Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Hasta que no haya una mejora del salario real no será simple ver la recuperación

Por Santiago Bulat

A comienzos de 2017, la recuperación de la actividad económica se presentaba como uno de los principales desafíos para el actual gobierno. Si bien el 2016 ha resultado un año magro en términos de actividad para la economía argentina, la recuperación empieza a sentirse. Sin embargo, cabe preguntarse de qué manera lo hace. Escucharemos quejas de muchos ciudadanos acerca de que el dinero no alcanza para cubrir los costos que hoy trae aparejado vivir en la Ciudad de Buenos Aires y el área metropolitana, y esto resulta completamente cierto. La expansión de la actividad económica tomó fuerza desde el interior del país y, de a poco, esa onda expansiva comienza a sentirse en la zona céntrica. Revisando los últimos datos brindados por el EMAE (Estimador Mensual de la Actividad Económica) podemos advertir que la actividad económica retomó el sendero del crecimiento. Tras los datos dados a conocer por el EMAE, mayo mostró un aumento interanual en el orden de 3,3% y 0,6% de forma desestacionalizada. Es decir, el crecimiento de manera acumulada alcanza un total de 1% en lo que va de 2017, mientras que el resultado esperado por el Gobierno ronda el 3% para el total del año.


Ahora, desmenuzando estos resultados, podemos advertir que las medidas llevadas adelante como la quita total de retenciones al maíz, el trigo y un 5% de la soja (que continuará disminuyendo otro 5% el año entrante) han tenido un efecto positivo en términos de producción, dado que en las dos primeras se consiguieron consechas récord de 38 millones de toneladas y 16,6 millones respectivamente; en tanto que la soja alcanzó una buena temporada de cosecha en torno de 57,3 millones de toneladas. Sin embargo, podríamos aquí cuestionar el efecto de desfinanciamiento de una quita de retenciones, pero nuestro amigo Laffer nos demostró que la curva que diseñó se empleó en la práctica y se recaudó un 97% de lo ingresado vía ganancias en lugar de retenciones, sumado a un aumento en la producción y en el empleo en 20.000 puestos.

En segundo lugar encontramos el rubro de la construcción, que crece gracias al impulso de la obra pública, a una de las premisas del Gobierno, y ha presentado aumentos considerables en lo que va del año y continúa creando puestos de trabajo, que hoy alcanzan 403.928 según datos del Ieric (Instituto de Estadísticas y Registro de la Industria de la Construcción). Cabe destacar que otra de las razones por las que crece este índice, aunque en menor medida, son los créditos hipotecarios, que ya se encuentran cerca del 1% del PBI, aunque sigue siendo un nivel muy bajo en comparación con nuestros países vecinos.

Por otro lado encontramos al sector de comercio, que a pesar de que en mayo tuvo una recuperación de 4,5% aún no logra posarse en terreno positivo en lo que va del año. Podemos atribuirle este factor a un movimiento en los hábitos de consumo (lo cual es cierto, dado que la compra en mayoristas registró un incremento) en línea con una baja en el poder adquisitivo de los hogares. En segundo lugar, el segmento de electricidad, gas y agua cae 1,1% de manera acumulada y no muestra signos de recuperación ante un descenso en mayo interanual de 4,9%.

Lo cierto es que el impacto del aumento en las tarifas se hace notar y esta caída en la producción va en línea con una baja en la demanda de energía de 5,3% en mayo y de 3,8% en junio.

El análisis por rubros podría resultar más extenso. Sin embargo, se quiere hacer hincapié en que la recuperación de la economía está consolidándose y se ha salido finalmente de la recesión (en el tercer semestre), pero es lógico que muchos sectores aún no lo perciban, porque el crecimiento de la economía se mide en un promedio y hay sectores que han experimentado una gran expansión y otros que no logran consolidarse. Ergo, hasta que no haya una recuperación del salario real vía paritarias acordes con los datos de inflación no será simple ver una recuperación en la zonas céntricas del país.

¿Cómo seguirá de aquí en adelante la situación económica en términos de actividad? El índice IGA-OJF nos permite divisar un aumento en la actividad de 4,6% anual y un resultado acumulado de 1,9% al primer semestre de 2017. En donde vuelven a confirmarse los datos previos, esta vez con un alza en el comercio mayorista y minorista, y la industria manufacturera que recupera terreno posicionándose en un acumulado positivo tras un aumento en el segmento de minerales no metálicos y metálicas básicas.

Con este panorama, el proyectado de los privados ronda un crecimiento total de 2,8% para este año, 0,7 punto por debajo de lo estipulado en el Presupuesto.

A partir de acá comienza el desafío de dejar vivir en una Argentina en donde el crecimiento se muestra en forma de serrucho, sube y baja año a año volviendo al punto de partida, y se comienza a instalar en la vía del crecimiento a través de un aumento en el PBI potencial, que dependerá de la inversión productiva tanto local como extranjera, y ésta, a su vez, del poder de ahorro que tenga nuestra economía, con una caída progresiva de la inflación. La inflación mata al ahorro, el ahorro mata a la inversión y la inversión mata al crecimiento.

Relacionadas

¿Qué pasa después de las PASO?

Las PASO resultaron ser un evento fundamental en la economía y política del país. Dado el resultado, para evitar que se deterioren enormemente todas las variables de la economía es indispensable que los principales candidatos hablen, acuerden algunas premisas básicas y las comuniquen. La fenomenal suba del tipo de cambio no es porque Alberto Fernández haya dicho que quería un dólar más alto unos días antes de las elecciones y el mercado quisiera darle el gusto. Más bien diría que es temor a las políticas que pueda implementar. Tampoco es porque algunos extrañarían a Macri y manifiestan así su repudio a Fernández porque eso es tirarse un tiro en el pie. Es simplemente el resultado natural de miles y miles de decisiones ...

Ver Más

Una "enfermedad" llamada inflación

Sin ánimo de ponerme en el rol de economista, ni faltarle el respeto a una noble profesión que lleva años de estudio y dedicación y a la cual respeto muchísimo, me he propuesto realizar un análisis sobre la inflación que históricamente ha sufrido nuestro país en más de 70 años, a excepción de la década del noventa cuando funcionó la convertibilidad durante los gobiernos de Carlos Menem y Fernando De la Rúa. Sin dejar de mencionar en ese período la triste y recordada etapa de hiperinflación que tuvimos en 1989 durante la presidencia de Raúl Alfonsín, cuando la variación de precios de ese año superó el 3 mil por ciento. Por los recurrentes ciclos de suba de precios que experimentó y aún sigue padeciendo Argentina, con consiguientes consecuencias para su población –en la cual me incluyo–, considero que la inflación se ha transformado en una “enfermedad” crónica y prácticamente autóctona de éstas latitudes. Mientras que en la mayoría de las naciones del mundo hace varias décadas que la inflación no constituye un problema, los argentinos seguimos soportando las efectos de ...

Ver Más

No somos ricos, debemos trabajar para serlo

El debate sobre el futuro impregna ambientes diversos. Los líderes globales reflexionan sobre los desafíos de estos tiempos en varios espacios de la academia y la sociedad. La preocupación crece con el cambio climático, la contaminación, las nuevas formas de terrorismo, las políticas sorpresivas de EE.UU. y sus consecuentes impactos en el comercio global. ¿Cuál será el rol de las nuevas potencias como China? ¿Y sobre todo los cambios culturales, sociales y laborales que generan la convergencia de las nuevas tecnologías y las migraciones?

Con esta misma energía podríamos mirar el futuro con esperanza. El desarrollo de las energías renovables hace tender su costo a cero, ya no será una utopía producir en el Sahara o usar el agua desalinizada del mar. La convergencia de biotecnología, robótica, agricultura de precisión...

Ver Más

Qué factores cambiaron para que la inflación baje 1 punto porcentual en relación a junio de 2018

Pese a la rigidez del plan monetario y la política fiscal restrictiva, con gastos que aumentan muy por debajo de la tasa de inflación, el ritmo de alza de los precios al consumidor se mantiene aún elevado, a un ritmo de más 35% al año, aunque claramente experimentó una nueva desaceleración respecto de los picos recientes de marzo y abril. Y también en comparación con un año antes, cuando había sido de 3,7 por ciento.

Diversos factores se destacan en el cotejo con las mayores variaciones de un año antes que explican el menor impulso de alza de los precios, más allá del escenario recesivo que muchos atribuyen al efecto de las altas tasas de interés de política monetaria, porque ahora descendió al rango del 58% anual con una inflación en los pasados 12 meses fue de 55,8%, tras haber comenzado junio...

Ver Más

El fracasado Macri: ¿elección 2019 o guerra entre dos bandos?

El que nace para pito nunca llega a corneta. Mucho se lo viene criticando a este fracasado señor presidente que tenemos. Pero poco se remarcan los logros que a pesar de una fulminante y perversa herencia K ha sido capaz de cosechar en tan sólo tres cortos años. Este fracasado señor presidente, criticado despiadadamente por un perverso y mediocre periodismo de la TV, ese mismo al que nuestro fracasado presidente precisamente le quitó la pauta, consiguió entre otras cosas lo siguiente. Primero, levantó el asfixiante cepo cambiario K que nos cerraba perversamente al mundo. Segundo, recuperamos el INDEC y con él, neutralizamos la siniestra desinformación K. Tercero, del déficit fiscal K estamos ya en equilibrio primario M. Cuarto, logró el equilibrio fiscal de la mayoría de las provincias del país liberándolas de la sistemática dependencia K en defensa del federalismo. Quinto, nos liberó del default K permitiendo nuevamente el acceso a mercados internacionales de financiamiento. Sexto, logró un desarrollo impensado en Vaca Muerta que nos saca de la dependencia energética K y nos abre una formidable puerta de expansión futura y autoabastecimiento en un insumo estratégico. Séptimo, del abandono K nos viene reconstruyendo a base de una obra pública indispensable y honesta, sin sobreprecios y no vista en décadas por su calidad y magnitud....

Ver Más

Ahora los analistas esperan 40% de inflación para 2019

Los clásicos informes privados que recibe el BCRA se caracterizaron en este comienzo de julio por coincidir, en el promedio, en un cambio de tendencia de los indicadores macroeconómicos, en particular en lo que respecta a la perspectiva de inflación y de la variación del dólar.

Ver Más

Columnista