazada, que se obliga a producir ciertas maniobras para sobrevivir. Salió a flote nuestro instinto de auto preservación. Conocedores de circunstancias de crisis, ya hicimos lo que sabemos, empezar a subsistir. 

Ver Más

El poema budista con el que Mario Quintana se despidió de sus empleados

Luego de confirmar que dejará la vicejefatura de Gabinete como parte del cambio en el equipo de la administración de Macri, Mario Quintana reunió a parte de sus empleados en su despacho, y tras despedirse, les leyó un poema del monje budista y activista Thich Nhat Hanh.

Ver Más

Columnista