Newsletter Semanal equipo bulat

Análisis Semanal

Especialistas analizan la inflación actual

La economía da buenas señales, pero los precios no acompañan y siguen en el centro de las preocupaciones del Gobierno.


Si bien en los primeros meses de 2017 la economía dio buenas señales, la inflación volvió a aparecer y preocupa al Gobierno, que asegura que no fue tanto el índice de precios al consumidor (IPC) de marzo lo que los sorprendió sino la "inflación núcleo", que no contempla los movimientos de los precios regulados (como las tarifas) ni los estacionales, y que en el tercer mes del año avanzó en un 1,8%, según lo publicado por el diario La Nacion.


Respecto de estos movimientos, una fuente del gabinete económico advirtió: "La inflación núcleo es la explicación de por qué Federico Sturzenegger, el presidente del Banco Central, decidió endurecer la política monetaria. Está mandando un mensaje como para que nadie crea que estamos aflojando en la meta de inflación. Tal vez quiere endurecer este trimestre y después ir bajando las tasas, como hizo el año pasado".


Fernando Navajas, economista jefe de FIEL, es un especialista en el tema y aseguró: "La [inflación] core [o núcleo] se contamina con las tarifas, pero lo que encontré es que es una contaminación transitoria. Por eso el Banco Central debería moverse muy despacio. Entiendo que la postura del Central es una que privilegia demasiado el señalamiento, esto es, hacer cosas para dar señales, pero desde el punto de vista estructural debería haberse quedado más quieto".


Por su parte, Amilcar Collante, economista de Cesur, apoyo esta teoría. "El Central se fijó una meta muy ambiciosa de inflación [de entre el 12 y 17% anual para este 2017], casi incumplible, y, además, sin coordinación con la política tarifaria. Debería haber mayor conocimiento de antemano de cuáles van a ser los meses en los que los ajustes de precios regulados van a pegar", dijo.


Mariano Lamothe, director de Abeceb, aseguró que "nadie pensaba que una inflación del 17% era posible; sólo un capricho del Central. Si el BCRA cumple su pauta es a costa de una economía sin crecimiento". Asimismo, el especialista aseveró que "preocupa la reacción del Central porque la inflación alta va a seguir estando, con fuertes pujas distributivas, y vamos a ver en la mitad del año a las empresas queriendo recomponer sus márgenes. Con lo cual el riesgo es que se rompa cualquier proceso de crecimiento".


"Dudamos de que la suba reciente de la tasa de interés baste para abortar la reactivación en curso", escribió en un informe la semana pasada el economista Federico Muñoz. "Distinto sería el caso si Sturzenegger, obsesionado con el cumplimiento de la pauta de inflación del 17%, continúa elevando la tasa de interés hasta, quizás, el umbral del 30%. Esperemos que el titular del BCRA no sacrifique la incipiente reactivación en el altar de una meta inflacionaria demasiado exigente e irrealista, sólo alcanzable en un escenario en el que la economía vuelve a caer en una severa recesión", finalizó.


Relacionadas

Primer dato: la Argentina está cambiando

Las elecciones de medio término del domingo pasado han homologado el cambio. Solo cuando observemos este periodo de la historia a través del tiempo podremos entender la magnitud de los acontecimientos que están ocurriendo en todos los planos: políticos, económicos, sociales, jurídicos e institucionales. La ratificación del proyecto político, tras el buen resultado electoral por parte del gobierno de cambiemos, terminó de consolidar el proceso de cambio por el que estamos atravesando. ¿Por qué es importante esto? Porque le da continuidad, previsibilidad y certidumbre al proyecto político, algo que hasta acá no teníamos. Esta condición es uno de los requisitos necesarios para poder encausar a la economía en un nuevo ciclo de crecimiento de mediano y largo plazo. Segundo dato: la bomba no explotó. A diferencia de la gran mayoría de los grandes procesos de nuestra historia, este cambio se está manifestando sin explosión interna. En el 2016 se evitó el colapso con mucha cintura y por la vía del gradualismo, el gran ganador de los primeros dos años de la gestión Cambiemos.

Ver Más

El plan de reformas de Mauricio Macri: los 10 "mandamientos" que presentó en el CCK

El presidente encabezó una reunión multitudinaria para presentar su plan de reformas con la tributaria, la previsional y la laboral al tope de la agenda.

Ver Más

El Gobierno sigue sin poder controlar la inflación

Pese a que desde el macrismo esperaban conseguir que baje a un digito pronto, ahora ya hablan que será recién después de mayo.

Ver Más

Economías regionales en alerta: sólo 4 de las 18 tienen buenas noticias

Desde Coninagro alertaron sobre la situación y llamaron a la construcción de políticas públicas a largo plazo.

Ver Más

10 coincidencias con las políticas de inicios de los 90

A más de 20 años de su primer paso como ministro de Economía y de 15 de su intento de querer salvar las papas de un Gobierno debilitado más por sus desaciertos políticos que por el deterioro de la economía que provocó uno de los peores escenarios internacionales con precios de las materias primas inferiores hasta la tercera parte de los actuales, algunas declaraciones de Domingo Cavallo a un medio español generaron singulares reacciones encontradas a comienzo de la semana.

Claramente, si se recuerda que durante la gestión del "padre de la convertibilidad" predominaron un régimen de cambio fijo, en lugar de flotante como hoy, y las privatizaciones de las empresas prestadoras de servicios públicos, no tiene punto de comparación con el momento actual.

Pero si se analizan los principales ejes de la política económica del Gobierno de Cambiemos con los de los comienzos de los 90, aparecen más coincidencias que diferencias sustanciales, naturalmente adaptadas a momentos muy distintos, en lo interno e internacional.

Ver Más

Nobel al empujoncito

El lunes se conoció que el Nobel de Economía es para Richard Thaler, uno de los pioneros de la economía del comportamiento, pero lo más importante para esta columna, uno de los culpables de incluir el empujoncito en la política pública.

¿Qué es el empujoncito? Un empujoncito, o “nudge” es rediseñar ciertas actividades del día a día para que, modificando los incentivos a los que nos enfrentamos, podamos tomar decisiones que generen una mejora a nivel agregado. Más simple: es una nueva manera de hacer política pública, sin decir qué hacer sino modificando el entorno para que nosotros elijamos “mejor” qué hacer.

Ver Más