Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

Inflación, actividad y empleo

​El jueves pasado a la tarde, el Presidente del Banco Central presentó el programa monetario para los próximos años y aunque dijo una y otra vez que las expectativas del mercado veían una tasa de inflación en torno al 1,5% mensual en septiembre, debió contestar varias preguntas de cronistas preocupados por el impacto recesivo de sostener tanto tiempo una tasa de interés en el 38% anual, que es lo que paga la entidad por las colocaciones de corto plazo conocidas como Lebacs.


Pero en realidad el Banco Central sufre las consecuencias del sesgo cognitivo que le impide a mucha gente comprender el funcionamiento del interés compuesto, conduciéndolos a usar heurísticas de razonamiento; atajos que no son siempre apropiados. Que en las colocaciones de Lebacs se pague una tasa de 38% por colocaciones a 35 días, implica que en realidad se está negociando un interés del 2,7% mensual. ¿Verdad que suena muy distinto pensar que las tasas están en el 38% a pensar que están en el 2,7% mensual?

Ojo, 2,7% es un interés nominal obsceno, que solo se justifica porque hay un 3,3% de inflación mensual. Pero lo que realmente importa a los efectos de las decisiones económicas no es la tasa nominal sino el interés real y lo cierto es que mientras las tasas estén por debajo de la inflación, en realidad lejos de ser altas, resultan bajas.


PRODUCCION VERSUS ESPECULACION FINANCIERA


Al finalizar la conferencia de Sturzenegger, un periodista de C5N le preguntó si no le preocupaba que con tasas tan altas un empresario encuentre más interesante apostar a la ganancia financiera, en vez de contratar trabajadores para producir.


La pregunta ilustra la enorme confusión que hay entre tasas reales y nominales. Mientras la inflación sea más alta que la tasa siempre conviene producir en vez de colocar el dinero en el banco, porque para ponerlo en otras palabras más simples, se gana mucho más invirtiendo en latas de atún y paquetes de fideos, que se valorizan de acuerdo a la inflación, que en un depósito en Lebacs, que aun rindiendo el 2,7% mensual (38% anual) queda por detrás del resto de los precios. Y la manera más eficiente de conseguir esos productos alimenticios o cualquier otro bien cuyo precio crezca a la misma velocidad que la inflación, es produciéndolo.


De manera que las tasas reales negativas son en realidad un gran estímulo a la producción y un desincentivo a la actividad financiera.


PARA QUE BAJEN LAS TASAS TIENE QUE BAJAR LA INFLACION


Por esa razón es errado el foco en la tasa, porque su aparente alto valor, en realidad es la consecuencia de la inflación. En la medida que los precios de la economía corran más despacio, la tasa se va a pinchar concomitantemente y esto es fundamental para reactivar primero el consumo, y después la producción de las pequeñas y medianas empresas, que hoy emplean al 70% de la fuerza laboral.


Esto es así porque si bien las tasas reales para colocaciones financieras son negativas, las que se cargan en las líneas de créditos personales y en el financiamiento de las tarjetas de crédito, quedan prohibitivamente altas por culpa del peso de los costos administrativos que hacen que el verdadero costo financiero total (CFT) muchas veces duplique la tasa, encareciendo notablemente los créditos para el consumo.


Lo mismo sucede con los costos financieros de las Pymes informales que hoy descuentan cheques al 6% mensual, prácticamente el doble que la inflación, siendo este uno de los mayores costos que hoy están ahogando la actividad.


Tanto el costo financiero total de los préstamos personales al consumo, como el que deben afrontar las pequeñas empresas cae sin embargo de manera drástica cuando baja la inflación, porque se abarata mucho la tasa subyacente.


Por esta razón la mejor política de reactivación del consumo y de la actividad productiva de Pymes es bajar la inflación.


RECUPERAR LA ECONOMIA PARA CREAR EMPLEO


Una vez que empiece a crecer la economía subirá el empleo coyuntural. Este es un tema que amerita cierta explicación porque a juzgar por el debate reciente en torno a la ley anti despidos, hay mucha confusión al respecto.


Los economistas distinguimos entre tres tipos de desempleo que se producen por causas diferentes. El desempleo cíclico o coyuntural ocurre en las crisis como la que estamos atravesando hace cuatro años, porque el consumo se cae, no hay alternativa exportadora tampoco y entonces no tiene sentido producir más si no se puede vender lo fabricado. El desempleo estructural, en cambio, ocurre por ejemplo ante un shock tecnológico, porque la mano de obra no tiene las capacidades técnicas que requiere un puesto. Finalmente, el desempleo friccional se produce toda vez que la economía en su normal funcionamiento crea nuevos empleos en sectores que se expanden y los destruye en otros que se contraen, porque la demanda es fluctuante y la gente que hoy quiere celulares o aplicaciones, antes compraba en parripollos y alquilaba canchas de paddle.


En el corto plazo la mejora política para eliminar el desempleo coyuntural es que vuelva a crecer la economía. Una doble indemnización puede ser una buena idea por unos meses, pero genera a la larga el reemplazo del hombre por una máquina que sale más barata. Para evitar en lo sucesivo que el despido coyuntural sea un problema, necesitamos instrumentar un buen seguro de desempleo, para que el despido no genere una crisis de consumo, que profundice el problema.


* Publicado en la edición impresa del diario El Día

Relacionadas

Mientras en el mundo la pobreza disminuye en Argentina aumenta

La última medición del INDEC arroja que 35,4% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y que estaría afectando a 15,9 millones de habitantes, entre los cuales se encuentran 3,4 millones de personas que son indigentes, en base a una estimación de habitantes del orden de los 45 millones de argentinos. Es decir que hoy en la Argentina hay más de ocho veces la proporción de pobres que había en 1974 (4%). Uno de los datos más duros, que además condiciona el futuro del país es que uno de cada dos niños es pobre según los datos a 2018 del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), estos datos lamentablemente se estiman que aumentarán habida cuenta que la situación económica empeoró. Resulta paradójico que mientras en el mundo se combate –y con bastante éxito- la pobreza en la Argentina aumenta la cantidad de personas que tienen menos posibilidades.


Ver Más

Creció el miedo a perder el empleo en el último año, según un sondeo privado

Casi la mitad de los trabajadores teme perder su empleo mientras que en octubre pasado, hace menos de un año, era de sólo un tercio, según datos de la encuesta que hizo una consultora privada en el AMBA y las principales ciudades del país.

Ver Más

Buscando al culpable de la alta inflación

Tal como definieran Axel Leijonhufvud y Daniel Heymann, cuando el dato de inflación mensual pasa a ser tan o más relevante que el anual podemos decir que Argentina está conviviendo con un régimen de inflación alta que se profundizó en este último año. La respuesta a la pregunta de dónde se originó la inflación no tiene sentido si lo que se quiere es atacar al problema en sí mismo. 

Muchos argumentarán que es un fenómeno puramente de emisión monetaria. Un día al Tesoro no le alcanza la plata y decide emitir dinero. Dado que la cantidad ofrecida de bienes y servicios es más o menos constante, estos suben de precio para reflejar el exceso de cantidad de moneda. Una teoría que me resulta incómoda ya que la evidencia (bien medida) es pésima. Robert Lucas, en 1980, tuvo que hacer muchos supuestos para que la teoría cuaje con los datos. En algún momento seguramente existió una cantidad de dinero por encima de la oferta de bienes y servicios pero no sabemos la relación causal que la produjo. Ponerle el cascabel al gato no es tan sencillo. 

No niego que la inflación sea un fenómeno monetario, pero eso es análogo a decir que la anemia es un fenómeno de la sangre. No ayuda mucho. De hecho, la inflación es la pérdida del poder de compra del dinero, por lo tanto es por definición un fenómeno monetario

Ver Más

Tasa de interés: cuáles el costo del dinero y qué relación tiene con la inflación

¿Qué es la tasa de interés? Se define como el costo del dinero. Es decir, cuál es el interés que a mí me hace resignar consumo de hoy para consumir un bien más adelante. Del otro lado, cuál es la tasa que estoy dispuesto a prometer pagar en el futuro para que el dinero me lo otorguen hoy. La tasa de interés se considera activa en el caso de ser acreedor (para el banco es una tasa activa otorgar un préstamo o crédito, por el cual recibe intereses). Y, por el contrario, su tasa pasiva será la que pague por un plazo fijo a los que depositen sus pesos en su entidad. ¿Y a mí qué me importa?

Si quiero comprarme algún bien hoy pero no cuento con toda la plata en este momento, puedo pedir un crédito. La entidad que me preste el dinero, me lo dará a cambio de un interés que le sea suficientemente atractivo para no disponer del dinero hoy. Ese valor dependerá de varias condiciones. En primer lugar, debe asegurarse de cobrar un valor superior de lo que le significa financiarse, es decir, de lo que paga a sus clientes para que depositen su dinero allí, sumado a sus respectivos costos. La tasa puede ser fija o variable. La decisión de adoptar una u otra ...

Ver Más

La inflación se ubica en 4,3 por ciento en agosto y alcanza 55 por ciento en 2019

Según los economistas consultados por el Banco Central, se espera  una caída del PIB de 2,5%, en base a las proyecciones vertidas por 23 consultoras y centros de investigación locales, 11 entidades financieras y 5 analistas extranjeros.

Ver Más

¿Qué es la inflación y cómo puedo cuidar mi bolsillo?

¿Qué es? La inflación es el aumento sistemático y generalizado de precios en una economía. Es decir, que suben los precios de todos los bienes y servicios que se producen y utilizan en una economía, cada uno con sus propias características y a diferentes ritmos. ¿Cómo se mide? Mediante el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que difunde el Indec sobre una canasta de bienes y servicios de consumo de una familia tipo (dos adultos, dos menores) en la cual se relevan aproximadamente 200.000 productos y tienen sus propios ponderadores. De esta manera, podemos comprender cuánto deben aumentar nuestros ingresos para sostener el mismo nivel de vida a medida que pasan los meses con inflación. Muchas veces oímos frases como: "el gas aumentó 80% y me dicen que la inflación fue de 30%, ¡no puede ser!", y sin embargo es correcto...

Ver Más

Columnista