Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Evitemos convertir al emprendedorismo en el ensalmo de los problemas económicos y sociales del país

La discursiva macrista se muestra cada vez más enfática en la idea, ahora en boga, vinculada al emprendedorismo.  En más de una presentación pública -en el foro de Inversión y Negocios, el mini Davos y hace pocas semanas en el World Economic Forum- el presidente hizo culto de la figura del emprendedor. Tal es el entusiasmo oficial, que hace pocas semanas promulgó la ley de emprendedores la cual permitirá abrir empresas en menos de veinticuatro horas y hace varios meses que la secretaría Pymes pasó a denominarse Secretaría de Emprendedores y Pymes.

A simple vista, no parece presentarse ningún elemento objetable, en esta noble intención presidencial, de alentar a quienes son capaces de encarnar esta figura. Menos aún, si se considera que en los mismos, se deposita la esperanza de la realización de tareas de innovación y creatividad, tan necesarias para países con rezago tecnológico como el nuestro. Sin embargo, vale revisar algunas implicancias que se derivan de convertir al emprendedorismo en el ensalmo de los problemas económicos y sociales vigentes. Me interesa destacar aquí, dos cuestiones que quedan invisibilizadas detrás de las “bondandes” emprendedoras: 

1) Se ignora el carácter desigual en la distribución de oportunidades de la estructura económica argentina. La noción del “empresario sobre sí mismo” es tributaria a la teoría neoclásica del capital humano que hace abstracción del hecho de que relaciones sociales de producción, están gobernadas por fuertes asimetrías. En términos generales, esta teoría busca concentrar su atención en el análisis de la racionalidad interna de los comportamientos humanos y no así de los procesos sociales. En esta perspectiva, se presentan a los individuos como empresas o bien, como potenciales individuos-empresas que cuentan con el capital trabajo, capaz de generar un flujo de ingresos. Sin embargo, tales ideas se sostienen sobre un supuesto falaz que es el vinculado al libre acceso al capital. ¿qué quiere decir esto? que si bien, el trabajo es la fuente por excelencia de generación de valor, éste precisa para desplegarse de soportes materiales, así sea de la plena disponibilidad de tiempo libre. Ahora bien, en economías de mercado, todo esto se compra -no cae mágicamente del cielo- lo cual conduce de manera inmediata a un desigual acceso y por lo tanto, una configuración desigual de tales oportunidades. En el caso argentino, tales desigualdades son contundentes: el cuadro social está signado por alarmantes niveles de pobreza que no sólo encuentran su razón en la falta de empleo sino que tienen origen en el mismo, como resultado de la incapacidad del salario para garantizar condiciones de vida dignas. Basta decir que actualmente, el 51,8% de la fuerza de trabajo transita algún tipo de precariedad en su inserción al tiempo que el 22% de los ocupados son pobres. Por lo tanto, en base a lo recién descripto, y considerando los efectos regresivos que en materia laboral ha tenido la política económica del actual gobierno, la respuesta oficial anclada en el emprendedorismo, sin un replanteo real de la base social sobre la que se asienta, sólo interpela a una minoría privilegiada favoreciendo un proceso de profundización de las desigualdades.

2) Se hace abstracción también, de las características del patrón productivo argentino dominantemente extractivista sobre la base de una estructura de mercado fuertemente concentrada. Este tipo de especialización devela, por otra parte, la existencia de un rol debilitado del Estado en materia de planificación estratégica. Si los sectores productivos de mayor dinamismo, no solo están en manos de pocos actores, sino que además éstos se asientan en ventajas naturales logrando la realización de rentas extraordinarias con dosis mínimas de inversión, resulta muy difícil la generación de un terreno fértil favorable al surgimiento y la integración de emprendedores. No obstante, las condiciones de posibilidad de su creación pueden darse en algunos reductos que de no mediar una estrategia pública capaz de integrarlos a un proceso económico de mayor dinamismo, quedarán tan sólo como enclaves de innovación y creatividad. Por lo tanto, no basta tan sólo con generar microclimas para los emprendedores sino que se precisa replantear las bases económicas sobre las que éstos, en definitiva, deben insertarse para que, además de favorecer su propio desarrollo, también pueda traccionar al resto de la economía. Al momento, la reducción presupuestaria en materia de ciencia y tecnología, la menor actividad industrial y las medidas de transferencia de ingreso al sector agroexportador, parecen ir en el sentido contrario.

Por lo tanto, en tanto la idea de emprendedorismo contiene estas dos grandes inconsistencias cuando se la confronta con la realidad argentina, la misma tiende a un reforzamiento de la subjetividad individualista, del exitismo, del “sí se puede”, que permite desplazar la responsabilidad de quienes detentan el poder del Estado frente al malestar, a un problema individual de falta de creatividad. 

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

Cómo atraer y retener al mejor talento en tiempos modernos

Durante las últimas dos décadas, el lugar de trabajo ha evolucionado para priorizar el trabajo en equipo. Aunque no es una tarea fácil de realizar, ya que la fuerza laboral actual incluye hoy muy diversas generaciones de empleados: los baby boomers (1945-1963), la generación X (1963-1980), millennials (1981-1995), y la generación Z (nacida después de 1995). Cada generación tiene diferentes valores, diferentes formas de comunicación y diferentes formas de sentirse motivado. Los Gen X se quejan de que los millennials no están comprometidos, los millennials se quejan de que los Gen Xers no son apasionados y trabajan demasiado duro por alguien que ni conocen, los Baby Boomers quieren llamar a los Gen Z por teléfono y ellos quieren responder con un emoji.

Ver Más

La fuerza de las Pymes argentinas

Las Pymes son las grandes generadoras de empleo y recaudación impositiva en cualquier sociedad. Por ello, todos los países toman medidas para que los emprendimientos que surgen en sus territorios germinen sin sobresaltos, prosperen y sean sustentables, para que puedan cumplir el irremplazable rol que les cabe en el desarrollo y la creación de riqueza. 

Ver Más

¿Qué pasa después de las PASO?

Las PASO resultaron ser un evento fundamental en la economía y política del país. Dado el resultado, para evitar que se deterioren enormemente todas las variables de la economía es indispensable que los principales candidatos hablen, acuerden algunas premisas básicas y las comuniquen. La fenomenal suba del tipo de cambio no es porque Alberto Fernández haya dicho que quería un dólar más alto unos días antes de las elecciones y el mercado quisiera darle el gusto. Más bien diría que es temor a las políticas que pueda implementar. Tampoco es porque algunos extrañarían a Macri y manifiestan así su repudio a Fernández porque eso es tirarse un tiro en el pie. Es simplemente el resultado natural de miles y miles de decisiones ...

Ver Más

No somos ricos, debemos trabajar para serlo

El debate sobre el futuro impregna ambientes diversos. Los líderes globales reflexionan sobre los desafíos de estos tiempos en varios espacios de la academia y la sociedad. La preocupación crece con el cambio climático, la contaminación, las nuevas formas de terrorismo, las políticas sorpresivas de EE.UU. y sus consecuentes impactos en el comercio global. ¿Cuál será el rol de las nuevas potencias como China? ¿Y sobre todo los cambios culturales, sociales y laborales que generan la convergencia de las nuevas tecnologías y las migraciones?

Con esta misma energía podríamos mirar el futuro con esperanza. El desarrollo de las energías renovables hace tender su costo a cero, ya no será una utopía producir en el Sahara o usar el agua desalinizada del mar. La convergencia de biotecnología, robótica, agricultura de precisión...

Ver Más

Es fundamental diseñar oportunidades para el desarrollo de los industriales

Es sabido que las crisis condicionan la competitividad de las empresas, sea cual fuere su tamaño. Pero, tratándose de Pymes, el contexto actual es aún más complejo para ellas. La imposibilidad de acceder al financiamiento, los elevados costos de producción y de mano de obra combinados con la inflación y la baja del consumo produjeron un preocupante estancamiento de nuestro sector. 

Comenzar a diseñar oportunidades y buscar herramientas para activar el desarrollo de los pequeños y medianos industriales es fundamental. Porque, de lo contrario, este estancamiento generará un círculo vicioso difícil de controlar...

Ver Más

Columnista