Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Hasta que no haya una mejora del salario real no será simple ver la recuperación

Por Santiago Bulat

A comienzos de 2017, la recuperación de la actividad económica se presentaba como uno de los principales desafíos para el actual gobierno. Si bien el 2016 ha resultado un año magro en términos de actividad para la economía argentina, la recuperación empieza a sentirse. Sin embargo, cabe preguntarse de qué manera lo hace. Escucharemos quejas de muchos ciudadanos acerca de que el dinero no alcanza para cubrir los costos que hoy trae aparejado vivir en la Ciudad de Buenos Aires y el área metropolitana, y esto resulta completamente cierto. La expansión de la actividad económica tomó fuerza desde el interior del país y, de a poco, esa onda expansiva comienza a sentirse en la zona céntrica. Revisando los últimos datos brindados por el EMAE (Estimador Mensual de la Actividad Económica) podemos advertir que la actividad económica retomó el sendero del crecimiento. Tras los datos dados a conocer por el EMAE, mayo mostró un aumento interanual en el orden de 3,3% y 0,6% de forma desestacionalizada. Es decir, el crecimiento de manera acumulada alcanza un total de 1% en lo que va de 2017, mientras que el resultado esperado por el Gobierno ronda el 3% para el total del año.


Ahora, desmenuzando estos resultados, podemos advertir que las medidas llevadas adelante como la quita total de retenciones al maíz, el trigo y un 5% de la soja (que continuará disminuyendo otro 5% el año entrante) han tenido un efecto positivo en términos de producción, dado que en las dos primeras se consiguieron consechas récord de 38 millones de toneladas y 16,6 millones respectivamente; en tanto que la soja alcanzó una buena temporada de cosecha en torno de 57,3 millones de toneladas. Sin embargo, podríamos aquí cuestionar el efecto de desfinanciamiento de una quita de retenciones, pero nuestro amigo Laffer nos demostró que la curva que diseñó se empleó en la práctica y se recaudó un 97% de lo ingresado vía ganancias en lugar de retenciones, sumado a un aumento en la producción y en el empleo en 20.000 puestos.

En segundo lugar encontramos el rubro de la construcción, que crece gracias al impulso de la obra pública, a una de las premisas del Gobierno, y ha presentado aumentos considerables en lo que va del año y continúa creando puestos de trabajo, que hoy alcanzan 403.928 según datos del Ieric (Instituto de Estadísticas y Registro de la Industria de la Construcción). Cabe destacar que otra de las razones por las que crece este índice, aunque en menor medida, son los créditos hipotecarios, que ya se encuentran cerca del 1% del PBI, aunque sigue siendo un nivel muy bajo en comparación con nuestros países vecinos.

Por otro lado encontramos al sector de comercio, que a pesar de que en mayo tuvo una recuperación de 4,5% aún no logra posarse en terreno positivo en lo que va del año. Podemos atribuirle este factor a un movimiento en los hábitos de consumo (lo cual es cierto, dado que la compra en mayoristas registró un incremento) en línea con una baja en el poder adquisitivo de los hogares. En segundo lugar, el segmento de electricidad, gas y agua cae 1,1% de manera acumulada y no muestra signos de recuperación ante un descenso en mayo interanual de 4,9%.

Lo cierto es que el impacto del aumento en las tarifas se hace notar y esta caída en la producción va en línea con una baja en la demanda de energía de 5,3% en mayo y de 3,8% en junio.

El análisis por rubros podría resultar más extenso. Sin embargo, se quiere hacer hincapié en que la recuperación de la economía está consolidándose y se ha salido finalmente de la recesión (en el tercer semestre), pero es lógico que muchos sectores aún no lo perciban, porque el crecimiento de la economía se mide en un promedio y hay sectores que han experimentado una gran expansión y otros que no logran consolidarse. Ergo, hasta que no haya una recuperación del salario real vía paritarias acordes con los datos de inflación no será simple ver una recuperación en la zonas céntricas del país.

¿Cómo seguirá de aquí en adelante la situación económica en términos de actividad? El índice IGA-OJF nos permite divisar un aumento en la actividad de 4,6% anual y un resultado acumulado de 1,9% al primer semestre de 2017. En donde vuelven a confirmarse los datos previos, esta vez con un alza en el comercio mayorista y minorista, y la industria manufacturera que recupera terreno posicionándose en un acumulado positivo tras un aumento en el segmento de minerales no metálicos y metálicas básicas.

Con este panorama, el proyectado de los privados ronda un crecimiento total de 2,8% para este año, 0,7 punto por debajo de lo estipulado en el Presupuesto.

A partir de acá comienza el desafío de dejar vivir en una Argentina en donde el crecimiento se muestra en forma de serrucho, sube y baja año a año volviendo al punto de partida, y se comienza a instalar en la vía del crecimiento a través de un aumento en el PBI potencial, que dependerá de la inversión productiva tanto local como extranjera, y ésta, a su vez, del poder de ahorro que tenga nuestra economía, con una caída progresiva de la inflación. La inflación mata al ahorro, el ahorro mata a la inversión y la inversión mata al crecimiento.

Relacionadas

La Argentina debería repensar la pobreza

Se acaba de otorgar el (mal llamado) Nobel de Economia 2019 a tres economistas que trabajaron sobre desarrollo y cómo aliviar la pobreza: Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard University. Esther Duflo es la segunda mujer en recibir esta distinción.

Pareciera que quienes conceden este premio estaban pensando en nuestro país. Lo mismo ocurrió cuando el año pasado lo otorgaron a Romer y Nordhaus por trabajos de enorme utilidad para Argentina. ¿No será que muchos países en el mundo tienen el mismo tipo de problemas?

Recomiendo fervientemente el libro Repensar la Pobreza, de Banerjee y Duflo. nte un tema de semejante envergadura, simplifican el análisis del problema y tratan de extraer datos del “mundo real”. A diferencia de las ciencias duras, en economía no es nada fácil hacer experimentos. Su enfoque es innovador e incremental, o también se puede decir que experimental más que teórico, respondiendo a simples preguntas: ¿qué pasaría si se modifica esta política o se brinda tal tipo de incentivo o seguro?.

Ver Más

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Columnista