Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Evitemos convertir al emprendedorismo en el ensalmo de los problemas económicos y sociales del país

La discursiva macrista se muestra cada vez más enfática en la idea, ahora en boga, vinculada al emprendedorismo.  En más de una presentación pública -en el foro de Inversión y Negocios, el mini Davos y hace pocas semanas en el World Economic Forum- el presidente hizo culto de la figura del emprendedor. Tal es el entusiasmo oficial, que hace pocas semanas promulgó la ley de emprendedores la cual permitirá abrir empresas en menos de veinticuatro horas y hace varios meses que la secretaría Pymes pasó a denominarse Secretaría de Emprendedores y Pymes.

A simple vista, no parece presentarse ningún elemento objetable, en esta noble intención presidencial, de alentar a quienes son capaces de encarnar esta figura. Menos aún, si se considera que en los mismos, se deposita la esperanza de la realización de tareas de innovación y creatividad, tan necesarias para países con rezago tecnológico como el nuestro. Sin embargo, vale revisar algunas implicancias que se derivan de convertir al emprendedorismo en el ensalmo de los problemas económicos y sociales vigentes. Me interesa destacar aquí, dos cuestiones que quedan invisibilizadas detrás de las “bondandes” emprendedoras: 

1) Se ignora el carácter desigual en la distribución de oportunidades de la estructura económica argentina. La noción del “empresario sobre sí mismo” es tributaria a la teoría neoclásica del capital humano que hace abstracción del hecho de que relaciones sociales de producción, están gobernadas por fuertes asimetrías. En términos generales, esta teoría busca concentrar su atención en el análisis de la racionalidad interna de los comportamientos humanos y no así de los procesos sociales. En esta perspectiva, se presentan a los individuos como empresas o bien, como potenciales individuos-empresas que cuentan con el capital trabajo, capaz de generar un flujo de ingresos. Sin embargo, tales ideas se sostienen sobre un supuesto falaz que es el vinculado al libre acceso al capital. ¿qué quiere decir esto? que si bien, el trabajo es la fuente por excelencia de generación de valor, éste precisa para desplegarse de soportes materiales, así sea de la plena disponibilidad de tiempo libre. Ahora bien, en economías de mercado, todo esto se compra -no cae mágicamente del cielo- lo cual conduce de manera inmediata a un desigual acceso y por lo tanto, una configuración desigual de tales oportunidades. En el caso argentino, tales desigualdades son contundentes: el cuadro social está signado por alarmantes niveles de pobreza que no sólo encuentran su razón en la falta de empleo sino que tienen origen en el mismo, como resultado de la incapacidad del salario para garantizar condiciones de vida dignas. Basta decir que actualmente, el 51,8% de la fuerza de trabajo transita algún tipo de precariedad en su inserción al tiempo que el 22% de los ocupados son pobres. Por lo tanto, en base a lo recién descripto, y considerando los efectos regresivos que en materia laboral ha tenido la política económica del actual gobierno, la respuesta oficial anclada en el emprendedorismo, sin un replanteo real de la base social sobre la que se asienta, sólo interpela a una minoría privilegiada favoreciendo un proceso de profundización de las desigualdades.

2) Se hace abstracción también, de las características del patrón productivo argentino dominantemente extractivista sobre la base de una estructura de mercado fuertemente concentrada. Este tipo de especialización devela, por otra parte, la existencia de un rol debilitado del Estado en materia de planificación estratégica. Si los sectores productivos de mayor dinamismo, no solo están en manos de pocos actores, sino que además éstos se asientan en ventajas naturales logrando la realización de rentas extraordinarias con dosis mínimas de inversión, resulta muy difícil la generación de un terreno fértil favorable al surgimiento y la integración de emprendedores. No obstante, las condiciones de posibilidad de su creación pueden darse en algunos reductos que de no mediar una estrategia pública capaz de integrarlos a un proceso económico de mayor dinamismo, quedarán tan sólo como enclaves de innovación y creatividad. Por lo tanto, no basta tan sólo con generar microclimas para los emprendedores sino que se precisa replantear las bases económicas sobre las que éstos, en definitiva, deben insertarse para que, además de favorecer su propio desarrollo, también pueda traccionar al resto de la economía. Al momento, la reducción presupuestaria en materia de ciencia y tecnología, la menor actividad industrial y las medidas de transferencia de ingreso al sector agroexportador, parecen ir en el sentido contrario.

Por lo tanto, en tanto la idea de emprendedorismo contiene estas dos grandes inconsistencias cuando se la confronta con la realidad argentina, la misma tiende a un reforzamiento de la subjetividad individualista, del exitismo, del “sí se puede”, que permite desplazar la responsabilidad de quienes detentan el poder del Estado frente al malestar, a un problema individual de falta de creatividad. 

Relacionadas

¡Otra vez precios políticos, no!

La aceleración del ritmo de aumento de los precios al consumo en el primer trimestre del año no era esperado ni por el oficialismo, ni por la oposición. Dentro de los primeros se destacó la "sorpresa" que significó para la propia autoridad monetaria, según manifestó Federico Sturzenegger en la conferencia mensual de presentación del Informe de Política Monetaria del Banco Central. Mientras que entre los segundos se encolumnaron desde la líder de la Coalición Cívica y puntal de Cambiemos, Elisa Carrió, y gran parte del conjunto de la oposición que responsabilizaron de la alta inflación a las subas de las tarifas de los servicios públicos. De una forma, u otra, cuando aparecen serios desvíos en el comportamiento de los precios, aparecen las tentaciones y acciones orientadas a interferir en las tendencia de los mercados. Unos, como la autoridad monetaria, justifica la venta de dólares de las reservas  para "estabilizar el mercado de cambios". Otros, como los sindicatos y algunos formadores de opinión que no creen en los mercados alientan los "controles de precios".

Y, como siempre parte de la dirigencia política insiste con replicar experiencias fallidas populistas de congelamiento de tarifas, mientras no sólo se resisten a votar un recorte del gasto en la burocracia del Estado y renunciar a  "viáticos" que nunca usan; sino que no reconocen el valor de la existencia de la tarifa social para los sectores de bajos recursos.

Ver Más

Oli, el primer muñeco con síndrome de Down

Llegó al mercado el primer muñeco con síndrome de Down desarrollado por la empresa nacional “Casita de muñecas” y Asociación Síndrome de Down de la República Argentina, ASDRA. La presentación oficial de Oli se realizó el mes pasado en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires con la presencia niñas y niños con Síndrome de Down y padres de la asociación. La fecha de presentación fue elegida con el propósito de sumarla a las actividades que se realizan en el marco de la Ley 5051 de la Ciudad de Buenos Aires en la Semana de Concientización para la Promoción de los Derechos de las Personas con Síndrome de Down. La creación de Oli tuvo que ver con la idea de Federico Galanterni, dueño de la fábrica de muñecos con gestos reales, a partir de que una persona le contó que una niña con síndrome de down le había dicho que no le gustaban los muñecos con los que jugaba...

Ver Más

El importante desafío de crecer dos años seguidos

La ciencia económica ha estudiado en diversas oportunidades, y a lo largo de su propia gestación, que no todos los procesos funcionan de la misma forma en sociedades diferentes, así como tampoco en tiempos históricos diferentes. Durante los últimos años, particularmente desde 2011, la dinámica del crecimiento en la Argentina se dio en forma de "serrucho". En los años electorales se lograba alcanzar una expansión respecto del año previo, mientras que al año siguiente la economía volvía a decrecer, dinámica que se sostuvo durante 5 años en la cual la economía en términos netos exhibió un crecimiento nulo. 

Haciendo un breve repaso por los resultados del pasado, tras la brusca caída del año 2002, producto de malos manejos macroeconómicos, la brecha entre el PBI real y el PBI potencial fue una de las mayores de la historia. Es decir, muchos recursos (mano de obra y capital), quedaron fuera de uso y la recuperación de ese producto bruto, fomentado por políticas fiscales y monetarias pro-cíclicas, generaron que esa brecha se achicara año a año, producto de los datos positivos de crecimiento económico. Sin embargo, el principal desafío se encontró en...

Ver Más

Los datos de empleo y la macroeconomía

Desde que en el segundo semestre de 2016 aparecieron los primeros indicios de reactivación de la actividad económica agregada hasta hoy surgieron aparentes contradicciones entre ese nuevo escenario, con "siete trimestres consecutivos de crecimiento del PBI", según resalta a menudo el ministro de Hacienda y su equipo, y las quejas y cuestionamientos crecientes de sindicalistas, economistas independientes y también de empresarios sobre la fortaleza de esa recuperación en el agregado general y la realidad que afecta a cada sector...

Ver Más

Nuevas plataformas de economía colaborativa

La tendencia ya es furor en Europa y no para de crecer en América Latina.

Ver Más

Los tiempos del gradualismo

A partir de la teoría de la relatividad de Albert Einstein y los estudios de Stephen Hawking, hemos podido entender un concepto misterioso y apasionante a la vez para la mente humana: el tiempo es relativo a la velocidad de los cuerpos. Haciendo un paralelismo, la agenda económica del gradualismo le permite al Gobierno usar la herramienta del endeudamiento para ganar tiempo y suavizar el impacto en el bolsillo de las correcciones que requiere la estabilización de la macroeconomía frente a la herencia recibida, mientras pivotea entre la construcción de capital político y las señales de sostenibilidad al mercado. Sobre todo, cuando ...

Ver Más

Columnista