Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Evitemos convertir al emprendedorismo en el ensalmo de los problemas económicos y sociales del país

La discursiva macrista se muestra cada vez más enfática en la idea, ahora en boga, vinculada al emprendedorismo.  En más de una presentación pública -en el foro de Inversión y Negocios, el mini Davos y hace pocas semanas en el World Economic Forum- el presidente hizo culto de la figura del emprendedor. Tal es el entusiasmo oficial, que hace pocas semanas promulgó la ley de emprendedores la cual permitirá abrir empresas en menos de veinticuatro horas y hace varios meses que la secretaría Pymes pasó a denominarse Secretaría de Emprendedores y Pymes.

A simple vista, no parece presentarse ningún elemento objetable, en esta noble intención presidencial, de alentar a quienes son capaces de encarnar esta figura. Menos aún, si se considera que en los mismos, se deposita la esperanza de la realización de tareas de innovación y creatividad, tan necesarias para países con rezago tecnológico como el nuestro. Sin embargo, vale revisar algunas implicancias que se derivan de convertir al emprendedorismo en el ensalmo de los problemas económicos y sociales vigentes. Me interesa destacar aquí, dos cuestiones que quedan invisibilizadas detrás de las “bondandes” emprendedoras: 

1) Se ignora el carácter desigual en la distribución de oportunidades de la estructura económica argentina. La noción del “empresario sobre sí mismo” es tributaria a la teoría neoclásica del capital humano que hace abstracción del hecho de que relaciones sociales de producción, están gobernadas por fuertes asimetrías. En términos generales, esta teoría busca concentrar su atención en el análisis de la racionalidad interna de los comportamientos humanos y no así de los procesos sociales. En esta perspectiva, se presentan a los individuos como empresas o bien, como potenciales individuos-empresas que cuentan con el capital trabajo, capaz de generar un flujo de ingresos. Sin embargo, tales ideas se sostienen sobre un supuesto falaz que es el vinculado al libre acceso al capital. ¿qué quiere decir esto? que si bien, el trabajo es la fuente por excelencia de generación de valor, éste precisa para desplegarse de soportes materiales, así sea de la plena disponibilidad de tiempo libre. Ahora bien, en economías de mercado, todo esto se compra -no cae mágicamente del cielo- lo cual conduce de manera inmediata a un desigual acceso y por lo tanto, una configuración desigual de tales oportunidades. En el caso argentino, tales desigualdades son contundentes: el cuadro social está signado por alarmantes niveles de pobreza que no sólo encuentran su razón en la falta de empleo sino que tienen origen en el mismo, como resultado de la incapacidad del salario para garantizar condiciones de vida dignas. Basta decir que actualmente, el 51,8% de la fuerza de trabajo transita algún tipo de precariedad en su inserción al tiempo que el 22% de los ocupados son pobres. Por lo tanto, en base a lo recién descripto, y considerando los efectos regresivos que en materia laboral ha tenido la política económica del actual gobierno, la respuesta oficial anclada en el emprendedorismo, sin un replanteo real de la base social sobre la que se asienta, sólo interpela a una minoría privilegiada favoreciendo un proceso de profundización de las desigualdades.

2) Se hace abstracción también, de las características del patrón productivo argentino dominantemente extractivista sobre la base de una estructura de mercado fuertemente concentrada. Este tipo de especialización devela, por otra parte, la existencia de un rol debilitado del Estado en materia de planificación estratégica. Si los sectores productivos de mayor dinamismo, no solo están en manos de pocos actores, sino que además éstos se asientan en ventajas naturales logrando la realización de rentas extraordinarias con dosis mínimas de inversión, resulta muy difícil la generación de un terreno fértil favorable al surgimiento y la integración de emprendedores. No obstante, las condiciones de posibilidad de su creación pueden darse en algunos reductos que de no mediar una estrategia pública capaz de integrarlos a un proceso económico de mayor dinamismo, quedarán tan sólo como enclaves de innovación y creatividad. Por lo tanto, no basta tan sólo con generar microclimas para los emprendedores sino que se precisa replantear las bases económicas sobre las que éstos, en definitiva, deben insertarse para que, además de favorecer su propio desarrollo, también pueda traccionar al resto de la economía. Al momento, la reducción presupuestaria en materia de ciencia y tecnología, la menor actividad industrial y las medidas de transferencia de ingreso al sector agroexportador, parecen ir en el sentido contrario.

Por lo tanto, en tanto la idea de emprendedorismo contiene estas dos grandes inconsistencias cuando se la confronta con la realidad argentina, la misma tiende a un reforzamiento de la subjetividad individualista, del exitismo, del “sí se puede”, que permite desplazar la responsabilidad de quienes detentan el poder del Estado frente al malestar, a un problema individual de falta de creatividad. 

Relacionadas

Nobel al empujoncito

El lunes se conoció que el Nobel de Economía es para Richard Thaler, uno de los pioneros de la economía del comportamiento, pero lo más importante para esta columna, uno de los culpables de incluir el empujoncito en la política pública.

¿Qué es el empujoncito? Un empujoncito, o “nudge” es rediseñar ciertas actividades del día a día para que, modificando los incentivos a los que nos enfrentamos, podamos tomar decisiones que generen una mejora a nivel agregado. Más simple: es una nueva manera de hacer política pública, sin decir qué hacer sino modificando el entorno para que nosotros elijamos “mejor” qué hacer.

Ver Más

Resiliencia: ¿cómo seguir después del huracán?

Septiembre nos colmó de huracanes y terremotos como pocas veces ocurrió. Es momento de conocer qué es la resiliencia y por qué puede ayudarnos en estas circunstancias inexplicables. Sí, aquel mes de septiembre nos superó con los desastre naturales. Y vinieron los huracanes. Harvey, José, Irma y María. Por mi parte, hace tan solo tres meses que me mudé a Estados Unidos y me tocó lidiar con dos de ellos. ¡Y qué aventura! Justo nos mudamos a Beaumont, Texas, una de las ciudades más afectadas por el huracán Harvey. Y no sólo eso, estaba planeando un viaje a Miami justo cuando atacó el huracán Irma.  Mi caso por supuesto no es grave, sobreviví sin mayores problemas. Pero ...

Ver Más

La importancia de la inclusión financiera

Los economistas Ignacio Carballo y Ariel Setton estuvieron en El Inversor para explicar de qué trata este concepto y analizar cómo funciona en nuestro país.

Ver Más

Cómo funciona el mercado del packaging en la Argentina

Mercal es una de las empresas líderes en el sector de empaques de productos y su gerente de producción, Facundo Badilllo, estuvo en El Inversor para hablar de cómo funciona el sector.

Ver Más

Las 15 claves para el liderazgo de hoy

Venimos observando, escuchando y compartiendo desde hace unos años que gran parte del conocimiento podemos encontrarlo en las redes sociales. Videos, lecturas, frases, conferencias que facilitan el aprendizaje, y denotan una necesidad urgente de cambiar paradigmas en la educación formal. Siento, por ejemplo, un desafío enorme cuando preparo mis clases de Dirección de Empresas para alumnos universitarios, para que en el aula no encuentren algo de lo que no está en las redes. Lo mismo le pasan a los profesionales que preparan el contenido de una conferencia de management ...


Ver Más

Chicas poderosas, o porqué todo lo que brilla no es oro…

El crecimiento económico acelerado a partir de la industrialización, la globalización y las nuevas tecnologías nos permitió a algunos de nosotros a acceder a una vida de mayor confort. Pero ese confort se fue desdibujando en nuestra cultura actual en una forma de felicidad, de plena realización, en la que “tener” ganó paso al “ser”. “Si lo que tengo es lo que soy, entonces más pleno tengo que sentirme con todo lo que logré tener”, pensamos. Pero rápidamente vemos que esa forma de felicidad es un barril sin fondo, al que tendemos a seguir llenando compulsivamente, para ver si logramos ese estado de bienestar, de plenitud que buscamos. Las mujeres hemos sumado a los mandatos tradicionales el ser las principales decisoras de compra del planeta, tras la quimera de lograr tener aquello que nos permita ser lo que soñamos. Camino falaz que sólo genera nuevas imposturas que son armadura y corset de las chicas poderosas de hoy. Pero también podemos asumir un rol crucial ...

Ver Más

Columnista