Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Hasta que no haya una mejora del salario real no será simple ver la recuperación

Por Santiago Bulat

A comienzos de 2017, la recuperación de la actividad económica se presentaba como uno de los principales desafíos para el actual gobierno. Si bien el 2016 ha resultado un año magro en términos de actividad para la economía argentina, la recuperación empieza a sentirse. Sin embargo, cabe preguntarse de qué manera lo hace. Escucharemos quejas de muchos ciudadanos acerca de que el dinero no alcanza para cubrir los costos que hoy trae aparejado vivir en la Ciudad de Buenos Aires y el área metropolitana, y esto resulta completamente cierto. La expansión de la actividad económica tomó fuerza desde el interior del país y, de a poco, esa onda expansiva comienza a sentirse en la zona céntrica. Revisando los últimos datos brindados por el EMAE (Estimador Mensual de la Actividad Económica) podemos advertir que la actividad económica retomó el sendero del crecimiento. Tras los datos dados a conocer por el EMAE, mayo mostró un aumento interanual en el orden de 3,3% y 0,6% de forma desestacionalizada. Es decir, el crecimiento de manera acumulada alcanza un total de 1% en lo que va de 2017, mientras que el resultado esperado por el Gobierno ronda el 3% para el total del año.


Ahora, desmenuzando estos resultados, podemos advertir que las medidas llevadas adelante como la quita total de retenciones al maíz, el trigo y un 5% de la soja (que continuará disminuyendo otro 5% el año entrante) han tenido un efecto positivo en términos de producción, dado que en las dos primeras se consiguieron consechas récord de 38 millones de toneladas y 16,6 millones respectivamente; en tanto que la soja alcanzó una buena temporada de cosecha en torno de 57,3 millones de toneladas. Sin embargo, podríamos aquí cuestionar el efecto de desfinanciamiento de una quita de retenciones, pero nuestro amigo Laffer nos demostró que la curva que diseñó se empleó en la práctica y se recaudó un 97% de lo ingresado vía ganancias en lugar de retenciones, sumado a un aumento en la producción y en el empleo en 20.000 puestos.

En segundo lugar encontramos el rubro de la construcción, que crece gracias al impulso de la obra pública, a una de las premisas del Gobierno, y ha presentado aumentos considerables en lo que va del año y continúa creando puestos de trabajo, que hoy alcanzan 403.928 según datos del Ieric (Instituto de Estadísticas y Registro de la Industria de la Construcción). Cabe destacar que otra de las razones por las que crece este índice, aunque en menor medida, son los créditos hipotecarios, que ya se encuentran cerca del 1% del PBI, aunque sigue siendo un nivel muy bajo en comparación con nuestros países vecinos.

Por otro lado encontramos al sector de comercio, que a pesar de que en mayo tuvo una recuperación de 4,5% aún no logra posarse en terreno positivo en lo que va del año. Podemos atribuirle este factor a un movimiento en los hábitos de consumo (lo cual es cierto, dado que la compra en mayoristas registró un incremento) en línea con una baja en el poder adquisitivo de los hogares. En segundo lugar, el segmento de electricidad, gas y agua cae 1,1% de manera acumulada y no muestra signos de recuperación ante un descenso en mayo interanual de 4,9%.

Lo cierto es que el impacto del aumento en las tarifas se hace notar y esta caída en la producción va en línea con una baja en la demanda de energía de 5,3% en mayo y de 3,8% en junio.

El análisis por rubros podría resultar más extenso. Sin embargo, se quiere hacer hincapié en que la recuperación de la economía está consolidándose y se ha salido finalmente de la recesión (en el tercer semestre), pero es lógico que muchos sectores aún no lo perciban, porque el crecimiento de la economía se mide en un promedio y hay sectores que han experimentado una gran expansión y otros que no logran consolidarse. Ergo, hasta que no haya una recuperación del salario real vía paritarias acordes con los datos de inflación no será simple ver una recuperación en la zonas céntricas del país.

¿Cómo seguirá de aquí en adelante la situación económica en términos de actividad? El índice IGA-OJF nos permite divisar un aumento en la actividad de 4,6% anual y un resultado acumulado de 1,9% al primer semestre de 2017. En donde vuelven a confirmarse los datos previos, esta vez con un alza en el comercio mayorista y minorista, y la industria manufacturera que recupera terreno posicionándose en un acumulado positivo tras un aumento en el segmento de minerales no metálicos y metálicas básicas.

Con este panorama, el proyectado de los privados ronda un crecimiento total de 2,8% para este año, 0,7 punto por debajo de lo estipulado en el Presupuesto.

A partir de acá comienza el desafío de dejar vivir en una Argentina en donde el crecimiento se muestra en forma de serrucho, sube y baja año a año volviendo al punto de partida, y se comienza a instalar en la vía del crecimiento a través de un aumento en el PBI potencial, que dependerá de la inversión productiva tanto local como extranjera, y ésta, a su vez, del poder de ahorro que tenga nuestra economía, con una caída progresiva de la inflación. La inflación mata al ahorro, el ahorro mata a la inversión y la inversión mata al crecimiento.

Relacionadas

Lilita o la perversión de una tía bonachona

La semana pasada fui a comprar crema de leche al supermercado chino. Estaba en la góndola revisando los precios y tomé una que costaba $ 40. Justo se puso el chino a ordenar esa góndola. Le mostré la crema y le dije “¡40 $ es carísimo!”. El chino me miró y me respondió con paciencia oriental: “Llevala ya porque estoy remarcando la góndola y ahora va a costar $ 50”. Le agradecí por el dato y me fui contento por haber pagado un buen precio.  Me pregunté qué pasa con la moneda que lo que en un instante resulta caro, pasa a ser barato en el instante siguiente.
Y esta situación me llevó a pensar en el marco psicótico en que se desempeña la sociedad argentina: hoy, con cuarenta monedas de un peso compro un bien, segundos después serán necesarias cincuenta monedas. O sea, la moneda, bien de mediación que tiene grabada la frase $ 1, es relativa, es líquida. Y en su lugar, la moneda pasa a ser las infinitas percepciones de valor de los infinitos bienes. Lo que vale es lo relativo, lo variable, desaparece el valor trascendental de $ 1. Es una moneda escindida, una moneda que siempre dice lo que no es, lo que no puede comprar, el poder que no tiene. Inmediatamente me pregunté síntoma de qué es esta situación. Y esto me llevó a pensar en el matrimonio bien malavenido de Macri y Carrió.

Ver Más

La inflación de septiembre fue 6,5%, la más alta en dos años y medio

El Indec informó que en nueve meses de 2018 acumuló un 32,4%, con un fuerte aumento en el rubro alimentos. Fue la tasa mensual más alta desde el 6,7% de abril de 2016. Economistas advierten que la inflación de 2018 será la más alta en 27 años

Ver Más

¿Cómo afecta el "déficit cero" a la actividad económica?

Aún con el acuerdo con el FMI, pero sin el presupuesto aprobado, aún no tenemos claro dónde estamos y hacia dónde vamos. Claramente la economía argentina tiene enormes dificultades para crecer. Una propuesta de solución es lograr el déficit cero. 

Ver Más

Argentina subió al quinto lugar en el ranking de inflación mundial

Tras la violenta devaluación del peso y su consiguiente impacto sobre los índices de precios, la Argentina se ubicaría a fin de año entre los cinco países con más alta inflación del mundo, según resulta de una elaboración de ámbito.com en base a las proyecciones contenidas en el último informe Perspectiva Económica Mundial del Fondo Monetario Internacional. El FMI estima que la suba del costo de vida en el país llegará a 40% a fin de año, una cifra inferior al consenso de los economistas que espera una variación del orden del 45%. De todas formas, de confirmarse la cifra pronosticada por el Fondo, la Argentina ocuparía el quinto lugar en el ranking mundial de inflación, escalando tres posiciones respecto del anterior informe del organismo multilateral (correspondiente a abril último) cuando, con una inflación estimada en torno del 20%, la economía argentina se ubicaba en el octavo lugar. Sólo 17 países, sobre un total de unos 190, registran una inflación anual de dos dígitos. 

Ver Más

#AumentaTodo: suben hasta 20% los planes de telefonía celular

Las compañías Movistar y Claro comenzaron a anunciar incrementos a sus clientes a partir de diciembre.

Ver Más

¿Es posible una nueva política monetaria y cambiaria?

¿Que cambie el presidente del Banco Central (BCRA) implica que se modifican la política monetaria y cambiaria? La reforma de la Carta Orgánica en 2012 agregó varias responsabilidades a la ya difícil tarea de proteger el valor de la moneda y la salud del sistema financiero. Lamentablemente no agregó nuevos instrumentos, por lo cual lo que el presidente del BCRA puede hacer es limitado.

Es extremadamente difícil mantener un cierto equilibrio entre nivel de reservas, tipo de cambio, tasa de interés y regulación del sistema financiero. Esta complejidad nos debe hacer definir: ¿es imprescindible establecer un objetivo como prioritario y los demás se subordinan a ese? ¿O se va intentando tener alternativamente distintos objetivos sin privilegiar a ninguno? ¿Cómo dar previsibilidad a algunas variables sin generar una "timba"?

Ver Más

Columnista