Newsletter Semanal equipo bulat

Opinión

La Argentina del choripán merece un sueño utópico


Ser keynesiano no implica ser ineficiente en el manejo del gasto público
. En todo este tiempo electoral cuestiono el énfasis que se suele poner en la preservación de fútbol para todos y otros subsidios improductivos relacionados. Veámoslo de una forma cruel y ácida: cada hora de fútbol para todos, representa “x” libros menos que se leen, “x” metros menos de autopistas que se pavimentan, “x” hospitales menos que se construyen. A este énfasis en cosas improductivas le retruco: la pobreza más extrema del ser humano no radica en lo material, la forma más cruel y siniestra de empobrecer a otro es secándolo de intelecto. Las naciones no se hacen grandes mirando fútbol, se hacen grandes educándose. Y a pesar de que sea obvio vale la pena aclararlo: es función de un líder explicar y convencer a la sociedad de que existen otras alternativas de políticas públicas y lo digo particularmente pensando en el próximo lustro que será caracterizado probablemente por debilidad de commodities, principal financiador del gasto social de la última década. Y un aspecto del que nadie quiere hablar: la mejor parte del ciclo de commodites de este periodo es historia, con una reversión lenta pero indeclinable de la política monetaria de la Fed, a los emergentes les espera presión cambiaria y recesiva en los próximos años. Este fenómeno lo estamos viendo en varias economías exportadoras de commodities.


¿Choripanes o libros? Desde que nací en este suelo, al cual le debo nada más y nada menos que mi educación primaria, secundaria y universitaria, tengo la misma sensación: Argentina está atrapada en una coyuntura en donde la permanente mediocridad política le gana a los sueños que hacen grande a una nación lo que llevado al plano de una metáfora criolla significa que el choripán se come al libro. No sé por qué hoy desperté con ganas de soñar en este artículo tan utópico que seguramente será leído sólo por algunos, el resto y no los culpo, está ahogado en una coyuntura que nos agobia permanentemente, en donde lo urgente siempre le gana a lo importante, en donde la cotización del blue mañana resulta mucho más significativa que la determinación de una estrategia de crecimiento a 25 años. Les adelanto entonces que con este artículo decidí aburrirlos: no voy a hablar del blue porque simplemente tengo los huevos al plato de tanta coyuntura criolla y voy por el contrario, a imaginarme el largo plazo, una receta casi infalible para perder lectores en este país cortoplacistamente esquizofrénico que construimos todos.


El síndrome de la seducción por lo inalcanzable. Quizá mis ganas de soñar están inversamente correlacionadas a la casi exclusiva atención que prestamos a nuestras riñas cotidianas muchas de ellas incluso, autogeneradas y probablemente, se deba también a un síndrome que padezco desde que nací: lo utópico me seduce, lo imposible ex-ante me activa y motiva formidablemente, la utopía probablemente sea mi mecanismo de defensa hacia la no aceptación de una realidad que no me gusta porque siento que es mejorable. Decime NO a un sueño, a una idea y me vas a tener 100% intentando demostrarte que el es posible, no sé si será por escorpiano, por terco, o simplemente, por pelotudo. Pero para bien o para mal, me pasé la vida con esta actitud, recuerdo que mi maestra de primaria a eso lo llamaba rebeldía, pobre, no la culpo por no entender nada, yo sin embargo lo defino con una frase alternativa: la seducción por lo inalcanzable, cueste lo que cueste.


Una sociedad que debería preocuparse por otras cuestiones. Me pregunto si nos animaremos alguna vez como sociedad a fijar un plan de educación a 25 años vista. Sí, no me equivoqué, dije 25 años para una sociedad que no puede descifrar su próxima semana. No tiene el menor sentido enroscarse estérilmente debatiendo si esta década generó un pobre más o un pobre menos que la anterior. Lo cierto es que debemos asumir la cruel realidad de que ambos periodos fracasaron a pesar del voluptuoso e irrepetible rally de commodities de los últimos años y es necesario plantearnos de una vez, un plan de largo plazo en la inclusión sin clientelismo, en donde un libro y una idea valga más que la zapatilla regalada y el infaltable choripán. Se vienen las PASO en días: ¿qué tal si exigimos esto al votar?


¿Por qué no? Sí, por qué no imaginarnos a una sociedad que se fije como principal objetivo eliminar la pobreza a través de la educación en todas sus etapas. No es utópico plantearnos como principal objetivo el de educar a los más pobres a través de un sistemático programa de enseñanza que asista a un niño carenciado desde su infancia y lo veamos crecer hasta su graduación universitaria. Estos chicos ricos de intelectualidad y que a largo plazo potenciarían formidablemente la función de producción del país, ¿votarían a los mismos muñecos de hoy? Es totalmente posible imaginar a una sociedad más grande en donde erradiquemos la pobreza  y en donde los frutos de la soja o lo que esté de moda por entonces culminen creando universidades nuevas en todo el país, accesible primordialmente a los más pobres. No me digan que es utópico imaginar a un chico carenciado que a los cinco años ingrese a la escuela primaria y culmine 25 años después siendo un universitario y no en la cárcel. Los argentinos podemos decirle que SÍ a estas cosas cuando votamos y faltan sólo días para comenzar a pronunciar nuestra voluntad. ¿Qué tal si en vez de exigir fútbol para todos, reclamamos en ésto?


Las PASO 2015. Las próximas décadas probablemente seguirán jugando en favor de un país que tiene algo muy codiciado por todo el mundo: enorme abundancia de recursos naturales. Como sociedad deberíamos tomar la decisión de exigirle al político de turno que la soja o lo que venga, financie inversión en capital humano de largo plazo orientada productivamente hacia los que más la necesitan y no gasto corriente como solemos hacer implacablemente culminando como siempre, en situaciones de estrés cambiario. Alguna vez como nación, deberemos plantearnos si queremos seguir navegando este siglo empantanados en la irrelevancia de lo coyuntural. Oposición a días de las PASO: ¿qué tal si sacan la cabeza del hormiguero y comienzan a hablar de estas cosas? ¿Qué tal si se animan a alinear a una nación y seducirla en la utopía de lo inalcanzable? ¿Nunca los argentinos nos animaremos a sentar ésto como prioritario en nuestra agenda? ¿Somos una nación condenada sólo a hablar del blue, del contado con liqui, del PBI a seis meses y de fútbol? Hoy somos sólo eso, pero podemos ser mucho más, es endógeno a nosotros y recuerdo: comenzamos a votar en una semana.

Relacionadas

Reperfilar a la uruguaya: similitudes y diferencias

En su presentación en Córdoba (hece unas semanas), el candidato que más votos logró en agosto, suficientes para ser elegido Presidente en octubre, mencionó que el tratamiento de la deuda sería "a la uruguaya". Esto, en relación al reperfilamiento de los vencimientos de la deuda que hizo en 2003, sin quita de cupón ni de capital.

El anuncio resulta atractivo ya que, a los precios actuales de los bonos argentinos, una quita a valor presente del 20% (cuando se calcula el reperfilamiento uruguayo con una exit yield del 16%) o del 13% (cuando, ex post, esta tasa redujo al 12%) implica, si el resto del programa funciona, una oportunidad. Sin embargo, el condicional requiere entender qué nos asemeja y qué nos aleja del caso uruguayo, y cuáles son las chances de un esquema en esta dirección.

Los niveles de deuda de Argentina hoy, los cupones promedio y la tasa de interés implícita de la deuda son mejores y/o similares a los que tenía Uruguay entonces. Vale recordar que a fines de los '90, Uruguay se había visto afectado -al igual que Argentina- por la crisis asiática, rusa, la devaluación de Brasil en enero de 1999 y el propio impacto sobre Argentina de esta dinámica que derivó en la traumática salida de la Convertibilidad.

Ver Más

El Nobel de economía Paul Krugman analizó la crisis argentina

El economista aclaró que se tomó mucha deuda muy rápido durante el Gobierno de Macri, cuando había una "luna de miel" con el mercado. Fuerte crítica también al Fondo Monetario Internacional.

Ver Más

Más allá de la codicia y el miedo

Más allá de la codicia y el miedo, es el título de un libro de Hersh Shefrin que describe el proceso en la toma de decisiones de un inversor. Este nos ayuda a comprender como los mercados se debaten entre el miedo y la codicia, entre el pánico o la avaricia.

Parto del principio que los mercados no se mueven por lo que pasa, sino por las expectativas previas que los inversores tenían de lo que podía pasar. Si se desilusionan con un balance, con un numero de empleo o fiscal o con un resultado político, las bajas son mucho más grandes e irracionales que lo que indican los propios fundamentos y viceversa si los datos son favorables ante una grata sorpresa. En concreto si una empresa presenta un balance donde gana 10% menos de lo que pensaba ganar, la acción puede caer 30% o si ganan un 10% más de lo que se pensaba puede subir un 30%.

Saben porque, porque el mercado negocia confianza y expectativas. Cuando perdes alguna de ellas no hay discurso, anuncio o promesa que puede restituirla de golpe.

Ver Más

¡Terminemos con la timba financiera! ¿Por qué esta afirmación es errónea?

1- Lo que oímos. "El mercado de capitales representa la timba financiera". "Necesitamos cambiar la ganancia fácil de la timba financiera". "Hay que pasar de un modelo financiero a uno productivo". Son frases que se han escuchado recurrentemente en las campañas políticas y desde diversos sectores durante varios años. Ya que nosotros somos el electorado y estamos en pleno período de decisiones, vale la pena preguntarnos si estas afirmaciones son o no ciertas. 2- Definición. Según su definición formal, la palabra "timba" es una partida de juego de azar, e improbablemente la suerte va de la mano de las finanzas. A modo de ejemplo: si en la ruleta todos los participantes eligen apostar al color rojo y un solo participante al color negro, la influencia que tienen sus decisiones sobre el resultado del juego será nula. En las finanzas, si hay mayor demanda por determinado activo y todos deciden comprarlo, habrá un efecto directo sobre el precio. A partir ...

Ver Más

La fuerza de las Pymes argentinas

Las Pymes son las grandes generadoras de empleo y recaudación impositiva en cualquier sociedad. Por ello, todos los países toman medidas para que los emprendimientos que surgen en sus territorios germinen sin sobresaltos, prosperen y sean sustentables, para que puedan cumplir el irremplazable rol que les cabe en el desarrollo y la creación de riqueza. 

Ver Más

Por qué el bono para los estatales es mayor que el de los trabajadores privados

El Gobierno oficializó los pagos de $5.000 en el primer caso y de $4.000 en el segundo. Las causas de la diferencia

Ver Más

Columnista