Newsletter Semanal equipo bulat

Especial de la Semana

Argentina, en el mapa de los grandes jugadores de la industria satelital mundial

​Argentina, de la mano de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) y la empresa estatal Argentina Satelital (Arsat), logró convertirse en parte del pequeño puñado de países en figurar en el competitivo mapa de la industria satelital mundial, según un informe exclusivo de la consultora Euroconsult que destaca el desarrollo tecnológico del país para el manejo integral de misiones. 

Euroconsult publicó la última edición de "Satellites to be built & launched by 2025 world market survey" (Encuesta de mercado mundial de satélites que se construirán y lanzarán hasta 2025), un detallado informe de 200 páginas, con un precio de 7.000 euros (114.045 pesos), que presenta además de los datos un mapa mundial que muestra claramente al país solo entre cinco regiones de la industria.

Las regiones son América del Norte (Estados Unidos); Europa (Rusia, Israel, Francia e Inglaterra), Asia (Japón, China e India) y Argentina, sola en Sudamérica.

Este informe provee un análisis exhaustivo del crecimiento científico, tecnológico y comercial de la demanda satelital a nivel mundial, integrando clientes, aplicaciones y órbitas. 

La historia argentina en la incursión en esta industria de alto valor agregado comenzó en los '90 con la creación de Conae (liderada por Conrado Varotto), que contrató a Invap en Bariloche -también fundada en los '70 por el mismo científico de origen italiano- para el diseño y construcción de la serie Satélites de Aplicaciones Científicas (SAC), de observación de la Tierra.

Así nacieron y fueron lanzados al espacio el SAC-A, SAC-B, SAC-C y SAC-D: estos dos últimos fueron los más destacados, por su eficiencia y permanencia en órbita, ya que funcionaron por mucho más tiempo del previsto (SAC-C).

Y porque la NASA estadounidense le confió a Argentina el Aquarius, un equipo valuado en 200 millones de dólares para montar en el SAC-D.

Luego, Conae firmó una asociación con la Agencia Espacial Italiana (ASI) para el diseño y construcción de dos satélites Saocom para la constelación Siage (Sistema Ítalo Argentino para Gestión de Emergencias), que se lanzarán entre fin de 2017 y de 2018, y además de uso en incendios, inundaciones, terremotos y otras catástrofes, serán de valioso uso en la agroganadería.

Asimismo, la Comisión firmó con la agencia espacial de Brasil un convenio para la construcción de los dos Satélites de Brasil y Argentina para Información del Mar (Sabiamar), a lanzarse alrededor de 2020 o 2021, para el estudio ecológico y productivo de océanos y espejos de agua terrestres. 

El país dio luego el gran salto al mercado mundial con la construcción en Invap, lanzamiento y manejo de los satélites geoestacionarios de comunicación Arsat-1 y Arsat-2, y el avance en los últimos dos años de la comercialización de sus productos, para redefinir el plan de negocios que pondrá en marcha el desarrollo del Arsat-3.

Esta evolución en el mercado satelital, que comenzó por telecomunicaciones en Argentina y países vecinos y extendió sus servicios al resto del continente -y en especial a Estados Unidos-, significó para la industria nacional la apertura de un mercado muy competitivo de apenas siete empresas y nueve países, para productos de altísimo valor agregado, que rondan entre 230 y 300 millones de dólares por unidad. 

Vicente Campeni, subgerente general de Invap, explicó a Télam que "el gran mérito de Argentina para llegar a este nivel de países con estas capacidades y ubicarse entre los principales jugadores del mercado satelital, fue avanzar en un desarrollo que le permite avanzar en la comercialización abrir las puertas del mercado importador".

"El universo de las comunicaciones satelitales es pequeño y muy competitivo, es una conjunción de Estados y empresas privadas en las que Argentina, a través de Conae y Arsat, e Invap como principal contratista, lograron acceder con una perspectiva exportadora de alto valor agregado", señaló Campeni.

Destacó que los primeros pasos del país con Conae "fueron muy relevantes desde lo científico tecnológico, y permitieron al país hacer acuerdos con agencias espaciales de todo el mundo para desarrollar satélites de observación", y luego "con los geoestacionarios saltamos a un mercado comercial muy importante para el país". 

A su vez, el gerente de Área de Proyectos Espaciales, Gabriel Absi, agregó que "son muy pocos los que lograron esta capacidad integradora, que va desde el diseño del satélite hasta su construcción y pruebas, intervención en la misión completa contratando el lanzamiento, y manejo desde Tierra". 

"El informe de Euroconsult es esencial para la industria y está muy orientado a los satélites de comunicaciones, que por su componente comercial hacen a la industria económicamente más importante. El país está ahora en el plano de mayor relevancia del mercado espacial mundial", agregó.


FUENTE: Télam